<- Actualmente solo registrados A- A A+

AWE – Capítulo 1296

Capítulo 1296: El Cielo Estrellado Es el Horno

Cientos de miles de clones Dao se pusieron de pie, e irradiaron una luz brillante. Entonces salieron volando a una velocidad impresionante… ¡hacia las demás partes del cielo estrellado dónde no había luz! ¡solo oscuridad!

Este era el plan de Bai Xiaochun. Sabía bien que no era rival para el Renegado Mortal, por lo que lo sellaría temporalmente, ¡y usaría ese tiempo para intentar conseguir una ventaja!

—El sesenta por ciento. Si tan solo logro controlar el sesenta por ciento del cielo estrellado… ¡Entonces estaré en el mismo nivel de poder que el Renegado Mortal!

Los numerosos clones Dao se extendieron por el cielo estrellado bajo el control de Bai Xiaochun. Por su parte, el Renegado Mortal se encontraba bajo una presión masiva, y podía sentir lo que sucedía. Entonces le dirigió la mirada a Bai Xiaochun y sonrió.

—Primero usaste habilidades divinas respaldadas por la Esencia del tiempo. Y luego usaste el tesoro de mi Maestro. Y ahora quieres conseguir la ventaja en el campo de batalla. No eres un mal oponente. —Entonces su aura repentinamente cambió y por sus ojos pasó un destello. ¡Luego incontables hebras de humo negro salieron disparadas repentinamente desde su ser!

Eran cientos de miles de ellas, demasiadas como para contarlas, y salieron disparadas hacia el cielo estrellado sin dudar. Mientras eso sucedía, el Renegado Mortal redujo su tamaño lentamente, ¡hasta quedar como un humano normal!

En poco tiempo, todas esas hebras de humo negro aparecieron en la mitad oscura del cielo estrellado, y allí se sumergieron en las cientos de miles ruinas, casi como semillas. Luego empezaron a absorber la muerte y la exterminación nirvánica a su alrededor, y lentamente… ¡se convertían en clones Dao del Renegado Mortal!

Se veían exactamente igual que él, y en cuanto abrieron sus fríos ojos, se elevaron volando a toda velocidad para enfrentar los clones Dao de Bai Xiaochun. ¡Su intención era masacrarlos a todos!

Desde el momento en el que Bai Xiaochun inició su plan, hasta la respuesta del Renegado Mortal, pasó apenas un instante. Tras eso, dos grandes grupos de clones Dao se encontraron mutuamente en el cielo estrellado… ¡¡y una batalla descomunal comenzó!

Mientras más del millón de clones Dao se enfrentaban, el Mundo Eterno se sacudía, y estruendos retumbaban por todo el cielo estrellado.

Era un escenario impresionante y también muy extraño. Había más de un millón de clones Dao, pero solo dos versiones. Era un tipo de guerra que jamás se había librado antes, y sobrepasaba la imaginación de incontables cultivadores.

Mientras tanto, de vuelta en el lugar que alguna vez habían ocupado los Dominios Inmortales Eternos, el Renegado Mortal había vuelto nuevamente a un tamaño normal.  Logró salir del aplastante poder de los relojes de arena, se puso en movimiento, y apareció justo frente a Bai Xiaochun para desatar un puñetazo.

Bai Xiaochun quedó sorprendido y se defendió, pero igual terminó empujado hacia atrás y salió un chorro de sangre por su boca.

¡El Renegado Mortal sacudió la cabeza y desató otro puñetazo!

S escucharon un montón de estallidos en un corto periodo de tiempo, el Renegado Mortal desató más de cien puñetazos contra Bai Xiaochun. Hasta que, a cierto punto, Bai Xiaochun rugió, le dio un golpe a su bolso de almacenamiento, y sacó un gran número de píldoras medicinales.

Estaba empezando a ponerse muy nervioso, era más que obvio que su cuerpo carnal no estaba al mismo nivel que el del Renegado Mortal. Aunque había estado al tanto de eso antes, después de experimentarlo de primera mano en este intercambio, quedaba más que evidente.

De hecho, podía ver que ni siquiera los poderes regenerativos del Códice Imperecedero eran suficientes para sanarlo. Lo que era peor, ¡los poderes regenerativos del Renegado Mortal también eran extraordinarios!

—¡No tengo más opción que usar píldoras medicinales! —Estaba muy ansioso, y empezó a arrojar píldoras a diestra y siniestra. Muchas de ellas eran las píldoras misteriosas con las que nunca se había atrevido a experimentar él mismo. También estaban las Píldoras Afrodisíacas, Píldoras de Convergencia de Almas, Píldoras de Fantasía, y muchas otras con las que sí estaba familiarizado.

En ese momento de crisis, ni siquiera le prestó atención al tipo de píldoras que estaba lanzando. Simplemente empezó a sacar todo sin dudarlo.

—¡Detona!

—¡¡Detona!!

—¡¡¡Detona!!!

En muy poco tiempo, una nube de humo de muchos colores empezó a llenar el área conforme las píldoras explotaban una tras otra.

Ni siquiera el inmensamente poderoso Renegado Mortal podía evitar verse afectado. Su expresión cambió y retrocedió.

—¿¡Qué es todo esto!? —Entonces envió de inmediato unas ondas de energía para defenderse y apartar el humo. Por algún motivo, ya sentía un extraño calor formándose dentro de él…

Frunció el ceño y se quedó mirando a Bai Xiaochun. Antes de haber sido sellado, simplemente lo había visto como a un oponente duro. De hecho, hasta le habían dado ganas de luchar. Pero ahora… se daba cuenta repentinamente de que quizás había juzgado mal las cosas.

Cuando Bai Xiaochun vio que el Renegado Mortal retrocedía, dejó salir un suspiro de alivio y también retrocedió. Por supuesto, ni él mismo se atrevía a entrar en contacto con la nube medicinal. Además, sabía que la clave para ganar en esta batalla era sellar al Renegado Mortal para conseguir tiempo. Y si no conseguía la ventaja, y su oponente empezaba a emplear técnicas mortales de nuevo, entonces él estaría en una muy mala posición.

—¡Lámpara de Vivir por Siempre! —gritó, y realizó un gesto de conjuro de dos manos. En ese instante, aparecieron un sinfín de Lámparas de Vivir por Siempre por todo el cielo estrellado, y rodearon al Renegado Mortal.

Entonces gritó sin dudar ni un segundo, —¡Destrúyanse!

En ese instante, todas esas Lámparas de Vivir por Siempre se autodestruyeron, y las enormes ondas de choque empezaron a golpear al Renegado Mortal, y formaban en su lugar un gran número de vórtices.

Luego apareció la Esencia del tiempo. Sorprendentemente, Bai Xiaochun estaba de nuevo intentando atrapar al Renegado Mortal.

Extendió sus brazos y dijo, —¡El cielo estrellado es el horno!

¡Bai Xiaochun estaba convocando todos sus poderes de soberano para convertir al cielo estrellado de esta área en un enorme horno para píldoras!

¡Y el Renegado Mortal estaba justo en el medio!

Esta era su segunda idea para sellar al Renegado Mortal; ¡refinarlo usando técnicas de confección de píldoras!

Pero en cuanto el horno del cielo estrellado apareció, el Renegado Mortal frunció el ceño, y dio un paso hacia los vórtices de las Lámparas de Vivir por Siempre. Pero antes de poder pasar a través de ellos, Bai Xiaochun gritó, —¡¡Madre Eterna!!

Los Dominios Inmortales Eternos aún estaban flotando a la distancia. Allí, al final del Río Eterno, había una enorme campana, dentro de la cual había una esfera de luz resplandeciente. Aunque estaba mucho más oscura que antes, aún podía responder al llamado de Bai Xiaochun, y empezó a brillar con una luz deslumbrante.

Esa luz salió disparada fuera de los Dominios Inmortales Eternos, a través del vacío, y apareció junto al Renegado Mortal. Allí atravesó los vórtices, e hizo que brillaran de manera espectacular para resistir el ataque del Renegado Mortal.

—Madre Eterna, ya te hubiera masacrado desde el principio si no fuera porque necesito refinarte. ¡Como te atreves a resistirte! —El Renegado Mortal dejó salir un frío bufido y desató otro puño.

Los vórtices vibraban intensamente, y la voluntad de la Madre Eterna parecía al borde del colapso. En ese momento crítico, todos en los Dominios Inmortales Eternos, incluyendo al Emperador-Santo, Song Que, y los demás seres vivientes… escucharon repentinamente la voz de la Madre Eterna hablándoles.

—Hijos… necesito… su fuerza…

En ese momento, todos los seres vivientes, desde plantas a animales, se estremecieron, y su fuerza vital, y hasta sus almas respondieron a esa voz… ¡y empezaron a dar poder!

Unas incontables motas de luz se empezaron a elevar desde los Dominios Inmortales Eternos, y luego salían disparadas hacia los vórtices que rodeaban al Renegado Mortal, se fusionaban con ellos, y entonces hacían que una luz brillante empezara a combatir la oscuridad.

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Anciano Supremo Ivan Ernesto Alcaraz! ¡Muchísimas Gracias!


Donación. Frozzy. A Will Eternal
Descarga:

21 Comentarios Comentar

  1. Silver

    Lector

    Nivel 3

    Silver - hace 2 meses

    ¡Vamos cultivadores, levanten sus manos, den su energía y ayuden a que la Madre Eterna forme la Genkidama para poder derrotar al Renegado Mortal!
    Bueno, ya fuera bromas, esta pelea cada vez se intensifica más y más, espero ver que el Tío Bai haga de las suyas y sorprenda al Renegado Mortal de una forma que él no espera… jajajajaja :v
    ¡Gracias por el Capítulo!

  2. Ecle Chan

    Lector

    Nivel 11

    Chicos todos juntos levantemos las manos y demos nuestra energía a Goku… que digo a la Madre Eterna 🙆‍♀️🙆‍♀️🙆‍♀️🙋‍♀️🙋‍♀️

  3. Avatar

    Lector

    Nivel 36

    rdrtoh - hace 3 semanas

    En la oración “S escucharon un montón de estallidos en un corto periodo de tiempo” falta una e en la primer palabra.

    Gracias por el capítulo.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.