<- Actualmente solo registrados A- A A+

AWE – Capítulo 1207

Capítulo 1207: De Verdad No Tengo Más.

—¿Qué te hace pensar que me quedaré sin Luminiscencias Arcaicas tan rápido…? —Bai Xiaochun sonrió y sus ojos brillaban con un resplandor extraño. Parecía demostrar una confianza absoluta, ¡casi como si se hubiera olvidado que apenas le quedaban catorce disparos!

A pesar de que había usado un rayo para castigar a Bai Xiaochi, después de que Song Junwan y Zhou Zimo despertaran, su reserva había vuelto a aumentar a quince disparos.

Sin embargo, en este momento, ¡casi parecía como si creyera que sus reservas fueran ilimitadas! Frente al sol rojo del Emperador-Vil, ¡simplemente ondeó su mano hacia el frente!

—¡No temáis, a Lord Bai le quedan tantas Luminiscencias Arcaicas! —Extendió su sentido divino para vincularse al abanico… ¡y entonces apareció un segundo rayo de Luminiscencia Arcaica!

¡Pero eso no era todo! También se materializó un tercer rayo, ¡y ambos contenían el poder de batalla de un arcaico y salieron disparados hacia el sol rojo!

El Emperador-Vil se estremeció y su mente empezó a dar vueltas. Ni siquiera él se hubiera podido imaginar que Bai Xiaochun haría algo como esto, y le hizo cuestionarse sus suposiciones previas.

Los dos rayos de Luminiscencia Arcaica golpearon de lleno al sol rojo, y unas vibraciones impresionantes se extendieron, ¡dos enormes cráteres terminaron apareciendo en su superficie!

Si la Luminiscencia Arcaica era capaz de abrir un agujero en el brazo de un soberano, ¡entonces obviamente podía dañar el sol creado por el Emperador-Vil!

Aunque los dos cráteres no atravesaron el sol por completo, ¡¡seguían siendo impresionantes!!

No solo eso, el sol se estremeció un poco, y tanto su luz como su calor se redujeron considerablemente, incluso su velocidad. Al mismo tiempo, ¡el efecto del ataque hizo que el Emperador-Vil tosiera una bocanada de sangre!

¿¡Cómo puede ser posible!? —pensó el Emperador-Vil con incredulidad, y se quedó mirando a Bai Xiaochun con una respiración pesada.

Aunque sabía que Bai Xiaochun era el dueño del abanico, ¡seguía sin poderse imaginar cómo podía haber cambiado tanto en apenas treinta años!

La última vez, apenas había logrado resistir un ataque ilusorio, y seguía siendo alguien a quien el Emperador-Vil podía asesinar sin mucho esfuerzo.

Pero ahora… ¡el Emperador-Vil tenía que admitir que Bai Xiaochun y su puño soberano sin lugar a dudas tenían el poder equivalente a medio arcaico!

Por supuesto, el Emperador-Vil de todos modos podía ganar contra un poder así.

Pero había más… Bai Xiaochun poseía su Luminiscencia Arcaica, la cual contenía el verdadero poder de batalla de un arcaico. Eso lo cambiaba todo, aunque el Emperador-Vil no quería admitirlo, por dentro sabía… ¡¡que ya no podía hacerle nada a Bai Xiaochun!!

Su única opción sería darlo todo y luchar a muerte. Pero entonces podría terminar herido, eso sería aceptable si fuera el único arcaico en los Dominios Inmortales Eternos. ¡Pero no lo era! ¡El Emperador-Santo lo estaría mirando todo para ver como transcurrían las cosas!

Era obvio que al Emperador-Santo le encantaría que el Emperador-Vil pagara un gran precio para matar a Bai Xiaochun. Si el Emperador-Vil terminaba herido seriamente en el proceso, entonces una vez que todo acabara, ¡el Emperador-Santo llegaría para matarlo!

Quizás el Emperador-Vil podría escapar en tal escenario, pero aunque fuera así, el Emperador-Santo seguramente declararía una guerra absoluta. La Dinastía del Emperador-Santo obtendría más dominios inmortales, y el Emperador-Vil se vería forzado a ocultarse en un rincón, perderían la ventaja que tenían en general.

Estas ideas pasaron por su mente en apenas un instante. Aunque no estaba muy contento con eso, ¡sabía que debía contener su frustración!

¡Maldita sea! ¿¡No me digan que tendré que dejar las cosas así!? —pensó un poco sofocado. Un resplandor gélido pasó por sus ojos, y empezó a contemplar si de verdad valía la pena terminar herido para matar a Bai Xiaochun.

No puede ser que pueda usar esa Luminiscencia Arcaica para siempre. Tiene que haber un límite. En ese caso… quizás pueda encontrar un modo de matarlo sin salir herido, además, ¡podré asustar al Emperador-Santo lo suficiente para que no interfiera! —Se convenció de que esta era la mejor manera de proceder, y se puso en movimiento, sus ojos titilaban con las mismas ganas de matar que antes, y realizó un gesto de conjuro de dos manos. ¡Entonces empezó a unirse con el sol rojo!

¡Ese sol que se apagaba volvió a la vida! Esta era la forma suprema del Emperador-Vil, el sol rojo era él, ¡y él era el sol rojo!

A medida que aceleraba, el calor abrasador ondulaba por todos lados, la tierra se secaba y el aire se distorsionaba. ¡Muchas personas empezaron a gritar de dolor y terminaron transformadas al instante en cadáveres disecados!

—Estoy dispuesto a apostar… ¡¡apuesto a que solo tienes unos pocos disparos de esa Luminiscencia Arcaica!! —El Emperador-Vil se empezó a acercar cada vez más a Bai Xiaochun mientras rugía.

Bai Xiaochun estrechó los ojos frente a la firmeza del Emperador-Vil. Sabía bien que solo le quedaban doce disparos, y que de ningún modo podía revelar sus verdaderos límites.

—Así que, —dijo fuertemente—, has visto a través de mi pequeño engaño. ¡Bien hecho! Solo espera un poco más. Ya no trataré de engañarte. ¡Este mi último disparo! —Dicho eso, apuntó al cielo, y otro rayo de la Luminiscencia Arcaica descendió. Pero no se detuvo allí; ¡en realidad convocó cinco rayos en total!

Mientras aparecía un rayo de luz tras otro, el corazón del Emperador-Vil empezó a acelerarse como loco. A pesar de estar seguro de que Bai Xiaochun no podía usar la Luminiscencia Arcaica por siempre… ¡casi parecía como si pudiera!

Sin importar que tanto lo analizara, ¡¡no le parecía posible que Bai Xiaochun pudiera hiciera esto!!

Lo que era más impresionante, fue que un momento después, Bai Xiaochun sacudió su manga casualmente, alzó la barbilla y dijo, —Muy bien, ¡aquí viene mi último disparo!

El aire se llenó de estruendos y otros dos rayos de Luminiscencia Arcaica se materializaron. Esa fue la gota que derramó el vaso.

El Emperador-Vil dijo con el corazón a mil, —Qué diablos, ¿¡cuántos tienes!?

Si Bai Xiaochun se hubiera rehusado a hablar, le habría sido mucho más fácil aceptar la situación. Pero dada la manera en la que actuaba, el Emperador-Vil no podía estar sino enfurecido y confundido.

Intentó evadir, pero esta forma de sol rojo era demasiado enorme. En cuanto la Luminiscencia Arcaica lo golpeó, se estremeció violentamente y ya estaba al borde del colapso. El Emperador-Vil escupió una bocanada de sangre y se vio forzado a deshacer el sol y a retirarse.

De verdad no tenía más opción. Ya lo habían herido varias veces, para su total frustración y locura, no tenía manera de saber cuántos disparos podía desatar Bai Xiaochun.

El Emperador-Santo observaba todo eso y también estaba impactado. A cierto punto, hasta levantó el pie como para entrar en acción, pero luego retrocedió… no estaba seguro de que hacer.

Por otro lado, Bai Xiaochun dejó salir un suspiro de alivio. Sabía que solo le quedaban nueve disparos, y no quería llevar las cosas demasiado lejos. Se quedó flotando en medio del aire, juntó sus manos en su espalda, suspiró y dijo, —Solo me queda un disparo…

—¡¡Un disparo un coño!! —respondió el Emperador-Vil. Repentinamente se dio la vuelta, ¡salió disparado de regreso hacia Bai Xiaochun y sus ojos ardían con ganas de matar!

Sin embargo, en cuanto se acercó, Bai Xiaochun dejó salir un grito, ¡e hizo que descendieran, uno… dos… tres rayos de Luminiscencia Arcaica!

Entonces todas las sospechas del Emperador-Vil se disiparon. Rugió y retrocedió, pero de todos modos lo golpearon los rayos de luz. Y Bai Xiaochun volvió a hablar en voz alta, —Muy bien, ahora si se me acabaron…

—¡¡Bai Xiaochun!! —gritó el Emperador-Vil, y una vez más se dio la vuelta y regresó de manera agresiva. Pero… ¡volvieron a caer tres rayos de Luminiscencia Arcaica desde el cielo!

El Emperador-Vil escupió una bocanada de sangre, levantó la cabeza y rugió lleno de ira. Finalmente decidió simplemente partir, ya no quería probar más a Bai Xiaochun.

Justo cuando empezó a disiparse, volvió a escuchar la traicionera voz de Bai Xiaochun.

—Ahora sí, de verdad no me quedan más. Tranquilo…

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Patriarca Miguel Riquelme Adams! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga:

12 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 1

    Dorun - hace 2 semanas

    jajaja… este men.. Saludos, por fin me pongo al dia, me he reido tanto desde que empeze a leerla hace como 2 meses… Saludos desde Chile.

  2. Einherjer

    Lector

    Nivel 1

    Einherjer - hace 2 semanas

    Jajajajaja no te vayas emperadoor Vil en serio ya se me terminaron jajaja

  3. Chavezz17

    Lector

    Nivel 4

    Chavezz17 - hace 2 semanas

    Jajajaja, que buena Estrategia, sino lo engañaba estaba en serios problemas xD

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.