Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

ATG – Capítulo 1645

Capítulo 1645: Los planes de la Reina Diablo

“¡Yan Tu, Yan E, y Yan Huo del Reino de Dios Yama han venido a hablar con la exaltada Reina Diablo del Reino del Robo de Almas! ¡Pedimos una audiencia con ella!”

Una voz profunda y opresiva resonó desde las fronteras de la región sagrada del Reino del Robo de Almas. A pesar de que las palabras y el tono utilizados fueron respetuosos, fueron acompañados por un aura mortal que parecía venir del fondo del Inframundo, causando que la región sagrada del Reino del Robo de Almas cayera en un opresivo silencio.

Incontables miradas se volvieron repentinamente en la dirección de donde provenía la voz y expresiones de sorpresa y asombro aparecieron en los rostros de todos.

¡Porque Yan Tu, Yan E y Yan Huo eran los nombres de tres de los Diez Diablos Yama!

Los Diablos Yama del Reino Yama habían venido de repente a visitarlos… ¡y eran tres de ellos!

Dentro del Cielo del Alma, todas las Brujas comenzaron a fruncir el ceño. Ye Li dijo con voz profunda: “Pensar que tres Diablos Yama vendrían a la vez. La última vez que recibimos una visita tan grande fue cuando la Maestra fue coronada. ¿Qué están haciendo ahora?”

“Maestra”, dijo Jie Xin mientras daba un paso adelante, con su túnica blanca y su largo cabello oscuro ondeando en el viento, “Iré a recibirlos.”

“No te molestes.” Chi Wuyao no se sorprendió en lo más mínimo por la llegada de los tres Diablos Yama. “Ya que el Reino ama nos ha mostrado ‘bastante cara’, entonces esta reina saldrá y les dará la bienvenida personalmente.”

“No son dignos de ser recibidos personalmente por la Maestra”, dijo Jie Ling.

Sin embargo, Chi Wuyao ya había levantado la cabeza. Sin liberar ninguna energía profunda en absoluto, su voz ya había penetrado la barrera aislante que Ye Li y Yao Die habían formado e impregnado el aire. “¿Qué sucede?”

Cuando esas debeles palabras cayeron en los oídos de todos, sonaron tan suaves y etéreas como la niebla. Pero cuando esa voz penetró el alma, hizo que todas las criaturas vivientes en la región sagrada del Reino del Robo de Almas se sintieran como si los cielos hubieran sido derribados, haciendo que todos contuvieran la respiración.

También fueron estas tres palabras las que causaron que los ojos silenciosos de Yun Che cambiaran repentinamente mientras se lanzaban hacia Chi Wuyao… y su mirada se detuvo en ella por varias respiraciones antes de finalmente alejarla suavemente.

La llegada de los tres de los diez Diablo Yama no fue poca cosa. Sin embargo, a pesar de que habían enviado una delegación tan grande, no llevaban ninguna esperanza de poder reunirse realmente con la Reina Diablo.

Después de escuchar la inesperada voz de la Reina Diablo, los tres Diablos Yama fueron claramente sorprendidos. Pasó un largo período de silencio antes de que sus voces finalmente sonaran una vez más. “Que la protección de los dioses diablo bendiga y mantenga a la Reina Diablo. ¡Hemos llegado especialmente por orden del Emperador Yama para capturar a ese malvado fugitivo de la Región Divina Oriental que tomó prestado el nombre ‘Ling Yun’ ayer y mató al Rey Fantasma Yama sin causa ni razón, Yun Che!”

“Esperamos que la Reina Diablo otorgue nuestra solicitud y nos permita escoltar a Yun Che de regreso a nuestro reino.”

A pesar de que las voces de los tres Diablos Yama eran duras y frías, todos podían escuchar claramente el miedo y la reverencia contenida en ellos… ¡Porque la persona con la que estaban hablando en este momento era la Reina Diablo Chi Wuyao!

“¿Cómo sabe el Reino Yama que Yun Che está aquí?” Chanyi susurró.

“Probablemente… ¿se expusieron mientras viajaban aquí?” Yu Wu susurró. “Después de todo, el Reino Yama ha lanzado una búsqueda total desde ayer.”

“Incluso si ese es el caso… aun asi sucedido demasiado rápido”, dijo Lan Ting con una voz aún más suave. Después de todo, Yun Che acababa de ingresar al Reino del Robo de Almas, pero el Reino Yama ya había venido. Incluso habían enviado a tres Diablos Yama, por lo que estaba claro que estaban extremadamente seguros de que Yun Che estaba en este lugar.

A pesar de que los tres reinos rey de la Región Divina del Norte estaban muy cerca uno del otro, todavía estaban separados por varias horas. La llegada de los tres Diablos Yama en este momento solo significaba una cosa… Ya habían llegado aquí antes de que Yun Che hubiera dado un solo paso en el Reino del Robo de Almas.

La voz de Chi Wuyao llenó el aire una vez más. “Tu Reino Yama no es el único que tiene rencor contra Yun Che. Como ya ha caído en las manos de esta reina, entonces esta reina tratará con él como lo considere oportuno. Entonces, ¿qué tiene eso que ver con tu Emperador Yama?”

Había dos razones por las cuales el Emperador Yama había enviado tres Diablos Yama a la vez. La primera fue porque el poder de Yun Che era simplemente demasiado anormal. Había podido matar a Yan Sangeng con un solo golpe de su espada, por lo que el Emperador Yama estaba preocupado de que un solo Diablo Yama no fuera suficiente para contenerlo.

En cuanto a la segunda razón, en la superficie parecía que el Emperador Yama se había enfurecido por la muerte del Rey Fantasma Yama, pero en verdad… ¡El Legado del Dios Maligno de Yun Che y la Perla del Veneno Celestial eran cosas que representaban una atracción irresistible para cualquiera!

Los Diablos Yama respondieron solemnemente: “De hecho, hemos escuchado que estos dos malvados fugitivos de la Región Oriental no solo lastimaron a una Bruja sino que también ofendieron a la Reina Diablo. Sin embargo, sus crímenes contra usted palidecen en comparación con el asesinato de nuestro Rey Fantasma Yama. El Emperador Yama está completamente enfurecido por este giro de los acontecimientos y nos ordenó severamente que arrastráramos a Yun Che de regreso a nuestro reino para ser castigado. Así que esperamos que la Reina Diablo acepte nuestra solicitud. Nuestro Reino Yama le compensará bien.”

 

Chi Wuyao lanzó una risa ligera y tintineante. “Dado que el Emperador Yama considera este asunto con tanta importancia, pídale que venga y pregunte por estas personas él mismo. Esta reina con gusto lo atenderá si él viene. Solos ustedes no son dignos.”

Los Diablos Yama cayeron en otro breve período de silencio. Cuando sus voces volvieron a sonar, eran más frías y oscuras que antes. “El Emperador Yama nos dio la orden de llevarlos de vuelta sin importar qué…”

“Esta reina ya ha dicho todo lo que quería decir”. Una voz suave y gentil interrumpió a los Diablos Yama. Pero después de eso, la voz que impregnaba el aire cambió de repente. “¿Podría ser que quieren escucharlo por segunda vez?”

Un escalofrió atravesó el alma y los huesos de los Diablos Yama.

Cuando Yun Che y Qianye Ying’er habían tratado con Chi Wuyao, su voz había sido diabólica y seductora. De hecho, era tan fascinante y seductora que prácticamente convirtió sus huesos en agua. Sin embargo, en este momento, su voz se había vuelto helada de repente y esas breves palabras los hicieron sentir como si hubieran sido transportados al borde entre un infierno helado y la muerte. Cada nervio, cada hebra de sus almas temblaban y se retorcían incontrolablemente.

Toda la región sagrada del Reino del Robo de Almas quedó en silencio. Después de un largo período de silencio mortal, los Diablos Yama finalmente hablaron una vez más: “Transmitiremos las palabras de la Reina Diablo a nuestro Emperador Yama tal cual las ha dicho. Nos despedimos.”

Después de que dijeron esas palabras, las auras de los tres Diablos Yama se alejaron rápidamente en la distancia. No se atrevieron a dar un solo paso en la región sagrada del Reino del Robo de Almas.

Después de que los Diablos Yama se fueron, la frialdad de la Reina Diablo desapareció en el aire. Qing Ting habló: “Es muy extraño. ¿Cómo sabía el Reino Yama que Yun Che estaba aquí? ¿Y cómo llegaron tan rápido?”

Para las brujas reunidas, el hecho de que Yun Che poseía el poder de un Emperador Diablo era un secreto enorme. En este momento, era algo que probablemente solo la Reina Diablo y aquellos presentes conocían. Este secreto y su “alianza” eran cosas que absolutamente tenían que mantenerse en secreto, especialmente la primera.

Entonces, dada la posición del Reino del Robo de Almas, naturalmente tratarían de ocultar o sellar cualquier información sobre estas dos cosas con todas sus fuerzas.

“Je”. Una risa fría resonó en el aire cuando Qianye Ying’er dijo con voz fría: “¡Esto es algo que debes preguntarle a tu maestra entonces!”

Qing Ting la miró furiosamente, “Yun Qianying, ¿qué quieres decir con eso?”

Qianye Ying’er ignoró a Qing Ting mientras miraba a Chi Wuyao con ojos fríos. “Chi Wuyao, las únicas personas que sabían que íbamos a venir aquí eran la Séptima Bruja y tú.”

“No estamos familiarizados con esta Región Divina del Norte y tuvimos que ocultar nuestras auras también, por lo que no pudimos viajar a un ritmo demasiado rápido. Sin embargo, llegaste incluso más tarde que nosotros.”

“Lo que es aún más extraño…”, dijo Qianye Ying’er mientras sus labios se curvaban en una sonrisa burlona y sus hermosos ojos se volvían aún más fríos, “es que solo ocho de las Nueve Brujas están presentes. Incluso tú, la Reina Diablo, estás presente, pero la Séptima Bruja aun no aparece. Déjame adivinar, ¿a dónde fue ella?”

“¡Cállate!” Las palabras de Qianye Ying’er habían incitado indudablemente la ira de todas las Brujas. “Si te atreves a calumniar el nombre de nuestra Maestra de nuevo, ¡no nos culpes por ser maleducadas!”

“Aiyah.” Chi Wuyao dejó escapar un suspiro seductor cuando dijo con voz alegre: “Realmente no puedo ocultarlo de ustedes. La razón por la cual Hua Jin no está es porque esta reina la envió a varios lugares… El primero es el Reino Yama.”

“En este momento, tanto el Reino de Yama como el Reino de Dios de la Luna Ardiente saben que estás aquí. En poco tiempo, la mitad de la Región Divina del Norte también se enterará de esta noticia “.

Las brujas reunidas quedaron atónitas por esta revelación y Ye Li dijo: “Maestra, ¿Qué es?”

“La razón.” Yun Che no estaba ansioso ni enojado. Simplemente preguntó por una razón con voz tranquila.

“¿Razones? Hay muchas.” Chi Wuyao estaba aún menos ansiosa que Yun Che e ignoró por completo la mirada penetrante que Qianye Ying’er estaba dirigiendo hacia ella. “Entonces, comencemos con la razón más simple.”

“Esta reina quiere que la gente sepa que has caído en las manos de esta reina. Es tan simple como eso. Además, esto no se limita solo a la Región Divina del Norte. Si continuamos difundiendo las noticias, la Región Divina Oriental también escuchará sobre esto después de que haya pasado un tiempo.”

“Especialmente…” Sus ojos oscuros parecían brillar. “El Reino de Dios del Cielo Eterno.”

“¡Chii Wuyao!” Qianye Ying’er no pudo contener más su ira. Su cuerpo se volvió borroso y cerró la distancia entre ella y Chi Wuyao en un solo instante. Sus miradas chocaron cuando se encontraban a menos de medio pie la una de la otra. “¿Qué es lo que… estás tratando de hacer?”

En este momento, de repente comenzó a cuestionar algo en lo que había insistido desde que había entrado en la Región Divina del Norte: influir y exhortar a Yun Che a establecer una alianza con la Reina Diablo Chi Wuyao.

Este fue el primer día de su alianza y lo habían comenzado sin ningún problema. Sin embargo, ahora se dio cuenta de que el pensamiento y las acciones de Chi Wuyao estaban más allá de su comprensión, y también estaban más allá de su control.

Incluso cuando Qianye Ying’er la fulminó con la mirada desde tan cerca que sus narices prácticamente se tocaban, Chi Wuyao simplemente sonrió dulcemente mientras se inclinaba un poco. Era como si estuviera admirando lo que podía ver de su rostro irrazonablemente perfecto. “Hablando de eso, esto es realmente algo sobre lo que iluminaste a esta reina.”

“…” Qianye Ying’er no retrocedió ni un poco. Su voz era helada cuando dijo: “¡Será mejor que me des una explicación adecuada!”

Chi Wuyao dijo: “Como se trata de una alianza, esta reina definitivamente te dará una explicación agradable y adecuada. Después de todo, ustedes dos son los verdaderos personajes principales, esta insignificante reina está aquí para poner en marcha las ruedas del destino.”

“¡Que ridículo!” Qianye Ying’er respondió con frialdad: “En todo este asunto, claramente has actuado por tu cuenta, ni siquiera te dignaste a pedir nuestras opiniones o consultarnos. Al informar nuestra ubicación al Reino Yama, ya nos ha hecho sospechar tus trampas. Incluso ahora, ¿todavía tienes la cara para mencionar nuestra ‘alianza’? ¿Todavía crees que actuaremos obedientemente con lo que digas o hagas? “

Chi Wuyao dijo con una sonrisa alegre: “¿Qué tal si esperas a que esta reina termine primero? En cuanto a si seguiremos cooperando o no, no depende simplemente de tu opinion”

“Habla.” Yun Che escupió una sola palabra.

“Entonces los dos deben escuchar muy de cerca. Especialmente tu.” Dirigió esas últimas palabras hacia Qianye Ying’er mientras fruncía suavemente los labios.

Las esquinas de las cejas de Qianye Ying’er se crisparon.

“Yun Qianying, dijiste anteriormente que el gran regalo que le estabas dando a esta reina en compensación por la ‘Médula Divina Indomable’ era una maravillosa” oportunidad. Dijiste que podía usar este trato que Zhou Xuzi le sugirió a esta reina para enfurecerlo por completo y hacer que lanzara un ataque total contra la Región Divina del Norte en su loca rabia y tristeza. Por lo tanto, podría usar esto como pretexto para crear una oportunidad.”

“Cuando lo expones así, suena maravillosamente perfecto e incluso esta reina no puede evitar sentirse conmovida. Sin embargo, después de que esta reina reflexionó sobre tu plan por un momento, descubrí que este ‘gran regalo’ tuyo parecía tener dos agujeros deslumbrantes.”

“¿Qué agujeros?” Qianye Ying’er dijo.

“El primer agujero”, respondió Chi Wuyao, “es que tu oportunidad imaginada ocurre solo después de que los tres reinos rey se hayan unido y hayamos preparado nuestra fuerza. Después de eso, planeas enfurecer al Emperador Dios del Cielo Eterno y provocar que nos ataque. Luego usarás esto como una excusa para lanzar un contraataque utilizando nuestra moral en alto y poder superior, mientras cuentas con que las otras dos grandes regiones divinas, el Oeste y el Sur, se sienten con las manos cruzadas viendo el inicio de la guerra.”

“Sin embargo… mi Reino del Robo de Almas debe confiar en el poder de Yun Che si queremos tragarnos tanto al Reino de la Luna Ardiente como el Reino Yama. Además, cualquier guerra con otro reino rey, sin importar cuán pequeña sea, sacudirá toda la Región Divina del Norte y, naturalmente, será una noticia que los reinos rey de la Región Divina Oriental pueden obtener fácilmente. Si ese es el caso, el Emperador Dios del Cielo Eterno naturalmente descubrirá que esta reina no capturó a Yun Che, sino que está trabajando junto con él. ¿Por qué entonces mordería el anzuelo y nos entregaría a su hijo?”

“Je”. Qianye Ying’er se burló con desdén. “Como la Reina Diablo del Robo del Alma, ¿ni siquiera tienes la capacidad de sellar esta pequeña noticia?”

“¿Sellar?” Chi Wuyao esbozó una sonrisa desdeñosa. “No hay nada en este universo que sea más trascendental que una guerra entre reinos rey. Entonces, ¿cómo se supone que debo sellar ese tipo de noticias?”

“Qué tal esto. Ya que una vez sostuviste el título de Diosa del Monarca Brahma, ¿por qué no le cuentas algo a esta reina? No importa cuán duro trate de contener las noticias de un evento tan trascendental en la Región Divina del Norte, ¿es la capacidad de la Región Divina Oriental para recopilar información realmente tan pésima que no descubrirán este tipo de noticias?”

“…” Qianye Ying’er no respondió.

“Ahora pasemos al segundo agujero en su trama”, continuó Chi Wuyao. “Asumamos que ninguno de mis miedos se hace realidad y todo sale exactamente como lo deseaste y provocamos la ira del Emperador Dios del Cielo Eterno después de completar nuestros preparativos, ¿cómo puedes estar tan segura… de que definitivamente atacará con ira a la Región Divina del Norte con todo el poder del Reino de Dios del Cielo Eterno?”

Qianye Ying’er dijo en voz baja: “Basado en la culpa que siente por su esposa muerta, por el hecho de que coloca la vida de Zhou Qingchen por encima de la de los demás, por el miedo y el pánico que experimentará cuando sea testigo del crecimiento de Yun Che… ¿No son todas estas razones suficientes?”

“¿Cómo sabría esta reina si esas razones son lo suficientemente buenas?” Chi Wuyao dijo. “Sin embargo, esta reina sabe al menos una cosa y es que una persona ni siquiera puede controlar sus propios pensamientos a veces. Entonces, si tratas de apostar en base a lo que supones que es otra persona… ¡a menudo termina como una broma ridícula!”

Ella los miró y dijo: “Quiero decir, ¿no son ustedes dos ese tipo de broma también?”

“¡Tú!” El cabello dorado de Qianye Ying’er se encendió a su alrededor y una luz negra brilló en sus ojos… Pero no podía realmente hacer que su ira hirviera por completo.

Ellos, que una vez tuvieron respectivamente a Zhou Xuzi y Qianye Fantian en la más alta estima, terminaron en ese estado.

Entonces, en que se equivocó cuando los llamó “ese tipo de broma”.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.