<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 94

Capítulo 94. Victoria Completa

 

Aunque había obtenido estos tres artículos, no era capaz de usarlos inmediatamente. Sin embargo, Han Li aún los recogía sin dejar rastro de cortesía.

 

Han Li se puso de pie y se quitó el polvo de su cuerpo. Usando una sonrisa que no era realmente una sonrisa, miró hacia Jia Tianlong y el resto de la Banda de Lobos Salvajes.

 

“¿Piensan romper sus propios meridianos o prefieren que los envíe personalmente a la muerte?” El tono de Han Li era muy educado, pero el significado de sus palabras no le daba a la Banda de Lobos Salvajes la más mínima libertad de acción.

 

Al escuchar estas palabras, Jia Tianlong sintió una extraordinaria sensación de frío impregnando su cuerpo y congelando toda su cara.

 

Constantemente se advirtió a sí mismo que se mantuviera en calma y que habría un método para tratar con este hombre. Sin embargo, no pudo evitar limpiarse la frente que estaba cubierta por una capa de sudor frío. Jia Tianlong forzó una sonrisa amarga, sabiendo que no necesitaba un espejo para saber que su aspecto actual era, sin duda, extremadamente poco elegante.

 

Con gran esfuerzo, giró la cabeza para mirar a todos los de la Banda de los Lobos Salvajes, sólo para descubrir que la piel de sus hombres también estaba pálida. Todos ellos estaban asustados y llevaban expresiones que predecían la llegada inminente de una gran catástrofe. Estas personas estaban perdidas, sin saber qué hacer. La más mínima voluntad de lucha no se podía ver en sus ojos de pánico.

 

Jia Tianlong estaba desanimado. Frente a la secta de los Siete Misterios, miró a su archienemigo, Wang Juechu, que miraba fríamente con una mirada que podía matar. En su mayor parte, el resto de la multitud tenía expresiones de odio y sed de venganza.

 

Jia Tianlong no sabía qué hacer. Mientras miraba inconscientemente fuera del campo de batalla, su mirada cayó sobre sus leales y devotos subordinados. Los sentimientos anteriores que habían tenido y lo que sus expresiones expresaban actualmente no tenían nada en común. Había algunos que estaban ansiosos y otros que no lo estaban, pero la mayoría de ellos tenían expresiones inesperadamente alegres. Todos susurraban al oído unos a otros, evidentemente sintiendo placer por la desgracia de Jia Tianlong.

 

“¡Esto no va a funcionar! Nosotros mismos decidiremos si moriremos o no aquí. ¡Sobreviviremos y continuaremos completando nuestra hegemonía!” Expresó con mucho convicción Jia Tianlong, el frenesí apareció repentinamente a través de sus ojos.

 

“¡Hombres, vengan! ¡Guardias de hierro, avancen y preparen sus ballestas! ¡El resto de ustedes, esperen sus órdenes!” De repente, Jia Tianlong gritó en voz alta con una gran cantidad de fuerza interior.

 

Jia Tianlong era digno de ser comandante. A pesar de que los hombres que participaron en el combate a muerte ya estaban al límite de su capacidad, su rugido, que contenía fuerza interior, despertó todos sus espíritus, haciendo que pareciera que los hombres acababan de despertar de un sueño. Independientemente de si eran de la Banda de Lobos Salvajes o sólo expertos de una pequeña facción, todos tenían un pilar de apoyo. Uno tras otro, prepararon sus puños y se frotaron las palmas de las manos, adoptando la determinación de luchar hasta la muerte.

 

Han Li arrugó ligeramente su ceja y dio un leve resoplido. Con las manos en la espalda, caminó lentamente hacia Jia Tianlong.

 

‘¡Parece que todavía tengo que desperdiciar algunos movimientos más!’ Han Li pensó mientras se reía para sí mismo.

 

“¡Disparen las ballestas!” Viendo a su oponente entrar en el área de tiro, Jia Tianlong se mojó los labios y dio la orden sin dudarlo.

 

Inmediatamente, cientos de flechas de ballesta se dispararon ferozmente hacia Han Li. Formaron una gran masa frente a Han Li, impidiendo incluso que pasara el viento y la lluvia.

 

Una escena asombrosa ocurrió. Cuando Jia Tianlong vio a Han Li frente a él enfrentarse a las flechas que se le acercaban, el joven no tuvo el más mínimo miedo. En vez de eso, le dio a Jia Tianlong una extraña sonrisa antes de que su cuerpo empezase a nublarse. Las flechas de la ballestas pasaron por la figura de Han Li sin la más mínima obstrucción y volaron a la distancia. En esa fracción de segundo, fue como si su cuerpo fuera incorpóreo. Poco después, a plena luz del día, su cuerpo tembló varias veces y desapareció sin dejar rastro.

 

La piel de Jia Tianlong se puso pálida. Justo cuando ordenó a sus subordinados que tuviesen cuidado, Han Li había aparecido de repente a solo unas docenas de pasos de distancia de ellos.

 

Sin esperar a que Jia Tianlong diera la orden, los Guardias de Hierro dispararon flechas desde sus ballestas una vez más. Esta vez, las flechas fueron seguidas por cuchillos pequeños y otras armas ocultas. Combinados, eran como un enjambre de abejas dirigiéndose hacia Han Li. El ataque hizo que estas personas se miraran entre sí con consternación. Su oponente ya no estaba a la vista, habiendo desaparecido sin dejar rastro.

 

Justo cuando Jia Tianlong se alarmó, de repente escuchó dos lamentables gritos detrás de él. Se quedó atónito e inmediatamente se dio la vuelta.

 

Vio a dos Guardias de Hierro cerca de él convertirse en bolas de fuego humanas. También vio que el joven que antes había desaparecido ahora tenía las palmas de las manos apretadas contra los cuerpos de los guardias. En el instante en que su palma dejó sus cuerpos, los dos Guardias de Hierro ya se habían convertido en cenizas. Mientras las palmas de la mano del joven se abrían, Jia Tianlong vio débilmente una luz roja parpadeante desde el centro de su mano, pero no sabía qué técnica asombrosa había usado Han Li.

 

Lo que Jia Tianlong vio fue una demostración de técnicas mágicas y artes marciales que se usaban perfectamente simultáneamente. Una luz roja brillaba en ambas manos; cada una de ellas era una pequeña bola de fuego proveniente de la Técnica Bola de Fuego.

 

Han Li lentamente hizo circular el poder mágico a través de su cuerpo, devolviendo las pequeñas bolas de fuego a su tamaño original. Entonces, su figura desapareció una vez más y reapareció inmediatamente al otro lado de la multitud. Una vez más, otro miembro de la Banda de Lobos Salvajes se convirtió en una bola de fuego furiosa.

 

De esta manera, Han Li desapareció intermitentemente y reapareció entre la multitud. Cada vez que aparecía, había una víctima. Sin importar dónde tocó a la víctima con su mano, esa persona inmediatamente se quemaría y desaparecería completamente de la faz de la tierra.

 

Jia Tianlong miró fijamente hacia adelante con ojos que carecían del más mínimo espíritu. Su piel se volvió de color gris ceniza, como el de un cadáver.

 

En ese breve momento, más de la mitad había muerto bajo la mano de Han Li. Los que se quedaron se sintieron inseguros, y uno tras otro, comenzaron a huir en todas direcciones. Sin embargo, ante la técnica fantasmal del oponente, estas personas fueron reducidas a cenizas, una tras otra.

 

Para cuando llegó a su último subordinado, el espíritu ardiente de Jia Tianlong ya estaba sofocado. El Comandante de la Banda de los Lobos Salvajes se había entumecido completamente.

 

Sabía que el hecho de no haber sido tocado por Han Li hasta ahora no tenía sentido, y que su oponente lo mantenía vivo deliberadamente. Sin embargo, él era el único que quedaba ahora, por lo que pensó que el fuego mortífero acabaría cayendo pronto sobre su propia cabeza.

 

Han Li no dejó esperar más al Comandante Jia Tianlong. Después de deshacerse del último subordinado del Comandante, Han Li no dudó e inmediatamente se puso detrás de Jia Tianlong. Han Li le dio a Jia Tianlong un trato preferencial al enviarle una bola de fuego completa.

 

Después de que el gran Jia Tianlong fuera llevado al otro mundo, Han Li aplaudió y suavemente se dijo a sí mismo: “Parece que asesinar a tanta gente no es un asunto demasiado difícil. Les dije antes que lo solucionaran ustedes mismos. ¡Eso hubiera sido mucho mejor! Habría habido menos sufrimiento también, pero me hiciste resolver esto personalmente. La sensación de estar en llamas debe haber sido ciertamente desagradable!”


Capítulo semanal (4/12)

¡¡Hey, cultivadores!! Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Ponerse en contacto a través de WhattsApp +584141808942

Patrocinio: 6$ x 4 capítulos
Descarga:

10 Comentarios Comentar

    1. Chavezz17

      Lector

      Nivel 12

      Chavezz17 - hace 3 semanas

      A comparación de la abrupta sensación nula de haber matado a alguien de parte de Han Li, Bai Xiaochun me parece un mejor personaje con respecto a esto. Al menos su actitud cobarde va cambiando a traves de muchísimos arcos, ni siquiera había matado a alguien directamente aún, y luego mata al enano sin ninguna pizca de duda, como si fuese un experto.

  1. Angelusautemmors

    Lector

    Nivel 3

    Angelusautemmors - hace 2 meses

    Me imagine a Han Li jugando al tocadito con todos los de la banda de lobos salvajes hehehehe

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.