<- Actualmente solo registrados A- A A+

ATG – Capítulo 1355

Capítulo 1355: Soñando con el Cielo Profundo

La noticia de la muerte del Emperador Dios de la Luna una vez más envió enormes ondas de choque a través de la Región Divina Oriental, que ya había sido cubierta por la sombra oscura del Infante Maligno. Como resultado, el miedo y el terror que rodeaban al infante maligno se volvieron aún más densos y espesos.

Innumerables practicantes profundos corrían como pollos sin cabeza, el terror y la muerte inminente se apoderaron de sus corazones mientras buscaban en todas partes cualquier rastro del infante maligno. Los diversos reinos rey casi habían salido con toda su fuerza. Necesitaban aprovechar el hecho de que el infante maligno estaba gravemente herido para encontrarla y eliminarla en el menor tiempo posible.

Día tras día pasaron e innumerables practicantes profundos habían barrido cada centímetro de tierra en la Región Divina Oriental, pero nadie pudo descubrir rastros del Infante maligno… no habían podido encontrar ni un solo rastro.

Cada día que pasaba sin noticias del Infante maligno significaba que se había recuperado un poco más, por lo que la ansiedad que se retorcía en el corazón de cada practicante profundo de la Región Divina Oriental, especialmente los practicantes profundos de los reinos rey, aumentó constantemente a medida que sentían que la sombra del Infante Maligno se volvía cada vez más y más densa…

Teniendo en cuenta el hecho de que este incidente podría involucrar el destino de toda la Región Divina Oriental, el primer reino rey que casi fue destruido durante el desastre, el Reino Dios de la Estrella, en realidad no captó tanta atención como debería.

Lo que solía ser un reino rey se había convertido en un páramo devastado y desolado. La energía diabólica todavía lo consumía todo, y el cielo permanecía anormalmente oscuro. Nadie que pisara este lugar creería que alguna vez fue el Reino del Dios de la Estrella. De hecho, podrían pensar que habían ingresado accidentalmente en los terrenos peligrosos, oscuros y desolados de la Región Divina del Norte.

“Hemos explorado más de la mitad del Reino del Dios de la Estrella, pero solo encontramos un par de miles de sobrevivientes en los márgenes. Además… la mayoría de ellos estaban contaminados por la energía diabólica.

El Gran Anciano Dios de la Estrella informó con tristeza ante el Emperador Dios de la Estrella.

“¿Qué pasa con los reinos estelares auxiliares?”, Preguntó el Emperador Dios de la Estrella.

El Dios de la Estrella del Jade Celestial, Aster respondió: “Esa batalla creó una tormenta espacial masiva que impactó severamente los reinos estelares cercanos. Todos nuestros reinos estelares auxiliares han sufrido daños considerables.

“…” Xing Juekong cerró los ojos antes de levantar una mano y hacer un gesto impotente, “Los ancianos restantes deben seguir buscando sobrevivientes. Aster, notifica a los otros Dioses de las Estrellas para seguir buscando un Reino Estelar auxiliar que se adapte a nuestras necesidades.

“Entendido.”

Aster lanzó una mirada al Emperador Dios de la Estrella antes de preguntar con preocupación: “Mi rey, tus heridas…”

“Está bien”, dijo Xing Juekong con indiferencia. “Ve.”

Los labios de Aster se separaron. Ella había querido preguntar si deberían buscar al Dios de la Estrella del Lobo Celestial Caizhi, pero… al final, decidió renunciar a sus pensamientos.

No había forma de que hubiera perdón entre ellos, incluso si estuvieran unidos por la sangre…

Los seis Dioses de la Estrella restantes y los diecisiete ancianos se fueron nuevamente mientras Xing Juekong permanecía sentado donde estaba. No solo se había quedado en esa posición durante los últimos días, sino que casi nunca se había puesto de pie.

“Tos… tos tos…”

Xing Juekong se agarró el pecho y tosió dolorosamente, la aparentemente corriente interminable de sangre negra sobre el suelo negro y sobre sus pies incluso más negros. Aunque la Rueda de las Miles de Tribulaciones solo había recuperado una pequeña porción de su fuerza, su nivel era tan alto que la energía diabólica que devastaba su cuerpo se sentía como demonios que seguían comiendo su cuerpo y su fuerza vital sin fin.

Poseía el cuerpo de un emperador dios. Se suponía que era lo suficientemente fuerte como para suprimir sus efectos y recuperarse, aunque muy lentamente. Sin embargo, el estado actual del Reino del Dios de la Estrella y la causa detrás de todo lo hicieron muy difícil para él calmarse, sin mencionar que la presión y el tormento que sentía por dentro era mucho peor que el de su cuerpo. Además, sus heridas habían empeorado en los últimos días, como si el hecho de que su recuperación de energía no estuviera alcanzando la velocidad a la que se consumía ya no era lo suficientemente malo.

Quería calmarse, pero simplemente no pudo. Cuando abriera los ojos, sería recibido por la tierra devastada del Reino del Dios de la Estrella. Cuando cerrara los ojos, sería recibido por la oscuridad infinita y el odio detrás de las pupilas de Jazmín…

Cuando él y el Emperador Dios del Cielo Eterno se habían separado, había dicho que preferiría morir en el Reino del Dios de la Estrella. Sin embargo, a este ritmo, podría estar profetizando su propia muerte. Necesitaba encontrar un lugar donde poder calmarse, pero no podía descansar en el Cielo Eterno sin importar qué… Era un emperador dios. ¡No podía confiar en la caridad de otro emperador dios sin importar qué!

Por lo tanto, los reinos auxiliares del Reino del Dios de la Estrella se habían convertido en su última opción.

“Mm…”

La energía diabólica devastó su cuerpo una vez más, y Xing Juekong se vio obligado a señalar con el dedo a su corazón y reprimirlo con todas sus fuerzas. Su tez había cambiado varias veces en el proceso, pero al final logró detenerlo y escupió un bocado de sangre casi negra.

Su tez se recuperó un poco, y su aura se calmó un poco después de un fuerte jadeo.

Fue en este momento que un rayo de luz azul helada estalló repentinamente desde el espacio muerto delante de él.

La luz fría no solo apareció de la nada, sino que estaba a menos de tres metros de Xing Juekong.

Era una espada blanca impecable cubierta de luz azul, y apuntaba directamente al corazón de Xing Juekong… a la velocidad que viajaba, tres metros podrían no ser nada en absoluto.

Las pupilas de Xing Juekong se encogieron abruptamente, pero sus vacías venas profundas y sus extremidades imposiblemente pesadas le hicieron imposible reaccionar ante el ataque. La luz fría atravesó su corazón en un abrir y cerrar de ojos.

“¡Hmm!”

Con los ojos saltones y las pupilas encogidas, Xing Juekong miró fijamente mientras una mujer vestida de colores azules helados aparecía frente a él mientras aún sujetaba la espada que lo había perforado.

La conmoción, el miedo, la incredulidad y más se apoderaron de él… nunca había visto un par de ojos tan fríos en su vida, y estos parecían los suficientemente fríos como para convertir el mundo entero en un infierno helado.

Era cierto que había sido gravemente herido, casi impotente y muy distraído… pero seguía siendo el Emperador Dios de la Estrella. ¡Debería haber sido imposible para la entidad evitar su detección y estar tan cerca como a solo tres metros de él!

Fue un ataque completamente indetectable y despiadado que había salido de la nada… No estaba seguro de haber podido evitar el ataque incluso si estaba en su mejor forma, mucho menos ahora.

Tenía un par de ojos fríos inconmensurables y un semblante que eclipsaba cada hielo y nieve que existía en este mundo.

“Reina… de la Canción… de Nieve… ¡Mm!”

Forzó a su voz a salir de su garganta. Luego, una capa de hielo se extendió desde la Espada de la Princesa de la Nieve y selló todo el cuerpo del emperador dios, los órganos, la sangre, el aura profunda y, finalmente, las venas profundas. Con eso, ella también había cortado la debilitada oportunidad final del emperador dios de luchar.

Mu Xuanyin no dijo nada a cambio mientras miraba a Xing Juekong con frialdad. El frío en sus ojos dejó en claro que era todo lo que podía hacer para no aplastarlo y convertirlo en las partículas más pequeñas del mundo.

Mu Xuanyin se había estado escondiendo cerca usando la Cascada del Corte Lunar desde hace un día, esperando una oportunidad de oro para presentarse.

Esa oportunidad de oro había aparecido justo ahora cuando todos los Dioses de la Estrella y los ancianos se habían ido lo suficientemente lejos como para estar completamente más allá de sus sentidos. Después de eso, levantó la Espada de la Princesa de Nieve y atravesó al emperador de un reino rey que nadie más que el infante maligno se había atrevido a ofender.

El hielo cubrió al Emperador Dios de la Estrella una y otra vez sin hacer ruido hasta que el hombre quedó completamente congelado por dentro y por fuera. Fue en la medida en que incluso su aura se había ocultado por completo.

Ella no sacó la Espada de la Princesa de Nieve del corazón del Emperador Dios de la Estrella. Levantó el bloque de hielo con una ráfaga de viento frío antes de despegar en la distancia.

…………

Reino de la Canción de Nieve, Lago Celestial Infierno de Escarcha.

¡¡Bing!!

Cuando la Espada de la Princesa de Nieve regresó a su hogar, el bloque de hielo que sostenía al Emperador Dios de la Estrella cayó desde lo alto en el cielo antes de romperse en pedazos. Aunque el Emperador Dios de la Estrella fue liberado físicamente, eso no significaba que hubiera escapado de la helada pesadilla en la que Mu Xuanyin lo había arrojado. Tumbado impotente en el suelo, el Emperador Dios de la Estrella se acurrucó en una bola en el suelo y se estremeció sin control. No solo no podía levantarse, sino que difícilmente podía controlar sus propias extremidades…

Nunca supo que el frío podría ser tan aterrador hasta ahora, y lo que es peor, sus venas profundas de emperador dios fueron tan reprimidas que no pudo desatar ni un poco de energía profunda. No podía entender por qué… podría haber perdido una gran cantidad de energía profunda, pero aún tenía su energía de origen del Dios de la Estrella. Entonces, ¿cómo pudo la Reina del Reino de la Canción de Nieve que ni siquiera era un Maestro Divino te etapa intermedia ser capaz de congelar sus venas profundas hasta tal punto?

Lo que era aún más incomprensible para él era el hecho de que un rey del reino de un pequeño reino de estrella inerte medio había encontrado el coraje para atacarlo, un emperador dios, y traerlo de vuelta a su hogar… ¡¿No sabía las consecuencias de sus acciones?!

“¿Sabes… quién… soy…?” Tuvo que tartamudear era simple línea porque estaba temblando demasiado. Por más que lo intentó, no pudo extraer ninguna energía de sus venas profundas congeladas para disipar el frío helado que lo estaba asolando.

“¿No tienes miedo… de que yo… aniquile… tu… Reino de la Canción de Nieve…”

Sus palabras no habían logrado provocar ninguna emoción de Mu Xuanyin, excepto una: una terrible frialdad que era más fría que incluso el Lago Celestial del Infierno Escarchado. “Xing Juekong, llevaste a mi discípulo, Yun Che a la muerte y al infante maligno a despertar en este mundo… y aun así tuviste las agallas de mentirle al mundo entero y afirmar que murió a manos del infante maligno…”

Cada palabra que pronunció fue alimentada por la pasión y el odio, y la mano que estaba usando para agarrar la Espada de la Princesa de Nieve temblaba como una hoja. Estaba claro por la luz errática que parpadeaba sobre el cuerpo de la espada que estaba llegando al final de su control. “¡Mereces morir diez… mil… veces… más!”

“…” Xing Juekong estaba sin palabras. La única razón por la que Mu Xuanyin pudo haber descubierto esto fue porque ella había plantado un cristal de alma dentro de Yun Che. Sin embargo, eso no le impidió tartamudear a través de sus labios morados con incredulidad. “¿Quieres matarme… a mí… porque Yun Che… un discípulo insignificante del Reino Canción de Nieve… pereció en mis manos?”

Mu Xuanyin apretó los dientes un poco más fuerte. “¿Un discípulo insignificante del Reino de la Canción de Nieve?… Cierto. Tal vez él realmente sea un humilde y joven practicante profundo para ustedes, los emperadores dios… y no importa cuán sobresaliente sea, siempre será insignificante a sus ojos… Pero lo sabias… sabias… ”

En este punto, su aura había caído por completo y su voz temblaba tanto que no pudo decir nada más. En cambio, apuñaló al Emperador Dios de la Estrella otra vez en el dantian, su odio apenas sometido bajo un gran esfuerzo.

No fluyó sangre del cuerpo de Xing Juekong debido a las propiedades de congelación de la Espada de la Princesa de Nieve. El emperador dios mismo tampoco sintió dolor.

“Emperador Dios de la Estrella… estas palabras son probablemente lo más importante en tu vida, ¿no?” Su pecho se agitó fuertemente mientras hablaba, “Destruiste a Yun Che… la persona más importante… en mi vida… yo a cambio destruiré tu poder de emperador dios… ¡¡y te hare saber lo que realmente significa el dolor!!”

“…” el Emperador Dios de la Estrella todavía estaba temblando, pero dejó escapar una risita baja y retorcida cuando escuchó su afirmación absurda, “¿Tú? ¿Destruir mi poder de emperador dios?”

Pero la Espada de la Princesa de Nieve de repente floreció como una estrella azul en explosión justo cuando terminó de hablar, lo que causó que la expresión del Emperador Dios de la Estrella cambiara drásticamente. Sus nervios deberían estar completamente entumecidos y congelados, pero aún podía sentir claramente innumerables agujas apuñalando sus venas profundas y rasgando sus venas profundas divinas protegidas en pedazos una y otra vez…

¡Peor aún, sus sentidos espirituales restantes le informaron que el poder que estaba destruyendo sus venas profundas era casi tan fuerte como cuando estaba en su mejor estado!

Hablando lógicamente, no había forma de que el poder de un Maestro Divino en la etapa intermedia pudiera destruir sus venas profundas incluso en su estado actual. Fue porque normalmente estaban protegidas por la energía del origen del dios estrella. Sin embargo, el poder que invadía sus venas profundas estaba en un nivel que no había anticipado incluso en sus sueños. El Emperador Dios de la Estrella comenzó a retorcerse y sacudirse locamente cuando su rostro se distorsionó con diez, no, cien veces el miedo que estaba experimentando antes, “No… No… ¡Perdóname… No! Soy el Emperador Dios de la Estrella… Nadie puede hacerme esto… No… Puedo prometerte cualquier cosa… No… No… ¡Uahhh!”

¡¡¡BANG!!!

Hubo un fuerte estallido y una refracción caótica de la luz, y las venas profundas de Xing Juekong… las venas profundas de un emperador dios se hicieron pedazos. Nunca más se recuperarían.

Al mismo tiempo, fragmentos de luz estelar se alejaron flotando de su cuerpo… era el poder de origen del Dios de la Estrella del Jefe Celestial, y después de perder su portador, la energía voló hacia el cielo y finalmente se disipó en algún lugar.

“…” El Emperador Dios de la Estrella yacía en el suelo y miraba la luz estelar del Jefe Celestial que estaba volando lenta pero seguramente lejos de él, sus ojos llenos de gris y desesperación.

Sus venas profundas estaban arruinadas. El poder divino del Jefe Celestial que lo había acompañado durante toda su vida se había dispersado…

No había nada más cruel para un practicante profundo que perder su poder profundo.

Sin embargo, perder las venas profundas era aún peor que eso.

Xing Juekong… fue una vez, un emperador dios de la Región Divina Oriental, pero en este momento, había caído desde el pico más alto hasta el fondo más bajo posible. Se había convertido en un lisiado.

Un eterno lisiado.

Esto fue mil veces, diez mil veces más cruel que solo matarlo directamente…

“Mátame… mátame…” Miró fijamente el cielo incoloro y murmuró aturdido. Sus ojos habían perdido la última parte de su color, dejando solo una desesperación gris y una voluntad suicida.

“¿Matarte?” Mu Xuanyin pronunció fríamente. El terrible estado de Xing Juekong todavía no era suficiente para acabar con el odio en su corazón: “Confía en mí, tengo muchas ganas de hacerte pedazos. Sin embargo… ¡no mereces una muerte rápida e indolora!”

Su respiración se hizo cada vez más errática, y su pecho parecía que se le caería de la ropa. Tal vez por primera vez en su vida, un nivel de malevolencia sin precedentes se apoderó de su exquisito rostro mientras decía: “No te mataré. De hecho, ¡me aseguraré de que vivas una vida muy larga!”

“¡Estamos en el Lago Celestial del Inframundo Escarchado del Reino de la Canción de Nieve, el lugar en el cual Yun Che estuvo más tiempo! ¡Te congelaré y te dejaré aquí para que puedas sufrir un dolor helado cada vez que respires! ¡Tu cuerpo es el de un emperador dios, por lo que la energía espiritual en este lugar te impedirá incluso suicidarte! ¡Vivirás aquí… arrodíllate… arrepiéntete… y expiarás tus pecados hasta el final de los tiempos!!

¡Crack!

Después de eso, Xing Juekong fue encerrado en hielo en una grieta ensordecedora. Dentro del bloque de hielo, sus ojos parecían incoloros, y estaba congelado de rodillas mirando hacia el Lago Celestial del Inframundo Escarchado. Nunca se despertaría de esta eterna pesadilla…

————

En otro espacio

Lo primero que sintió a través de la oscuridad fue su propia conciencia, arrastrándose lentamente hacia él. Luego, sus sentidos corporales también volvieron lentamente a él. Sin embargo, sentía que su cuerpo pesaba una tonelada.

¿Dónde estoy?

¿Esto es el cielo o el infierno?

Heh… Debo estar en el infierno, considerando el tipo de persona que soy.

Un entumecimiento doloroso pronto lo golpeó en cada parte de su cuerpo, y sus ojos se sintieron increíblemente pesados. Cuando intentó abrir los ojos, el débil rayo de luz casi lo había cegado.

Subconscientemente trató de bloquear la luz con los ojos, pero no pudo levantar sus brazos increíblemente pesados. La única acción que había logrado con el impulso fue un movimiento de sus dedos.

“¡Ah!”

La exclamación de una niña de repente resonó junto a sus oídos.

“Hermano Mayor Benefactor… estás despierto… estás despierto, ¿verdad?”

No fue una ilusión. Realmente había una voz de niña hablando excitada, urgente y temblorosa justo al lado de sus oídos.

Abrió los labios e intentó decir algo, pero lo único que salió de su garganta fue un gemido áspero que apenas se notaba.

Sin embargo, fue el gemido y la contracción de sus dedos lo que llevó a la joven a gritar de alegría una vez más. Correo de repente antes de tropezar con algo duro porque estaba lo demasiado apresurada como para darse cuenta. Entonces, su grito lloroso aparentemente vino desde la distancia: “Padre… madre… hermano… ¡ven pronto! El Hermano Mayor Benefactor se ha despertado… ¡se despertó!

“…” Se esforzó mucho por abrir los ojos.

¿Qué es este lugar?

Si esto era un infierno, entonces ¿por qué podía escuchar la voz vívida y verdadera de una niña?

Esto no podría ser el cielo, ¿verdad?

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.