<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 93

Capítulo 93. Llamas Furiosas que Queman al Enemigo

 

Después de revelar el hecho de que era alguien del Clan Ye, el enano involuntariamente hinchó el pecho. Como si pudiera obtener apoyo de las palabras que acaba de pronunciar, el tono de su voz también se volvió más audaz. Parecía que estaba extremadamente seguro de la fama asociada con el nombre ‘Clan Ye de la Montaña Qin Ye’.

 

Viendo lo valiente que se había vuelto el enano de repente, Han Li sabía que el Clan Ye tenía que ser un famoso clan Inmortal.

 

Sin embargo, aunque el enano contaba con un respaldo tan impresionante, todavía había entrado en pánico durante el comienzo de la pelea y había cometido errores que demostraban claramente que estaba en lo cierto. Era un don nadie dentro del clan Inmortal. Su vida o muerte no tenía ningún significado para el clan, que no se conmovería aunque muriese.

 

Han Li hizo su juicio en pocos instantes. En su corazón, ya había decidido acabar con su oponente, ya que sabía que no habría repercusiones en el futuro.

 

Esta deducción destruyó el último hilo de simpatía dentro de Han Li, cuyo corazón comenzó a surgir cada vez más con una fuerte intención asesina.

 

Después de todo, el poder mágico de su oponente no puede compararse con el de Han Li. Incluso los movimientos y acciones del enano eran los de un idiota, a pesar de que el enano era un cultivador inmortal. Sin embargo, ¡qué raro fue encontrar un cultivador Inmortal aquí! Incluso si no hubiera condiciones de un combate a muerte, Han Li no renunciaría a esta oportunidad y rechazaría este gran regalo. Además, Han Li podía deducir fácilmente que el enano no era un ser de buen corazón basado en sus gestos y forma de habla. Por lo tanto, cuando Han Li entró en acción, no tuvo la menor duda.

 

“Qin Yeling… Clan Ye ….¿podría ser de ese famoso clan?” La sorpresa apareció en la cara de Han Li como si creyera las palabras del enano.

 

Ya que su oponente se atreve a usar este nombre para intimidarle, Han Li silenciosamente adivinó que este clan debería ser bastante famoso entre los cultivadores Inmortales.

 

“Es exactamente ese Clan Ye. Hermano, has escuchado hablar del Clan Ye, así que creo que no me pondrás las cosas difíciles a propósito”. Viendo como el gran nombre del Clan Ye afectó a Han Li, el enano empezó a jactarse y a hablar en voz alta.

 

“¿Clan Ye?…” Han Li fingió dudar, mientras se rascaba la cabeza, mostrando una expresión de reflexión.

 

Al ver esta situación, la alegría floreció en el corazón del enano. Inmediatamente corrió hacia un lado y golpeó frenéticamente el tambor, creando ruido estruendoso. Tenía mucho miedo de que la situación le resultara desfavorable si esto se prolongaba.

 

“Qué tal esto: Te llevaré a ver a uno de los ancianos del clan y dejaremos que la alta gerencia decida cómo manejar esto. ¿Qué te parece, hermano?” Contestó Han Li como si le pusieran en una posición difícil.

 

“¡No hay necesidad de tales problemas! Esto es sólo un pequeño asunto. Si quieres que los ancianos se involucren en un asunto tan pequeño, me temo que dejaría una mala impresión a los ojos de los ancianos y sería muy perjudicial para tu futuro progreso”. Afirmó el enano que estaba sorprendido por la anterior respuesta de Han Li. Apresuradamente puso una cara cariñosa, tratando de disuadir a Han Li.

 

El Monje Luz Dorada vio a Han Li como un joven cultivador inmortal sin experiencia que viajaba para adquirir experiencia mundana. Pensó que Han Li siempre había estado atrapado dentro de su clan siendo obligado a cultivar. La única explicación posible para la juventud de Han Li y su profundo poder mágico era que acababa de regresar al mundo secular.

 

“¡Gracias, hermano, por recordármelo!” Han Li parecía muy conmovido, bajando la cabeza mientras reflexionaba. Extendiendo los brazos, sacó el talismán con la imagen de una pequeña espada grabada sobre él.

 

“Esta es la primera vez que te veo, pero mi hermano ya ha mostrado un gran cuidado por mí. ¡Creo que te devolveré este tesoro a ti, su dueño original!” Engañosamente, Han Li habló en un tono sincero, aunque quedaban algunos rastros de falta de voluntad en su expresión.

 

El enano estaba muy contento. Pensar que el cultivador inmortal ante él era tan ingenuo que querría devolver el tesoro que el enano acababa de perder.

 

Temeroso de que cualquier duda hiciera que Han Li cambiara de opinión, el enano dejó de pensar más en ello y se decidió apresuradamente. Mientras agitaba sus manos, la dorada barrera a su alrededor se disolvió por completo. Extendió la mano para recuperar su talismán y dijo con rudeza: “Puesto que el hermano es tan sincero, no seré tan educado”.

 

Al ver que el enano había extendido su mano en un intento de agarrar el talismán, la expresión de Han Li sufrió abruptamente un cambio enorme. Señaló a la espalda del enano y gritó excitado: “¡Líder del clan! ¡¿Por qué ha llegado este estimado anciano a este lugar?!”

 

Al escuchar esto, el enano se congeló, tan asustado que ya no se preocupaba por el tesoro. Volteó la cabeza, pero no había nadie, sólo silencio.

 

“¡Oh, mierda!” No importaba lo estúpido que fuera el enano, sabía que había caído en la trampa de Han Li. Volteando apresuradamente su cabeza, sólo podía sentir una sensación de calor cerca de su pecho. Poco después, las llamas comenzaron a subir por su cuerpo, cubriéndolo con un mar de llamas. En un abrir y cerrar de ojos, el enano fue incinerado en cenizas.

 

Después de este momento, Han Li dio un largo suspiro y retiró la mano que había usado para disparar la bola de fuego antes. Usando la pequeña ‘Técnica Bola de Fuego’ y matando a su oponente con un solo movimiento, todo el proceso parecía extremadamente simple, pero en realidad había gastado mucho esfuerzo bajo mucha presión para llegar a este plan. Ahora que su ataque furtivo había tenido éxito, una alegre sonrisa apareció en su cara, y se elogió a sí mismo en silencio.

 

Jia Tianlong y Wang Juechu habían visto claramente lo que acababa de ocurrir, pero no entendieron lo que vieron. Debido a que ni Han Li ni el enano estaban dispuestos a dejar que otros escucharan su conversación, habían hablado en tonos extremadamente bajos. Los espectadores estaban demasiado lejos y, por lo tanto, no podían escuchar sus voces.

 

Sólo sabían que al ver a Han Li, el enano se asustó mucho, pero después de intercambiar algunas frases, el enano parecía estar rogando sinceramente a Han Li por algo. Durante los últimos momentos, vieron que cuando el enano estaba de espaldas, Han Li había desatado abruptamente una bola de fuego e incinerado al Enano que apoyaba a la Banda de los Lobos Salvajes, lo que lo desintegró fácilmente en una capa de polvo blanco.

 

Jia Tianlong sintió un sabor amargo en su boca, tan amargo que se filtró profundamente en su corazón. ¿Cómo ha podido pasar esto? Originalmente, el resultado fue a su favor, pero ¿por qué terminó así? Después de la aparición de este discípulo insignificante de la Secta de los Siete Misterios, todo se puso repentinamente patas arriba. Incluso el Monje Luz Dorada, un cultivador Inmortal, fue quemado a un estado en el que no podía estar más que muerto.

 

Por otra parte, las emociones de Wang Juechu eran naturalmente opuestas a las de su gran enemigo. Se agarró fuertemente a la empuñadura de su larga espada que estaba colocada en su cintura, y miraba hacia arriba con una expresión de excitación. Agachado en una postura poco elegante, miró a Han Li, que fácilmente se deshizo del enano, mientras mostraba una expresión ferviente en su cara.

 

El actual Han Li estaba muy emocionado. Sin embargo, no se trataba sólo de la emoción de ganar contra el enano. En las cenizas del Monje Luz Dorada, descubrió algunos artículos que no habían sido quemados hasta las cenizas.

 

No había muchos artículos, sólo un talismán, un medallón de mando y un libro.

 

El talismán era el que el enano había usado para levantar la barrera dorada. Aunque Han Li no conocía el encantamiento, era suficiente para volverlo loco de alegría. Actualmente, lo que más necesitaba era una medida de protección que pudiera ser utilizada para salvar su vida.

 

El medallón de mando era un objeto de forma triangular negro. Por un lado, había palabras de oro talladas en él, ‘Ascensión Inmortal’, mientras que por otro lado, la palabra ‘Mando’ estaba grabada en plata. El medallón de mando entero no parecía estar hecho de metal, pero era pesado y sólido al tacto. Han Li no tenía ni idea de para qué podía usarse.

 

Y en cuanto a ese libro, Han Li sabía que tenía que ser un objeto extraordinario, dado el hecho de que no se quemó hasta quedar crujiente después de liberar su Técnica Bola de Fuego. Pero después de hojear unas cuantas páginas, se dio cuenta de que este libro era en realidad un registro genealógico de algún tipo, un registro de aquellos que se apellidaban Qin. Han Li no sabía que tenía que ver esto con el Monje Luz Dorada, ni por qué era tan importante para que el enano la llevase consigo.

 

“Este enano dijo que era un discípulo del Clan Ye, pero trajo un registro genealógico de los que se apellidaban Qin. ¿Podría ser un hijo bastardo del Clan Ye?” Muy decepcionado, Han Li hizo algunas conjeturas maliciosas.


Capítulo semanal (3/12)

¡¡Hey, cultivadores!! Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Ponerse en contacto a través de WhattsApp +584141808942

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

12 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.