<- Actualmente solo registrados A- A A+

AWE – Capítulo 1187

Capítulo 1187: ¡Masacrando a un Celestial!

Bai Xiaochun incluso empezó a reír de manera enloquecida, era una risa repleta de una ira despiadada, ¡una ira que había estado conteniendo durante todo el tiempo que había pasado en los Dominios Inmortales Eternos!

—Bueno, en ese caso… ¡supongo que porque no matar a un celestial! —El Reverendo Voraz se había visto forzado a retroceder debido al Reino del Pantano, y el Celestial Caída había sido herido al punto de toser sangre debido a la técnica Mata Dioses. Por tanto, ¡Bai Xiaochun salió disparado hacia el Celestial Caída sin dudar ni un segundo!

Mientras se movía, ¡un sinfín de rocas se formaron a su alrededor y lo convirtieron en un enorme golem de piedra!

Luego utilizó la Transformación del Antepasado Nube Relámpago, por lo que el poder carnal del golem de piedra incrementó dramáticamente, y se hizo aún más grande. Para cuando el proceso fue completado, irradiaba una energía que opacó el cielo, e hizo que surgiera un intenso viento por todos lados.

El Celestial Caída apenas podía respirar. Se le abrieron los ojos de par en par por la sensación de crisis mortal, desató de inmediato el poder de su base de cultivo, y convocó todos los objetos mágicos y ases bajo la manga que se le ocurrían.

Sin embargo, nada de eso sirvió para reducir la sensación de peligro profundo que sentía. De hecho, mientras Bai Xiaochun avanzaba hacia él, ¡esa sensación solo se intensificaba aún más!

El cuerpo carnal de Bai Xiaochun hizo erupción mientras usaba su Restricción Imperecedera, ¡así como la Embestida Sacude Montañas!

¡Era casi como si se hubiera transformado en una enorme montaña que arremetía por el aire hacia el Celestial Caída!

El Celestial Caída sentía que estaba por colapsar mentalmente. Pero no podía evadir el golpe. En medio de su desesperación, solo pudo prepararse para enfrentar de cabeza el ataque e intentar sobrevivir. Sin embargo, Bai Xiaochun aún no había recurrido a su técnica más poderosa. En cuanto se acercó… apretó con fuerza el puño.

Ahora usaba… ¡el Puño del Emperador Imperecedero!

No era ningún Puño del Emperador Imperecedero ordinario. ¡Estaba respaldado por el Conjuro de la Montaña Viviente, la Transformación del Antepasado Nube Relámpago, el poder de su cuerpo carnal, la Embestida Sacude Montañas, y su Restricción Imperecedera, así como toda la fuerza vital que había absorbido con su técnica Mata Dioses! Este era… ¡un puñetazo con un poder destructivo inigualable!

Toda el área empezó a temblar violentamente y las fluctuaciones de energía desatadas sobrepasaban a cualquier celestial ordinario. Esta energía… ¡¡estaba al borde del gran círculo del Reino Celestial!!

—¡¡Hora de morir!! —gritó Bai Xiaochun. Mientras tanto, el Celestial Caída aulló con desesperación mientras chocaban el uno contra el otro.

¡¡BOOOOOOOOOOOOOOM!!

Toda el área se sacudía violentamente sin parar, incluso la Ciudad del Emperador-Vil. Las montañas se derrumbaban, y los incontables cultivadores de la ciudad quedaron atónitos por esa explosión ensordecedora.

Una onda de choque se extendió por todos lados, junto a un sonido tan fuerte que hasta el agonizante grito del Celestial Caída fue abrumado

Para cuando el polvo y los escombros se aclararon, Bai Xiaochun quedó allí de pie, su manga derecha había desaparecido, revelando solo su brazo solitario. Aunque a primera vista parecía estar intacto, una inspección más detallada revelaría que estaba cubierto de incontables heridas.

Sin embargo, esas heridas empezaron a sanar de inmediato. También era posible ver un cráter frente a Bai Xiaochun, y en el fondo de este… ¡había trozos de carne y entrañas dispersados!

¡¡El cuerpo carnal del Celestial Caída había sido completamente destruido!!

Luego su Semilla Dao salió volando y se desvaneció…

Un celestial… acababa de ser asesinado.

Esta era la segunda vez en tiempos recientes que un celestial había sido asesinado en los Dominios Inmortales Eternos. El primero había sido la vieja que había caído a manos del clon del soberano, y ahora era el Celestial Caída. Aunque podía ser resucitado, seguía siendo un evento descomunal.

El Reverendo Voraz estaba sin aliento a la distancia y su mente daba vueltas.

—Bai Xiaochun… como… ¡¡cómo te atreves a matar a un celestial!!

Aunque la Dinastía del Emperador-Vil y la Dinastía del Emperador-Santo llevaban muchísimos años en conflicto, nunca había ocurrido nada como esto. El Reverendo Voraz no solo estaba impactado por la muerte del Celestial Caída… ¡también estaba aterrado por la aterradora demostración de poder de Bai Xiaochun!

Ya había llegado a tal punto… ¡¡que podía matar a celestiales con un solo puñetazo!! —El Reverendo Voraz se llenó de temor. A pesar de que el Reino del Pantano ya se había disipado, aún estaba totalmente horrorizado.

Antes de recobrar los sentidos, Bai Xiaochun se volteó hacia él con los ojos inyectados de sangre, y empezó a caminar en su dirección.

—¡¡Faltas tú!!

La mano derecha de Bai Xiaochun destelló con un gesto de conjuro y luego apuntó con el dedo al Reverendo Voraz. En ese instante, surgieron un montón de Lámparas de Vivir por Siempre en el área. El Reverendo Voraz en sí se convirtió en una lámpara, así como el cielo y la tierra que lo rodeaban.

Su rostro cambió dramáticamente, no por temor a la técnica, sino porque Bai Xiaochun acababa de sacar la Gran Espada del Norte y estaba acelerando hacia él.

Era obvio que planeaba aprovechar el momento en el que las Lámparas de Vivir por Siempre bloqueaban al Reverendo Voraz… ¡¡para matarlo de un solo golpe!!

Maldita sea, ¡este tipo sí que se guarda sus rencores! —Estaba sin aliento, pero realizó un gesto de conjuro y una luz color sangre surgió a su alrededor. En ese momento, la energía de las Lámparas de Vivir por Siempre estallaron y golpearon de lleno y quebraron la luz color sangre.

En ese momento, la Gran Espada del Norte descendió hacia el Reverendo Voraz. Por lo general, el Reverendo Voraz hubiera escogido darlo todo habría decidido apostarlo todo para ganar. Pero en este momento, su vida le era más importante que la formación de hechizos que contenía a las personas del Reino Alcance Celestial. Después de todo, esto había sido cosa del Príncipe-Vil en primer lugar.

Así lo dio todo en su poder para bloquear el ataque de la espada. Luego escupió una gran bocanada de sangre y salió disparado a lo lejos.

Bai Xiaochun permaneció allí sin aliento, parecía que estaba completamente fuera de control. Pero la verdad era que sabía exactamente lo que hacía. En primer lugar, sus ganancias espectaculares en el abanico dañado lo habían llevado al borde del Reino Celestial avanzado.

En segundo lugar, estaba totalmente enfurecido con la situación que el Príncipe-Vil había empleado. Así que ignoró al Reverendo Voraz que intentaba escapar, Bai Xiaochun simplemente levantó la Gran Espada del Norte, ¡y atacó directamente a la formación de hechizos!

—¡¡Destrúyete!! —gritó con fuerza. En cuanto la espada descendió, uno de los nueve dragones negros que conformaban los cimientos de la formación, rugió y fue totalmente destruido.

Los otros ocho se movieron velozmente para devorar los restos del dragón destruido. Bai Xiaochun jamás había visto una formación de hechizos como esta, podía ver lo extraordinaria que era. Aunque podía usar su Restricción Imperecedera para entrar, su meta era salvar a todos los que estaban adentro. Por tanto, usar la Restricción Imperecedera sería una pérdida de tiempo. Ya que estaba tan cerca de la Ciudad del Emperador-Vil, el tiempo era crucial. Tenía que abrir la formación de hechizos de inmediato. Así que volvió a levantar la Gran Espada del Norte, y volvió a atacar la formación de hechizos.

¡¡BOOOOOOOOOOOOOOM!!

Atacó siete veces seguidas, cada uno de sus golpes acababa con uno de los dragones negros. Cada vez que lo hacía, la formación de hechizos temblaba y se debilitaba, hasta que el caos turbio empezó a disiparse… ¡y revelo a las decenas de miles de cultivadores del Reino Alcance Celestial que había adentro!

Estaban sentados de piernas cruzadas en meditación, con rostros pálidos. Algunos claramente se habían esforzado por resistir, pero algunos otros ya habían sido reducidos a esqueletos.

Bai Xiaochun encontró rápidamente a Li Qinghou y al Patriarca Corriente Espiritual.

—Tío Li… —murmuró Bai Xiaochun. Ya habían sido años desde la última vez que se habían visto. Ya Li Qinghou no tenía el cabello negro, sino gris. A su lado estaba el Patriarca Corriente Espiritual, el cual se veía demacrado y marchito. También había muchos otros rostros familiares, todos ellos solo alimentaron el aullido de ira de Bai Xiaochun mientras atacaba una vez más con la Gran Espada del Norte.

Fue entonces que un rayo de luz salió disparado súbitamente desde la Ciudad del Emperador-Vil hacia Bai Xiaochun.

—¿¡Acaso te quieres morir Bai Xiaochun!? —La voz que retumbó en los oídos de Bai Xiaochun pertenecía a nada más y nada menos que el celestial más fuerte de la Ciudad del Emperador-Vil… ¡el Celestial Virūpākṣa!

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Anciano Aaron Dimas! ¡Muchísimas Gracias!


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos
Descarga:

21 Comentarios Comentar

  1. Ecle Chan

    Lector

    Nivel 8

    Tienen que resistir!!!!!
    Y lo mismo les pregunto… ¿ustedes quieren morir?, bien, bien… el deseo no se les consederá… no fácilmente [llora de ira]

  2. Avatar

    Lector

    Nivel 28

    rdrtoh - hace 5 días

    Muy bien, vamos a eliminar otro celestial. JAJAJAJA. Esa ira acumulada durante años aún debe ser calmada.

    Gracias por el capítulo.

  3. Cinthya Barraza

    Lector

    Nivel 1

    Cinthya Barraza - hace 3 meses

    Uff aún falta algunos ases bajo la manga de Bai, como la esencia presente junto a la parte del daño de la vida y la muerte que aprendió y la llama de 23 colores… Creo que el que morirá será otro

  4. Silver

    Lector

    Nivel 3

    Silver - hace 3 meses

    Maldita sea, ya es hora de que estos cerdos paguen por lo que hicieron!
    Acábalos y rescata a tu gente Tío Bai!

    1. Cinthya Barraza

      Lector

      Nivel 1

      Cinthya Barraza - hace 3 meses

      Uff aún falta algunos ases bajo la manga de Bai, como la esencia presente junto a la parte del daño de la vida y la muerte que aprendió y la llama de 23 colores… Creo que el que morirá será otro

      1. Silver

        Lector

        Nivel 3

        Silver - hace 3 meses

        Ya quiero ver cómo reaccionan cuando las 2 partes del abanico se junten, lo revele y el Tío Bai, con un chasquido de sus dedos los vuelva polvo :v jajajaja

  5. Avatar

    Lector

    Nivel 1

    Migue - hace 3 meses

    Parece que el que quiere morir es otro.
    Nunca aprenden la única excepción es Zhou Yinxing

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.