<- Actualmente solo registrados A- A A+

ATG – Capítulo 1634

Capítulo 1634: Una voz y figura diabólica

Yun Che y Qianye Ying’er no se apartaron inmediatamente del Reino del Cielo Imperial después de que volaron lejos de la Torre del Cielo Imperial. En cambio, se quedaron en sus fronteras.

“Todo el Reino Yama definitivamente se enfurecerá por el asesinato de Yan Sangeng. Temo que su caza ya haya comenzado.”

Qianye Ying’er dijo esas palabras con una voz lánguida y relajada. Aunque ya había terminado de refinar su mitad de la Píldora del Mundo Indomable, su cultivo aún estaba lejos de lo que era en su apogeo. Sin embargo, nunca se atrevió a esperar siquiera haber recuperado su poder hasta tal punto cuando había estado en lo más profundo de la desesperación.

“No lo querría de otra manera”, dijo Yun Che.

“El Reino Yama se ha despertado como un nido de avispas, y el Reino de la Luna Ardiente definitivamente también ha escuchado sobre lo que acaba de suceder. Después de agregar una Bruja absolutamente aterrorizada encima de este montón de cosas, prácticamente garantiza que la Reina Diablo hará un movimiento.” Qianye Ying’er miró a Yun Che. “Así que este es el mejor método para avanzar, pero también conlleva el mayor riesgo.”

“No hay riesgo”, dijo Yun Che. “Después de todo, ella es la persona que nos puede localizarnos más rápido.”

“Aiya”. Qianye Ying’er dejó escapar un suspiro suave. “Si hubieras poseído este tipo de decisión y crueldad en el pasado, nunca hubieras terminado en ese estado.”

Yun Che la miró fríamente mientras su voz se profundizaba. “No trates de provocar siempre el el fuego de mi ira.”

“Hah, en realidad espero verte enojado de vez en cuando.” Una ligera sonrisa apareció en el rostro de Qianye Ying’er a pesar de la mirada fría de Yun Che. “Si llega un día en el que ya no te quede ira, entonces ese día…”

Ella dejó que sus palabras se desvanecieran mientras elegía no terminar lo que estaba diciendo. Al mismo tiempo, ella naturalmente evitó la mirada de Yun Che mientras miraba a lo lejos.

“Tengo mucha curiosidad”, continuó Qianye Ying’er. “¿Cómo es que quieres usar Tian Guhu?”

“Si alguien tiene uso, ¿por qué no usarlo?” Yun Che dijo.

“… Muy bien”, respondió Qianye Ying’er. Ella no persiguió más el asunto.

Parecía que Yun Che había pensado en muchas cosas en el medio año que había pasado refinando la Píldora del Mundo Indomable.

El Reino del Cielo Imperial y la mayor parte de la Región Divina del Norte estaban actualmente en un gran alboroto, uno que solo se estaba volviendo cada vez más intenso.

La Asamblea del Soberano Celestial, un evento que atrajo la atención de todos los practicantes profundos en la Región Divina del Norte, había sido interrumpida de una manera increíblemente dramática. De hecho, ese incidente había sido como un rayo de la nada. Tian Guhu había sufrido una derrota miserable a manos de alguien que estaba en el mismo reino de poder que él, el Rey Fantasma Yama había sido asesinado y la Cuarta Bruja había huido.

A pesar de que la Región Divina del Norte estaba en constante agitación, había pasado demasiado tiempo desde que se produjo un evento tan trascendental e impactante.

Muchas personas de los tres reinos rey se apresuraron hacia el Reino del Cielo Imperial tan rápido como pudieron. Incluso cuando el reino estelar ocupó el primer lugar después de los reinos rey, esta fue la primera vez que los reinos rey habían mostrado tanta “preocupación” por el Reino del Cielo Imperial. Incluso el practicante profundo de menor rango en el Reino del Cielo Imperial podía sentir que algo estaba sucediendo.

Sin embargo, los que habían instigado todo este desastre fueron las personas más tranquilas en la sala metafórica. Los dos volaron a un ritmo pausado, el paisaje debajo de ellos cambiaba constantemente. Antes de que lo supieran, un bosque de bambú bastante grande había aparecido debajo de ellos.

El aura espiritual del bambú hizo que Yun Che mirara involuntariamente hacia abajo y la vista del bosque de bambú hizo que sus ojos se quedaran paralizados por un buen rato.

Lng’er…

En el pasado, pensaba en Su Ling’er cada vez que veía un bosque de bambú. Debido a esto, había sido la cicatriz más dolorosa en su corazón.

Fue solo cuando se reunió con la persona que perdió que esta cicatriz finalmente se desvaneció.

Pero perder algo que uno había recuperado fue tan doloroso que atravesó su corazón.

Los ojos de fénix de Qianye Ying’er se inclinaron levemente cuando dijo: “Pensar que tal bambú verde podría encontrarse creciendo en la Región Divina del Norte. Esto es muy raro de hecho.”

Casualmente agarro una esquina de la manga de Yun Che con sus delgados dedos. “Bajemos y echemos un vistazo”.

Ambos descendieron al corazón del bosque de bambú.

El aura de la oscuridad era mucho más débil en las fronteras del Reino del Cielo Imperial. Aunque el bambo espiritual en este lugar tenía una coloración más oscura, el aura que exudaban aún conservaba algo de su frescura y pureza, una rareza en estas partes.

Esta fue la primera vez que Yun Che había visto un bosque de bambú en la Región Divina del Norte.

Quizás fue porque el aura en esta área era “demasiado pura” en comparación con el resto de sus alrededores, pero no podían sentir la existencia de ninguna bestia profunda de la oscuridad aquí. De hecho, parecía una tierra pura que había sido olvidada momentáneamente por este mundo de oscuridad.

“Cuando mi madre murió hace tantos años, la enterré dentro de un bosque de bambú”, dijo Qianye Ying’er con voz suave. “Aunque era una concubina imperial, nunca había disfrutado la intriga del palacio. Tal vez, incluso su estado le había sido forzado.”

Como madre de la Diosa del Monarca Brahma, uno podría imaginarse que ella misma había sido una belleza sin igual cuando todavía estaba viva.

“Al dejarla descansar en un bosque de bambú, espero que sea bañada para siempre con la brisa pura y limpia que atraviesa el bosque, y que nunca más tenga que volver a ensuciarse con este mundo sucio.” Los ojos de Qianye Ying’er se desenfocaron por un breve momento y su voz también se volvió más áspera. “Cada vez que volvía al reino, la visitaba y le presentaba mis respetos. Pero ha pasado mucho tiempo la última vez.”

Yun Che examinó en silencio el paisaje frente a él.

Durante su vida en el Continente Nube Azure, fue solo cuando Su Ling’er murió en sus brazos que se dio cuenta de que su corazón había sido tragado por la venganza y el odio. Sin embargo, no importaba cuánto se arrepintiera de sus acciones o se odiara a sí mismo, no había forma de retroceder el tiempo.

Esta fue también la razón por la que juró que protegería a sus seres queridos con todas sus fuerzas cuando despertó en el Continente Cielo Profundo. Para que nunca volviera a repetir sus errores.

“La venganza es como un demonio, cegará tus ojos, devorará tu mente y alma, quemará toda la esperanza y la luz en tu vida.”

Había reprendido a Fen Juechen con esas misma palabras hace tantos años.

Sin embargo, ahora había caído en el abismo del odio y la venganza una vez más. Y esta vez, había permitido que su venganza y su odio lo alcanzaran por completo y lo tragaran. Para lograrlo, no dudaría en hacer cualquier cosa, y no dudaría en sacrificarlo todo.

Era una manera triste y cruel de cerrar un ciclo. Un ciclo de tragedia en sus vidas que parecía destinado a repetirse.

Comenzó a caminar lentamente hacia adelante. Después de unos pocos pasos, la neblina en sus ojos se había dispersado y se volvieron fríos e indiferentes una vez más.

Este bosque de bambú era muy grande y mientras las dos personas vagaban lentamente dentro de él, una pequeña y delicada figura apareció ante sus ojos.

Era una niña que parecía tener solo trece o catorce años y estaba apoyada contra uno de los bambús espirituales verde oscuro. Su cuerpo era insanamente delgado y estaba completamente sucio. Su cabello se encontraba desordenado y se podían ver leves heridas en su rostro.

Estaba abrazando sus muslos con sus brazos mientras su cuerpo encorvado se apoyaba contra un árbol de bambú. Su cuerpo irradiaba una fragilidad que haría que a uno le doliera el corazón. Sus ojos entreabiertos miraban aturdidos hacia el frente. Esos ojos que deberían haber estado llenos de vida y energía eran opacos y tenues en su lugar.

Solo cuando Yun Che y Qianye Ying’er estaban a diez pasos de ella notó sus presencias. Ella reaccionó como un pájaro sobresaltado y trató de huir en pánico. Pero parecía que su cuerpo estaba demasiado débil. Antes de que pudiera ponerse de pie, sus piernas se tambalearon violentamente y cayó pesadamente al suelo.

El cuerpo entero de la niña temblaba mientras se acurrucaba en posición fetal. Fue solo cuando vio claramente a Yun Che y Qianye Ying’er que el terror en sus ojos finalmente se disipó. Sin embargo, el cansancio que uno sentía después de un gran susto había causado que todo su cuerpo se pusiera flácido y no pudo ponerse de pie en mucho tiempo.

Esta era una escena que se había presentado frente a ellos demasiadas veces.

No importa cuán talentoso era un niño, si su período de entrenamiento fuese demasiado corto o si no tenían un anciano o a alguien poderoso para protegerlos, era muy común que murieran jóvenes debido al ambiente de la Región Divina del Norte.

Esta chica frente a ellos estaba completamente sola, por lo que estaba claro que había perdido toda su protección. Además, vivía en el Reino del Cielo Imperial, una tierra que contenía innumerables expertos, por lo que si no podía encontrar adecuadamente a un poderoso respaldo, sería demasiado difícil para ella sobrevivir en el futuro.

“Ma… Mayores.” Mientras miraba a Yun Che y Qianye Ying’er, sus ojos se llenaron de lágrimas y acumuló el coraje para rogar. “Podría… Podrían, por favor, darme alguna píldora de recuperación profunda… incluso algo de comida estaría bien. Se los ruego, por favor. En el futuro, definitivamente les pagare su amabilidad.”

La cara de Yun Che permaneció inexpresiva pero comenzó a caminar hacia la niña. Se detuvo delante de ella y extendió la mano. Una bolita blanca como la nieve que irradiaba un aura helada yacía en el centro de su palma.

“¿?” Qianye Ying’er estaba perpleja por sus acciones, pero ella no lo expresó externamente.

Esta era una píldora de color blanco que provenía del Palacio Inmortal de la Nube Congelada. Dada la edad de esta niña, su cultivo estaba claramente lejos de alcanzar el camino divino. Así que esta píldora de color blanco sería de gran ayuda para ella.

“Te permitirá recuperar rápidamente tu fuerza profunda y también será de gran ayuda para tu cultivo. Cómela.”

Después de que Yun Che colocó la bolita en la mano de la niña, simplemente se dio la vuelta.

“Ah…” La niña se sorprendió por sus acciones al principio, pero después de eso se tragó el píldora de color blanco como un gato hambriento. Incluso no se preocupó de que fuera una píldora venenosa o fuerte que su cuerpo no pudiera refinar.

Cuando levantó la cabeza una vez más, las lágrimas caían por su cara. “Le agradezco a los mayores por su amabilidad, ambos son… muy buenas personas. Definitivamente les pagare en el futuro.”

“Recordaré las palabras que acabas de decir”, dijo Yun Che con una sonrisa seca.

“Heeheeheehee …”

La risa tierna y coqueta de una mujer de repente sonó en el tranquilo bosque de bambú. Podían escuchar una perversidad en esta risa lánguida y sonaba como si viniera de un lugar distante y también justo al lado de ellos.

En el instante en que la risa sonó en sus oídos, todo el cuerpo de Yun Che se quedó sin fuerzas. Incluso después de que la risa se calmó, esa sensación de entumecimiento, una sensación que era difícil de expresar con palabras, aún no había desaparecido. En cambio, se extendió por todo su cuerpo y sintió que incluso sus huesos se habían vuelto suaves y flácidos.

“Ah, qué chico tan amable. Es tan conmovedor que las lágrimas están a punto de caer de los ojos de esta esclava.”

Yun Che había escuchado un sinnúmero de voces celestiales en su vida. La voz suave y ligera de Feng Xue’er, la voz fría e imperiosa de la Pequeña Emperatriz Demonio, la voz etérea de Shen Xi, la voz fría e indiferente de Mu Xuanyin … Incluso en la Región Divina del Norte, había escuchado la voz excepcionalmente suave y gentil de Nanhuang Chanyi.

Pero su corazón había caído en un abismo y el mar de su alma solo contenía odio. Además, tenía a Qianye Ying’er a su lado, por lo que hacía mucho tiempo que había llegado al punto en que ya no podía ser conmovido por bellas imágenes o sonidos.

Sin embargo, esta voz que había sonado en sus oídos solo había dado una pequeña risa, solo había dicho algunas palabras, pero hizo que todos los nervios en el cuerpo de Yun Che se relajaran, haciendo que cada mechón de cabello en su cuerpo temblara suavemente.

Además, esta voz… ¡no contenía ninguna energía profunda o poder del alma!

Las cejas de Yun Che se hundieron ligeramente. A su lado, la expresión de Qianye Ying’er también había sufrido un cambio claro.

En aquel entonces, había escuchado a Qianye Fantian decirle que existía una voz muy aterradora en la Región Divina del Norte. Podría penetrar fácilmente los huesos y robar el alma de uno. En ese momento, ella, que todavía veneraba mucho a su padre, no dudó de las palabras de Qianye Fantian. Y después de haber regresado a la Región Divina del Norte, había recordado estas palabras muchas veces.

Sin embargo, la voz que sonó en sus oídos todavía la sorprendió mucho, a pesar de que ya estaba preparada para ello.

Seducción… Contenía una seducción increíblemente suave y delicada, una seducción que también era incomparablemente aterradora. Incluso las palabras “devorar tu alma y penetrar tus huesos” no podrían describirla.

Qianye Ying’er había estudiado un sinnúmero de esas fascinantes artes y sonidos que supuestamente atrapaban el corazón y el alma de una persona. Ella había visto estas técnicas realizadas innumerables veces. Pero ella siempre había terminado burlándose de estas técnicas con desdén.

Sin embargo, la voz que sonó en sus oídos trascendió el nivel de cualquier “sonido hechizante” y no había rastros de un arte hechizante. Unas simples palabras habían ignorado por completo las defensas erigidas alrededor de las almas de Yun Che y Qianye Ying’er, tirando cada fibra de sus almas.

Esta era una voz diabólica que excedía la comprensión, una voz que podía hechizar al mundo, una voz que ni siquiera debería existir en este universo.

El pecho de Yun Che se hinchó y solo se hundió nuevamente después de que pasaron algunas respiraciones. Miró a la niña aturdida antes de decir: “Deberías irte. Cuanto más lejos, mejor.”

Sus palabras sacaron a la niña de su aturdimiento. Se levantó apresuradamente y huyó a la distancia. Ni siquiera se atrevió a decir una palabra más.

Justo después de que la niña se fue, una figura negra comenzó a aparecer lentamente frente a ellos.

Esta figura negra había aparecido sin previo aviso, sin embargo, no parecía haber hecho una aparición repentina. En cambio, parecía que ella había estado allí todo el tiempo.

Todo su cuerpo estaba cubierto en una capa de niebla negra que parecía estar viva. Se movía de manera lenta y relajada y era como si estuviera saliendo de un desconocido abismo de oscuridad. Cada paso de ella hizo que la luz a su alrededor se atenuara, que el bambú espiritual se disolviera en un remolino de polvo negro.

El humo negro ocultaba su figura y sus rasgos, pero cualquiera podía decir que la persona que había aparecido era una mujer.

La mirada de Yun Che se volvió rígida e incluso los ojos de Qianye Ying’er se congelaron en su lugar. Permanecieron absortos por mucho tiempo.

Un solo vistazo borroso de su aspecto los había dejado asi. Si esta niebla negra se dispersara, ¿qué tipo de figura diabólica aparecería frente a ellos?

No importa si fueron Yun Che o Qianye Ying’er, nunca habían conocido a una persona cuya voz y figura les diera una sensación de “temor” increíblemente clara.

“Sospeché que nos encontraríamos muy pronto”, dijo Qianye Ying’er mientras entrelazaba sus dedos en silencio. La mujer que estaba envuelta en una niebla negra no había liberado ninguna energía profunda no había mostrado ningún tipo de poder, sin embargo, había causado que Qianye Ying’er sintiera una cautela sin precedentes. “Pero nunca había esperado que fuera tan rápido. Parece que tu paciencia es mucho más delgada de lo que pensaba.”

Qianye Ying’er se adelantó lentamente, sus labios de jade se abrieron ligeramente mientras pronunciaba lentamente el nombre de esta mujer. “¡Reina Diablo de la Región Norte, Chi Wuyao!”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.