<- Actualmente solo registrados A- A A+

ATG – Capítulo 1386

Capítulo 1386: Esperanza…

“Tú…” Un asombro que no pudo reprimir apareció en los ojos de Lin Qingrou. Después de eso, una sonrisa cruzó su rostro, pero esa sonrisa se veía excepcionalmente forzada y fea, “Je, je, je… ¡Realmente no imaginé que un mundo tan humilde en realidad escondería una sorpresa tan grande y agradable!”

Pero ella era muy consciente de si en realidad era una “sorpresa agradable” o un “shock espantoso”.

Las llamas del Fénix eran normalmente “llamas llamativas que iluminaban al mundo”, pero en este momento, las llamas escarlatas que ardían en el cuerpo de Feng Xue’er eran tan violentas y feroces como las llamas del Cuervo Dorado que solían arder en el cuerpo de Yun Che. Además, el poder de fuego emitido por Feng Xue’er era de un nivel tan alto que era aterrador… Una sensación aterradora invadió el cuerpo de Lin Qingrou, una sensación que le hizo temer encontrarse con la mirada de Feng Xue’er durante demasiado tiempo. Esta sensación indudablemente hizo que su corazón se volviera cada vez más alarmado.

Feng Xue’er rara vez estaba enojada y esta era solo la segunda vez en su vida que había sentido la intención de matar hacia alguien más. Estiró su mano, las llamas en su palma se dispararon directamente al pecho de Lin Qingrou…

“Pero, seguramente no puedes ser tan ingenua como para pensar que… ¿eres realmente digna de ser mi oponente?”, Dijo Lin Qingrou con una sonrisa fría. Sin embargo, sin importar si eran sus palabras o su comportamiento, estaban completamente desprovistos de la compostura y el desprecio de antes… Por el contrario, en este momento, estaban teñidos por una leve aprensión que definitivamente no estaría dispuesta a admitir.

Feng Xue’er no habló. En cambio, la imagen del Fénix brilló en sus ojos una vez más. En un instante, las llamas escarlatas que ya estaban furiosas en su cuerpo se hincharon aún más explosivamente, creando una gigantesca tormenta de llamas que se extendió directamente hacia Lin Qingrou.

“¡Hmph!”

Lin Qingrou apretó ligeramente los dientes mientras las llamas púrpuras se arremolinaban a su alrededor. Esta vez, su fuerza profunda estalló con toda su fuerza cuando las llamas púrpuras extremadamente densas se encendieron en su brazo e intentó agarrar las llamas del Fénix de una manera fuerte y contundente.

Si supiera que las llamas frente a ella eran llamas Fénix, incluso si tuviera tres veces más agallas, no se atrevería a hacerlo.

A medida que las llamas se acercaban a su cuerpo, su expresión cambió instantánea y dramáticamente a medida que un profundo asombro e incredulidad brillaban claramente en las profundidades de sus ojos. Sin embargo, su reacción también fue extremadamente rápida ya que su mano retrocedió tan rápido como un rayo. Con un rápido giro de su cintura, utilizó una habilidad de movimiento exquisita pero extraña. Su cuerpo se volteó hacia un lado y se movió a un punto a más de tres kilómetros de su ubicación original. En este momento, ella también extendió su brazo con todas sus fuerzas. Las llamas púrpuras llenaron el cielo, transformándose instantáneamente en la figura de un lobo que se elevaba más de trescientos metros antes de precipitarse directamente hacia Feng Xue’er.

Los pies de Feng Xue’er no se movieron. Con un ligero giro de su brazo, las llamas del Fénix se elevaron hacia el cielo, incinerando instantáneamente al lobo hecho de llamas púrpuras… como si hubiera aplastado madera podrida.

“!!!???” Esta escena envió escalofríos por el cuerpo de Lin Qingrou. Parecía que le hubieran cortado las cuerdas del corazón, el color se le iba de la cara con miedo y asombro. Estaba tan sorprendida que apenas podía creer lo que veía.

La fuerza profunda de su oponente solo estaba en el tercer nivel del Reino del Origen Divino.

Sin embargo, podría suprimir e incinerar tan fácilmente las llamas divinas que ella había encendido con todas sus fuerzas.

Lo único que podía explicar esto era que el nivel del arte profundo de su oponente era más alto que el suyo… ¡y el arte profundo de su oponente actual estaba muy por encima del suyo también!

Una practicante profunda de los reinos inferiores poseía un arte profundo muy superior al suyo… ¡Nunca había escuchado una broma tan absurda y ridícula en toda su vida!

A medida que las llamas púrpuras fragmentadas se disiparon rápidamente en el aire, Lin Qingrou tuvo que ver sus propias llamas dispersarse en la nada. En este momento, su corazón no solo estaba lleno de asombro y miedo… ¡porque la sensación que sentía más intensamente era humillación!

Su humillación actual era equivalente a la cantidad de burla y desprecio que le había mostrado a Feng Xue’er justo ahora.

“Así que esto es todo lo que tienes”, dijo Feng Xue’er con frialdad.

Esas palabras, sin duda, habían apuñalado directamente en el corazón de Lin Qingrou como una aguja envenenada, haciendo que su rostro, que aún podía considerarse bonito y encantador, se torciera instantáneamente. Su voz también se había vuelto más ronca mientras hablaba: “Je… Je je… crees que eres digna… un pedazo de basura de los reinos inferiores… ¿crees que eres lo suficientemente digna para actuar engreída frente a mí?”

“La Basura de los reinos inferiores… ¡siempre será solo basura!”

Su pecho se agitó violentamente cuando las llamas púrpuras en su cuerpo se ondularon. Una espada larga de amatista ya había aparecido en su mano, y en el momento en que las llamas de color púrpura se encendieron en su espada, de repente brilló con un extraño brillo púrpura. Fue en el instante en que esta luz púrpura brilló que de repente apuñalo hacia Feng Xue’er.

¡BOOOM!

El mar azul se sacudió y giró, y los cielos azules se cubrieron una vez más con una luz ardiente.

¿Qué significaba una batalla entre poderes divinos en este mundo? Fue absolutamente nada menos que una calamidad llena de poder celestial. En un abrir y cerrar de ojos, los temblores en el espacio se habían extendido al espacio a cientos de kilómetros a su alrededor.

En el sur del Cielo Profundo, innumerables bestias profundas emitieron rugidos aterrorizados debido a esta terrible aura profunda. Después de eso, se revolvieron salvajemente como gallinas sin cabeza o simplemente se estremecieron en el suelo completamente paralizados. Mucha gente levantó la cabeza y miró hacia el sur. En sus ojos ensanchados, los cielos en el sur se habían dividido sorprendentemente en escarlata y púrpura… Un sentimiento que era difícil de describir les dijo que esta luz ardiente era algo que no podían entender, una luz ardiente que incluso podía perforar la cúpula del cielo.

Cuando la fuerza profunda de uno alcanzaba el camino divino, incluso la diferencia de un solo nivel significaba superioridad absoluta. Como resultado, incluso en el Reino del Origen Divino, el primer reino de los Siete Reinos Profundos Divinos, cada nivel se dividió en “reinos” aún más pequeños que se describieron como etapa temprana, etapa media, etapa tardía y pico. Estos “reinos” más pequeños se utilizaron para diferenciar las calificaciones del nivel de uno. Entonces, poder ignorar la diferencia de niveles en la fuerza profunda divina… significaba una de dos cosas. El primer escenario fue que la persona tenía un talento y una aptitud extremadamente grandes y que su comprensión de las leyes y principios del camino profundo o su capacidad para controlar la energía profunda era anormalmente buena. El segundo escenario era que el cuerpo o el arte profundo de uno era absolutamente superior al de la otra persona. Ambos escenarios fueron extremadamente raros.

Antes de que perdiera su fuerza profunda, Yun Che era la única persona en el universo que podía ignorar la diferencia en los reinos profundos divinos y derrotar a su oponente. Esto también se debió a que había cumplido los dos escenarios descritos anteriormente. Ya sea por talento o físico, era una anormalidad extrema.

Había heredado los poderes de un Dios de la Creación, y también eran las venas profundas y completas de un Dios de la Creación. Por lo tanto, cuando se enfrentó a un practicante profundo que apenas había heredado el poder de un Dios Verdadero, oponentes que habían heredado a lo sumo algunas líneas de sangre y artes profundas… Si estuvieran en el mismo reino de poder, incluso podría decirse que estaba intimidándolos.

Pero él era la única excepción en este universo. Cuando Lin Qingrou se enfrentó a Feng Xue’er, cuyas llamas claramente superaron con creces las suyas en términos de grado, se podría decir que su mundo se había vuelto completamente al revés.

Porque ella nunca se había encontrado con esta situación, incluso en el Reino de Dios.

¡AUGE! ¡¡RRRMMB!!

La región del mar estaba agitándose locamente y la mayor parte del agua ni siquiera podía convertirse en vapor de agua, ya que se incineraba instantáneamente en la nada.

Fue bueno que esto fura el mar. Si esta batalla hubiera tenido lugar en el Continente Cielo Profundo o en el Reino Demonio Ilusorio, uno de esos lugares ya se habría convertido en una zona de desastre.

El cielo brilló rojo y morado mientras sus poderes permanecían estancados durante mucho tiempo. Pero después de que un grito de Fénix atravesó los cielos, las llamas púrpuras se extinguieron con fuerza. El cuerpo de Feng Xue se volteó cuando decenas de “lotos demoniacos abrasadores” florecieron en el aire en cuestión de segundos.

BOOM, BOOM, BOOM, BOOM, BOOM——

La mitad de los lotos de fuego habían sido aplastados, pero la otra mitad enterró a Lin Qingrou en un ardiente infierno de lotos demoníacos. Lin Qingrou repentinamente dejó escapar un grito miserable cuando se disparó directamente desde el cielo que estaba lleno de luz ardiente, sumergiéndose en el mar agitado debajo de ella.

El fragante seno de Feng Xue’er se levantó y cayó mientras jadeaba con dificultad. A pesar de que había confiado en las llamas del Fénix para suprimir a Lin Qingrou, la fuerza profunda de su oponente aún estaba dos niveles más arriba, entonces, ¿cómo podría haber sido fácil?

A pesar de que Lin Qingrou había sido quemada por las llamas del Fénix y había caído al mar, Feng Xue’er no sería tan ingenua como para creer que ya había sido derrotada. Dada la profunda fuerza de Lin Qingrou, probablemente ni siquiera había sufrido heridas graves.

Ella no despegó en la búsqueda. En cambio, reguló su propia energía y respiración antes de liberar rápidamente sus sentidos divinos… Sin embargo, no pudo detectar las auras de Feng Xian’er, Yun Wuxin o Yun Che.

Rápidamente levantó un jade de transmisión de sonido, “Xian’er, ¿A dónde fueron? ¿Cómo están las heridas del Hermano Mayor Yun?”

Pero después de que terminó de enviar su discurso de ansiedad, se dio cuenta de que… ¡¿en realidad no podía transmitirlo?!

Apresuradamente trató de enviar una transmisión de sonido a Yun Wuxin… pero paso exactamente el mismo resultado.

Su corazón cayó en un gran caos, por lo que rápidamente envió una transmisión de sonido a Su Ling’er, “Ling’er, ¿el Hermano Mayor Yun y Wuxin llegaron a tu ubicación?”

“No, no lo han hecho”, respondió Su Ling’er. El tono ansioso de Feng Xue’er hizo que su corazón se tensara y su propio tono también había cambiado claramente, “¿Qué pasó?”

“¿No te enviaron ninguna transmisión de sonido?”

“Ellos tampoco hicieron eso… ¿Qué ha sucedido exactamente?”

“Fue herido, Xin’er y Xian’er están a su lado, ¡debemos apurarnos y encontrarlos!”

¡Bang!

Sus emociones estaban tan desordenadas que su energía profunda se había salido de control, causando que el jade de transmisión de sonido en su mano se rompiera de repente y se convirtiera en polvo.

Feng Xue’er apretó los puños mientras miraba intensamente el mar agitado… Estaba extremadamente ansiosa por ir a buscar a Yun Che y Yun Wuxin, pero aún no podía irse. Porque no importa a dónde fuera, esa mujer seguramente la seguiría.

¡Ella necesitaba matarla!

¡¡Whooosh!!

Un colosal maremoto explotó repentinamente sin previo aviso y un rayo de luz púrpura salió disparado del maremoto dividido y se elevó directamente hacia el pecho de Feng Xue’er… Debajo de esa luz púrpura, Lin Qingrou estaba allí completamente desnuda, su cabello salvajemente volando y con ojos llenos de un odio violento. ¡Era como si estuviera mirando a un enemigo con el que nunca podría reconciliarse!

¡También era como si hubiera olvidado por completo que ella había sido grosera y despectiva desde el principio, que ella había sido la primera en insultarlos y que ella había lastimado a alguien primero!

¡¡KABOOOOM!!

Los cielos azules sobre el mar estaban nuevamente envueltos por completo en una luz ardiente.

…………

Feng Xue’er no pudo contactar a Feng Xian’er y Yun Wuxin y, naturalmente, había una razón para eso. Porque en este momento, las dos y Yun Che habían sido transportados a un espacio especial.

Estaban dentro de los Terrenos de Prueba del Fénix.

El mundo a su alrededor era completamente negro. Feng Xian’er abrazó fuertemente a Yun Che, pero en el momento en que aparecieron, ella ya había caído de rodillas y comenzó a llorar de pánico: “Lord Dios Fénix, te lo ruego, date prisa y salva… Date prisa y salva al Joven Maestro… ¡Lord Dios Fénix!”

El cambio de ubicación y la voz de Feng Xian’er causaron que Yun Wuxin se sintiera completamente indefensa y perdida. Sin embargo, en este momento, dos enormes ojos escarlatas se abrieron repentinamente en el aire sobre ellos, irradiando una luz roja ardiente en este mundo de oscuridad. Esto sorprendió tanto a Yun Wuxin que dejó escapar un suave grito.

“¡Lord Dios Fénix!” El Espíritu Fénix había aparecido, causando que Feng Xian dejara escapar un grito triste, su cuerpo entero casi colapsando por el miedo.

“¿Qué pasó?” Sus sentidos divinos se extendieron sobre el cuerpo de Yun Che cuando la voz del Espíritu Fénix de repente se hizo profunda.

“¡Era una mujer aterradora, de repente hizo un movimiento para atacar al Joven Maestro!” Feng Xian’er liberó una energía profunda de ambas manos mientras hacía todo lo posible para preservar las últimas partes de la débil y debilitada fuerza vital de Yun Che. Su voz temblaba terriblemente mientras hablaba: “Esa mujer era extremadamente aterradora, incluso la Hermana Diosa… Es muy posible que ella sea aún más poderosa que ella.”

Los ojos del Fénix claramente cayeron cuesta abajo.

A pesar de que su sentido divino rara vez se extendió al mundo exterior, era muy consciente de la identidad de la “Hermana Diosa” de la que hablaba Feng Xian’er.

Feng Xue’er fue quien obtuvo todo el legado y la voluntad del otro espíritu divino del Fénix, también fue la primera persona en este mundo en entrar verdaderamente en el camino divino. Como tal, ella era digna de ser llamada la “Diosa Fénix”.

“¿Podría ser alguien de ‘ese reino ?”, Preguntó el Espíritu Fénix con voz profunda. Las únicas personas que podían mejorar a Feng Xue’er eran las personas que vivían en el Reino de Dios, el mundo que actualmente se consideraba el nivel más alto de la Dimensión del Caos Primordial.

¿Cómo podría la actual Feng Xian’er incluso evitar el esfuerzo de preocuparse por ‘ese reino’? En este momento, la fuerza vital del Yun Che acunado en sus brazos era terriblemente débil. Si ella relajaba su energía profunda incluso por un instante, él podría morir en el acto. Ella suplicó: “Lord Dios Fénix, el Joven Maestro ha sufrido heridas extremadamente graves… te ruego que lo salves… Cuando me dijiste que lo siguiera en ese entonces, me dijiste que si había un día en que su vida estaba en peligro o él encontrara una crisis insoluble, debía quemar la pluma del Fénix que me otorgaste y llevarlo a él y a Wuxin a este lugar… Definitivamente puedes salvarlo… ¡Te ruego que lo salves!”

Hace un año y medio, cuando Yun Che estaba a punto de abandonar el Clan Fénix, el Espíritu Fénix había convocado especialmente a Feng Xian’er para que le diera algunas instrucciones… No, era pedirle que se quedara al lado de Yun Che mientras también le otorgaba sobre ella una pluma Fénix que contenía un poder dimensional especial. Esto le permitiría un día, cuando Yun Che se encontrará con un peligro irresoluble, quemar inmediatamente esa pluma de Fénix, trayéndolo a él y a Yun Wuxin aquí.

Había enfatizado mucho que no debía traer a Yun Che solo aquí. Tenía que traer a Yun Wuxin también.

Era solo que nunca había pensado que Yun Che realmente sería traído aquí tan rápido. Además, está definitivamente no era la “oportunidad” que había estado esperando.

Pero en este momento, realmente se encontraron con una crisis insoluble… ¡No solo porque Yun Che había sufrido heridas fatales, sino aún más porque las personas del Reino de Dios realmente habían venido a este pequeño planeta!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.