<- Actualmente solo registrados A- A A+

AWE – Capítulo 1161

Capítulo 1161: ¡Cómo te Atreves a Meterte con un Mi Buen Amigo!

Los tres celestiales de la Dinastía del Emperador-Vil no se habían esperado encontrarse con un grupo tan grande. Habían estado esperando cerca de la salida, y se acercaron a investigar cuando detectaron las extrañas fluctuaciones a lo lejos.

Pero para su total asombro, lo que vieron fue a Bai Xiaochun y a los demás celestiales de la Dinastía del Emperador-Santo. Si Virūpākṣa hubiera estado allí, quizás hubieran podido cerrarles el paso a la fuerza. Pero la base de cultivo del Príncipe Ur-Demonio no era lo bastante alta, por lo que solo pudo quedar boquiabierto.

Al Reverendo Voraz se le abrieron los ojos de par en par, y hasta consideró simplemente retroceder. Pero sabía que Bai Xiaochun estaba allí junto a sus aliados, si él salía de esta completamente ileso, no haría sino enfurecer a sus compañeros celestiales, así como también causaría la ira del Emperador-Vil.

—¡Ellos tienen lo que Su Majestad el Emperador-Vil desea! —gritó—. ¡No los dejen pasar! —Al afirmar las cosas abiertamente, y mencionar también al Emperador-Vil, no le dejaba más opciones a los demás. El Príncipe Ur-Demonio maldijo un poco por dentro, pero sabía que no tenía opciones. Después de enviarle mensajes a Virūpākṣa y los demás, desató el poder de su base de cultivo.

Gongsun Wan’er solo pudo suspirar. No tenía ganas de pelear con Bai Xiaochun, pero estaban en bandos opuestos, así que solo podía activar su base de cultivo y unirse al Reverendo Voraz y al Príncipe Ur-Demonio para intentar cerrarle el paso a los celestiales de la Dinastía del Emperador-Santo.

—¡¡Fuera de aquí!! —rugió Gu Tianjun, realizó un gesto de conjuro y mandó siete espadas frente a él. Estas se transformaron en enormes espadas de luz en el camino y amenazaban con cortar a los tres celestiales de la Dinastía del Emperador-Vil. Sima Yunhua, el Celestial Espíritu Añejo y Chen Su sabían bien que el tiempo era crucial, así que también recurrieron a algunos de sus ases bajo la manga.

Los dos bandos chocaron en medio de grandes estruendos que resonaron por los Cielos y la tierra. El Reverendo Voraz escupió una bocanada de sangre y fue arrojado hacia atrás, el encuentro inicial ya lo había herido de gravedad. Dado el modo en el que la sangre fluía constantemente por sus ojos, oídos, nariz y boca, y por como parecía estar al borde del colapso, era obvio que había dado su mejor esfuerzo. Desgraciadamente para él, no era lo bastante fuerte por sí solo.

El Príncipe Ur-Demonio no salió tan herido. El Reverendo Voraz se había metido a propósito frente a la mayoría de las habilidades divinas, si el Príncipe Ur-Demonio no hubiera podido ver a través de sus planes, no merecería haber vivido tanto tiempo.

—¡Viejo zorro astuto! —Era obvio que el Reverendo Voraz esperaba que al salir herido de la batalla, podría evitar cualquier castigo del Emperador-Vil. El Príncipe Ur-Demonio había considerado hacer lo mismo, lamentablemente, su base de cultivo era más baja que la del Reverendo Voraz, por lo que le era imposible.

Aunque estaba tosiendo un poco de sangre, no era tan dramático como lo sucedido con el Reverendo Voraz. Así que también dejó salir un grito y se dio una palmada en el pecho.

Eso generó un estallido apagado, su pecho se desplomó y cayó hacia atrás. Hasta el Reverendo Voraz quedó impresionado.

—¡Qué viejo zorro tan astuto! —pensó el Reverendo Voraz, y dejó salir un frío bufido mientras intentaba verse tan herido como pudiera.

Gongsun Wan’er también tosía sangre, pero antes de que le pudiera ocurrir nada serio, Bai Xiaochun le dirigió una mirada seria y gritó, —¡Este será el día que me lleve tu vida Madre Fantasma!

Entonces cambió de dirección y salió disparado hacia ella. En tanto, Gu Tianjun y los demás siguieron adelante.

Hasta Gongsun Wan’er estaban asombrada, Bai Xiaochun iba disparado hacia ella, después ondeó su manga, cosa que levantó una cortina de humo negro por todos lados. Luego aprovechó la cubierta del humo, sacó un trozo de la carne del soberano y se lo arrojó.

Sus ojos se abrieron de par en par al ver eso, atrapó el trozo de carne y lo guardó. Entonces Bai Xiaochun gritó fuertemente y se arrojó fuera del humo negro.

—¡La batalla entre nosotros aún no termina Madre Fantasma…! —gritó mientras volaba velozmente para alcanzar a Gu Tianjun y los demás.

Ya que el Reverendo Voraz y el Príncipe Ur-Demonio estaban heridos, no notaron nada extraño con ese encuentro. Pero Gu Tianjun y los demás miembros de la Dinastía del Emperador-Santo sí podían imaginarse un poco lo que acababa de suceder.

En cuanto Bai Xiaochun los alcanzó, se dio cuenta de que Sima Yunhua y el Celestial Espíritu Añejo lo estaban mirando de manera extraña. Por otro lado, aunque Gu Tianjun y Chen Su no lo miraban directamente, no les era posible ocultar las expresiones incómodas que tenían.

Bai Xiaochun parpadeó varias veces, se aclaró la garganta y dijo, —La verdad es que me tiene un poco cautivado, así que le di un trozo de carne del soberano.

Los demás celestiales se asombraron al instante por su sinceridad y franqueza.

—Tú… ¡Joder! —dijo el Celestial Espíritu Añejo con una sonrisa. Por algún motivo, este Bai Xiaochun solo le parecía cada vez más divertido, y se daba cuenta de que su impresión previa de él había derivado del hecho de que eran rivales, y no era del todo precisa.

Chen Su sonrió y sacudió la cabeza, hasta Gu Tianjun y Sima Yunhua parecían cambiar lentamente sus opiniones sobre Bai Xiaochun.

Sima Yunhua se aclaró la garganta, le dio una palmada al bolso de almacenamiento que contenía su trozo de carne del soberano y dijo, —Sabes, la Celestial Madre Fantasma jamás ha tenido una pareja Daoísta… Así que bueno… ¡¡te deseo suerte Celestial Bai!!

—No estás viendo bien las cosas, —le respondió Bai Xiaochun con una mirada orgullosa. A pesar de que iban volando a toda velocidad por el aire, de todos modos logró sacudir su manga. —Verás, la verdad es que soy muy bueno con las chicas. Así que no me desees suerte a mí, Compañero Daoísta, deséasela a ella. Al fin y al cabo, yo soy el tipo asombroso y atractivo. Sip. A veces no puedo evitar quedar fascinado por mí mismo.

A estas alturas, los demás celestiales se quedaron en total silencio.

Ninguno estaba muy seguro de qué responder a eso…

Cuando Bai Xiaochun vio lo atónitos que estaban, se emocionó un poco y continuó. —¿Acaso no me creen? Ja, solo esperen a que salgamos de aquí. Les mostraré todas las cartas de amor que conseguí en las tierras de Alcance Celestial. ¿Tienen idea del tamaño de mi colección? ¡Son demasiadas! ¡Probablemente más de cien mil!

Durante el resto del camino, siguió alardeando de sus experiencias en el amor. Hasta que eventualmente hasta Gu Tianjun no sabía si reír o llorar, y lentamente abría su corazón un poco hacia él.

Bai Xiaochun siguió con el tema hasta que ya iban cerca de la salida. Pero fue entonces que se pudo escuchar un aullido de ira tras ellos, el Celestial Virūpākṣa y los demás estaban dándolo todo para alcanzarlos. De todos modos, los celestiales de la Dinastía del Emperador-Santo estaban preparados, y sacaron varias píldoras medicinales perfectas para la ocasión. Espíritu Añejo incluso le arrojó una a Bai Xiaochun.

—Toma esta Píldora de Aceleración, —le dijo—, podrás moverte mucho más rápido de lo normal durante el tiempo de tres respiros. Es una píldora bastante cara, ¡pero eso no importa ahora! —Dicho eso, arrojó una de las píldoras en su boca, y los demás celestiales hicieron lo mismo. Claro, dado lo bien que Bai Xiaochun comprendía las píldoras medicinales, pudo confirmar de un vistazo que no era nada venenoso. Así que sus ojos se iluminaron, la aceptó y la arrojó en su boca.

Claro, el Celestial Espíritu Añejo no se había dado cuenta de eso, y para él se veía cómo un reflejo de lo mucho que Bai Xiaochun confiaba en él.

Esto lo conmovió bastante, aunque no dijo más nada. Asintió hacia Bai Xiaochun y empezó a acelerar bajo los efectos de la píldora.

Por su parte, en cuanto la píldora se disolvió en la boca de Bai Xiaochun, pudo sentir una energía potente acumulándose dentro de él, era algo ardiente y explosivo. ¡Su velocidad aumentó de manera increíble en apenas un parpadeo!

Había cinco rayos de luz que iban disparados por el aire hacia la salida, del otro lado, estaban el Emperador-Santo y el Emperador-Vil, ambos con los ojos resplandecientes.

Por supuesto, los ojos del Emperador-Santo eran los que brillaban con alegría, los del Emperador-Vil contenían algo muy distinto. Cuando Virūpākṣa vio la mirada en los ojos del Emperador-Vil, ¡sacó repentinamente una tablilla de jade y la aplastó!

Esa acción estimuló su Semilla Dao, hasta destruyó una pequeña fracción, la intención era darle un increíble impulso de velocidad.

Todo se distorsionó a su alrededor, casi como si estuviera manipulando el tiempo y el espacio. Antes de que Bai Xiaochun y sus compañeros lograran atravesar la salida, Virūpākṣa ya estaba casi sobre ellos, ¡y extendió el brazo hacia Sima Yunhua!

Por supuesto, a quien realmente quería atrapar era a Bai Xiaochun, pero Sima Yunhua estaba más cerca. Y el Celestial Virūpākṣa sabía que si actuaba contra el grupo entero, todos voltearían para enfrentarlo.

Así que decidió apuntar a una sola persona. En lo que a él concernía, las probabilidades de que todos se voltearan para ayudar a uno solo eran prácticamente nulas.

Con lo que no contaba… era que Bai Xiaochun no era el tipo de persona que haría las cosas como Virūpākṣa esperaría. Todos estaban preocupados por la carne del soberano, pero a Bai Xiaochun le atraía más la idea de que Sima Yunhua le debiera un favor…

Cuando Sima Yunhua vio que la habilidad divina de Virūpākṣa estaba por atraparlo, su rostro cambió por completo y empezó a maldecir como desesperado. Ya estaba convencido de que no había salida para él; no solo perdería las posibles recompensas, probablemente terminaría como prisionero de la Dinastía del Emperador-Vil.

No pudo sino gritar enfurecido, —¡Virūpākṣa…!

Pero antes de poder decir más, otro grito de ira lo inundó.

—¡Virūpākṣa! ¡Cómo te atreves a meterte con mi buen amigo!

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Patriarca Daniel Yulan! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. Ecle Chan

    Lector

    Nivel 7

    jajaja, él tío Bai de mi secta ha ganado otro seguidor jajajja, sí nuestro tío Bai es digno de ser considerado un amigo.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.