Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

ATG – Capítulo 1423

Capítulo 1423: Un poder frió que aterroriza al mundo

El Reino Maestro Divino; el nivel máximo de fuerza profunda que uno podría alcanzar en el camino divino y también el nivel más alto que la humanidad podría alcanzar.

¡Además, un Maestro Divino de décimo nivel representaba el nivel máximo del Reino Maestro Divino mismo!

¡Estas personas también fueron los gobernantes entre los Maestros Divino!

El nacimiento de un solo Maestro Divino sacudiría cualquier región divina.

¡Pero si un Maestro Divino de décimo nivel apareciera en este mundo, enviaría enormes ondas de choque a todo el Reino de Dios!

Esto se debió a que convertirse en un Maestro Divino de décimo nivel no solo significaba que uno se había convertido en un poder supremo, sino que también significaba que había entrado en el reino de los “emperadores dios”. También significaba que la fuerza de esta persona ya había excedido el reino de los “expertos”, y que se habían convertido en una existencia trascendente que podría cambiar la estructura de todo el Reino de Dios.

Entonces, una vez que las cuatro palabras “Maestro Divino de décimo nivel” se derramaron de los labios del Emperador Dios del Cielo Eterno, definitivamente resonaron en los oídos de todos los que las escucharon como cuatro truenos que sacudieron el cielo.

¡Boom! ¡¡Crack!!

El sonido del hielo congelando y explotando resonó en la distancia, cada sonido era lo suficientemente fuerte como para desgarrar los cielos y la tierra mientras también sacudían ferozmente los globos oculares y los tímpanos de todos los presentes.

Los vientos salvajes aullaban, pero este sonido de aullidos era excepcionalmente agudo, tan agudo que sonaba como los aullidos de una bestia feroz que estaba siendo torturada.

Como maestra de Luo Changsheng, se podría decir que el dominio de Luo Guxie sobre la energía profunda del viento no tenía comparación bajo el cielo. La velocidad, la fuerza de corte y el poder destructivo de su energía profunda del viento eran incomparablemente terribles, pero cada vez que acababa de generar una tormenta, se rompía al instante o incluso era sellada. Además, la energía fría que venía de Mu Xuanyin se estaba volviendo cada vez más aterradora. Continuamente atravesó su poder mientras también penetraba capa tras capa de su energía profunda protectora, haciéndola sentir como si, sin darse cuenta, la empujara más y más profundamente hacia un abismo helado.

“Tú… Cómo es que…”

La expresión de Luo Guxie ya no era de sorpresa. En cambio, sus rasgos estaban torcidos como la cara de alguien que había sido golpeado por el miedo y el pánico extremos. Como la persona número uno en la Región Divina Oriental fuera de los reinos rey, como alguien a quien incluso personas como Shui Qianheng tenían que ser respetuosas, en realidad estaba siendo… ¡completamente reprimida por la reina de un reino estelar medio!

“¡HAAAA!”

Luo Guxie gritó cuando un largo látigo verde apareció en su mano. El látigo se extendió por varios kilómetros cuando se ondulaba, generando un huracán sorprendentemente extraño que parecía tener vida propia mientras avanzaba hacia Mu Xuanyin.

Mu Xuanyin extendió un brazo y, aunque nadie la vio hacer un solo movimiento, un rayo de luz azul hielo salió disparada de su mano. Este rayo de luz atravesó directamente el huracán, sellando rápidamente la tormenta que incluso estaba rompiendo el espacio a su alrededor antes de chocar con ese largo látigo.

¡Ding!

Con el suave sonido de un timbre, todo el mundo instantáneamente se quedó quieto. Un brillo azul hielo se deslizó a lo largo del látigo tan rápido como un rayo, extendiéndose instantáneamente a la mano de Luo Guxie, causando que un soñador y hermoso resplandor azul explotara a su lado.

El huracán se había dispersado y el largo látigo había salido volando de su mano. Brillante sangre roja brotó de la boca de Luo Guxie y su cuerpo fue enviado a toda velocidad por el aire como una pirinola sin detenserse. La palma de Mu Xuanyin descendió justo después y Luo Guxie fue rápidamente enterrada entre capas de hielo…

“Esto… esto…” los distinguidos ojos del Rey del Reino de la Luz Glaseada eran tan grandes como los de un pez muerto y sus labios temblaban continuamente.

A pesar de que las palabras “Maestro Divino de décimo nivel” habían sido pronunciadas por el mismo Emperador Dios del Cielo Eterno, aún no podía creerlo. Pero la escena que se desarrollaba frente a él… Durante el choque entre los dos, desde el momento en que Mu Xuanyin había obligado a Luo Guxie a retroceder, había sido completamente reprimida y golpeada a cada paso. De hecho, en el corto lapso de diez respiraciones, Luo Guxie había sido herida.

Poder herir a Luo Guxie en diez respiraciones… ¿Cuántas personas en toda la Región Divina Oriental podrían lograr tal hazaña?

Reina de la Canción de Nieve…. Reino Estelar Medio… ¡Maestro Divino del Decimo Nivel!

Simplemente encontró esto demasiado difícil de creer, y si las noticias de esto se extendieran, causaría enormes ondas de choque en la Región Divina Oriental… No, causaría enormes ondas de choque en todo el Reino de Dios.

¡¡BANG!! BOOOM——

Los sonidos de la energía explotando se estaban volviendo cada vez más terroríficos y los gritos frenéticos de Luo Guxie se mezclaron con ellos… Después de ser herida por un solo golpe de Mu Xuanyin, además de las heridas reales que había recibido, su corazón estaba siendo bombardeado por una gran rabia y caos. Esto se debía a que ella había sido completamente reprimida a pesar de que había desatado todo su poder. Después de eso, se había vuelto completamente impotente para tomar represalias, y al final, una capa de luz helada que se estaba volviendo cada vez más densa ya se había formado sobre su cuerpo.

“Pensar que nuestra Región Divina Oriental… en realidad estaba ocultando a esa persona…” murmuró el Emperador Dios del Cielo Eterno con una voz distraída. Su corazón se había sacudido gravemente y no pudo dejar de temblar incluso después de un largo período de tiempo.

Él personalmente había venido al Reino de la Canción de Nieve hoy solo por el bien de Yun Che. Se culpó a sí mismo por no poder proteger adecuadamente a Yun Che en ese entonces y la culpa derivada de eso había llenado su corazón desde entonces. Al enterarse de que Yun Che todavía estaba en el mundo de los vivos, estaba tan contento que había elegido venir personalmente a este lugar. Pero nunca se había imaginado que presenciaría personalmente el surgimiento de otra existencia en la Región Divina Oriental… No, ¡fue el primer Maestro Divino de décimo nivel que apareció fuera de uno de los reinos rey!

Para él, esto se consideraba absolutamente otro milagro que había ocurrido en la Región Divina Oriental.

El milagro de Yun Che dependía de cuán brillantemente brillaría en el futuro. ¡Pero el milagro que era la Reina del Reino de la Canción de Nieve ya brillaba con tal brillo que cubría los cielos! Esto fue especialmente cierto para la Región Divina Oriental que actualmente enfrentaba una calamidad que la estaba afectando. De hecho, ¡esto fue prácticamente un milagro otorgado por los cielos!

Los ojos de Xia Qingyue eran tan fríos y tranquilos como antes, y ella era la única que incluso era apenas consciente de que incluso en este momento, Mu Xuanyin… todavía no estaba usando toda su fuerza.

En los últimos años, había descubierto más o menos quién era exactamente Gu Zhu, la persona que siempre estuvo al lado de Qianye Ying.

Además, en aquel entonces, Mu Xuanyin, simplemente usando pura fuerza profunda sola, sin siquiera revelar su propio arte profundo, había resistido el poder de Gu Zhu…

Xia Qingyue sospechaba que el nivel actual de poder que poseía no era simplemente el nivel de un Maestro Divino de décimo nivel normal. Su poder posiblemente se había acercado a los niveles de poder que Yue Wuya o Xing Juekong habían tenido una vez… De hecho, ¡incluso podría haber alcanzado el nivel de poder que el mismo Emperador Dios del Cielo Eterno poseía!

Fue realmente difícil imaginar cómo exactamente alguien de un reino estelar medio como Mu Xuanyin había subido a tales alturas.

La batalla entre un Maestro Divino de noveno nivel y un Maestro Divino de décimo nivel fue tan devastadora que el área a su alrededor se habría convertido hace mucho tiempo en un páramo si no fuera por el hecho de que toda la batalla había sido restringida por el poder de dos grandes emperadores de dios. Además, en este momento, el aura de otro Maestro Divino estaba volando desde el oeste a una velocidad extrema. Esto hizo que el Emperador Dios del Cielo Eterno, Xia Qingyue, Shui Qianheng y Shui Meiyin miraran a un lado simultáneamente.

¿Aura de llama?

A medida que el aura se acercaba rápidamente, una figura roja como el fuego apareció en su visión y era exactamente la persona que habían estado esperando.

¡Huo Poyun!

Al sentir el choque de energías que eran demasiado terribles, el cuerpo de Huo Poyun se desaceleró notablemente. Pero en el momento en que sintió el aura de Yun Che, ya no le importaba nada más. Su velocidad aumentó dramáticamente mientras corría directamente hacia Yun Che. Antes de que su cuerpo incluso se detuviera, ya estaba rugiendo con extrema emoción, “Hermano Yun… ¿eres realmente tú? ¿¡Eres realmente tú!?”

Miró a Yun Che, su rostro tan escarlata como las llamas, su voz temblando de emoción… De hecho, ni siquiera tenía la capacidad de preocuparse por una batalla sin precedentes que estaba sucediendo detrás de él.

Una leve sonrisa apareció en el rostro de Yun Che cuando dio un paso adelante y dijo: “Hermano Poyun, confío en que hayas estado bien”.

“…” Los ojos de Huo Poyun lo miraron varias veces y todavía no podía creer lo que estaba viendo cuando dijo: “¿Eres realmente… realmente tú? Escuché la noticia de que todavía estabas vivo, y pensé… nunca pensé que, tú… en realidad aún estarías… ”

“Jaja”, Yun Che llegó a su lado en un instante, extendiendo una mano para acariciar su hombro, “Soy extremadamente resistente, así que ¿cómo podría haber muerto tan fácilmente?”

“Todavía estoy vivo, mientras que tú… pareces haber renacido por completo”, dijo Yun Che mientras miraba a Huo Poyun, sus palabras implicaban un significado más profundo.

Huo Poyun sacudió la cabeza y parecía que quería decir algo. Sus labios se movieron, pero no sabía cómo empezar. En este momento, era como si se hubiera dado cuenta de algo y su cuerpo se estremeció mientras giraba para mirar la batalla detrás de él… Después de eso, su mirada se quedó completamente aturdida cuando apareció una profunda conmoción y se congeló en su rostro.

¿Cómo podría no reconocer que una de las dos personas que estaban peleando era Luo Guxie y la otra persona, que la estaba reprimiendo por completo, era, sorprendentemente, Mu Xuanyin!

Incluso el Emperador Dios del Cielo Eterno y Shui Qianheng estaban tan conmocionados que todavía les resultaba difícil creer lo que estaban viendo y volver a sus sentidos, y mucho menos a Huo Poyun.

“Hermano Yun, tu maestra es en realidad… es en realidad…” Él apenas gruñó y sin importar qué, simplemente no podía escupir el resto de las palabras que quería decir.

Yun Che le dio otra leve sonrisa, pero no dijo nada.

Ninguno de los dos sintió que, por otro lado, los ojos de Shui Meiyin miraban directamente a Huo Poyun y su mirada permaneció fija en él durante mucho tiempo. En el fondo de sus ojos, un par de mariposas negras bailaban sombríamente.

Xia Qingyue se dio cuenta de la reacción anormal de Shui Meiyin, sus cejas se fruncieron ligeramente.

¡¡Bang!!

Con un gran sonido, el cuerpo de Luo Guxie se estrelló fuertemente contra el suelo, destrozando decenas de kilómetros de las llanuras heladas. Pero en el siguiente instante, se había elevado hacia el cielo una vez más, la expresión de su rostro era siniestra. Más de cien ciclones se habían reunido detrás de ella y, cuando su poder se congeló y se concentró, en realidad se fusionaron lentamente en una tormenta de color púrpura oscuro.

“¿Cómo podría yo… Luo Guxie… perder contigo?”

Después del grito agudo de Luo Guxie, el espacio a su alrededor se volvió terriblemente ondulado como una ola. Pero incluso antes de que se desatara la tormenta apocalíptica que había generado con todas sus fuerzas, una luz azul repentinamente brilló frente a los ojos de Luo Guxie. Inmediatamente, sintió como si innumerables agujas de hielo hubieran sido clavadas en sus ojos y sus venas profundas…

Era la figura divina del Fénix de Hielo que se precipitó desde el cielo. Antes de siquiera acercarse a ellos, la tormenta púrpura completa se había solidificado en un instante cuando se detuvo por completo.

La figura divina del Fénix de Hielo rápidamente se hizo más grande a los ojos de Luo Guxie. Hizo un arco azul hielo muy largo en el aire cuando atravesó su dominio de energía profunda, atravesó su barrera de tormenta y atravesó su energía protectora profunda antes de explotar contra su pecho… Con un largo grito que parecía estar tan cerca y a tan lejos al mismo tiempo, el Fénix de hielo atravesó su cuerpo.

BZZZN ————

Los ojos de Luo Guxie perdieron su color y todas las tormentas se dispersaron en el aire. Su cuerpo se precipitó directamente hacia el suelo al caer en la región nevada debajo de ellos.

Pero la figura divina del Fénix de Hielo no se disipó después de un tiempo. Bajo la guía del aura de Mu Xuanyin, dibujó un hermoso círculo en el aire antes de lanzarse hacia donde Luo Guxie había caído como un meteorito azul.

¡¡BOOOM!!

Crack, crack, crack, crack, crack, crack, crack, crack, crack, crack…

Era como si decenas de miles de montañas de hielo hubieran explotado locamente en el lapso de unas pocas respiraciones. El sonido del hielo explotando fue tan aterrador que hizo que el corazón de Shui Qianheng temblara violentamente. La explosión de una profunda luz azul hielo se extendió sobre la cúpula del cielo y no se disipó por mucho tiempo. La energía fría que se había dispersado por el aire y el suelo transformó el área circundante en un verdadero infierno helado.

En este momento, si un practicante profundo que estaba en el Reino del Rey Divino o inferior se acercara a esta área, serian sellados al instante,

El sonido del hielo explotando disminuyó rápidamente. Mu Xuanyin descendió del cielo, sus ojos miraban fríamente el área debajo de ella… El mundo había descendido a un silencio completo y mortal. Desde los discípulos más comunes del Fénix de Hielo hasta el mismo Emperador Dios del Cielo Eterno, ni una sola persona hizo un solo sonido.

Luo Guxie yacía paralizada en un tramo de hielo roto. Una capa de luz azul había envuelto su cuerpo y su piel expuesta estaba completamente congelada, pero no había manchas de sangre… Porque incluso sus heridas habían sido congeladas por la energía fría.

Su cuerpo temblaba por el frío y sus pupilas continuaron contrayéndose, pero Luo Guixie no luchó por ponerse de pie… Quizás en este momento, actualmente sospechaba mucho que estaba atrapada en una pesadilla en este momento, porque era tan absurdo y ridículo que solo podría suceder en una pesadilla.

Nunca antes había perdido de una manera tan miserable y fea.

Además, nunca había imaginado que perdería…

Mu Xuanyin caminó lentamente frente a Luo Guxie mientras un par de ojos helados la miraban con frialdad: “¿Hada Guxie? ¿La persona número uno en la Región Divina Oriental? Resulta que esto es todo lo que representas”.

“Luo Guxie”, la luz fría en los ojos de Mu Xuanyin era como agujas que perforaron en su corazón y su alma, “no importa cuán arrogante y despótica seas fuera de este lugar, no tiene nada que ver con esta reina. Pero si crees que puedes comportarte atrozmente en el Reino de la Canción de Nieve… ¡No estás calificada para hacerlo!”

Extendió dos dedos sobre su mano derecha mientras una larga cuchilla de hielo se congelaba en la punta de sus dedos. Apuntó hacia el pecho de Luo Guxie y dijo: “Justo ahora, debido a mi respeto por los dos emperadores dioses, este rey solo quería que dejaras tres dedos atrás. ¡Sin embargo, es una pena que no hayas apreciado mi amabilidad y hayas obligado a esta reina a tomar medidas personalmente!”

“Ahora, ¿estás preparada para mantener tu mano izquierda, o la derecha?”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.