<- Actualmente solo registrados A- A A+

AWE – Capítulo 1201

Capítulo 1201: ¡El Regreso!

El tiempo pasó. Bai Xiaochun eventualmente le explicó a Song Junwan y a Zhou Zimo todo lo sucedido en los Dominios Inmortales Eternos, y la ira que sentían hacia él se disipó gradualmente.

Cuando le contó a Song Junwan las alturas a las que Brutus y Song Que habían llegado para protegerla, solo pudo sollozar. Con ayuda de Bai Xiaochun, pudo mirar a lo lejos la figura de Song Que mientras yacía en el noveno piso de la torre.

Luego se aferró fuertemente a la mano de Bai Xiaochun, se limpió las lágrimas de sus mejillas y preguntó suavemente, —¿Que’er despertará eventualmente…?

—¡Sin dudas! —respondió Bai Xiaochun sin vacilar en lo más mínimo.

Song Que no se había movido ni un poco desde que fue colocado en la Torre Daoísta de la Vida y la Muerte, nada había cambiado en lo absoluto. Pero ya que su cuerpo no se descomponía, se veía como si estuviera durmiendo.

Zhou Zimo también estaba allí. Esta juntó sus manos, se inclinó hacia Song Que a la distancia y suspiró. Zhou Zimo ya le había tomado cariño a Brutus. Y este podía sentir el aura en el vientre de ella, cosa que lo atrajo de inmediato. Aunque las dos mujeres a menudo tenían problemas para entender y llevarse bien con Bai Xiaochun, las dos se sentían muy cercanas a Brutus.

Con ese pequeño resentimiento en sus corazones disipándose lentamente, Bai Xiaochun les contó casualmente como las había salvado.

Mientras más conocían a Bai Xiaochun, más se habían dado cuenta de lo mucho que le gustaba contar historias dramáticas sobre sí mismo de forma casual. Pero la verdad tras esas historias seguía siendo conmovedora.

Por supuesto, a estas mujeres no les agradaba mucho la otra, y eso no podría cambiar de la noche a la mañana.

Bai Xiaochun sabía bien que las dos habían pasado por muchas dificultades, y también sabía que, si no se comportaba apropiadamente alrededor de ellas, probablemente se terminaría encontrando con la misma situación que se había topado durante los días en la Secta Corriente de Sangre y la Secta Corriente Espiritual, Song Junwan y Hou Xiaomei. Y eso sí que sería un gran desastre.

Por tanto, se esforzó lo más posible por comportarse apropiadamente. ¡Y también empezó a prepararse para salir del abanico!

Ya llevaba demasiado tiempo lejos de los Dominios Inmortales Eternos, y aunque parecía estar en buenas condiciones emocionalmente, la verdad era que estaba extremadamente ansioso. La seguridad de las personas que quería era lo más importante, y lamentablemente, no tenía idea de que como estaban en este momento. Personas como Li Qinghou, el Rey Fantasma Gigante, el Gran Gordito Zhang, el Sumo Pontífice del Cielo y hasta Gongsun Wan’er.

Su poder de batalla previo no había sido suficiente para justificar volver. Pero ahora… ¡regresar era una de sus prioridades!

Ya el abanico está completo, y puedo ver que no tengo porque regresar al mismo lugar del que salí en los Dominios Inmortales Eternos. Aunque no puedo teletransportarme de manera precisa, puedo escoger un área en general… —También necesitaba un plan específico de sus acciones tras volver.

Aún después de pensarlo bastante, seguía sin que se le ocurriera alguna idea perfecta.

—Bueno, —dijo después de apretar los dientes—, ya puedo pelear con arcaicos… ¿¡por qué no podría haber un balance de poder triple en los Dominios Inmortales Eternos!?

—¡Tengo que ocupar todo un dominio inmortal, y luego podré llamarlo las tierras de Alcance Celestial! —Mientras más lo pensaba, esa idea más sobrepasaba a las demás cosas aleatorias que se le habían ocurrido.

—Si estableciera una nueva nación en la Dinastía del Emperador-Santo, eso causaría inestabilidad… Después de todo, ya no le agrado al Emperador-Vil… En ese caso, ¡solo tengo que arrancarle un trozo de territorio! —Su plan tomaba forma lentamente.

—Todo dependerá de una cosa… ¡la batalla contra el Emperador-Vil ocurrirá en cuanto vuelva! —Cerró los ojos un poco para pensar el asunto. Y cuando los reabrió, brillaban intensamente. Ya todas sus dudas habían desaparecido. Lo primero que hizo fue acercarse a Song Junwan y a Zhou Zimo y explicarles su plan. Una vez hecho esto, intercambiaron miradas.

Ninguna de las dos dijo nada para persuadirlo de cambiar de idea. Sabían bien que no tenían más opción que volver eventualmente, y lo mejor sería desearle lo mejor y no angustiarlo más.

Por tanto, cuando les sugirió esperarlo en el abanico, pretendieron no estar preocupadas por la situación y acordaron hacer exactamente eso.

Brutus quería ir con él, pero después de tantas circunstancias tan duras, Bai Xiaochun no podía soportar aceptar esa idea. En vez de eso, le pidió que se quedara en el abanico. Después de despedirse, decidió no perder más tiempo. Mientras Song Junwan, Zhou Zimo y Brutus lo miraban con nerviosismo, extendió su sentido divino… ¡y se desvaneció!

La Dinastía del Emperador-Vil ocupaba tres de los cinco pétalos de la flor que formaba los Dominios Inmortales Eternos. Pero solo dos de ellos estaban totalmente ocupados. El otro tenía zonas en disputa con la Dinastía del Emperador-Vil.

De los dos que estaban totalmente ocupados, uno contenía la Ciudad del Emperador-Vil, y el otro estaba regido por un celestial. En este momento, el celestial estacionado en el segundo de los dominios inmortales eternos estables, ¡era nada más y nada menos que el Reverendo Voraz!

Sobre ese dominio inmortal existía una planicie desolada dentro de la cual en este momento había dos grupos de cultivadores en medio de un combate mágico. Uno de los grupos llevaba túnicas de Daoístas, y el otro grupo vestía totalmente de negro. Ambas eran fuerzas pertenecientes a dos sectas locales, y a pesar de formar parte de la Dinastía del Emperador-Vil, llevaban muchos años en conflicto.

En este momento, la disputa se debía una mina de piedras espirituales, y los asuntos habían llegado a tal punto que había iniciado una guerra directa. Los combatientes más poderosos de este combate se encontraban en la etapa del Alma Naciente. En lo alto de ellos había dos devas, uno era un viejo, y el otro un hombre de mediana edad. Flotaban allí con las manos en sus espaldas mientras examinaban la escena de abajo.

Estos devas eran el respaldo más poderoso de las dos sectas, y básicamente poseían estas sectas como si fueran sus esclavos.

Como devas, no le era apropiado que ellos se metieran en el combate. En la Dinastía del Emperador-Vil había muchas situaciones como estas, los expertos poderosos controlaban a las sectas más pequeñas, las cuales eventualmente terminaban en guerra. Estas guerras no solo servían para templar y entrenar a los cultivadores de distintas sectas, también era una manera fácil de resolver las diferencias entre los individuos más poderosos.

El hombre mayor dijo con una pequeña sonrisa, —Compañero Daoísta Chen, me temo que la Mina Capullo Rojo ya no te pertenecerá por mucho tiempo.

—¡Creo que es muy pronto para estar tan seguros! —respondió el hombre de mediana edad, aunque su expresión no se veía muy bien. Claramente, la secta bajo su posesión estaba en desventaja. Lo que era peor, ¡un cultivador en el Alma Naciente de la secta opuesta estaba a punto de lograr avanzar!

El otro cultivador en el Alma Naciente, el de la secta controlada por el hombre de mediana edad, estaba tosiendo sangre y parecía al borde de perder la pelea. El hombre de mediana edad dejó salir un frío bufido, sacudió su manga y se preparó para irse bajo la sonrisa y mirada del deva más viejo.

Pero fue entonces que… una descomunal conglomeración de relámpagos violeta empezó a descender desde los Cielos, hacia los cientos de cultivadores en esta batalla.

A medida que los relámpagos caían,

—¿¡Qué es esto!?

—¿¡Qué está pasando!?

Todo el campo de batalla entró en caos, e incluso los dos devas quedaron totalmente sorprendidos, y enviaron su sentido divino a escanear el área rápidamente.

Para su total asombro, ¡se quedaron viendo como los relámpagos violetas caían y se reunían hasta tomar la forma de una gran puerta!

Luego apareció una figura borrosa dentro de esa puerta…

Todos en el área estaban impactados, y hasta a los devas se les puso la piel de gallina.

Antes de que alguien pudiera hacer nada, la figura dentro de los relámpagos se aclaró y dio un paso adelante, ¡volviéndose visible para todos!

Era alto y delgado, con un largo cabello negro y una piel blanca y delicada. Se veía cómo un joven con ojos resplandecientes y poseía un aura capaz de sacudir los Cielos y la tierra. Todos los que lo veían quedaron impactados por la manera en la que su base de cultivo los aplastaba con una presión tan increíble. Hasta los devas se estremecieron y fueron forzados a caer al suelo. Lo único en lo que podían pensar era que esta presión superaba vastamente cualquier cosa que hubieran sentido antes, incluso por parte del preceptor que los gobernaba…

Ni siquiera los celestiales que alguna vez habían visto a la distancia parecían estar a este nivel.

—¡Tiene que ser un celestial! ¿¡Pero quién!? —Eso era lo que los dos pensaban. Pero no se atrevieron a cortarse las palabras, los dos devas juntaron manos rápidamente y se inclinaron.

—¡Saludos exaltado!

Bai Xiaochun flotaba allí con los ojos cerrados, respiró hondo y sus memorias de lo sucedido hacía décadas se avivaron. Después de un momento, abrió los ojos. Pasó su mirada por sobre la multitud y luego habló con un rugido que atravesó los oídos de todos.

—Díganme… ¿este es el segundo dominio inmortal de la Dinastía del Emperador-Vil?

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Ancestro Daniel Yulan! ¡Muchísimas Gracias!


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos
Descarga:

14 Comentarios Comentar

  1. Ecle Chan

    Lector

    Nivel 11

    Bien, me pregunto cómo logrará la paz en la casa, después de todo será lo más dificil, aunque espero que Brutus consiga ayudarlo, ven no es fácil un harem, especialmente si las esposas son se llevan bien, y el que resultará en un dolor de cabeza es el centro del harem, jeje me gusta ese realismo.

    Uhm… me pregunto sí lo conseguirá… han pasado más de 40 años.

  2. Mistral

    Editor

    Nivel 1

    Mistral - hace 4 meses

    “Saludos, me presento. Soy la mera ver**” -Bai Xiaochun dura te la conquista de Alcance Celestial para la Dinastia del Emperador-Asombroso.

  3. Eviledx

    Lector

    Nivel 4

    Eviledx - hace 4 meses

    es hora de patear traseros al fin, unos por alla, otros por aqui y alabemos al tio bai

  4. Avatar

    Lector

    Nivel 36

    rdrtoh - hace 1 mes

    Creo que en la oración “El otro tenía zonas en disputa con la Dinastía del Emperador-Vil.” En lugar de Emperador-Vil, debería ser Emperador-Santo.

    Gracias por el capítulo.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.