<- Actualmente solo registrados A- A A+

AWE – Capítulo 1222

Capítulo 1222: Cada Vez Más Fuerte

—Esta habilidad divina se llama el Sutra de la Pāramitā Futura. Al implantar un lirio pāramitā en mi enemigo, puedo crear una conexión. Y cualquier herida que yo sufra, ellos también la sufrirán. Por supuesto, las heridas que yo infrinja en mi oponente también volverán a mí. —Bai Xiaochun tenía completa confianza en su Sutra del Futuro. Después de todo, había pensado mucho en cómo crear una técnica verdaderamente despreciable.

Con su cuerpo carnal tan resistente y sus poderes de regeneración, cualquier oponente que enfrentara sin duda terminaría desdichado, y simplemente se heriría a sí mismo al atacarlo.

—¿Qué te parece? —preguntó orgullosamente y luego ondeó su mano para extraer el lirio pāramitā rojo.

De hecho, había un segundo uso aún más impresionante de su Sutra del Futuro: podía herirse a sí mismo a propósito para herir a su oponente…

Después de apretar los dientes por un buen rato, ella le respondió lentamente. —¡Es completamente descarado!

Entonces movió la mano como para indicarle que se fuera.

Este se frotó la nariz incómodamente. Pero regresó a su recámara privada al ver que ella no estaba interesada en hablarle más. A medida que el tiempo transcurría, pasaba tiempo a menudo con su familia, pero se centraba más que nada en su cultivo y en la llama de veintitrés colores.

Obviamente no había abandonado su progreso con las llamas multicolores. Y aunque aún no había llegado a un punto con la suficiente confianza para resucitar a Bai Hao, seguía estando seguro de que eventualmente lo lograría.

Dos años pasaron volando. Aunque no había avanzado con su base de cultivo, había progresado firmemente. Dabao y Xiaoxiao crecían fuertes y saludables. Song Junwan y Zhou Zimo solían rodar los ojos al pensar en el nombre que Bai Xiaochun les había dado, e intentaron convencerlo muchas veces de cambiarlo. Pero no cedía en lo más mínimo con este asunto.

Las dos mujeres eventualmente tuvieron que habituarse a los nombres.

De todos modos, el asunto de los nombres no tenía ningún efecto adverso en el progreso del cultivo de sus madres. Gracias a los recursos casi interminables a los que tenían acceso, Song Junwan logró llegar al Reino Deva, y Zhou Zimo llegó eventualmente al Reino Semidiós.

Pero comparadas a Hou Xiaomei, iban de hecho un poco despacio. Hou Xiaomei lograba progresar muy rápidamente con la ayuda de Gongsun Wan’er. En apenas dos cortos años, pasó del Reino deva intermedio al Reino Deva avanzado. Dentro de poco alcanzaría a Zhou Zimo y se convertiría en semidiós.

Lamentablemente, Hou Xiaomei estaba descontenta pues no había podido sentir que estuviera embarazada. A pesar de que Song Junwan le había contado que los efectos tardaban un tiempo en aparecer, Hou Xiaomei estaba demasiado nerviosa, y fue a visitar muchas veces a Bai Xiaochun en privado…

Durante el transcurso de estos dos años, llegaron más y más cultivadores del Reino Alcance Celestial a asentarse en la Dinastía del Archi-Emperador, la cual florecía maravillosamente. La población crecía, y el refuerzo espiritual se convirtió en uno de los pilares de la nación. Cada vez surgían más y más grandes maestros, y se hacían famosos en todos los Dominios Inmortales Eternos.

Debido al tratado de paz, las relaciones se mantenían bien con la Dinastía del Emperador-Santo y la Dinastía del Emperador-Vil. El único lado malo era que la Dinastía del Archi-Emperador solo tenía a una celestial, Gongsun Wan’er.

El Sumo Pontífice del Cielo había pasado muchísimos años en el gran círculo del Reino Semidiós, pero siempre estaba involucrado en los asuntos administrativos del estado. Sin embargo, ahora que la Dinastía del Archi-Emperador iba bien encaminada, tanto Bai Xiaochun como Gongsun Wan’er le instaron a que se centrara más en su cultivo. Con su ayuda, y gracias a ciertas píldoras inmortales que sacó Bai Xiaochun de su abanico, ¡el Sumo Pontífice del Cielo finalmente llegó al punto de ascender!

Era algo bastante importante para Bai Xiaochun, y un gran paso para el Sumo Pontífice del Cielo, también algo vital para la Dinastía del Archi-Emperador. Solo con más celestiales podrían fortalecer realmente su nación.

Y para el encanto de Bai Xiaochun, ¡el Rey Fantasma Gigante también llegó al punto de avanzar!

El Rey Fantasma Gigante no había estado progresando tan rápido antes, y Bai Xiaochun pensaba que el Rey Campeón de Guerra sería el primero en avanzar. Pero se había olvidado de lo cauteloso que era el Rey Fantasma Gigante.

El Rey Fantasma Gigante no podía dejar de pensar que su nieto era el príncipe más importante de la nación, y eso lo ponía nervioso. Desde su punto de vista, su misión más importante era asegurarse de la seguridad de su nieto.

Al ser uno de los cuatro reyes celestiales de las Tierras Desoladas, sabía exactamente cómo funcionaban las dinastías imperiales. Y no era raro que una concubina asesinara al príncipe de más alto rango para que su propio hijo obtuviera el derecho al trono. Bai Xiaochun tendría poco control sobre tales situaciones. Por lo que, para el Rey Fantasma Gigante, la única manera de asegurarse de que su nieto fuera digno de la posición del gran príncipe… ¡sería convertirse en celestial!

Solo un celestial podría cuidar y velar por su nieto. Al fin y al cabo, ya sabía que Bai Xiaochun tenía muchas relaciones dudosas con varias chicas, y podría terminar teniendo más hijos en el futuro. No sería imposible que surgiera un rival espectacular más adelante.

Y la amenaza más grande probablemente era Gongsun Wan’er. En la Dinastía del Archi-Emperador ya era bien sabido que tenía una relación inusual con Bai Xiaochun. Esos rumores habían estado flotando prácticamente desde la llegada de Bai Xiaochun a la Ciudad del Emperador-Santo.

No solo eso, el hecho de que el Sumo Pontífice del Cielo pareciera querer juntarlos ponía aún más nervioso al Rey Fantasma Gigante.

—Si Gongsun Wan’er se hace parte del harén imperial y da a luz a otro hijo, ya que es una celestial, ¡podría ser una gran amenaza para mi nieto! —Por temor a esas mismas circunstancias, el Rey Fantasma Gigante se esforzó con todo para mejorar su cultivo.

Bai Xiaochun no tenía idea de lo que pasaba por la mente del Rey Fantasma Gigante, así que quedó muy sorprendido al verlo avanzar a pasos agigantados.

Lo mismo iba para el Rey Campeón de Guerra, el Rey Nueve Serenidades y el Rey Adviento Espiritual, así como los semidioses del norte y del este, quienes también estaban sorprendidos y entraron en meditación aislada para buscar su progreso.

Bai Xiaochun estaba muy contento con todo eso. Con tantas personas cultivando activamente y listos para progresar, parecía que había una nueva era en camino para la Dinastía del Archi-Emperador.

Después de tres meses, llegó la Tribulación Celestial del Sumo Pontífice del Cielo. Gracias a todas las preparaciones que había llevado a cabo, logró pasarla con facilidad.

Al fin y al cabo, ya había sido el tercer experto más poderoso en el Reino Alcance Celestial, después del cuidador de tumbas y del Daoísta Alcance Celestial.

Aunque su tribulación no fue tan impresionante como la de Bai Xiaochun, fue un escenario aterrador. Pero no le hizo falta ninguna ayuda externa. La voz de la Madre Eterna se escuchó pronto en los oídos de todos los seres vivientes de las Tierras Eternas, y la alegría inundó a la Dinastía del Archi-Emperador.

Ya que Gongsun Wan’er no procedía realmente del Reino Alcance Celestial, esto significaba que Bai Xiaochun era su primer celestial, ¡y el Sumo Pontífice del Cielo era el segundo!

El Sumo Pontífice del Cielo tomó una porción de su Semilla Dao y se la entregó a Bai Xiaochun, ¡quien la enclaustró en el palacio imperial!

Poco después del avance del Sumo Pontífice del Cielo, las personas de los Dominios Inmortales Eternos quedaron conmocionadas nuevamente por la Dinastía del Archi-Emperador, ¡cuando llegó la Tribulación Celestial del Rey Fantasma Gigante!

A diferencia del Sumo Pontífice del Cielo, el Rey Fantasma Gigante había progresado imprudentemente, y cuando comenzó su tribulación, parecía claro que estaba destinado a fallar.

El Rey Fantasma Gigante sabía bien eso, pero estaba convencido de que Bai Xiaochun no dejaría que eso sucediera. Primero se involucró el Sumo Pontífice del Cielo para ayudar, y hasta Gongsun Wan’er le ayudó. Al final, cuando estaba claro que no sería suficiente, Bai Xiaochun suspiró y realizó un gesto de conjuro con su mano derecha, con lo que apareció un lirio pāramitā color carmesí.

En cuanto la flor entró al cuerpo del Rey Fantasma Gigante, todos los efectos adversos de la tribulación fueron transferidos a Bai Xiaochun. Gracias a esa ayuda, la tribulación del Rey Fantasma Gigante se facilitó mucho.

Así, a pesar de quedar casi muerto, el Rey Fantasma Gigante pasó su tribulación.

Cuando la voz de la Madre Eterna les habló a todos los seres vivientes, el Rey Fantasma Gigante se puso de pie con dificultad, levantó la cabeza y se rio fuertemente.

¡La Dinastía del Archi-Emperador ahora tenía otro celestial!

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Ancestro Daniel Yulan! ¡Muchísimas Gracias!

Descarga:

11 Comentarios Comentar

  1. Silver

    Lector

    Nivel 1

    Silver - hace 1 semana

    Todo sea por el nieto…
    Genial, ahora ya hay 3 celestiales(sin contar a Xiaochun)
    Gracias por la traducción!

  2. Ecle Chan

    Lector

    Nivel 3

    cuatro celestiales, nada mal.
    Y XioMei, creo que quiere más una posición que a Xiaochun… bueno, tío Bai… educa bien a tus hijos para que vivan en armonia.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.