<- Actualmente solo registrados A- A A+

ATG – Capítulo 1370

Capítulo 1370: Una Conclusión

“…” Yun Che no se movió para poner a Ling Jie de pie. De hecho, no estaba sorprendido en lo más mínimo por sus acciones.

Porque sabía muy bien que el asunto relacionado con Chu Yuechan siempre había pesado mucho en el corazón y la cabeza de Ling Jie… Aunque no había hecho nada malo, esto era simplemente una parte de su temperamento y también era lo que Yun Che admiraba más.

“¿Mamá?” Yun Wuxin, que no estaba acostumbrado a entrar en contacto con extraños, se escondió detrás de Chu Yuechan inconscientemente mientras lo miraba confundida.

La reacción de Chu Yuechan fue extremadamente tranquila y suave: “No es necesario que hagas esto. Nada de esto tiene nada que ver contigo y ni siquiera fue tu culpa.

“No”, Ling Jie sacudió la cabeza, su voz ronca y solemne, “Como hijo de esa persona, naturalmente debo expiar los pecados de mi madre. Todos esos años atrás, debido a que los celos de mi madre se habían convertido en odio, ella te hizo algo que sería difícil de perdonar… Pero afortunadamente, el cielo se compadeció de ti y terminaste sana y salva. Si no… si no…”

Cuando llegó a este punto, estaba tan ahogado por la emoción que le resultó difícil continuar.

Ya no era el Ling Jie del pasado, el Ling Jie que era bastante ingenuo e inmaduro. Ahora, él era el famoso Santo de la Espada del Viento Azul, famoso por su destreza marcial. Pero en este momento, las lágrimas brotaban de sus ojos como lluvia y no podía evitar que fluyeran.

Después de que Yun Che derrotó a Xuanyuan Wentian hace todos esos años, masacro los dos grandes Terrenos Sagrados, el Salón Divino del Sol y la Luna y la Poderosa Región de la Espada Celestial, que solo podría llamarse un movimiento cruel y despiadado. Sin embargo, había liberado a Xuanyuan Yufeng… Una persona que había odiado en extremo.

Ling Jie entendió por qué lo había hecho… porque ella era su madre.

Por lo tanto, a Ling Jie, Yun Che le había hecho un gran favor y le había mostrado una gran cantidad de afecto y camaradería. Pero al mismo tiempo, también se había convertido en una pesada carga que le había resultado difícil dejar. Como resultado, dejó la Villa de la Espada Celestial y viajó por todo el país con solo su espada como su compañero con la esperanza de poder encontrar a Chu Yuechan, cuyo estado aún se desconocía.

Aunque el no había encontrado a Chu Yuechan, al verla sana y salva con sus propios ojos, al verla con Yun Che, finalmente pudo dejar esa pesada carga y una considerable cantidad de culpa.

“Pequeño Jie”, dijo Yun Che con el ceño fruncido, “¿Acabas de decir… tu difunta madre?”

Ling Jie cerró los ojos y habló con voz suave: “Todos esos años… después de que la Poderosa Región de la Espada Celestial fue destruida, el temperamento y la personalidad de mi madre sufrieron un gran cambio y todas las noches la sacudieron con pesadillas… En una noche hace dos años, regresó al lugar donde solía estar la Poderosa Región de la Espada Celestial, el lugar donde había conocido a mi padre, y allí… se suicidó…”

Ling Jie pronunció estas palabras con mucha dificultad.

“…” El pecho de Yun Che subió y bajó, y dejó escapar un suspiro.

“Aunque mi madre se fue, sus pecados permanecen. Como su hijo, naturalmente necesito expiarlos.”

Cuando esas palabras sonaron en el oído de Yun Che, lo hicieron sentir una repentina sensación de inquietud cuando dijo ansiosamente: “Pequeño Jie, tú…”

Pero, ¿cómo podría la corriente detener a Ling Jie en este momento… La Espada Celestial Yang debajo de sus pies se elevó cuando un rayo de luz del arco iris brilló hacia arriba.

Cuando el rayo de la espada cortó el aire, cortó el centro y los dedos anulares de la mano izquierda de Ling Jie, enviándolos a volar a la distancia.

“¡AH!” Feng Xian’er y Yun Wuxin soltaron gritos de alarma al unísono.

Chu Yuechan apartó su rostro nevado de la escena espeluznante mientras dejaba escapar un suave suspiro, “El pecado no era tuyo, ¿por qué hiciste esto?”

“Pequeño Jie, que…” Cuando vio los dedos cortados volar lejos en la distancia mientras el viento los arrastraba, Yun Che sacudió la cabeza.

Para un practicante profundo que ha pasado toda su vida cultivando el camino de la espada, lo qué representaba la pérdida de dos dedos… Era evidente.

Después de cortar dos de sus dedos, lo que apareció en la cara de Ling Jie no fue dolor sino alivio. Era como si hubiera sido liberado de una gran responsabilidad. Lo que había cortado no solo eran sus dos dedos, sino también las cadenas que había envuelto alrededor de su corazón y alma durante todos estos años.

Sin duda, Ling Jie era alguien que consideraba la amistad y la hermandad extremadamente en serio.

Pensó en cuándo él y Yun Che se conocieron. En ese momento, él era el Segundo Joven Maestro de la Villa de la Espada Celestial y Yun Che era solo un discípulo desconocido del palacio profundo. Pero después de la apuesta que hicieron sobre tres golpes de espada en el Palacio Imperial del Viento Azul, él había perdido ante Yun Che y, aunque perdió debido al plan de Yun Che, todavía había aceptado su pérdida de todo corazón, y estaba dispuesto a ser el hermano pequeño de Yun Che a pesar de ser el Segundo Joven Maestro de la Villa Espada Celestial.

Desde ese día hasta este, no importa cuántas olas grandes haya experimentado en su vida, nunca había cambiado.

A pesar de que Xuanyuan Yufeng era una mujer malvada, en el mundo de Ling Jie, ella era su madre, la madre que lo había dado a luz y lo había criado, que lo había amado y apreciado sin límites. Como tal, él también quería usar su propia vida para protegerla y estaría dispuesto a expiar sus pecados sin importar el costo.

“Yuechan”, dijo Yun Che, “Acerca de Xuanyuan Yufeng, tú…”

“Ya no la odio”. Sin esperar a que Yun Che terminara, Chu Yuechan habló con voz suave y distante: “Incluso he olvidado cómo se veía desde hace mucho tiempo.”

Esas suaves palabras que salieron de sus labios hicieron que Ling Jie, que estaba haciendo todo lo posible por contener las lágrimas, temblara mientras las lágrimas fluían una vez más de sus ojos.

“Bien, entonces también la perdonaré”, dijo Yun Che con una leve risa. Después de eso, le dirigió a Ling Jie una mirada sincera y dijo: “Aunque casi me costó Pequeña Hada… al final, ambos estaban sanos y salvos. Además, si no fuera por tu madre, no hubiera tenido tan buen hermano en esta vida, así que vamos a dejarlo aquí y ahora.”

Las palabras pronunciadas por estas dos personas, especialmente las que salieron de la boca de Chu Yuechan, fueron sin duda la salvación más cálida y gentil para el corazón y el alma de Ling Jie. Su corazón estaba lleno de emoción, y por un momento le resultó difícil hablar, e incluso intentó arrodillarse una vez más…

“¡Bien bien! ¡Qué estás esperando, date prisa y levántate!” Yun Che avanzó y lo levantó con gran fuerza,“ ¡En este momento, mi pequeña hada es tu cuñada, no tu mayor! ¿Por qué sigues tratando de arrodillarte?”

Ling Jie, “…”

“Mamá, ¿qué es una cuñada?”, Preguntó Yun Wuxin en voz baja.

Chu Yuechan, “…”

“¡También!”, Dijo Yun Che con una expresión indignada, “felizmente cortaste tus dedos frente a mí, pero ¿puedes al menos advertirme de antemano la próxima vez! Asustaste a mi hija, ¿no lo sabes? ¿¡Que estas esperando!? ¿Cómo es que aún no te has puesto de pie?”

“… ¿Eh?” Ling Jie quedó instantáneamente atónito por las palabras de Yun Che, “¿Tu… hija?”

Tos, “Wuxin”, la cara de Yun Che se puso rígida al asumir la poderosa y severa figura de un padre, “este es tu tío Ling Jie. ¡Su acto de cortar sus propios dedos fue extremadamente incorrecto, definitivamente no debes aprender de él!

“…” Los labios de Yun Wuxin se separaron y la mitad de su cuerpo todavía estaba oculto detrás de Chu Yuchan. Después de eso, gritó suavemente: “¿Tío… Ling Jie?”

Mientras miraba a Yun Wuxin, la boca de Ling Jie se abrió, “Ella… Ella, ella, ella, ella… ¿es tu hija?”

“Así es”, Yun Che asintió con la cabeza.

Mientras Ling Jie tartamudeaba, se puso rápidamente de pie y, al mismo tiempo, usó rápidamente su energía profunda para sellar la sangre que fluía de sus dedos cortados… Todo el Viento Azul había sabido sobre el embarazo de Chu Yuechan todos esos años atrás, pero ese asunto ya había sido hace más de una década… Ling Jie había notado hace mucho tiempo a Yun Wuxin, pero básicamente ni siquiera había pensado que esta chica, que parecía tener poco más de diez años, en realidad sería la hija de Yun Che.

Palmeó nerviosamente todo su cuerpo y rebuscó en su anillo espacial, pero no pudo encontrar nada adecuado o decente. Después, sin embargo, endureció su corazón y se quitó el pedazo de jade precioso que siempre colgaba de su pecho antes de doblar la cintura hacia Yun Wuxin y dijo: “Nunca había imaginado que el Jefe realmente tendría una hija y que ella seía así de grande ya. Te llamas… Wuxin, ¿verdad? Que nombre tan bonito. El tío no trajo nada decente para ti, así que te doy esto… como mi regalo de saludo a Wuxin.”

Mientras miraba el precioso jade en la mano de Ling Jie, la esquina de la boca de Yun Che se contrajo ligeramente.

¡Ese era claramente el Medallón del Joven Maestro de Villa que pertenecía a la Villa Espada Celestial!

Con este medallón, Yun Wuxin podría ir a donde quisiera cuando visitara la Villa de la Espada Celestial… A pesar de que ya podía hacer lo que quisiera incluso sin este medallón.

El cuerpo de Yun Wuxin retrocedió un poco antes de preguntar con voz suave: “Mamá, ¿puedo aceptar esto?”

Chu Yuechan esbozó una pequeña sonrisa y asintió con la cabeza: “Dado que este es el regalo de bienvenida que te dio el tío Ling Jie, puedes aceptarlo-”

Fue solo después de escuchar esto que Yun Wuxin extendió su mano para tomarlo. El precioso jade en su mano irradiaba una luz extraña que nunca había visto antes. Sus cejas se arquearon inmediatamente de alegría cuando dejó escapar una risa eufórica: “Es tan hermoso. Gracias… ¿Tío Ling Jie?”

Era como si todavía no estuviera muy segura de esa forma de dirección porque sus palabras habían terminado con un toque de duda.

“No hay necesidad de agradecerme, no hay necesidad de agradecerme en absoluto. Es lo que debo hacer.” Ling Jie agitó apresuradamente sus manos antes de hablar con Yun Che: “Ella es, de hecho, la hija del jefe, realmente es una niña encantada.”

Si supiera que esta pequeña niña que solo tenía once años de edad tenía un nivel de cultivo aún mayor que él, probablemente se sorprendería tanto que volvería a caer de rodillas.

Yun Che agarró la mano de Ling Jie y miró sus dedos cortados antes de dar un suave suspiro, “Pequeño Jie, de ahora en adelante, no puedes volver a decir una sola palabra sobre el tema de la expiación o la redención.”

“¡Muy bien!” Ling Jie asintió alegremente, mientras sus ojos brillaban con una luz brillante y alegre. Sus ojos estaban actualmente brillando más que en cualquier otro momento.

“Jefe, tú fuerza profunda realmente…” Preguntó como si todavía no pudiera creer que fuera verdad.

“Mn”, asintió Yun Che con una leve sonrisa en su rostro, “pero ya no importa, al menos todavía estoy vivo y sano. Además, incluso si ya no tengo mi fuerza profunda, todavía estará bien. ¿Nunca has pensado en quiénes son las mujeres que me rodean…?”

Después de eso de repente sintió que la mirada de Chu Yuechan se posó sobre él, la voz de Yun Che se detuvo repentinamente mientras cambiaba rápidamente de tema, “¡Tengo a las personas más poderosas de este mundo a mi lado, así que quién puede dañarme?”

Estar completamente lisiado en el camino profundo fue sin duda el golpe más cruel para cualquier practicante profundo. Cuanto más fuerte era en el camino profundo, más cruel sería un golpe. Pero al ver el estado actual de Yun Che, Ling Jie suspiró emocionalmente en su corazón mientras hablaba con sincera sinceridad: “Como se esperaba de ti, no importa si es mi abuelo o Xuanyuan Wentian… En este mundo, realmente no hay nada que pueda derribarte.”

Yun Che se echó a reír mientras sacudía la cabeza, “¿Has estado viajando por el mundo todos estos años?”

“Mn”. La expresión de Ling Jie era resuelta, “ahora que ya no estamos respaldados por la Poderosa Región de la Espada Celestial, la Villa de la Espada Celestial, por el contrario, ha alcanzado la verdadera libertad. Durante esos años, la Villa de la Espada Celestial cometió un gran error tras otro y nuestro nombre y prestigio han caído al fondo. Usando mi espada, reconstruiré la confianza y la antigua gloria de la Villa de la Espada Celestial.”

Yun Che le dio unas palmaditas en el hombro: “Si eres tú, definitivamente puedes hacerlo.”

“De ahora en adelante, debería residir principalmente en la Ciudad Imperial del Demonio del Reino Demonio Ilusorio. Si alguna vez vas, no te olvides de buscarme para que pueda presenciar personalmente su crecimiento.”

“¡Es un trato!”, Dijo Ling Jie con un fuerte movimiento de cabeza.

Las dos personas se despidieron y Ling Jie se fue a la distancia.

El Santo de la Espada del Viento Azul se había cortado dos dedos pero también se había liberado la pesada carga en su corazón. Su crecimiento futuro, sin duda, sería aún más llamativo que antes.

Chu Yuechan dijo: “Ling Yun es un caballero en el camino de la espada. Tiene un comportamiento elegante y es poderoso sin ser arrogante. El talento de Ling Jie supera al de su hermano mayor y es un hombre que valora tanto la amistad. La Villa de la Espada Celestial puede haber perdido su gran apoyo, pero ha producido dos sucesores sobresalientes.”

Yun Che asintió profundamente con la cabeza: “Aunque su padre, Ling Yuefeng, era egoísta y parcial y consideraba los intereses de la Villa de las Espada Celestial por encima del peligro que amenazaba a la Nación del Viento Azul, todo lo que ha hecho en su vida es digno de ser llamado ‘justo’ y ‘caballeroso’.”

“En cuanto a su madre, Xuanyuan Yufeng… Como hija de un anciano de la Poderosa Región de la Espada Celestial, no dudó en dejar a su padre y su secta porque estaba enamorada de Ling Yuefeng, e incluso siguió a Ling Yuefeng de regreso a esa pequeña Villa. Aunque era muy consciente de que era muy probable que Ling Yuefeng quisiera usarla para ascender a la rama más alta que era la Poderosa Región de la Espada Celestial, no lo dejó ni lo abandonó durante varias décadas, y no tuvo resentimiento ni arrepentimiento su corazón por irse con él.”

“Por lo tanto, no es extraño en absoluto que hayan cultivado sucesores tan sobresalientes. Es solo que…” Yun Che sacudió la cabeza, “Cuanto más herido Ling Yuefeng estuviera contigo, más Xuanyuan Yufeng te odiaría y envidiaría. No importa cuán buena sea una mujer, una vez que caiga en el abismo de los celos y el odio, se convertirá en un terrible demonio.”

“…” Chu Yuechan volvió su mirada hacia él, “¿Entonces lo que estás diciendo es que fui yo quien forzó a Xuanyuan Yufeng a convertirse en una villana?”

“Errr…” Yun Che agitó las manos lo más rápido que había tenido en toda su vida, “No, no, no, no, no, no, no, eso definitivamente no es lo que estoy diciendo. Estoy diciendo que… Uh… Ah… Tu encanto es simplemente demasiado grande, así que cualquier hombre… No, eso no está bien… ¡Ah! ¡Cierto, Wuxin!”

Yun Che agarró la mano de su hija y señaló enfrente de él, “Frente a nosotros hay un pedazo de piedra que yo, tu padre, toqué personalmente hace tantos años, déjame llevarte a verlo-”

Yun Wuxin, “¿Ah?”

Mientras miraba a Yun Che correr como si estuviera haciendo un gran escape mientras sostenía la mano de su hija, la esquina de los labios de Chu Yuechan se movió ligeramente, y una leve neblina de ensueño apareció en sus ojos.

Originalmente había pensado que una vida fría sin deseos, la vida de todos los discípulos del Palacio Inmortal Nube Congelada, sería toda su vida.

Pero después de haber pasado esos seis meses junto a Yun Che, al regresar, descubrió que ya no tenía su “corazón de hielo” y ahora tenía deseo en su corazón. Ella hizo todo lo posible para reprimir ese deseo, pero fue solo al recibir noticias de la muerte de Yun Che que realmente descubrió que los deseos en su corazón ya se habían vuelto tan fuertes que estaba dispuesta a dejar atrás su secta por su bien…

Pero hoy, ella lo tenía a él y a su hija a su lado. Esta era realmente la vida, una vida verdaderamente completa… No importa dónde terminara en el futuro.

Detrás de ellos, Feng Xian’er miró en silencio a la familia de tres, no dispuesta a hacer un solo sonido para molestarlos.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.