ATG – Capítulo 1300

Capítulo 1300 – Reunión inesperada

Para Xia Qingyue, esta respuesta fue, sin duda, la música celestial de los cielos. Ella levantó la cabeza antes de inclinarse profundamente una vez más. —Senior Shen Xi, esta joven sabe que perturbar su meditación es un pecado imperdonable, pero… mi esposo ha sido afligido con la ‘Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma del Reino de Dios del Monarca Brahma’, por lo que esta joven no ha tenido más remedio que venir aquí y rogarle que nos muestre su magnanimidad.

—Ya que sabes quién soy, entonces también debes saber que soy alguien que existe más allá de este reino mortal, y que nunca me meto en los asuntos del hombre. Debido a la total devoción y sincera sinceridad que demostraste al desear salvar la vida de tu esposo, te perdono el crimen de perturbar mi descanso. Deberías irte y nunca volver a perturbar este lugar.

Su voz era incomparablemente pura y suave. Parecía que podía calmar la más terrible de las rabias y hacer que una persona cuyo corazón se había teñido de mal, llorara lágrimas de pesar. Pero para Xia Qingyue, esa voz sonaba incomparablemente cruel y despiadada… porque no estaba dispuesta a otorgarle ni la más mínima pizca de esperanza.

—Senior Shen Xi, —¿cómo podría Xia Qingyue estar dispuesta a irse de esa manera? En lugar de eso, habló en voz baja —Le ruego que confieras conocimiento a esta joven. ¿Tiene algún método para levantar la Marca del Deseo de Muerte que afecta a su cuerpo?

Un largo y pesado silencio permaneció en ese mundo brumoso ante esa voz celestial, que parecía provenir de un sueño, sonó una vez más en tonos suaves y claro, —La Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma afligiendo su cuerpo, además de la que lo ha maldecido, de hecho, soy la única persona en este mundo que puede liberarlo. Pero digo estas palabras solo porque no deseo mentirle a nadie, y no están destinadas a darte ninguna esperanza. Este es un lugar donde las almas de los mortales no pueden entrar, así que sería mejor que te fueras.

Xia Qingyue sintió como si su corazón hubiera sido golpeado por un cometa mientras brillaba con la intensa luz de la esperanza. Anteriormente, ella había traido a Yun Che a este lugar porque estaba sosteniendo la última hebra de esperanza… Esta esperanza se originó desde el momento en que el Emperador Dios de la Luna le había contado sobre “Shen Xi” y había mencionado previamente que tenía un poder único que era capaz de purgar y limpiar todas las formas de maldiciones y contaminación.

Pero, al final, eso solo había sido una mera esperanza… Sin embargo, la voz celestial que sonaba en sus oídos realmente le había admitido a Xia Qingyue que realmente podía deshacerse de la Marca del Dese de Muerte del Alma Brahma.

Era solo que esta luz brillante y resplandeciente estaba separada de ella por un enorme abismo de indiferencia. Ella una vez más suplicó a esa voz —Él no es un «espíritu mortal». Senior, has vivido en esta morada celestial durante todo este tiempo, así que quizás no te das cuenta de que indujo una tribulación de rayos de nueve etapas sobre este mundo hace apenas medio mes, y el Reino del Misterio Celestial incluso profetizó que él era el «hijo de los cielos». Además, el Dragón Monarca también lo admira mucho e incluso tomó la iniciativa de intentar tomarlo como un hijo adoptivo…

Mientras hablaba, Xia Qingyue levantó el Sello del Dios del Dragón muy por encima de su cabeza —Este es el Sello del Dios del Dragón que fue personalmente otorgado por el Monarca Dragón… Entonces, cada palabra que esta joven dice es cien por ciento cierta. Si el Monarca Dragón estuviera aquí mismo, definitivamente también esperaría que la Senior pudiera salvarlo.

Justo cuando sus palabras terminaron de caer, la voz celestial contestó —Nunca me he manchado con el polvo del mundo mortal, y esto no es porque tengo una mente inconstante o no tengo ningún deseo. Es porque hay ciertas circunstancias y dificultades únicas que me impiden hacerlo. Antes de poder resolver estos problemas, definitivamente no haré una excepción para nadie.

—La Marca del Deseo de Muerte en su cuerpo está lejos de ser ordinaria, por lo que solo pudo proceder del Emperador Dios del Monarca Brahma o de la Diosa Monarca de Brahma. Dado mi poder, expulsar esta maldición de su cuerpo no solo dañará mi vitalidad, también requerirá de al menos cincuenta años para retirarla. No solo eso, también me enredará en la disputa entre usted y el Reino de Dios del Monarca Brahma. Como tal, no tengo ninguna razón para involucrarme en sus asuntos, así que tómalo y vete… Incluso si el Monarca Dragón estuviera aquí contigo, mi respuesta sería pedirte que te vayas.

Xia Qingyue originalmente había creído que, incluso si sus palabras no le causaban un cambio de actitud, definitivamente movería a la otra parte. Pero quien hubiera pensado que la voz que sonaba en sus oídos no se movió en lo más mínimo, se mantuvo tan plácida y firme como antes.

A Xia Qingyue le resultó difícil respirar cuando cerró los ojos y dijo —Senior Shen Xi, esta joven definitivamente no le está pidiendo que lo salves de forma gratuita. A pesar de que esta joven es simplemente una mujer mortal, poseo el Cuerpo Exquisito Profundo. Si la Senior está dispuesto a salvarlo, esta joven está dispuesta a darle el «Noveno Cuerpo Exquisito Profundo» a la Senior… Ruego que la Senior se apiade de nosotros y lo salve.

Cuando se enfrentaba a alguien en el nivel de Shen Xi, el Noveno Cuerpo Exquisito Profundo era lo único que podría negociar.

—Ai… —Un largo y prolongado suspiro de lamento resonó en el aire. Podía sentir la desesperación en las palabras y la voz de Xia Qingyue, y sabía que estos sentimientos de desesperación sin duda habían sido engendrados por su respuesta intransigente, no lo tomes a mal… Ling’er, despídelos por mí.

Unos pasos muy ligeros resonaron en el aire cuando una chica vestida de verde emergió lentamente del mundo envuelto en niebla frente a Xia Qingyue.

La figura de la joven era esbelta y delicada, y vestía una túnica verde claro. Incluso su cabello era de un brillante tono verde esmeralda y parecía como si todo su cuerpo estuviera empapado en tenues sombras verdes.

No parecía tener más de veinte años y sus rasgos eran extremadamente hermosos, conteniendo una fragilidad innata delicada y encantadora. La piel debajo de su ropa de color verde era como los pétalos de una flor recién florecida, era más blanca que la nieve y más brillante que el jade. Era inconcebiblemente tierna y suave, y como la gente se maravilló de ello, odiaban siquiera tocarlo.

A medida que se acercaba, la fresca y deliciosa fragancia de las flores también flotaba lentamente. La niña se detuvo un paso ante la barrera antes de hablar con Xia Qingyue, —Hermana Mayor, este lugar es un lugar al que no se permite entrar a nadie, por lo que ambos deben irse.

Sus ojos eran muy bonitos y brillaban con una luz verde esmeralda y desde debajo de su cabello verde esmeralda se asomaban dos orejas largas, lustrosas y nevadas; Eran claramente diferentes de los oídos de un ser humano.

Un espíritu del bosque… El nombre de esta raza en particular apareció en la mente de Xia Qingyue.

La doncella que el Dios Dragón guardián dijo que Shen Xi había traído de vuelta no era nada mas ni menos que una joven de la raza de los espíritus del bosque.

La Tierra Prohibida de Samsara era una tierra completamente sin manchas, y solo la energía de la naturaleza descansaba en ella. Por lo tanto, solo los espíritus dl bosque, que eran los seres más puros de este mundo, tenían las calificaciones para ingresar y acompañar a Shen Xi.

La única esperanza estaba frente a ella, entonces, ¿cómo podría Xia Qingyue irse así? Ella ya estaba arrodillada, pero se negó a levantarse, ya que una vez más hizo una profunda reverencia y dijo —Senior Shen Xi, te ruego que nos muestres misericordia. Si no lo salvas, definitivamente va a morir. Mientras estés dispuesta a salvarlo, no importa lo que quieras y no importa lo que quieras que haga… estoy dispuesta a hacerlo.

Nunca antes le había rogado a nadie de esa manera.

Incluso cuando ella había alcanzado el Reino de Dios, ella entró directamente en el Reino de Dios de la Luna y el Emperador Dios de la Luna la había visto como su propia hija. Después de eso ella también había llevado el título de Emperatriz Divino por lo que nunca había necesitado estar subordinada a nadie.

Pero hoy, ella se había arrodillado en el suelo durante mucho tiempo, dejando de lado todo su frío orgullo y dignidad… Sin embargo, lo único que había recibido a cambio era la crueldad cálida y gentil.

—Hermana Mayor, —dijo la niña, —La Maestra tiene sus propias dificultades y no hará una excepción para nadie. Incluso si se arrodillara durante diez o incluso cien años, la Maestra todavía no le daría su consentimiento. Además, podría hacer que el Monarca Dragón se enoje… Entonces, es mejor que te vayas tan pronto como puedas y encuentres algún otro método.

¿Algún otro método? Esta era la Marca del Deseo de Muerte de la que hablábamos, ¿qué otro método podría haber?

—Senior Shen Xi… —Xia Qingyue estaba a punto de comenzar a mendigar de nuevo, pero de repente, unas marcas doradas cruzaron el cuerpo de Yun Che que había estado abrazando con fuerza todo este tiempo. Se estremeció violentamente antes de que sus dos ojos se abrieran al instante y soltó un gemido que estaba lleno de un dolor devastador.

—Uwaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh…

—Uwaaaahhh… Agh… ¡¡AAHHHHHHHH!!

Después de su breve lapso de inconsciencia, una vez más se había despertado en este abismo de pesadilla mientras soltaba gritos que sonaban como los aullidos de un espíritu maligno.

Dentro de este mundo que era tan puro que era prácticamente un sueño, sus aullidos eran excepcionalmente agudos y punzantes en las orejas, ya que asustaron a innumerables pájaros e insectos voladores, lo que los llevó a volar al aire con miedo.

—¡Yun Che! —Xia Qingyue lo abrazó apresuradamente una vez más y tuvo especial cuidado en agarrar con fuerza las manos de Yun Che, para evitar que se hiciera daño de nuevo. Levantó la cabeza y gritó con voz sombría —Senior Shen Xi, le ruego que salve su vida sin importar nada. Xia Qingyue siempre recordará su generosidad y misericordia y usará su vida entera para pagarla… Incluso si no puedo devolverle el favor en esta vida, definitivamente pagaré esta deuda de bondad incluso en mi próxima…

—Ahhhhhhhhh… ¡¡Ah!!

—Arghhhhh, Ahhhhh…”

Estaba claro que nunca antes había escuchado tales lamentos de agonía en toda su vida, por lo que la tierna y bonita cara de la niña espíritu del bosque, que originalmente tenía el color de un lichi recién pelado, ahora se había vuelto pálida. Su mirada tímidamente se cerró, ya que no se atrevió a mirar a Yun Che, que estaba luchando y aullando. Esto, junto con las súplicas de Xia Qingyue, que en este punto estaban prácticamente llenas de lágrimas y sangre, la hizo incapaz de soportarlo, ya que también comenzó a rogar a su maestra. —Maestra, parece que tiene un dolor tan grande, es ¿De verdad… no te es posible salvarlo?
[1] lichi: Una fruta china color entre rosa y rojo.
La voz celestial sonó como si viniera de un lugar distante. —Hay innumerables tragedias y tristezas en este mundo, y ninguna persona puede salvarlos a todos. Ese es su destino, y como alguien que existe fuera del mundo del hombre mortal, naturalmente no debería interferir. La maldición que aflige a su cuerpo tampoco es ordinaria. Entonces, si tuviera que salvarlo, no solo le permitiría manchar este lugar, sino que también nos vería envuelto en las mezquindades y los odios del mundo mortal. Incluso peor que eso, causaría la completa y absoluta ruina de al menos veinte mil años de mi «sangre de corazón».

Esas palabras hicieron que los hermosos ojos de la niña espíritu del bosque se ensancharan espectacularmente. Estaba claro que no se había dado cuenta de que las consecuencias serían tan graves. Ella solo pudo forzarse a sí misma a dejar de lado su lástima y hablar con Xia Qingyue en tono de disculpa, —Lo siento, Hermana Mayor. Él es realmente muy lamentable, pero… pero la Maestra realmente no puede salvarlo, así que te aconsejo que lo saques de este lugar tan pronto como puedas.

—Le ruego a la Senior… por favor, sálvelo, —la figura de Xia Qingyue no se movió. Cerró los ojos, su voz angustiada e impotente. Dentro del vasto Reino de Dios, la única persona a su lado era Yun Che, ahora que había dejado la protección del Reino del Dios de la Luna, y nadie más podía ayudarla. Lo único con lo que podría negociar era su exquisito mundo o su propia vida… Aparte de esos, ella no sabía qué otros métodos le quedaban.

Pero si se fueran de este lugar, significaría que realmente no había esperanza… Así que lo único que le quedaría a ella sería matar a Yun Che.

Este tipo de dolorosa impotencia… Era exactamente igual que cuando Nube Congelada Asgard había sido arrinconada hace tantos años…

Al ver la apariencia de Xia Qingyue, y especialmente la mirada en sus ojos, la niña espíritu del bosque era se mordió el labio. Después de eso, parecía que recordaba algo, porque sus ojos de repente se pusieron rojos cuando las lágrimas cayeron al suelo…

Se secó las lágrimas a toda prisa, se dio la vuelta y se preparó para irse. Pero justo cuando había dado dos pasos, se detuvo una vez más y se dio la vuelta después de eso para hablar con Xia Qingyue una vez más, —Hermana Mayor, deberías tomarlo y marcharte. La Maestra realmente no puede salvarlo. Tengo varias medicinas espirituales que la Maestra hizo conmigo. No pueden salvarlo, pero… pero podrían ser capaces de aliviar su dolor.

Mientras hablaba, la niña de espíritu del bosque levantó varias bolitas medicinales verde esmeralda. Dio unos pasos hacia delante antes de salir directamente de la barrera mientras se preparaba para entregarlas a Xia Qingyue.

Pero en el momento en que esta joven espíritu del bosque salió de la barrera, Yun Che y sus pechos comenzaron a brillar con una extraña luz verde esmeralda.

En ese instante, la niña de espíritu del bosque reaccionó como si hubiera sido golpeada por un rayo. Se congeló completamente en su lugar cuando las píldoras verdes esmeralda que sostenía se desprendieron de su mano y cayeron al suelo.

—Lin… er… —Murmuró para sí misma con voz aturdida. Pero de repente, se apresuró hacia Yun Che mientras sus dos manos lo agarraban con fuerza, las lágrimas cruzaban su rostro en el siguiente instante. —Lin’er… Lin’er… Es Lin’er… Por qué… Por qué tu cuerpo contiene a Lin ‘ el aura de Lin’er… ¿Quién eres tú? Por qué tu cuerpo contiene el aura de Lin’er…

Xia Qingyue levantó la cabeza y miró estupefacta a la niña espíritu del bosque. Originalmente había sido delicada y tímida, pero de repente se había transformado en una persona loca. Ella solo murmuró unas pocas palabras incoherentes una y otra vez, mientras sus lágrimas brotaban como un manantial burbujeante.

Después de haberse acercado, la luz verde esmeralda que brillaba desde el pecho de Yun Che comenzó a volverse aún más densa. Era como si percibiera algo. Bajo esa luz verde esmeralda, Yun Che recuperó algunas motas de claridad. Con ojos borrosos, miró al espíritu del bosque.

ATG – Capítulo 1299

Capítulo 1299 – Sonido celestial de la tierra prohibida

La Tierra Prohibida de Samsara era el lugar donde se encontraba el “Pozo de Transmigración”, que aprovechó y controló el poder de la reencarnación en la era de los dioses antiguos. En ese momento, la raza del dios dragón era también los guardianes del Pozo de Transmigración.

Después de la viciosa batalla entre los dioses y los demonios, la raza del dios dragón se extinguió y el Pozo de Transmigración también se destruyó, convirtiéndose en un “pozo muerto”. Pero como era el centro que había controlado previamente la reencarnación de todos los dioses, todavía se había mantenido perfectamente hasta el día de hoy.

Sin embargo, la razón por la que este lugar se convertiría en el mayor terreno prohibido del Reino del Dios Dragón no fue solo por la existencia del “Pozo de Transmigración”, sino por una sola persona…

El Palacio Celestial de la Luna Desaparecida voló rápidamente hacia abajo, dejando atrás todas las vistas y sonidos en un rastro de polvo. Esos practicantes profundos y dragones voladores que estaban cerca simplemente sintieron una fuerte ráfaga de viento en sus cuerpos, pero ni siquiera captaron la sombra del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida.

Cuando se disparó a través de la mayor parte del Reino del Dios del Dragón, una luz blanca resplandeciente apareció repentinamente en la cortina de luz dentro del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida… Esa era una barrera gigantesca que había encerrado por completo una tierra vasta y tranquila. La luz blanca que irradiaba era completamente impecable y sin mancha, y dentro de esa luz blanca pura yacía una pureza que impregnaba el corazón y el alma.

Cuando los ojos de Xia Qingyue contemplaron la luz blanca que irradiaba desde la barrera, ella sintió claramente que su corazón y su alma recuperaban gran parte de su calma. Era como si un grupo de luz cálida y suave hubiera empezado a brillar en su alma, apaciguando y confortando sus pensamientos y su mente.

Esta misteriosa sensación hizo que los ojos de Xia Qingyue se enfocaran cuando ella rápidamente agarró a Yun Che y se puso de pie. Al mismo tiempo, dijo con voz apresurada: —¡Estamos aquí, ya llegamos! ¡Yun Che, date prisa y dame tu Sello del Dios Dragón!

Varias respiraciones más tarde, se podía distinguir la forma completa de una barrera desde dentro de ese brillo blanco. Fue en ese momento que un estruendo increíblemente severo e imponente de repente resonó desde el espacio frente a ellos.

—¡Quien va allá! ¡Quién se atreve a entrometerse en la Tierra Prohibida de Samsara!

Durante ese feroz rugido, las sombras de dos enormes dragones aparecieron repentinamente frente al Palacio Celestial de la Luna Desaparecida… Los dos dragones enormes que habían aparecido tenían una longitud de miles de metros. Sus ojos de dragón estaban furiosos y sus enormes cuerpos dracónicos impedían completamente el camino al Palacio Celestial de la Luna Desparecida. Dos auras dracónicas aterradoras tenían un sentimiento de supresión increíblemente espantoso cuando aterrizaron pesadamente sobre las dos personas. Hizo que Xia Qingyue se sintiera como si una cadena montañosa la presionara, quitándole el aliento por completo.

¡Los dioses dragones guardianes de la Tierra Prohibida de Samsara!

La ira de un verdadero dragón no era algo que cualquiera pudiera detener, por lo que Xia Qingyue naturalmente no forzó su entrada, y fue en este momento que la velocidad del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida comenzó a disminuir. Después de eso, ella llevó a Yun Che al salir de los confines del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida y descendió del cielo, aterrizando en el antiguo y espeso suelo debajo de ella. Gritó a los dos dragones guardianes enormes con voz ansiosa —Saludo a los dos Dioses Dragones Mayores, soy Xia Qingyue del Reino del Dios de la Luna de la Región Divina Oriental y he venido aquí para pedir especialmente una reunión con la Mayor Shen Xi.

Las palabras “Reino del Dios de la Luna” ni siquiera hicieron que la otra parte se moviera en lo más mínimo. Lo que respondió a Xia Qingyue fue el sorprendente y estremecedor sonido del trueno —¡El Monarca Dragón ha dado personalmente esta orden, ni una sola alma puede entrar en la Tierra Prohibida de Samsara! Vete rápido, y si te atreves a dar medio paso hacia adelante, no importa quién seas, te mataremos sin…

Antes de que la palabra “misericordia” hubiera salido de su boca, la voz atronadora del Guardián Dios Dragón pareció atorarse repentinamente en su garganta cuando se cortó por completo, incluso ese fuerte poder opresivo pareció debilitarse por un instante.

Xia Qingyue levantó su brazo derecho y en su mano, sostuvo un precioso jade con forma de dragón que brillaba con un brillo blanco —Este es el Sello del Dios Dragón que le dio el Dragón Monarca. Así que ruego que los dos Dioses Dragones Séniores permitan que este joven ingrese a la Tierra Prohibida de Samsara.

Los ojos dracónicos de los dos grandes dioses dragones guardianes se llenaron de asombro, y sus auras se disiparon rápidamente… No fue porque habían retirado su poder dracónico, fue porque el poder opresivo, que pertenecía al Monarca Dragón estaba siendo irradiado del Sello del Dios Dragón, había borrado sin forma sus propias auras.

Dentro del Reino del Dios Dragón, mirar el Sello del Dios Dragón era lo mismo que mirar al Monarca Dragón en persona.

El Monarca Dragón había ocupado su posición durante decenas de milenios, pero solo había otorgado tres Sellos del Dios Dragón durante todo su reinado. A pesar de que los dos eran los guardianes del Monarca Dragón, incluso ellos no habían mirado personalmente un Sello del Dios Dragón. Pero ese poder opresivo el cual solo pertenecía al Monarca Dragón, un poder opresivo irradiaba del Sello del Dios Dragón, era algo que absolutamente no podía ser falsificado. En todo este universo, uno no podría encontrar a una sola persona con las agallas suficientes para incluso intentar hacer un Sello de Dios Dragón falsa.

Los dos grandes dioses del dragón guardianes intercambiaron miradas, pero después de eso, una luz blanca brilló en el cielo. Dos enormes imágenes de dragones desaparecieron simultáneamente cuando los dos Dioses del Dragón tomaron forma humana, y descendieron al suelo frente a Xia Qingyue y Yun Che, con los ojos fijos en el Sello del Dios Dragón en la mano de Xia Qingyue.

Mientras un dragón estaba en forma humana, el consumo de energía y la carga física sobre sus cuerpos eran extremadamente pequeños. Además, también era mucho más conveniente moverse. Así, una vez que un miembro de la raza dragón pudiera transformarse, normalmente pasarían sus días en forma humana. La mayoría de las otras razas de bestias y demonios, además de la raza dragón, también hacían lo mismo.

Los dos dioses dragones guardianes, que habían asumido una forma humana, simplemente parecían un par de jóvenes seres humanos absolutamente normales. Estaban usando exactamente la misma Armadura de Escama de Dragón Divina, y era imposible decir si era algo que fue forjado, o si había sido nacido naturalmente por sus poderes. Cuando sus ojos finalmente dejaron el Sello del Dios Dragón, una vez más tomaron la medida de Xia Qingyue y Yun Che antes de finalmente fijar sus ojos en el cuerpo de Yun Che.

En este momento, Yun Che estaba en un estado de inconsciencia, pero estos episodios ocasionales de inconsciencia eran sin duda la mejor situación posible para él en este momento. Sin embargo, su tez era extremadamente terrible, causando que sus corazones se desgarran violentamente.

—Esta persona, ¿podría ser ese joven de la Región Divina Oriental que recibió un Sello del Dios Dragón del Dragón Monarca hace medio mes?

—¡Yun Che! — El otro Dios del Dragón Guardián siguió esas palabras inmediatamente.

El Monarca Dragón había deseado acoger a un hijo adoptivo dentro de la Región Divina Oriental, e incluso le había otorgado un Sello del Dios Dragón a esa persona. Esta había sido una noticia extremadamente grande en el Reino del Dios Dragón, así que, ¿cómo podrían no saberlo?

Eso fue correcto. A pesar de que Yun Che solo había estado en el Reino de Dios por algo más de tres años, su nombre ya había llegado a los oídos de las personas que viven en la Región Divina Occidental.

—Él es ese Yun Che. La Marca del Dios Dragón está aquí y, por lo tanto, tampoco hay forma de que exista ninguna falsedad. —Xia Qingyue dijo con voz urgente —Hay una maldición extremadamente maliciosa que lo aflige en este momento y la única persona en este universo que puede levantarla es la Senior Shen Xi, ¡así que les pido a los dos Dioses Dragón Séniores que nos permitan entrar!

El Dios Dragón guardián de la izquierda respondió —Mirar a la Marca del Dios Dragón es lo mismo que ver al Monarca Dragón en persona, por lo que, si ambos desean ingresar a la Tierra Prohibida de Samsara, no podemos detenerlo. Pero un consejo para ambos antes de entrar. Incluso dejándote pasar, todavía no habrá manera de que realmente ingreses a la Tierra Prohibida de Samsara.

El otro Dios Dragón guardián eligió este momento para hablar con voz solemne —Nosotros dos hemos protegido este lugar durante decenas de miles de años. Además del Monarca Dragón y una doncella que ha sido elegida recientemente, no ha habido nadie más que haya entrado realmente en la Tierra Prohibida de Samsara.

—A menos que ella elija abandonar la Tierra Prohibida de Samsara por su propia voluntad, reunirse con ella es algo que es absolutamente imposible. Es mejor no intentar forzar el problema.

El Sello del Dios del Dragón estaba frente a ellos, así que este fue un consejo que estaban dando desde la bondad de sus corazones.

Sin embargo, Xia Qingyue ya estaba al tanto de todo lo que le estaban diciendo… Después de todo, incluso a nivel del Emperador Dios de la Luna, “ella” todavía era considerada como una existencia única. Aquellos en el nivel de los Emperadores Dioses sabían cada pedazo de información acerca de “ella”.

Fue hasta el punto en que, si pudieran reunirse con ella solo una vez, incluso los Emperadores Dioses que dominaban la Dimensión del Caos Primordial se sentirían como si acabaran de recibir un repentino e inesperado favor de un ser superior.

También fue por todas estas cosas que conocerla realmente sería más difícil que escalar los cielos… De hecho, no sería exagerado en absoluto decir que fue lo más difícil de lograr en este mundo.

Xia Qingyue guardó el Sello del Dios Dragón antes de que recogiera a Yun Che y se preparara rápidamente para irse, —Agradezco a los dos Dioses Dragones Séniores por aceptar mi solicitud, pero necesito… verla.

Ella flotó rápidamente mientras volaba hacia el mundo que tenía delante. Al escuchar sus palabras, las cejas de los dos grandes dioses dragones guardianes se unieron fuertemente. Inconscientemente se movieron para detenerla, pero una vez que pensaron en el Sello del Dios Dragón, inmediatamente detuvieron sus movimientos, ya que solo podían repetir las palabras de consejos serios que habían dado antes —Recuerda, definitivamente no debes hacerla enojar, de lo contrario… incluso el Monarca Dragón no podrá salvarte.

Pero la figura de Xia Qingyue ya había volado lejos en la distancia, y nadie sabía si ella había escuchado lo que acababan de decir.

La Tierra Prohibida de Samsara era vasta, sin embargo, solo había una sola persona que vivía en esta vasta tierra. También fue debido a la existencia de esta persona que se había convertido en el mayor terreno prohibido en todo el Reino del Dios Dragón, incluso el Monarca Dragón no podía ir y venir como le plazca. Estas fueron palabras que no fueron en absoluto exageradas, así que si ese fuera el caso de alguien como él, ¿qué pasa con el resto?

Si no fuera por el Sello del Dios del Dragón, incluso si el Emperador del Dios de la Luna fuera personalmente, definitivamente no se le permitiría pasar, mucho menos a Xia Qingyue.

Sin embargo, incluso si uno pasara por alto a los dos grandes dioses dragones guardianes, solo entraría en las fronteras de la Tierra Prohibida de Samsara. Si uno realmente quisiera entrar en la Tierra Prohibida de Samsara… entonces incluso el propio Sello del Dios Dragón no sería de ninguna ayuda.

La velocidad de Xia Qingyue era extremadamente rápida y estaba claro que su corazón estaba ardiendo de ansiedad y urgencia, pero sintió que un cambio extremadamente claro sucedía frente a ella.

Cuanto más avanzaba, más limpia y más densa se volvía el aura de la naturaleza. Todos los elementos en este lugar eran increíblemente suaves y claros. Había ráfagas ligeras de viento, el sonido lento y relajante del agua que fluía, y hasta la tierra olía tan bien que uno podía intoxicarse con ella.

A medida que avanzaba, el aura de la naturaleza se volvió tan suave y clara que iba más allá de la imaginación de Xia Qingyue. Xia Qingyue también había descubierto muchos cambios en su entorno. Con una sola mirada, realmente podía ver nubes y nieblas envolviendo el área, haciendo que pareciera como si hubiera entrado en una morada celestial. Los sonidos claros y melodiosos de los pájaros y las mariposas revoloteando en el aire resonaban en sus oídos, y Xia Qingyue pensó que incluso podía escuchar débilmente el susurro alegre de las plantas y flores a su alrededor…

Realmente parecía como si ella hubiera entrado en un mundo ilusorio de cuento de hadas, un lugar que no estaba manchado por el ruido o la maldad del mundo mortal, un lugar que parecía no contener ni un rastro de disputa o maldad. Poco a poco, el cuerpo de Xia Qingyue se relajó inconscientemente, y se sintió como si su corazón fuera acariciado suavemente por el agua de manantial más pura, haciendo que se volviera mucho más calmada y tranquila.

¡Bang!

Cuando Xia Qingyue voló rápidamente hacia adelante, su cuerpo golpeó fuertemente contra una barrera invisible. Agarró a Yun Che cuando retrocedió varios pasos y casi se cayó al suelo.

El mundo frente a ella estaba completamente envuelto por la niebla, y ella apenas podía distinguir las suaves sombras de las flores y plantas a su alrededor. Incluso teniendo en cuenta la visión de Xia Qingyue, todavía no podía ver nada, y su percepción espiritual no podía extenderse frente a ella en absoluto.

Era como si ese fuera un mundo que el hombre mortal nunca podría alcanzar.

¡La Tierra Prohibida de Samsara!

Xia Qingyue sabía que incluso si ella era cien veces más fuerte de lo que era actualmente, no había ninguna manera de que pudiera forzar su camino a través de eso… e incluso si pudiera, todavía sería absolutamente incapaz de hacerlo. Su pecho subió y bajó, mientras hacía todo lo posible por suprimir la agitación y la emoción de hinchazón en su corazón. Después de eso, lentamente se dejó caer de rodillas:

—La joven Xia Qingyue de la Región Divina Oriental… y su esposo Yun Che, suplican ver a la Senior Shen Xi.

Sus hermosos ojos y su voz estaban llenos de una profunda súplica y deseo… Sin embargo, el mundo a su alrededor se mantuvo sin cambios, un mundo fantástico y puro de pájaros cantores y flores fragantes, pero no hubo respuesta.

Xia Qingyue se llevó la mano al pecho antes de inclinarse profundamente y gritar con una voz que bordeaba la adoración —Esta joven Xia Qingyue y su esposo Yun Che suplican ver a la Senior Shen Xi.

Lo único que respondió a Xia Qingyue fue todavía ese pesado silencio. Era como si fuera realmente un mundo fantástico y vacío, y que no había nadie que hubiera oído sus desesperadas súplicas.

Xia Qingyue sostuvo levemente a Yun Che cerca antes de gritar una vez más —Por perturbar la paz y la tranquilidad de la mayor Senior Shen Xi, esta joven merece diez mil muertes. Pero mi esposo ha sido afligido con la Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma, y la única bajo el cielo que puede salvarlo es la Senior Shen Xi. Le ruego a la Senior Shen Xi que nos muestre una gran compasión y que aparezca ante nosotros para salvarlo… ¡La Joven Xia Qingyue está dispuesta a usar su propia vida como garantía!

Cada palabra que salía de su boca estaba llena de una profunda y triste súplica, su voz era tan profunda que incluso este mundo callado había sido coloreado por esa pena. Junto a ella, un grupo de coloridas mariposas, que habían estado revoloteando entre las flores, había comenzado a batir sus coloridas alas mientras se levantaban en el aire y observaban en silencio a la niña que se arrodillaba en ese lugar.

Ella hizo una profunda reverencia… y no se levantó durante mucho tiempo.

Fue en ese momento que las coloridas mariposas, que habían flotado allí durante un largo período de tiempo, de repente volaron en el aire antes de bailar alegremente y con entusiasmo entre las flores… También fue en este momento que una voz sonó en este puro y tranquilo mundo.

—Este no es un lugar al que deberías haber venido, debes irte.

Esa voz era muy suave y hermosa, y sonaba como si hubiera venido de los picos de las nubes. También sonaba como si hubiera salido de un sueño. Era tan ligero y tenue como una nube, tan suave y flexible como una brisa. Sin importar quién lo escuchara, se encontrarían incapaces de creer que una voz tan suave, suave y hermosa existiera en este mundo… Tal vez incluso la legendaria “música celestial etérea” apenas se compararía con eso.

ATG – Capítulo 1298

Capítulo 1298 – Región Occidental, Reino del Dios Dragón

Boom booom booooom…

En el inicio del Reino de Dios del Principio Absoluto, el polvo gris ceniza llenó el cielo y el espacio se desgarró debido a que fue distorsionado hasta el punto en que parecía olas marinas. Incluso el rincón más pequeño de esta área estaba lleno de un poder destructivo que ninguna persona ordinaria no podría comprender.

Jazmín y Caizhi combinaron su fuerza mientras se enfrentaban a Qianye Ying’er en un feroz combate. Las propiedades y atributos de sus ataques eran completamente diferentes. El núcleo del poder divino de la Matanza Celestial consistía en comprimir el poder de uno al máximo antes de matar instantáneamente al oponente en una explosión instantánea de poder. Sin embargo, el poder divino del Lobo Celestial era fuertemente inigualable y creaba gigantescas franjas de destrucción. A pesar de que era la primera vez que combinaban sus poderes, debido al hecho de que estaban cooperando con la persona que era más importante para ellos y más cercana a sus corazones, las dos hermanas pudieron coordinar sus ataques con una sinergia inigualable.

Pero el poder de Qianye Ying’er era simplemente demasiado terrible. A pesar de que Jazmín y Caizhi estaban usando todo su poder, no la presionaba de ninguna manera. Además del momento en que Jazmín había cortado varios mechones de cabello y una esquina de su máscara, no habían dejado ninguna otra marca en su cuerpo, incluso su túnica dorada todavía estaba completamente inmaculada.

—¡Lamentación de la Estrella Celestial!

Mientras el lobo azul aullaba, la Espada Sagrada del Lobo Celestial cayó a la tierra como una estrella que cae de los cielos como una espada vasta e ilimitada que causó que el espacio a su alrededor se hundiera.

Cuando entró en el corazón del Dominio de la Espada de la Estrella Celestial, el cabello dorado de Qianye Ying’er bailaba en el aire, pero su cuerpo no se movió ni un centímetro. Un halo dorado que no era demasiado grande apareció del aire, bloqueando directamente el poder de la espada que llenaba los cielos, evitando que siguiera presionando.

¡Shaa!

Los ojos de Qianye Ying’er brillaron cuando una enorme mano dorada emergió repentinamente de ese halo dorado y atravesó directamente el Dominio de la Espada de la Estrella Celestial mientras se dirigía hacia el pecho de Caizhi.

—¡¡Caizhi!!

Jazmín originalmente tenía la intención de atacar a Qianye Ying’er, pero al ver eso, la expresión de sus ojos cambió bruscamente y su cuerpo dio un giro repentino. Su figura roja se movió apresuradamente hacia adelante cuando la Cuchilla Asesina Dioses fue forzada a pasar de una postura de ataque a una defensiva…

¡¡Bang!!

Después de un mero instante de resistencia, la Cuchilla Asesina Dioses fue ferozmente mandada a volar hacia un lado mientras ese rayo de luz dorada se estrellaba directamente contra el pecho de Jazmín. Un chorro de sangre brotó de la boca de Jazmín como una flecha mientras volaba, como si fuera una hoja marchita soplada por una fuerte ráfaga de viento.

—¡¡Hermana mayor!!

Caizhi dejó escapar un grito de sorpresa cuando su tez cambió drásticamente. Ella no se apresuró a verificar la condición de Jazmín, pero en este momento, la energía maliciosa que ella había reprimido firmemente en lo más profundo de su corazón se precipitó instantáneamente directamente a su cabeza, mientras su sangre recorría locamente todo su cuerpo… La imagen de un lobo azul apareció extrañamente detrás de su espalda y cuando abrió sus ojos, aparecieron los ojos rojos escarlata de un lobo.

—Qianye… — Su voz temblaba como el brazo que sostenía la Espada Sagrada del Lobo Celestial en alto. Esa voz, que originalmente había sido tan clara y pura como el agua de un manantial, ahora parecía como si se hubiera derramado sangre fresca del infierno sobre ella, ya que se volvió incomparablemente siniestra. —¡Te matare!

—¿…? — Qianye Ying’er, quien estaba a punto de avanzar, se detuvo repentinamente, porque la presión que venía de Caizhi se había multiplicado repentinamente en este preciso momento.

¡Se había multiplicado de verdad!

Qianye Ying’er, quien todavía había estado vagando tranquilamente por todo este tiempo, de repente sintió que una clara sensación opresiva la invadía.

El alto y poderoso Lobo Celestial se había transformado repentinamente en un lobo demonio de odio y resentimiento, y esos ojos de lobo de color sangre parecían dos lunas de sangre escarlata que colgaban en el cielo azul.

—¡¡¡Asesinato de la Luna de Sangre Inmortal!!!

BZZ…

En ese instante, toda la luz y el sonido en ese mundo desaparecieron completamente y de manera extraña. Todo dentro de la ubicación del Reino de Dios del Principio Absoluto, desde las nubes flotantes hasta el suelo, desde las rocas gigantescas hasta el grano de arena más pequeño, todos se congelaron en ese instante. En el siguiente instante, todas estas cosas fueron eliminadas por completo y lo único que permaneció en el área eran interminables fragmentos de detritos flotando caóticamente en un mundo roto.

¿Formación del Asesinato Inmortal?

El asombro cruzó el rostro de Qianye Yinger, su figura dorada se retiró rápidamente, y con un ligero movimiento de su mano, sacó una larga y delgada espada dorada de su cintura… Cuando se balanceó, pareció ondularse como una serpiente dorada, pero cuando se apagó, lanzó rayos de luz dorados que pudieron atravesar los cielos y la tierra.

La espada dorada parpadeó y osciló, su trayectoria fue ligera y fácil, pero fue capaz de romper fácilmente un agujero en la Formación Asesinato Inmortal que estaba lloviendo desde arriba… Sin embargo, en ese mismo instante, la figura de Jazmín voló locamente hacia el costado de Caizhi. La sangre goteaba de la esquina de sus labios y su vestido rojo estaba roto y desgarrado, pero extendió una mano y firmemente se aferró al brazo de Caizhi.

—¡Vamos!

¡¡¡¡BOOOOM!!!!

Después de una gran explosión que se tragó los cielos y la tierra, el poder de la Formación Asesinato Inmortal explotó, haciendo que los terrenos de inicio del Reino de Dios del Principio Absoluto estuvieran completamente al revés. El espacio dentro de este reino se parecía al hielo que había sido completamente destrozado cuando comenzaron a aparecer agujeros incomparablemente terribles… En la distancia, rugidos de tierra sacudieron el cielo y continuaron por un largo tiempo mientras innumerables bestias salvajes se sobresaltaban por la perturbación.

La figura dorada de Qianye Ying’er se alejó lentamente de la mitad de ese poder destructivo que irremediablemente estalló en el cielo. A pesar de que el mismo cielo y el suelo habían sido envueltos por esta destrucción, todavía no había un solo rastro de polvo o suciedad en su cuerpo. Sin embargo, su visión o percepción espiritual ya no podía detectar la existencia de Jazmín y Caizhi.

—Hmph, parece que he subestimado a esa cría de lobo después de todo, — murmuró para sí misma. Después de eso, ella flotó y comenzó a volar hacia la salida del Reino de Dios del Principio Absoluto a un ritmo pausado.

Ella no parecía tener ninguna intención de perseguir a Jazmín y Caizhi… Todos esos años atrás, a pesar de que Jazmín había sido afligida por ese veneno diabólico, aún podía escapar de la búsqueda de la mayor parte de la Región Divina del Sur. Si la Matanza Celestial realmente quisiera irse, entonces nadie podría detenerla.

Aunque la Diosa de la Matanza Celestial poseía la fuerza de combate más débil entre los Doce Dioses de la Estrella, su capacidad para ocultarse, su percepción espiritual, su poder explosivo y su velocidad no tenían parangón en este mundo. Un Dios de la Estrella aterrador que podría sumergirse completa y perfectamente en la oscuridad, antes de asestarle un golpe fatal repentinamente, e incluso si fallaba, podría huir de inmediato en un solo instante, sin permitirse ser perseguido de ninguna manera… Tan poderosa como era Qianye Ying’er, todavía no tenía más remedio que temer y respetar ese poder.

Esta fue también la razón por la que ella había creado un plan tan elaborado hace tantos años y ni siquiera había dudado en ir a la Región Divina del Sur solo para deshacerse de Jazmín.

Qianye Ying’er abandonó el Reino de Dios del Principio Absoluto, regresando al éter sin límites y vacío que existía fuera del Reino de Dios. Gu Zhu se acercó silenciosamente antes de detenerse detrás de ella. Su pelo blanco pálido, que se asemejaba a palos de hierba marchita, todavía estaba congelado con fragmentos de hielo.

—Señorita, la Matanza Celestial y el Lobo Celestial ya se han ido. ¿Debemos seguir persiguiendo a Yun Che y Xia Qingyue? —Preguntó Gu Zhu en un tono apacible.

—¿A dónde fueron? —, Preguntó Qianye Ying’er.

—Al sur.

—Hmph —, Qianye Ying’er soltó un resoplido frío, —no hay razón para que vayan en esa dirección, es simplemente una distracción. Definitivamente han cambiado de dirección hace mucho tiempo, huyendo de regreso a la Región Divina Oriental.

—Entonces señorita…

—No hay necesidad de que sigamos persiguiéndolos por más tiempo. — Las pupilas de Qianye Yinger se contrajeron ligeramente, mientras una luz dorada oscura y siniestra brillaba en sus ojos, —Marqué a Yun Che con la Marca del Deseo de Muerte, así que habrá alguien que obedientemente me llevará hacia el para rogarme.

—Mm… — Las cinco palabras ‘Marca del Deseo de Muerte del Ama Brahma en realidad hicieron que los viejos ojos de Gu Zhu se estremecieran intensamente por un segundo. Fue solo después de varias respiraciones que finalmente dijo —Pero, ¿y si él está decidido a morir, entonces qué hacemos?

—Si muere, muere. — Qianye Ying’er soltó una risa fría e indiferente. —La Matanza Celestial me dijo algo justo ahora, “el poder divino del Dios Maligno no es algo que pueda ser robado.” Y en realidad prefiero creer esas palabras también. Si Yun Che viene a suplicarme que lo libere de esa marca, ese sería naturalmente el mejor resultado. Pero si él quiere morir, ¿qué pérdida sufro de todos modos?

Gu Zhu respondió —Pero una vez que Yun Che y Xia Qingyue regresen a la Región Divina Oriental, el Reino de Dios del Cielo Eterno, el Reino del Dios de la Estrella y el Reino del Dios de la Luna sabrán muy rápidamente que fue la señorita quien actuó contra Yun Che. Esto es especialmente preocupante, dado que el Emperador del Dios del Cielo Eterno ha expresado claramente su deseo de proteger a Yun Che. Si ve la Marca del Deseo de Muerte en el cuerpo de Yun Che, me temo que…

—Heh, ¿crees que le tengo miedo? — Qianye Ying’er no parecía en absoluto preocupada. Al contrario, ella soltó una risa fría —Si Yun Che fuera su hijo o su discípulo directo, entonces le temería. Pero a pesar de que admira mucho al actual Yun Che, ese sentimiento se limita estrictamente a la admiración. Aparte de eso, Yun Che es alguien que no tiene nada que ver con él. Entonces, ¿crees que el viejo del Cielo Eterno se enfrentara conmigo por un “genio” que en realidad no tiene nada que ver con él?

Gu Zhu se sumió en un profundo silencio antes de que él asintiera lentamente con la cabeza, —Este viejo ha reflexionado sobre la situación.

Qianye Ying’er se dio la vuelta mientras recorría con indiferencia el cuerpo de Gu Zhu antes de decir bruscamente: —¿Energía helada? No hay nadie que use energía helada entre los dioses estelares, así que, ¿con quién te enfrentaste?

Gu Zhu respondió —Ella no era un Dios de la Estrella. Usó energía helada extremadamente fuerte para sellar por la fuerza sus rasgos y su aura. Cuando luchó contra este viejo, solo usó energía profunda helada pura y no usó ningún arte profundo.

—¿Oh? Entonces, ¿esto significa que usó medidas extremas para ocultar su propia identidad? —La frente de Qianye Ying’er se frunció levemente mientras su cerebro rápidamente trataba de encontrar a alguien en la Región Divina Oriental que no solo pudiera enfrentarse contra Gu Zhu sino que también cultivara la energía profunda de hielo.

—Eso es correcto. Sin embargo, este viejo está adivinando que ella es el Emperador Dragón Azul de la Región Divina Occidental, — dijo Gu Zhu lentamente.

—Eso no es posible. —Qianye Ying’er rechazó esa noción con un movimiento de cabeza. —La raza dragón es, naturalmente, una raza orgullosa y altiva, que definitivamente no se inclinarían ante acciones como ocultar su propia identidad. Dada la clase de persona que es el Emperador Dragón Azul, es incluso menos posible que sea ella.

—Cuando Xia Qingyue y Yun Che huyeron del Reino del Dios de la Luna, no se había planificado previamente, y nadie había pensado antes que esto iba a suceder. Incluso nuestra idea de dar caza fue un estímulo del momento. Así que incluso si Yun Che realmente tiene una relación profunda y misteriosa con la raza dragón, tampoco fue posible que lo supieran de antemano y, por casualidad, llegar a este lugar… No, la única forma en que alguien pudo haberlo perseguido ¡Todo el camino hasta aquí fue si esa persona era de la Región Divina Oriental!

—Estas son cosas de las que este viejo es naturalmente consciente, — dijo Gu Zhu con un suspiro, —pero señorita, se ha perdido algo. Esta persona era una mujer y no usaba ningún arte profundo, y simplemente confiando en su propia energía profunda de hielo, fue capaz de retrasarme a la fuerza hasta ahora. Si ella hubiera usado toda su fuerza, es muy posible que… ella esté por encima de mí.

Las cejas de Qianye Ying se movieron levemente. Su mirada se dirigió hacia él antes de preguntar: —Tío Gu, dentro de la Región Divina Oriental, ¿cuántas personas son lo suficientemente dignas para que las palabras “encima de mi” se usen en ellas?

Gu Zhu respondió— Además de los ‘antiguos ancestros’ que se han escondido del mundo, las únicas personas en las que se pueden usar esas palabras son los cuatro Emperadores Dioses y la misma Señorita.

—Es decir, otra persona en el nivel de un Emperador Dios ha aparecido en nuestra Región Divina Oriental… ¿aún no lo sabíamos? — Preguntó Qianye Ying’er con voz extraña.

Gu Zhu no respondió porque eso era algo que era categóricamente imposible.

—El usuario más fuerte de las artes profundas de agua en la Región Divina Oriental es Shui Qianheng del Reino de la Luz Esmaltada. Hay muy pocas personas que cultivan el elemento de hielo y el más fuerte debería haber estado en el reino de la canción de la nieve de dónde provino Yun Che. A pesar de que la Reina del Reino Xuanyin del Reino de la Canción de Nieve es un Rey del Reino Medio, su cultivo es extremadamente alto, y ella era una Maestra Divina de nivel cuatro hace tantos años. Así que ahora mismo, incluso si rompiera los cielos, solo sería una Maestra Divina de etapa intermedia en el mejor de los casos… —Qianye Ying’er murmuró para sí misma mientras pensaba profundamente. Finalmente, su mirada se volvió fría y concentrada, —¿Podría realmente ser el Emperador Dragón Azul?

Una vez que se agotaron todas las demás posibilidades, incluso si la única posibilidad restante era un ajuste bastante incómodo, sin duda era la respuesta.

No importaba si era Qianye Ying’er o Jazmín y Caizhi, ninguno de ellos se había dado cuenta de que la dirección hacia la que Xia Qingyue y Yun Che habían huido no era el sur ni el este. En realidad, era el oeste.

Con el Jade Celestial del Tiempo como fuente de energía, el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida podría mantener su velocidad máxima durante mucho tiempo.

A medida que el tiempo transcurría con una lentitud agonizante, el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida finalmente había llegado a la región divina más grande y más fuerte del Reino de Dios.

¡La Región Divina Occidental!

El Reino de Dios tenía cuarenta mil reinos estelares y la Región Divina Occidental estaba compuesta por dieciséis mil de estos reinos estelares.

Entre los diecisiete reinos rey dentro del Reino de Dios, la Región Divina Occidental tenía seis de ellos.

La raza más fuerte del universo, la raza dragón, se concentró dentro de la Región Divina Occidental. El Reino del Dios Dragón, donde gobernaba el monarca de la raza dragón, y donde se alojaron los propios Dioses Dragón, era el jefe de los seis reinos rey de la Región Divina Occidental, y también era la existencia definitiva en todo el Reino de Dios; una existencia a la que los otros dieciséis reinos rey tenían que inclinar sus cabezas.

Los seis reyes del reino de los reinos rey de la Región Divina Occidental eran conocidos como los “Un Monarca Cinco Emperadores” que dominaban la Región Divina Occidental, y cuatro de ellos pertenecían a la raza dragón.

Una vez que entraron en la Región Divina Occidental, la velocidad del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida no disminuyó en lo más mínimo. Bajo la guía de Xia Qingyue, aceleró a la máxima velocidad hacia la existencia última en todo el Reino de Dios: ¡el Reino del Dios Dragón!

Xia Qingyue nunca había estado en la Región Divina Occidental, y mucho menos en el Reino de Dios Dragón. Así que todas estas cosas le fueron explicadas por los fragmentos de memoria que había recibido… Nunca se había regocijado de esa manera, por el hecho de que tenía estos fragmentos de memoria, en cualquier otra ocasión antes de este momento actual.

—Vamos a llegar pronto, no falta mucho. Así que espera un poco más —, Xia Qingyue miró hacia adelante mientras murmuraba suavemente esas palabras.

Durante este período de tiempo, Yun Che había estado en su propio infierno todo el tiempo, y esto también era algo que atormentaba a Xia Qingyue también.

Finalmente, siguiendo el cambio del mundo frente a ella, un aura que contenía un dragón sin forma podría apresurarse a encontrarse con ellos…

¡El Reino del Dios Dragón!

El Reino del Dios del Dragón era increíblemente vasto, y no solo era el reino rey más grande, sino que también era el reino estelar más grande en todo el Reino de Dios. Su aura era excepcionalmente primordial y densa, y en realidad era bastante similar a la del Reino de Dios del Principio Absoluto. Además, la principal diferencia entre este y los reinos rey en la Región Divina Oriental era que el Reino del Dios Dragón era un reino rey completamente abierto. Además del Dominio del Dios Dragón, que se encuentra en su corazón y en varios terrenos prohibidos, uno podría ir y venir libremente a su antojo.

Debido a esto, una cantidad innumerable de practicantes profundos viajarían al Reino del Dios Dragón cada año.

Una vez que llegaron a los cielos sobre el Reino del Dios del Dragón, Xia Qingyue no tuvo tiempo libre ni atención para disfrutar del aura de este lugar, ni admirar el paisaje. Sus corazones no solo no se aflojaron, sino que también se habían tensado aún más en silencio…

Esto se debió a que ella no podía estar segura de que “esta persona” realmente podría salvar a Yun Che… e incluso si realmente pudiera, si salvaría a Yun Che era otra pregunta en conjunto…

Incluso verla era tan difícil como tratar de escalar los cielos.

Debido a que el lugar en el que estaba era el mayor terreno prohibido en todo el Reino del Dios Dragón… Era un lugar en el que incluso el Monarca Dragón no podía ir y venir como él deseaba…

¡La Tierra Prohibida Samsara!

ATG – Capítulo 1297

Capítulo 1297 – Rogando por morir

¡Boom!

Con una gran explosión, la luz azul de la Espada Infierno del Lobo Celestial estalló y un Colmillo Salvaje se dirigió hacia Qianye Ying’er mientras se estrellaba en el suelo.

Cada ataque del Tomo de Dios del Lobo Celestial poseía un poder enorme. Como el segundo estilo de espada del Lobo Celestial, el Colmillo Salvaje que Yun Che había producido con su mano actuando como una espada había herido gravemente a las princesas que se encontraban en el Reino del Rey Divino. Sin embargo, cuando Caizhi realizó este movimiento con su espada, lanzó lo que realmente podría llamarse una vasta fuerza celestial.

El aullido del lobo atravesó el aire y la imagen de un enorme lobo azul apareció repentinamente en los cielos… Comparada con la borrosa y destellante imagen de un lobo que apareció detrás de Yun Che, la imagen que apareció detrás de Caizhi fue la de un lobo azul elevándose a los cielos. Sus pupilas rojas brillaban como prisiones de sangre y su boca parecía como si pudiera devorar los propios cielos. Seguido de la danza de la Espada Sagrada del Lobo Celestial, ese imponente lobo azul se precipitó directamente hacia Qianye Ying’er con una espada apocalíptica.

Qianye Ying’er no se movió una pulgada de donde estaba parada. Simplemente levantó una mano cuando un halo dorado apareció repentinamente del aire. Sin embargo, este halo dorado fue capaz de frenar instantáneamente la espada del lobo celestial… pero, casi en el mismo instante, una línea roja desgarro el aire y se disparó hacia la garganta de Qianye Ying como un meteoro.

Los ojos de Qianye Ying’er se enfocaron cuando el brillo dorado que irradiaba de su cuerpo comenzó a circular débilmente.

En un abrir y cerrar de ojos, el espacio circundante se había retorcido en una aterradora ‘S’… ¡Este no era el espacio dentro de los reinos inferiores o el Reino de Dios, era el espacio dentro del Reino de Dios del Principio Absoluto! Poseía lo que era prácticamente el nivel más alto de leyes espaciales en el universo. Ser capaz de distorsionar el espacio en este lugar hasta tal punto requería una cantidad de poder extremadamente aterradora… y la fuerza de desgarre de este poder era sin duda extremadamente terrible también.

Dentro de ese espacio distorsionado, los poderes de Caizhi y Jazmín se disiparon casi instantáneamente, y ambas fueron lanzadas en diferentes direcciones.

—¿Cómo puede ser… tan poderosa? — El rostro serio de Caizhi ahora estaba teñido de un golpe que era difícil de ocultar. Esta fue la primera vez que había presenciado la terrible realidad de Qianye Ying’er. Ella no había usado todo su poder, ni siquiera había sacado un arma, pero ese poder opresivo sin forma le dificultaba incluso respirar… ¡Definitivamente era más poderosa que todos los Dioses de la Estrella, excepto Xing Juekong!

—Ella es tan poderosa, — dijo Jazmín con voz fría. A pesar de su intención asesina y su odio hacia Qianye Ying’er habían alcanzado sus límites, su lógica helada le estaba diciendo una cosa una y otra vez «incluso si aparecieran dos Dioses de la Estrella más, intentar matar a Qianye Ying’er simplemente sería una ilusión, y mucho menos haciéndolo solo con Caizhi y ella.»

Lo único que ella y Caizhi podían hacer en este momento era hacer todo lo posible por mantenerla en este lugar para permitir que Yun Che huyera lo más posible.

Con una sola respiración, su figura parpadeó y se desvaneció como un fantasma en el aire… Cuando apareció una vez más, ya se había dividido en siete imágenes diferentes, estas siete imágenes llevaban luces parpadeantes que brillaban con una fuerza que prometía el fin de toda vida…

—¡Corte Aniquilador del Dios de la Estrella!

Los corazones y los pensamientos de las dos hermanas estaban alineados, porque la espada del Lobo Celestial de Caizhi también se había balanceado hacia abajo simultáneamente. Las princesas del Reino del Dios de la Estrella, las dos Diosas de la Estrella combinaron todo su poder por primera vez, en este lugar, mientras intentaban rodear y matar a la Diosa Monarca de Brahma, la mujer más aterradora de toda la Región Divina Oriental.

————————

La velocidad del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida ya había llegado al límite de todas las naves de guerra profundas que existían en el universo, sin embargo, en este momento, Xia Qingyue sintió que aún era demasiado lento.

Había mantenido a Yun Che en su abrazo desde que se arrodillo en el suelo manteniendo esa postura desde entonces. Su corazón había sido completamente engullido por la ansiedad y una sensación helada. Xia Qingyue, que normalmente era tan fresca como el hielo, no pudo encontrar un solo momento de compostura en este momento.

Durante los últimos años que había estado en el Reino de Dios, su corazón había sido muy tranquilo y sereno. Era el tipo de compostura que no tenía deseos, el tipo de compostura que parecía completamente aislado de la mundanalidad. Sin embargo, cuando el Yun Che que ella había pensado que había muerto hacía muchos años apareció frente a ella, había huido con él… Esta no era una elección que se había tomado después de mucho pensamiento, o una elección que se había hecho racionalmente. En cambio, se había originado a partir de sus propios deseos instintivos.

A pesar de que esta elección la había cargado con una culpa extremadamente pesada… una culpa tan pesada que pensó que tendría que usar toda su vida para expiarla.

Tal vez todavía no entendía realmente por qué había tomado esa decisión instintivamente, pero al menos, cuando vio al Yun Che quien pensó había dejado el mundo mortal desde hace mucho, apareció vivo y pateando frente a ella, sus ojos, su corazón y su alma, que habían estado ‘dormidos’ durante mucho tiempo, una vez más comenzaron a moverse… Esta fue una sensación muy clara y distinta, y fue más clara y distinta que en cualquier otro momento en que su corazón y alma se estuvieran moviendo.

Sin embargo, en tan solo un día, había caído directamente en un profundo abismo una vez más… Su sueño más hermoso y placentero se había transformado en la pesadilla más terrible en un solo instante.

La Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma…

Dentro de los fragmentos de memoria que el Emperador Dios de la Luna le concedió, los remanentes de un temor extremadamente intenso se unieron a cualquier recuerdo relacionado con la Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma. Para poder hacer que una existencia como el Emperador Dios de la Luna sienta terror… Solo por eso, uno podría imaginar cuán terrible era esta maldición.

Sin embargo, había descendido sobre el Yun Che que ella acababa de recuperar después de haberlo perdido durante tanto tiempo.

Yun Che había permanecido inconsciente durante todo este tiempo, pero su rostro había permanecido blanco pálido durante todo el tiempo, sin recuperar el más mínimo color, y sus dientes comenzaban a apretarse fuertemente. Todos los órganos y músculos de su cara parecían estar tensos hasta el punto en que sus rasgos habían comenzado a retorcerse… Cada uno de estos signos hablaba de lo cruel que era su actual tormento.

Fue en este momento que su cuerpo repentinamente brilló con una luz dorada y esas marcas doradas comenzaron a aparecer una tras otra.

Era como si una bestia salvaje que se había sumido en las profundidades de la desesperación hubiera sido despertada por una pesadilla. El ronco lamento de Yun Che rompió el aire, todo su cuerpo se retorció violentamente y sufrió un espasmo, haciendo que se soltara del abrazo de Xia Qingyue mientras caía al suelo. Después de eso, comenzó a rodar en el suelo con un dolor extremo mientras aullaba y gemía…

—¡Yun Che!

Xia Qingyue se había sobresaltado por lo que acababa de suceder y ella rápidamente dio un paso adelante. Pero el cuerpo de Yun Che se movía violentamente mientras sus extremidades se contorsionaban y bailaban en el aire. Xia Qingyue fue arrojada lejos de él por un feroz movimiento de su mano justo cuando ella se acercaba.

Las personas que nunca habían experimentado lo que era soportar la Marca del Deseo de Muerte nunca podrían entender qué tipo de dolor estaba soportando Yun Che en este momento.

A veces, su cuerpo entero se acurrucaba y temblaba, como si lo hubieran arrojado a la capa más profunda de una prisión del inframundo y su cuerpo entero hubiera sido perforado con innumerables lanzas envenenadas de hielo. Pero en el siguiente instante, sentiría como si su cuerpo estuviera siendo desgarrado, sus huesos fueran destrozados y fuera asado por llamas que eran incluso más crueles que el fuego del purgatorio…

Cada tipo de dolor y tormento que se podía imaginar, e incluso cada tipo de dolor y tormento que la gente ni siquiera se atrevía a imaginar. Yun Che fue destruido sin piedad por todas estas cosas con cada respiración que tomaba, con cada segundo que pasaba…

—¡AHHHHHHH… AHHHHHHHHHHH!

—UUAHUWAHHHHHHH

En solo unas cuantas respiraciones después de que desperto, el cuerpo entero de Yun Che se había empapado en sudor frío y todas las venas de su cuerpo habían salido y empezado a retorcerse de la manera más grotesca. Sus cuatro extremidades chocaban locamente contra el suelo, y todo lo que lo rodeaba, antes de que procediera a agarrar y aferrar su propio cuerpo… En un abrir y cerrar de ojos, su cuerpo se había cubierto con sangrientos rasguños, y en el instante siguiente, él ya se había convertido en un desastre.

—Yun Che… ¡¡Yun Che!!

Cuando ella presenció personalmente a Yun Che abriendo agujeros sangrientos en su propio cuerpo, Xia Qingyue sintió que su corazón y su alma se estremecían. Ya no le importaba nada, rápidamente circulo su energía profunda y corrió hacia Yun Che… A pesar de que Yun Che no podía usar energía profunda en su condición actual, su poder físico y la resistencia de su cuerpo siempre habían sido extremadamente altos. Esto, además de su lucha violenta en las profundidades de su desesperación, hizo que sus brazos se apartaran del agarre de Xia Qingyue mientras él le arañaba el cuerpo.

En uno de sus espasmos sus manos retorcidas agarraron con fuerza su brazo izquierdo mientras que el otro se lanzó hacia su pecho antes de aferrarse firmemente a un bulto de suavidad mientras lo apretaba…

El dolor apareció en la cara de Xia Qingyue, pero ella no intentó liberarse. En su lugar, cerró los ojos y abrazó con fuerza el cuerpo espasmódico y estremecedor de Yun Che.

Goteo…

Goteo…

Unas cuantas gotas de agua, que parecían frías y cálidas al mismo tiempo, cayeron de algún lugar desconocido, ya que aterrizaron silenciosamente en los sangrientos surcos que Yun Che había tallado en su propio pecho y se mezclaron con su sangre. Fue en ese momento que los ojos llenos de sangre de Yun Che finalmente comenzaron a mostrar algunos signos de racionalidad…

En medio de sus pensamientos borrosos y su visión, vio que su propia mano izquierda había agarrado el brazo de Xia Qingyue, sus dedos clavándose completamente en su carne, formando cinco agujeros sangrientos en su perfecta e impecable piel de jade, manchando la mitad de su manga con sangre fresca. Además, su mano derecha se había hundido profundamente en su pecho izquierdo. Debajo de la túnica rasgada de la luna, su carne nevada, que tenía la forma de una luna llena, había sido tomada con tanta fuerza que había cambiado de forma, y también había cinco marcas rojas sorprendentemente llamativas en su piel…

No lo había evitado, ni había hecho un solo sonido, simplemente se había aferrado a él con fuerza.

Sus pupilas se dilataron dramáticamente cuando él retiró sus manos desesperadamente mientras temblaban aún más intensamente. Abrió la boca, dejando escapar una voz que era más ronca y más fea para el oído que la de un demonio, —Qing… yue…

—Mátame…

La suya había sido una vida llena de innumerables heridas, y había bailado al borde de la vida y la muerte innumerables veces. Yun Che, quien ni siquiera temía el dolor de su alma al dejar su cuerpo, estaba usando toda su voluntad restante para pedir la muerte ahora que había sido afectado por la Marca del Deseo de Muerte del Monarca Brahma.
(Nota del traductor sin fines de arruinar la lectura: Yun Che se volvió alguien sin cerebro y super débil.)

—Yun Che… — Xia Qingyue negó con la cabeza, —No digas eso, tengo un plan para salvarte, definitivamente podremos…

—Matame… Ahhhhhhhhh…

Había escuchado claramente cada palabra que Qianye Ying’er había dicho previamente a pesar de que estaba en agonía. El dolor que soportaba actualmente superaba con creces el dolor de su alma al dejar su cuerpo, el dolor que había experimentado al intentar arrancar la Flor de Udumbara del Inframundo… Al menos en ese momento, todavía podía usar su voluntad para soportar ese dolor, pero el tormento infligido por la Marca del Deseo de Muerte había provocado que su voluntad y convicción colapsaran por completo. No era un dolor que cualquier ser humano, o cualquier criatura viviente con eso, pudiera soportar.

Si uno tuviera que vivir con este tipo de dolor para siempre, entonces la muerte sería la liberación más grande.

Si Qianye Ying’er era la única que podía liberarlo de este tormento, ¡entonces preferiría morir!

Después de la segunda vez que dijo esas palabras, sus ojos rápidamente se volvieron opacos y sombríos… Esos ojos que originalmente eran tan rojos como la sangre estaban claramente cubiertos por una capa de luz gris oscura.

¡Era voluntad de morir!

Xia Qingyue encontraba difícil respirar. La mano derecha que solía abrazar con fuerza Yun Che repentinamente aflojó su agarre antes de que abofeteara fuertemente a Yun Che en la cara.

¡¡PA!!

Esta bofetada sonó extremadamente fuerte en el aire. Era solo que, comparado con el tormento infligido por la Marca del Deseo de Muerte, el dolor de esta bofetada apenas podía sentirse… Sin embargo, impactó ferozmente el corazón y el alma de Yun Che, causando que sus ojos se enfocaran e incluso causando los espasmos que sacudían su cuerpo se detuvieran por un momento.

—Yun Che, escucha… —La voz de Xia Qingyue tembló levemente en medio de la fría penumbra, ——¡Eres Yun Che, no el tipo de basura que sería tan fácilmente derrotado por esto! En ese entonces, no moriste en la Villa de la Espada Celestial, no moriste en el Arca Profunda Primordial… Entonces, ¿por qué razón tienes que colapsar por una maldita maldición como esta?

—No olvides cuántas personas en el Cielo Profundo te están esperando… No olvides que abandoné a mi madre y a mi padre adoptivo por tu bien… Pero incluso más que eso, no olvides quien te causo este dolor, porque debes devolverlo un millón de veces… Entonces, necesitas vivir… y nunca podrás decir esas palabras otra vez…

Xia Qingyue respiró hondo mientras contenía las lágrimas antes de sacudir la cabeza y finalmente dijo — Solo tú puedes saber cuánto dolor estás soportando en este momento. Entonces, tal vez todas estas palabras que acabo de decirte sean simplemente palabras inútiles y vanas… Pero no hay una cosa absoluta en este mundo, y la Marca del Deseo de Muerte del Alma de Brahma no es algo que solo Qianye pueda quitarla. Hay una persona, posee el poder más singular en este universo y tu padre adoptivo dijo que su poder podría limpiar o purgar cualquier maldición en este mundo… Entonces, definitivamente puede deshacerse de la Marca del Deseo de Muerte que actualmente te aflige… ¡Definitivamente puede!

—En este momento, vamos a verla. Solo por unas horas más… todo lo que necesitamos ahora son unas horas más, pero te ruego que esperes, porque ella definitivamente puede salvarte…

El cuerpo de Yun Che todavía temblaba y giraba locamente y el sudor frío fluía desde cada rincón de su cuerpo. Pero la oscuridad sombría en sus ojos había comenzado a desaparecer lentamente, e incluso había empezado a reprimir con fiereza sus propios lamentos de dolor. En este momento, los únicos sonidos que se podían escuchar de él eran los chasquidos que sus dientes hacían cuando los apretaba…

Mientras sentía que su corazón se relajaba un poco, Xia Qingyue abrazó a Yun Che contra su pecho una vez más antes de decir suavemente —Si duele, puedes gritar. Sólo estoy yo en este lugar, nadie más puede escucharte.

Los lamentos de agonía que Yun Che había estado conteniendo con todas sus fuerzas inmediatamente brotaron de su boca como el agua de una presa rota, cubriendo cada rincón y grieta del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida.

TDG – Capítulo 476

Capítulo 476 – De regreso al Mundo Diminuto

Edición por Paris_117

Nangong Xianyin siguió pensando durante algún tiempo sin tomar una decisión y cuando Ye Ziyun vio eso, mostro un saludo con su puño hacia Nangong Xianyin. —Además, Nie Li dijo que sin importar la decisión que tome la Maestra de Secta, él la aceptara felizmente.

—Si la Secta Nota Celestial ya no necesita la protección de la Secta Plumas Divinas, él está dispuesto a retirar todos los discípulos de la Secta Plumas Divinas de la Secta Nota Celestial y no será más una molestia para la Secta Nota Celestial.— Dijo Ye Ziyun

Al escuchar estas palabras, la expresión Nangong Xianyin ablando un poco, antes de sonreír con impotencia. —Ziyun, ¿Qué crees que debería de hacer, como la Maestra de la Secta Nota Celestial?

—¿Porque estás tan segura de sus palabras?— Pregunto Nangong Xianyin mientras levantaba las cejas ligeramente.

—Es gracias a lo mucho que lo conozco— Ye Ziyun miro hacia el horizonte, recordando algunos momentos distantes. —El lugar en el que nacimos es una ciudad llamada Ciudad Gloria, la cual sufre constantemente de ataques de Bestias Demoniacas y puede ser destruida en cualquier momento.

—Todo miembro de la Ciudad Gloria pelea por la seguridad de la ciudad y son incontables los luchadores que han sacrificando sus vidas para protegerla.

—Pero entonces, nos dimos cuenta que la Ciudad Gloria es solo una pequeña parte del Mundo Diminuto, con el Mundo Diminuto siendo una pequeña parte del Reino Ruinas Dragón. En él, los Humanos y Bestias Demoniacas se encuentran en guerra. Solo Nie Lie, ha usado varios métodos para proteger Ciudad Gloria manteniéndose fiel a sus convicciones.

—Por Ciudad Gloria, podríamos dar nuestras vidas y morir, porque es el lugar en el que crecimos, nuestro hogar. —La mirada de Ye Ziyun destello con lágrimas mientras continuaba, —No estoy segura si la Maestra de Secta puede entender nuestros sentimientos.

—Los entiendo un poco ahora— Dijo Nangong Xianyin después de quedar sin palabras.

—De hecho, es razonable pensar que siempre y cuando Nie Li oculté bien los Elixires Sagrados y solo se los provea a los discípulos de la Secta Plumas Divinas, la diferencia entre la Secta Nota Celestial y la Secta Plumas Divinas será de un abismo en menos de diez años. Especialmente la cantidad de cultivadores en el Reino Ancestro Marcial. Creo que la Maestra de Secta conoce los efectos de esos Elixires Sagrados. Pero Nie Li está dispuesto a compartir una parte de ellos con otra Secta Principal.

—Y esto es porque Nie Li quiere que las Honorables Sectas Principales se vuelvan más poderosas y luchen contra las Sectas Demoniacas como una sola. —Ye Ziyun miro a Nangong Xianyin mientras continuaba, —¿Seguirá la Maestra de Secta Nangong dudando de las intenciones de Nie Li después de todo lo que ha hecho por todos? — Dijo Ye Ziyun

—Ziyun… me estas malinterpretando. No dudo de las intenciones del Maestro de Secta Nie, solo estoy un poco molesta por sus métodos. — Explico enseguida Nangong Xianyin.

—Si la Secta del Dios Demonio regresa, ¿la Maestra de Secta Nangong cree que la Secta Nota Celestial podrá luchar contra el enemigo con su fuerza actual? Si la Secta de la Nota Celestial no cambia, no hay duda de que se enfrentará a la destrucción. ¿Por qué no cambiar? Es preferible a sentarse sin hacer nada— Ye Ziyun miro a Nangong Xianyin mientras hablaba con sinceridad.

Nangong Xianyin se quedó en silencio por mucho tiempo, pensando en sus palabras. Debido a la situación, no había ninguna mejor opción para ella.

Aunque Nie Li de verdad deseaba el bien para la Secta Nota Celestial, sus métodos podrían hacer a otros de alguna manera infelices.

¿Pero que podría hacer? La Secta Nota Celestial era demasiado débil, y no podrían hacer nada más que aceptarlo en silencio.

—Ziyun, dale un mensaje al Maestro de Secta Nie por mí. La Secta Nota Celestial naturalmente le da la bienvenida a la Secta Plumas Divinas. Sin embargo, siempre y cuando la Secta Pluma Divinas no lleven las cosas demasiado lejos, pretenderé no ver algunas cosas.— Nangong Xianyin sonrió amargamente y agito su mano.

—De acuerdo, definitivamente le hare llegar su mensaje a Nie Li.— Ye Ziyun sonrió. Al ver que Nangong Xianyin aceptaba, se regocijo en su corazón.

A pesar de ser una discípula de la Secta Nota Celestial, también era la prometida de Nie Li. Por lo que esto la colocaba naturalmente al lado de Nie Li, sin mencionar que querían proteger Ciudad Gloria y que las cosas que Nie Li había hecho también eran por la Ciudad Gloria, así que ciertamente estaba a favor de eso. Además de que la regla de la Secta Nota Celestial de solo aceptar mujeres era un poco anticuado y era momento de cambiarlo.

◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆◆

Nie Li se encontraba sentado en su jardín, jugueteando con la Espada Meteorito del Dios del Trueno en sus manos. Desde que la espada devoro los fragmentos de la Espada Ancestral Myriad, Nie Li podía sentir que el poder contenido en la espada era sorprendente.

Se sentía muy curioso de saber cuan poderosa seria la espada si intentara blandirla.

Mientras Nie Li estaba jugueteando con la espada, Ye Ziyun regreso.

—¿La Maestra de Secta Nangong aceptó?— Nie Lie miro de reojo a Ye Ziyun, antes de hablar con una ligera sonrisa en su rostro.

—¿Cómo lo supiste?— Preguntó Ye Ziyun con una enorme sonrisa.

—Es debido a la situación actual y que la Maestra de Secta Nangong no es tonta. Si realmente hubiera querido separarse de la Secta Plumas Divinas, el resultado sería algo que ella no podría soportar. Obviamente sabe que estamos tratando de forzarla y que solo puede aceptarlo.— Nie Li soltó una risita.

—¿Y si la Secta de la Nota Secta de la Secta Plumas Divinas se separa? —Ye Ziyun miro a Nie Li.

—Entonces…—Un intenso brillo destello en los ojos de Nie Lie, —Entonces tendremos que cambiar la Maestra de Secta. Creo que hay mucha gente en la Secta Nota Celestial interesada en ser Maestra de Secta también. Todo lo que tengo que hacer es regalar algunos Elixires Sagrados para hacer más cercana nuestra relación.

—Nie Li… Eso no está bien— Ye Ziyun pensó en ello, antes de dejar salir un largo suspiro, —Pero afortunadamente la Maestra de Secta Nangong acepto.

—No quedan huevos intactos después de que el nido se voltea. El Sabio Emperador quiere acabar con todo el Reino Ruinas Dragón y la Secta Nota Celestial no podrá librarse de eso. En lugar de dejar que un líder mediocre lidere la Secta de la Nota Celestial a la destrucción, ¿Por qué no tener una competencia por ese puesto?— Dijo Nie Li mientras continuaba —Pero afortunadamente Nangong Xianyin acepto.

—¿Qué debemos hacer ahora? —Ye Ziyun miro a Nie Lo. Sabía lo poderosa que era la existencia del Sabio Emperador, incluso Ye Ziyun se sentía oprimida en su corazón.

—Llama a Ning’er, Duan Jian, Du Ze y a los demás, haremos un viaje al Mundo Diminuto.— Nie Li miro a Ye Ziyun.

—¿Vamos a regresar al Mundo Diminuto?— Al escuchar las palabras de Nie Li, la mirada de Ye Ziyun brillo por un momento antes de nublarse al recordar la muerte de su padre.

—Descuida, definitivamente encontrare una forma de revivir a Lord Suegro.— Nie Li palmeo los hombros de Ye Ziyun mientras decía.

Al ver la expresión firme de Ye Ziyun, Nie Li no pudo compadecerla y abrazarla, ya que esta chica tenía un gran hueco en su corazón.

ATG – Capítulo 1296

Capítulo 1296 – La última esperanza

Debajo de esa línea roja, más de diez mechones de cabello dorado cortado permanecían flotando en el aire. Sin embargo, la figura de Qianye Ying’er comenzó a volverse delgada y hueca antes de desaparecer directamente en el aire.

Los originalmente sombríos y oscuros ojos de Xia Qingyue finalmente recuperaron algo de su vigor anterior, y también fue en este momento que de repente sintió la presencia de una energía profunda… Esa grieta roja no solo había roto la imagen de Qianye Ying y había cortado algunas hebras de su cabello, también había roto el sello de energía profunda que había colocado sobre ella y Yun Che.

Delante de ella, una figura roja apareció silenciosamente desde el aire. Miró fríamente a la Qianye Ying’er que instantáneamente había aparecido a varios kilómetros de donde estaba. La brillante daga roja que sostenía en su mano irradiaba una luz terriblemente fría… pero esta luz fría no era nada en comparación con la intención asesina absolutamente helada que irradiaba de sus ojos.

Una niña vestida con túnicas de arco iris descendió del cielo en este momento antes de estar a su lado. Sorprendentemente, esta jovencita sostenía una gran espada azul que era mucho más grande que su pequeño y delicado cuerpo.

¡Jazmín y Caizhi!

Crack…

Un sonido de agrietamiento muy ligero resonó en el aire y tras la aparición de una grieta escarlata, una esquina de la máscara dorada de Qianye Ying’er se rompió suavemente y cayó al suelo gris ceniza.

Si ella hubiera sido más lenta incluso una fracción de segundo, su cara e incluso todo su cráneo se habría sido partido por esa línea roja.

¡Porque esa era la Cuchilla Asesina Dioses del Dios de la Estrella de la Matanza Celestial!

Extendió un dedo y trazó ligeramente la superficie incomparablemente suave de la pieza rota, los ojos debajo de esa máscara dorada brillaron repentinamente con una luz dorada extremadamente peligrosa.

“¡Llévatelo rápido!” Los ojos y la expresión de Jazmín eran terriblemente oscuros y serios. Esa intención de matar, que tenía un ligero olor a sangre fresca mezclado, prácticamente había envuelto toda la ubicación de partida del Reino de Dios del Principio Absoluto.

El cuerpo de Xia Qingyue brilló y llegó al lado de Yun Che. Recogió a Yun Che en sus brazos, pero no hizo ningún movimiento para irse… Claramente había escapado del peligro y su aspecto de jade aún era espantosamente blanco.

Porque la única que había escapado del peligro era ella. La Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma en Yun Che…

“¿Por qué sigues de pie ahí? ¡Date prisa y sal de aquí!”

Cuando vio que Xia Qingyue no se había movido por un tiempo, el tono de Jazmín inmediatamente se volvió más serio y ansioso. Xia Qingyue no la reconoció, pero había conocido a Xia Qingyue desde hacía doce años.

Cuando ella y Caizhi acababan de llegar, Yun Che ya estaba inconsciente, así que no sabía que Qianye Ying’er había colocado la Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma en Yun Che. De lo contrario, no le habría pedido a Xia Qingyue que huyera con Yun Che.

Xia Qingyue apretó los dientes de jade con fuerza. Pero con Qianye Yinger cerca, no le permitió ni la más mínima vacilación. Ella rápidamente convocó al Palacio Celestial de la Luna Desaparecida y llevó a Yun Che al interior antes de huir lejos en el siguiente instante.

Qianye Ying’er no intentó detenerlos… Era como si sintiera que no había necesidad de hacerlo.

El Palacio Celestial de la Luna Desaparecida se alejó a su máxima velocidad mientras volaba hacia el cielo distante de arriba… En ese lugar se alzaba un remolino de un torbellino blanco pálido. Esa fue la salida del Reino de Dios del Principio Absoluto.

Jazmín soltó un suspiro de alivio en silencio y el aura que había fijado en Qianye Ying’er se hizo aún más fría a medida que su intención asesina se hacía aún más terrible.

Ya fuera la huida de Xia Qingyue y Yun Che, o la intención de matar de la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial, esto no hizo que la expresión de Qianye Ying’er cambiara en lo más mínimo. Su dedo dejó la superficie curva de la esquina rota de su máscara mientras avanzaba lentamente y se acercaba más a Jazmín y Caizhi. Mientras caminaba hacia adelante, habló con voz lánguida: “Solo ustedes dos, no hay forma de que puedan deshacerse del Tío Gu en un período de tiempo tan breve. Parece que también tienes otros cómplices… ¿Podría ser que haya un tercer Dios de la Estrella?”

“¡Qian… ye!” Un odio hirviente sin límites estaba contenido de alguna manera dentro de esas dos palabras cortas. No importa si era Jazmín o Caizhi, Qianye Ying’er era la persona que más odiaba en sus vidas.

Porque ella fue la que causó indirectamente la muerte de la madre de Jazmín, fue la causa directa de la muerte de su hermano y casi también mató a Jazmín.

“Matanza Celestial, si estuvieras escondida en las sombras, aun seria precavida de ti. Pero no solo has elegido aparecer ante mí, incluso has traído a ese cachorro de lobo que aún no ha crecido…” La voz de Qianye Yinger se enfrió repentinamente mientras seguía hablando: “¿Han venido las dos hermanas especialmente a morir hoy?”

La intención asesina de Jazmín se condensó aún más cuando apuntó la Cuchilla Asesina Dioses hacia adelante, el borde de la hoja destellaba con una luz sangrienta que nadie podía mirar directamente: “¡Hoy, quien está a punto de morir eres tú!”

“Habiendo dicho eso, ¿no van a explicar por qué nos has seguido a este lugar?” Qianye Ying’er se estaba acercando cada vez más y, a pesar de que estaba enfrentando a dos grandes dioses de la estrella, su voz ahora fría. no suena en lo más mínimo, “El Reino de Dios de Principio Absoluto, qué cementerio perfecto. No puede ser que ustedes dos realmente hayan venido a este lugar a morir, ¿correcto? ¿O estás preparado para decirme… que has venido especialmente para matarme? Pero estoy pensando que tú, Matanza Celestial, no puedes ser tan estúpida como para pensar eso, ¿correcto? ”

“¡Debiste haber muerto hace mucho tiempo!” Dijo Jazmín con frialdad. Pero dentro de su corazón de corazones, comprendió mejor que nadie que definitivamente no podría matar a Qianye Ying’er en su situación actual… Incluso ella y Caizhi juntas definitivamente no podrían matarla.

Ella había traído a Caizhi y se había movido hacia el Reino de Dios Luna a la velocidad más rápida posible porque temía que Yun Che perdiera el control de sus emociones en el momento en que viera a Xia Qingyue, induciendo la gran ira del Reino de Dios Luna… Temperamento, ese resultado estaba definitivamente dentro del ámbito de lo posible.

Después de que alcanzaron el Reino de Dios Lunar, Xia Qingyue ya había huido junto con Yun Che… Sin embargo, repentinamente sintió que el aura de Qianye Yinger se movía en la distancia y, sorprendentemente, su aura se estaba moviendo en la dirección que la Palacio Celestial de la Luna Desaparecida había huido.

Jazmín sabía más que nadie lo horrible que era Qianye Ying’er. Una vez que se dio cuenta de esto, ya no podía preocuparse más por las consecuencias y llevo a Caizhi con ella mientras los seguía.

“Ya que querías matarme tanto que me has perseguido hasta aquí, ¿por qué no haces tu movimiento?” Qianye Ying’er se acercó cada vez más y ya estaba a trescientos metros de ellas. En su nivel actual, esa distancia no era más que un solo instante para cualquiera de ellos.

“…” Las cejas de Jazmín se hundieron en otro grado. Estaba bastante desconcertada y sospechosa. Porque, ¿por qué Qianye Ying no estaba tan ansiosa ahora que Xia Qingyue había huido junto con Yun Che?

“Oh, ahora lo sé”. Los labios de Qianye Ying’er se curvaron hacia arriba cuando se veía como si de repente hubiera visto la luz, “Resulta que estás intentando darles el tiempo suficiente para que puedan escapar, ¿no es así?”

Jazmín, “…”

“Es solo que soy realmente curioso. No dudaste en traer a este cachorro de lobo y perseguirnos hasta aquí desde la Región Divina Oriental. Entonces, al final, ¿fue para proteger el poder divino del Dios Maligno o para… proteger a tu pequeño amante?”

El color de la cara de Jazmín cambió dramáticamente cuando sus ojos brillaron con una luz escarlata, “¿Qué… dijiste?”

“Hermana Mayor…” El color de la cara de Caizhi también había cambiado también.

“¿Oh? Jajajaja…” Al ver la reacción de Jazmín, Qianye Ying’er dejó escapar una gran carcajada.” La otra vez, personalmente te vi llorar de dolor por Yun Che, pero todavía no podía creerlo. Pero en este momento, parece que no importa cuán increíble o insondable sea todo esto, es cien por ciento cierto. Pensar que la distinguida princesa mayor del Reino del Dios de la Estrella, la que se ve como el Dios de la Estrella más sanguinario y despiadado en los ojos del mundo, en realidad se enamoraría de un hombre, y un hombre de los reinos inferiores. Todo esto es muy entretenido, simplemente demasiado entretenido.”

¿Ella la había presenciado personalmente… llorando de dolor?

Los ojos de Jazmín se ensancharon cuando un resplandor rojo sobresaltado de repente se irradió, “¡Qué es exactamente lo que escuchaste!”

“Je je je, lo que sea que hayas hablado con ese cachorro de lobo en ese momento, lo escuché todo”, dijo Qianye Ying’er con voz alegre. “Pensar que el corazón del Dios Celestial de la Matanza, cuya percepción espiritual se dice que es la más aguda dentro del Reino de Dios, en realidad sería arrojado a tal desorden debido a un hombre, que, aunque mis sentidos divinos traspasaron la barrera aislante que erigiste, no te percataste. En este momento, tengo mucha curiosidad por lo que hizo Yun Che para robar el alma de una estrella calamitosa como tú, cuyas manos están manchadas de sangre fresca y que todos temen.”

“¡QIAN… YE!”. Las mismas dos palabras se dijeron ahora con un odio más oscuro que antes, pero al mismo tiempo, su corazón también se había hundido fuertemente en su pecho… Cuando ella había visto de repente a Yun Che en el Reino de Dios del Cielo Eterno ese día, había sentido como si su corazón hubiera sido aplastado por un martillo celestial, había sido arrojada a un completo caos e incluso le había dado a Caizhi una reprimenda feroz y dura después…

¡Sin embargo, ni siquiera había percibido el más mínimo rastro de la presencia de Qianye Ying’er!

¡Y ella incluso había escuchado todo de lo que ella y Caizhi habían hablado!

En este momento, finalmente comprendió por qué Qianye Ying’er había perseguido a Yun Che a este lugar… ¡En realidad, fue su negligencia lo que hizo que Yun Che fuera el blanco de Qianye Ying’er!

Además, una vez que fueras atacado por esta demonio que era más terrible que un demonio, si eras un poco inatento, ¡estarías completamente condenado!

“Hermana mayor, es… todo… mi… culpa…” Los labios de Caizhi se pusieron pálidos y su voz temblaba, “Si no fuera por mí…”

“¡No tiene nada que ver contigo!” Jazmín dio una reprimenda fría. Originalmente, de hecho solo quería retrasar a Qianye Ying’er con todas sus fuerzas para ganar tiempo para que Yun Che huyera. Pero en este momento, el deseo de matar a Qianye Ying’er, que era mucho más intenso que en cualquier otro momento, había nacido en su corazón.

Porque mientras estuviera viva, ¡Yun Che nunca tendría un momento de paz!

“Qianye, déjame decirte una cosa”, dijo Jazmín con los dientes apretados. “El poder del Dios Maligno es algo que no puede ser robado. No importa cuán grandes o grandiosos sean sus métodos, todavía no es posible. Así que deberías darte por vencida.”

“¿Oh? ¿Y qué?”

“…” Jazmín entendió muy bien que Qianye Ying’er definitivamente no perdería ningún “interés” en Yun Che simplemente por lo que acababa de decir. Ella dio un paso adelante, la luz sangrienta de su Cuchilla Asesina Dioses, “Además, hoy es el día en que… ¡debes… morir!”

Cuando esa última palabra cayó, el cuerpo de Jazmín ya se había desvanecido y se transformó en imágenes residuales que llenaron el cielo. La Cuchilla Asesina Dioses trazo innumerables líneas escarlatas en el aire mientras se disparaban directamente hacia Qianye Ying’er…

———————–

Fuera del Reino de Dios de Principio Absoluto, la gran batalla entre Gu Zhu y esa figura azul hielo continuó.

El cuerpo de Gu Zhu era tan antiguo y marchitó que parecía un cadáver, pero cada ola de su mano invocó una tormenta densa y espantosa dentro de la Dimensión del Caos Primordial mientras él suprimía constantemente esa figura azul hielo.

BANG–

Un hilo de energía larga y sedosa se estrelló contra ellos, y la luz azul que cubría los cielos se extinguió por completo. La figura de color azul helado también había sido mandada a volar muy lejos, y todo su cuerpo estaba temblando. Parecía que habían sufrido una lesión.

Gu Zhu no presionó su ataque. Simplemente dijo: “¿Aún no estás preparada para usar toda tu fuerza?”

La figura de color azul helado permaneció muda cuando el filo de su espada se alzó una vez más… Mientras ella pudiera mantenerlo aquí, no habría necesidad de que ella hiciera todo lo posible. Además, tampoco podía hacer todo lo posible, porque una vez que su arte profundo fuera expuesto, definitivamente revelaría su identidad y las consecuencias de eso serían incomparablemente serias.

Pero fue en este momento que ambos pudieron sentir el flujo de energía en la distancia. Después de eso, el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida emergió del pálido vórtice blanco y aceleró hacia el sur a gran velocidad.

Una vez que vio el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida, los viejos ojos de Gu Zhu brillaron repentinamente con una luz extraña. Sus dos manos se dispararon, y justo cuando estaba a punto de engullir el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida en una de sus tormentas, la figura azul apareció frente a él en un instante, y una cortina de hielo cayó directamente desde arriba, sellando la tormenta que había conjurado…

El Palacio Celestial de la Luna Desaparecida no se vio afectado en lo más mínimo, y en un abrir y cerrar de ojos, había desaparecido en las regiones al sur del Reino de Dios del Principio Absoluto. Dada su velocidad incomparable y el impedimento de la figura azul hielo, Gu Zhu definitivamente no podría perseguirla.

Dentro del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida, las luces se habían atenuado.

Xia Qingyue ya se había cambiado a un conjunto de túnicas lunares como la última. Se arrodilló en ese lugar mientras acunaba con fuerza al aún inconsciente Yun Che en sus brazos. Los desordenados mechones de pelo largo habían caído sobre el pecho de Yun Che y su cara extremadamente pálida mientras lo hacía…

Su cara seguía distorsionándose como si experimentara un dolor extremo y el rastro de sangre que fluía de la esquina de su boca era aún más llamativo y sorprendente… Ella abrazó a Yun Che aún más fuerte, como si estuviera abrazando a un bebé que había caído gravemente enfermo, su corazón se llenó de dolor y pena sin límites.

La Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma… La maldición más espantosa de todo el mundo…

Por qué tenía que estar afligido con algo como esto…

No había forma de que Qianye Ying lo liberara de el, y matar a Qianye Ying’er… era una ilusión que era más fantástica que cualquier cuento de hadas.

Qué podría hacer exactamente ahora…

Dentro del sofocante silencio, el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida había volado muy lejos. Una vez que ella había confirmado que habían escapado del área de la percepción de cualquiera, un simple pensamiento hizo que el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida girara a medida que cambiaba de dirección y volara directamente hacia el oeste.

Ahí era donde yacía la región divina occidental.

Esa persona…

Tal vez ella podría salvarlo…

¡¡No, ella definitivamente podría salvarlo!!

Cerró los ojos mientras murmuraba desesperadamente una y otra vez el nombre que existía en uno de los fragmentos de memoria que le habían dado… así como la tierra prohibida a la que nadie podía acercarse.

Ella definitivamente podría salvarlo… definitivamente podría…

Se consoló una y otra vez, utilizando toda su voluntad para convencerse de esta esperanza infinitesimal…

ATG – Capítulo 1295

Capítulo 1295 – Maldición cruel

“¡Demonio!” Casi todos los huecos en los dientes de Yun Che sangraban cuando dijo: “Si te atreves a lastimarla… ¡Te juro que te enfrentaras a un destino peor que la muerte!”

Yun Che nunca dejó de rechinar los dientes mientras le juraba a Qianye Ying’er. Esta era la segunda vez que veía a esta mujer, pero ya la odiaba como ninguna otra mujer con la que se había encontrado en su vida. Nunca había sido tan impotente tampoco… En el pasado, no importaba lo desesperada que hubiera sido la situación, siempre había sido capaz de hacer un gambito desesperado incluso contra alguien como el Demonio Soberano de la Matanza de la Luna. Pero… la brecha entre Qianye Ying’er y él era demasiado grande, tan grande que incluso la distancia entre el cielo y la tierra hacía una comparación pobre.

Todas las palabras y tácticas no eran más que una broma ante una brecha como esta.

“¿Un destino peor que la muerte?”

Qianye Ying’er se detuvo cuando escuchó las palabras de Yun Che. Se giró lentamente para mirarlo antes de preguntar: “Yun Che, ¿estás seguro de que entiendes qué significa un destino peor que la muerte?”

Una luz dorada y demoníaca brilló en sus pupilas, y densos patrones dorados aparecieron por todo el cuerpo de Yun Che. Entonces, se estremecido violentamente al sentir como si un millón de flechas estuvieran perforando su cuerpo, o innumerables agujas penetraran en su alma…

“¡¡¡AH!!!”

Si había una cosa en el mundo a la que Yun Che temía menos en el mundo, podría ser el dolor agudo. Fue debido a las heridas que había tenido que eran inimaginables para la gente común. Hubo muchas veces que resultó gravemente herido o en su lecho de muerte, pero estaba acostumbrado al dolor que hasta nunca emitió un solo sonido.

Pero en el momento en que la luz dorada cruzó los ojos de Qianye Ying’er, gritó como si estuviera llorando sangre y se retorciera hasta que su cuerpo se veía completamente deformado.

“EGAAAAAAAHHHH…”

“AAAAAAAAHHHHHHHHHH–”

El grito espeluznante que sonaba como si proviniera de las profundidades del purgatorio mismo sonó en el cielo de la ubicación inicial, y cada grito fue solo peor que el último… Casi no hubo interrupciones entre los gritos. Cualquiera que los escuchara se habría sentido helado desde el fondo de sus corazones, preguntándose qué tipo de dolor sufría quien provoco tan terrible grito…

La garganta de Yun Che estaba completamente ronca. Su rostro estaba completamente ensangrentado. Sintió como si innumerables espinas o cuchillas venenosas estuvieran apuñalando o tallando en pedazos su carne y alma, y el dolor que infligieron fue cientos o miles de veces peor que ser torturado, o ser arrancado miembro por miembro a modo de ejecución.

Su alma se había hundido en las profundidades del abismo, pero su cuerpo todavía no podía moverse ni un centímetro de su lugar. Su cuerpo tembló violentamente como un gusano moribundo, y se empapó de su cabeza a los pies en sudor frío en tan solo unas cuantas respiraciones… Un charco de sudor se estaba extendiendo a una velocidad asombrosamente rápida debajo de su cuerpo…

“…” Xia Qingyue cerró los ojos, las cejas temblaban de dolor.

Qianye Ying’er no mostró signos de incomodidad o pena a pesar de que Yun Che gritaba como si su corazón y sus pulmones estuvieran siendo arrancados de su cuerpo. De hecho, sus hermosos labios, un par de cosas que eran más bonitas que incluso una delicada flor, se curvaron en una sonrisa encantadora. “¿Entiendes lo que realmente significa un destino peor que la muerte ahora?”

“De… monio… AAAAH…”

Innumerables vasos sanguíneos estaban estallando dentro de los ojos de Yun Che, y casi había aplastado todos sus dientes porque estaba mordiendo tan fuerte. La palabra que pronuncio casi irreconocible porque su voz había desaparecido por completo, solo tenía dos sílabas, y sin embargo, había usado casi toda su fuerza de voluntad para pronunciarla. Después de eso, sus gritos solo se hicieron más fuertes y más dolorosos.

“¿Oh?” Qianye Ying’er entrecerró los ojos, “¿Todavía puedes hablar? Eso es realmente loable. ¿Qué hay de… esto?”

Sus pupilas lanzaron destellos dorados una vez más, y los patrones dorados que cubrían el cuerpo de Yun Che se hicieron aún más brillantes y claros.

“WAAAAAAAAAHHHHHHHH–”

El grito espeluznante se volvió instantáneamente diez veces más fuerte de lo que era antes, extendiéndose a casi todos los rincones de la ubicación inicial. Era tan terrible que incluso las nubes en el cielo y el polvo en el suelo parecían temblar en respuesta a su dolor. Yun Che pudo sentir claramente cada nervio, cada vena y cada rincón de su alma siendo perforada, estirada, torcida y desgarrada por innumerables cuchillas…

Era un tipo de dolor que incluso Yun Che ni podía imaginar ni aguantar…

Literalmente estaba destruyendo su propia garganta y tosiendo sangre cada vez que gritaba. Todo su cuerpo, sus propias células se sacudían violentamente debido a la gran cantidad de dolor que se le estaba infligiendo. Sus vasos sanguíneos se hincharon como gusanos saltones, como si decenas de miles de gusanos se movieran justo debajo de su piel…

La Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma… nadie que no haya experimentado la maldición jamás podría imaginar lo terrible que era en realidad, ni conocer los verdaderos dieciocho infiernos.

Yun Che siempre había estado orgulloso de su firme fuerza de voluntad, y tanto su cuerpo como su alma habían sido atemperados por innumerables pruebas crueles en el pasado. No se había echado atrás ni siquiera cuando fue atormentado por la Flor de Udumbara del Inframundo que tomo para Jazmín

Pero en este momento, realmente deseaba estar muerto solo para poder escapar de esta tortura inhumana.

“¿Aun puedes hablar? ¿No?” Incluso la persona más dura habría sentido lástima por alguien que sufría tanto dolor, pero la media sonrisa de Qianye Ying’er mostró que la visión que tenía ante ella no la conmovió en lo más mínimo. “¿Sabes ahora por que se llama la Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma?”

“Es porque es una maldición que te hará maravillarte con la maravilla que es la muerte. Te hace querer la muerte más que cualquier otra cosa en tu vida.”

“El dolor que te causa es algo trasciende el alma. En resumen, no es algo que se pueda resistir con la voluntad de uno en absoluto. ¡Así que olvida el hecho de que eres solo un joven que ha vivido por varias docenas de años, incluso un rey del reino o el Emperador Dios se hubiera arrodillado y suplicado por misericordia o muerte!”

“Debes querer morir tanto, ¿verdad? ¿De repente te diste cuenta de que la muerte es la cosa más maravillosa en este mundo?”

“¡UGAAH… AAAAH… AAAAAH!” La única respuesta que Yun Che pudo darle fue un gutural y sangriento grito. Sus rasgos faciales se habían distorsionado por completo por el dolor, y sus dedos temblorosos parecían las garras languidecidas de un animal.

“Por cierto”, Qianye Ying’er continuó hablando tranquilamente, “La Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma es una marca de maldición que he plantado con el origen de mi alma, así que…”

Ella sonrió. “Nunca serás liberado de la maldición a menos que te libere por mi propia voluntad, o mueras. ¡Ni siquiera tu padre adoptivo, el Monarca Dragón, o diez Monarcas Dragón pueden liberarte de este dolor!”

“Esto significa que solo te quedan tres opciones en tu vida: o me obedeces, suplicas que alguien te mate… o te quedes en el fondo de este infierno y lleves una vida peor que la muerte por toda la eternidad”.

La sangre se derramó por los dientes apretados de Yun Che como una fuente. Sus pupilas se ensancharon tanto que parecían que podrían estallar en cualquier momento… Las palabras de Qianye Ying’er fueron como la más cruel y demoníaca maldición que se imprimió profundamente en su corazón y alma. Cada poco de fuerza de voluntad y creencia que alguna vez había tenido fue inundada por el abismo del dolor hasta que todo se convirtió en una oscuridad desesperada…

Finalmente, Yun Che dejó de gritar y se desmayó por completo. Sin embargo, la sangre seguía cayendo por la esquina de sus labios.

El patrón dorado en el cuerpo de Yun Che se desvaneció cuando Qianye Ying’er se volvió para mirar a Xia Qingyue. “Supongo que puedo mostrar algo de piedad y dejarlo por el momento. Sera demasiado ruidoso para llevar a cabo nuestros negocios”

“…” Xia Qingyue abrió los ojos lentamente… Pero no hubo pánico, ni dolor, ni siquiera le suplicó nada. Sus pupilas se habían desvanecido por completo, y todo lo que quedaba era… un lienzo inquietante de hielo y oscuridad.

Sus ojos hicieron que Qianye Ying’er frunciera un poco el ceño.

Las palabras heladas salieron de la boca de Qingyue mientras miraba a Qianye Ying’er, “Será mejor que me mates ahora, Qianye… o te lo juro, un día… mi madre… y todo lo que sucedió hoy…”

“¡¡Te haré pagar diez mil veces más!!”

“¿Oh? ¿Es eso así?” Pero los aterradores ojos de Xia Qingyue no lograron que Qianye Ying’er retrocediera en lo más mínimo. Por el contrario, Qianye Ying’er se acercó y la miro con interes. Luego, comenzó a acariciar la parte superior del cuerpo desnudo de Qingyue con una ternura espeluznante: “Relájate, no voy a matarte. Sería una pena destruir un cuerpo como el tuyo, ¿verdad?”

Deslizó un dedo hacia abajo sin cuidado, y la mitad inferior de la ropa de Qingyue también se desparramó suavemente en la nada. Su cuerpo increíblemente hermoso finalmente fue expuesto al aire espeso y pesado del Reino de Dios del Principio Absoluto.

Los ojos dorados de Qianye Ying’er brillaron extrañamente una vez más. Ella elogió mientras pasaba sus delicados dedos por las piernas perfectas de Xia Qingyue, “Qué par de piernas perfectas tienes. Dudo que pueda haber otro par como el tuyo, incluso si cada jade perfecto en el mundo se utilizara para tallar algo igual. Apuesto a que cualquier hombre estaría dispuesto a llevarlos sobre sus hombros y jugar con ellos hasta el contenido de su corazón, incluso si mueren por mil cortes mañana.”

Xia Qingyue, “…”

“Pero no merecen ensuciar algo tan perfecto como esto, por supuesto. Esos humildes hombres pueden encajar perfectamente con sus compañeras igualmente humildes, pero ¿cómo puede alguien tan perfecta como nosotras merecer ser usada por cualquier hombre?”

Sus palabras fueron seductoras, y sus ojos estaban nublados, pero no estaba diciendo esto para romper la voluntad de Xia Qingyue. Para ella, era el tipo más básico de sentido común.

Qianye Ying’er había ridiculizado, e incluso había despreciado a todos los hombres en el mundo desde una edad muy temprana. Desde el momento en que una sombra de su belleza había hecho su aparición, se vio envuelta con innumerables miradas de asombro, anhelo y lujuria. Los genios, los orgullosos hijos, los reyes del reino, los hijos de los Emperadores Dioses e incluso los Emperadores Dioses pensaron que su belleza triunfaba en todas las demás que existían en el mundo, y estaban dispuestos a tirar todo, incluso su orgullo y sus vidas, solo para ganar una sonrisa o una mirada de ella.

Sin embargo, no sabían que ella pensaba que todas sus acciones eran “humildes”.

En su mundo, ningún hombre en el mundo merecía una segunda mirada de ella, excepto su padre biológico, el Emperador Dios del Cielo Brahma.

Nunca permitiría que ningún hombre tocara ninguna parte de su cuerpo, ni siquiera su dedo meñique.

En los últimos años, Qianye Ying’er había llegado a cubrir su propia cara. La gente común pensó que se cubrió la cara para evitar que más personas sucumbieran a su belleza, pero en realidad… simplemente pensó que los hombres de este mundo ya no merecían ni siquiera echar un vistazo a su rostro.

Su pensamiento podría ser retorcido, pero el problema era que ella tenía el poder de ser tan retorcida como quería.

¡Era porque ella era la Diosa del Monarca Brahma!

Mientras otras mujeres intentaban convertirse en la esposa de un marido poderoso, jugar el papel de buena esposa y madre, embellecerse, mejorar su cultivo o poder… ella estaba buscando algo en lo que la gente común ni siquiera se atrevía a pensar.

¡El camino de los verdaderos dioses!

Con este fin, ella podría hacer cualquier cosa. Todo podría ser manipulado, y todo podría ser destruido mientras ayudara en su búsqueda del camino de los Dioses Verdaderos.

Sus dedos se arrastraron por las largas y hermosas piernas de Xia Qingyue antes de que finalmente se detuvieran en su estómago. Sus ojos se estrecharon poco a poco, “Eres un cuerpo perfecto y una doncella aún más perfecta. Es casi como si lo hubieras guardado a propósito.”

“Para cultivar el Manual del Cielo que Desafía al Mundo, uno debe poseer el Cuerpo Exquisito de Noveno Profundo. Finalmente, puedo empezar…

Fue en este momento una extraña luz atravesó la bruma en los ojos de Qianye Ying’er.

¡¡¡¡¡¡RIP!!!!!!

El ruido desgarrador sonó como si hubiera desgarrado el mismo cielo.

Una grieta de color rojo sangre apareció directamente delante de la visión de Xia Qingyue y se mantuvo obstinadamente en existencia.

ATG – Capítulo 1294

Capítulo 1294 – Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma

El estado de ánimo de Xia Qingyue, que siempre había sido tan tranquilo como el agua, y tan frío como un charco sereno que rara vez fluctuaba, pero en este momento, un alma penetrante de luz fría se reflejaba en sus hermosos ojos… junto con algo de intención asesina.

La vida de su madre está en sus límites, su padre y su padrastro han pasado la mitad de sus vidas en pena…

¡Así que todo eso por Qianye Ying’er, y no por el Reino de Dios de la Estrella!

No era de extrañar que el Emperador Dios de la Luna ya no mostrara signos de resentimiento en los últimos años cada vez que se mencionaba el Reino de Dios de la Estrella. La complejidad profunda y oculta había tomado su lugar… ¡lo que significaba que él ya sabía que todo fue por culpa de Qianye Ying’er!

“En ese entonces, originalmente envié hombres para capturar a Yue Wugou. Ella tenía, después de todo, algo bueno como el Cuerpo Divino Inmaculado. Si se desperdiciara en Yue Wuya, sería una lástima. Pero quién hubiera sabido que esas basuras no podrían manejar esa tarea, y en lugar de eso quisieron matarla después de haber fallado. Sin embargo, aun así no pudieron matarla limpiamente.

“¿Por qué me miras así?”. Qianye Ying’er miró a Xia Qingyue y dijo con tono juguetón: “Sabes que soy el mejor salvador de tu vida. Si no fuera por mí, ni siquiera existirías.”

Las palabras que Qianye Ying’er acababa de decir eran verdaderas. Si no fuera por ella, Yue Wugou no habría aterrizado en el Continente Cielo Profundo y ella no habría conocido a Xia Hongyu, por lo que Xia Qingyue, naturalmente, no habría nacido.

“Y tú también”. Qianye Ying’er apretó ligeramente su agarre en la garganta de Yun Che, “Si no fuera por mí, la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial no habría obtenido el legado del Dios Maligno, mucho menos permitirte obtenerlo. Entonces, la corriente todavía no sería más que un pedazo de basura humilde de los reinos inferiores, y ni siquiera habría tenido las calificaciones para venir a la Región Divina Oriental. Entonces, ¿cómo habrías escalado tales alturas para convertirte en el “Dios Conferido Numero Uno” e impresionar a todo el mundo?”

“Entonces, ahora es el momento para que ustedes dos me paguen.”

Cuando terminó su lánguido discurso, la voz y la mirada de Qianye Ying’er se enfriaron repentinamente, y una energía del alma increíblemente fuerte surgió repentinamente de la mano que estaba presionada sobre la cabeza de Yun Che.

“¡Alto!”

BZZZZ ———

Yun Che sintió como si las explosiones hubieran empezado a resonar en su cabeza.

Frente a Qianye Ying’er, la existencia de Yun Che era una pequeña hormiga ante el mar infinito… Era así en lo que respecta a su fuerza profunda, pero también era así en lo que respecta a su poder del alma.

Las consecuencias de que Qianye Ying’er tuviera éxito en la búsqueda de su alma fue que todos sus recuerdos serían robados por Qianye Ying’er, y la propia alma de Yun Che se disiparía, dejándolo como un tonto o incluso un vegetal.

Si ella fallaba, su mente quedaría completamente destruida y aún se convertiría en un vegetal.

Pero justo cuando la energía del alma de Qianye Ying’er invadió por completo las profundidades del alma de Yun Che, un rugido de dragón resonó simultáneamente en el corazón y la mente de Yun Che y Qianye Ying’er.

AOOO —————

Los ojos de Qianye Ying’er se abrieron de repente. Sintió que su alma se estremecía, e incluso su cuerpo se balanceó violentamente. Yun Che, a quien había sostenido con la mano, también cayó al suelo.

“Je… je je…” Yun Che se arrastró por el suelo y su mente estaba en caos por tanto dolor que parecía que iba a romperse, pero dejó escapar una risa fría cuando dijo: “¿Quieres buscar mi alma? Incluso tu padre puede olvidarse de hacer tal cosa… ¡mucho menos tú!”

Después de alcanzar el Reino Espíritu Divino, el alma de Yun Che se había vuelto increíblemente sólida y segura. Con el alma del Dios Dragón dentro de él, su alma tal vez podría ser suprimida o incluso destruida, ¡pero definitivamente no podría ser ‘penetrada’ a la fuerza!

Si no fuera por el hecho de que Qianye Ying’er era simplemente demasiado poderosa, la réplica de ese rugido definitivamente habría causado que la mayoría de las demás personas sufrieran grandes daños en su propia alma.

Pero ahora que había llegado a esto, ya no necesitaba esconderse o fingir frente a Qianye Ying’er porque era básicamente inútil en este punto.

Era solo que no entendía por qué Qianye Ying’er sabría sobre la relación entre él y Jazmín, y por qué ella sabría sobre la existencia de los poderes divinos del Dios Maligno en su persona… Definitivamente había una fuga en alguna parte.

Lo más terrible era que Qianye Ying’er era sorprendentemente cautelosa y prudente. Estaba frente a dos personas que claramente no podían hacerle frente en lo más mínimo, sin embargo, todavía usaba con firmeza su poder para reprimirlos, haciendo que no pudieran mover un solo músculo.

“Muy bueno, muy bueno de hecho”. Después de ese shock momentáneo, las comisuras de los labios de Qianye Yinger se curvaron ligeramente, “Este es el alma que incluso el ‘Alma Divina Inmaculada’ no pudo reprimir, ahora mismo me estoy interesando cada vez más en el alma del dragón dentro de tu cuerpo.”

“Podríamos haber terminado esto de una manera rápida e indolora…” Su mano una vez más se aferró a la garganta de Yun Che mientras lo levantaba en el aire por tercera vez. Dos ojos extremadamente peligrosos perforaron las profundidades de los propios ojos de Yun Che cuando dijo: “¡Esto es algo que pediste!”

A medida que su voz caía, la luz dorada en sus ojos destellaba, seguido de eso, la mano que se aferraba a la garganta de Yun Che brilló con una densa luz dorada. Esa densa luz dorada rápidamente dejó su mano y se transfirió al cuerpo de Yun Che.

Inmediatamente, con la nuca de Yun Che como el centro, hilos de finas líneas doradas se dispararon en todas direcciones. En unas pocas respiraciones, se habían extendido a todo su cuerpo, cubriendo su cuerpo con miles y miles de delicadas marcas doradas.

Estas marcas doradas brillaban y destellaban, y podían verse fácilmente incluso a través de su ropa.

Una vez que las marcas doradas se habían extendido a cada esquina de su cuerpo, toda esa luz dorada desapareció sin dejar rastro. Qianye Ying’er posteriormente relajó su agarre, permitiendo que Yun Che cayera al suelo.

“Tos… tos tos… Tú… ¡¿Qué me hiciste?” Yun Che dio unas cuantas toses dolorosas antes de rugir con voz ronca.

Justo ahora, había sentido innumerables sensaciones de frío por todo su cuerpo. Estas sensaciones se habían extendido en cada vena profunda, en cada nervio… Pero después de que desaparecieron las últimas marcas doradas, esas sensaciones también desaparecieron por completo, fue como si nada hubiera ocurrido.

Xia Qingyue había fijado sus ojos en Yun Che y al principio, la sospecha y la confusión habían aparecido en su rostro, pero en el instante en que desaparecieron esas marcas doradas, fue como si se hubieran clavado agujas en las hermosas pupilas de sus ojos, haciendo que se estrecharan en los puntos de referencia, ” Marca del Deseo de Muerte… del Alma Brahma

“¿Oh?” Qianye Ying’er miró a Xia Qingyue, “Realmente sabes acerca de la Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma…”

“¡Liberarlo! ¡¡Libérelo de eso!!” La voz de Xia Qingyue estaba ansiosa, y se había vuelto muy ronca debido a su gran conmoción y susto. Su expresión también se había vuelto de un tono blanco mortal.

Yun Che no había oído hablar de esta “Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma Brahma”, pero era la primera vez que había visto tanta conmoción y miedo en el rostro de Xia Qingyue… Era como si acabara de ver al dios más diabólico y malvado hablado en leyendas.

“Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma… ¿Qué es?”, Preguntó Yun Che con los dientes apretados.

Marca del Deseo de Muerte…

¿Deseo de… muerte?

“Pronto lo sabrás”, Qianye Ying’er ni siquiera miró a Yun Che. Ella simplemente lo dejó allí, tirado en el suelo, mientras se dirigía hacia Xia Qingyue, quien tampoco podía moverse.

“¡Libérelo de eso!” Las pupilas de Xia Qingyue estaban temblando, pero ella había vuelto la mirada de Yun Che. En realidad, no podía soportar mirar a Yun Che por más tiempo, y su voz también se había vuelto completamente suave y flexible en este momento, “Libéralo… te lo ruego…”

Las palabras de Xia Qingyue sorprendieron enormemente a Yun Che. Él habló con voz ronca: “Qingyue, ¿te has vuelto estúpida… ¿Por qué incluso le estás rogando algo a ella en primer lugar?”

“Tú… no… entiendes…” Xia Qingyue cerró los ojos para no permitir que Yun Che viera su mirada que se había vuelto tan oscura que estaba cerca de la desesperación.

Yun Che estaba completamente perdido, pero Xia Qingyue estaba muy consciente de lo que acababa de suceder. La “Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma”… Estas fueron las palabras más terribles que existieron en este mundo. No importa lo fuerte que fuera una persona, no importa lo mucho que esa persona no temiera a la muerte, siempre que alguien escuchara estas palabras, sería como si hubieran escuchado la maldición diabólica más cruel del infierno. Eso dejaría a esa persona temblando de miedo.

“¿Rogarme?” Qianye Ying’er se paró frente a Xia Qingyue, mientras un semblante de un hada inclreiblement hermosa se llenaba de una crueldad que lo dejaba sin aliento, “Hija de Yue Wugou, antes de suplicar en su nombre, es mejor que más por ti misma primero.”

“Sé lo que quieres”, la mirada de Xia Qingyue se volvió fría y sombría, “Libéralo de la Marca de Deseos de la Muerte del Alma Brahma, y te daré todo lo que desees.”

Antes de ayer, ni siquiera había dejado el Reino de Dios de la Luna antes, por lo que los forasteros tampoco la habrían notado. Lo único que poseía que podía causar que alguien en el nivel de Qianye Ying’er hiciera planes para obtenerla era su Cuerpo Exquisito Noveno Profundo.

Entre los fragmentos de memoria que el Emperador Dios de la Luna le otorgo, se había registrado que otra mujer podía robarle el Cuerpo Exquisito Noveno Profundo, pero las condiciones eran extremadamente duras y el método también era muy especial.

“¿Oh? ¿Crees que tienes el poder para negociar conmigo ahora mismo?” Qianye Ying’er lucía una sonrisa que no era una sonrisa en su rostro. Su dedo se presionó contra el pecho de Xia Qingyue mientras dibujaba un círculo a su alrededor, “La corriente que has caído en mis manos, así que soy la que tiene poder sobre todo lo que tienes, no tú.”

Los ojos de Xia Qingyue se enfriaron aún más, “Si no lo liberas de la Marca de Deseo de Muerte del Alma Brahma, inmediatamente… ¡destruiré mi propio Mundo Exquisito!”

“Qingyue…” Esas palabras hicieron que Yun Che entendiera cual era el objetivo de Qianye Ying’er, sorprendentemente, el Cuerpo Exquisito Noveno Profundo de Xia Qingyue. Era solo que él no sabía que el Cuerpo Exquisito Noveno Profundo podría ser robado por otra. Así que, naturalmente, tampoco sabía cómo podría ser robado… y cuáles eran las consecuencias para la persona que lo había robado.

El actual él estaba lleno de un profundo sentimiento de impotencia… era el tipo de impotencia que uno sentía cuando se enfrentaba al poder absoluto. Además, a pesar de que esta persona tenía el poder absoluto, todavía no le daba ningún momento ni para respirar, y eso era desesperación absoluta.

“¿Autodestrucción?” Qianye Ying’er dijo con una risa burlona y burlona: “Oh, puedes seguir adelante e intentarlo-”

“…” Xia Qingyue apretó sus dientes de jade con tanta fuerza que se agrietaron, pero a ella le resultó difícil hablar. Como estaba siendo suprimida por el poder absolutamente irresistible de Qianye Ying’er, no podía mover ni un solo hilo de energía profunda, por lo que era incluso menos posible que destruyera el Mundo Exquisito dentro de sus venas profundas. Si Qianye Ying’er simplemente lo quisiera, ni siquiera serían capaces de hablar… Todo había caído en sus manos y lo único que podían hacer era rendirse a sus tiernos cuidados.

Fue tal como lo había dicho Qianye Ying’er. Ya sea Xia Qingyue o Yun Che, ninguno de los dos tenía poder para negociar con ella en absoluto.

“Lo que deseo, naturalmente lo tomare personalmente de tu cuerpo. No necesito que me lo des, ¿entiendes?”

Los labios de Qianye Ying’er hicieron un puchero y la mano que estaba presionada contra el pecho de Xia Qingyue se extendió y agarró su ropa antes de que ella la arrancara ferozmente.

¡Rip!

Cuando un sonido desgarrador atravesó el aire, las túnicas lunares de Xia Qingyue se rasgaron instantáneamente en fragmentos revolotean tés, exponiendo completamente su parte superior del cuerpo. Como resultado de eso, su ropa interior estaba completamente destrozada, y el pecho que siempre había estado atado se desato apristamente. Esos gigantescos montículos de seda brincaban alegremente en el aire cuando ya nada los restringía. Eran tan blancos y suavemente flexibles como la grasa cremosa y el jade cuajado, rebotando y meciéndose como una ola en movimiento mientras continuaban moviéndose sin pausa.

Los ojos de Yun Che saltaron ferozmente de sus cuencas… Había estado casado con Xia Qingyue durante doce años, pero nunca había visto su cuerpo de jade. Si fuera bajo circunstancias normales, al ver una vista tan hermosa, aunque ya había visto y experimentado muchas bellezas, todavía sería tan impresionante que sus ojos prácticamente se hubieran salido de su cabeza. Pero en este momento, después de ese aturdimiento momentáneo, una conmoción fría se apoderó de su corazón, y gritó con voz ronca: “¡Qianye! ¿¡Qué vas a hacer!?”

¡Demonios, podría ser que ella fuera una maldita pervertida!

A Qianye Ying’er no le molestó lo más mínimo el furioso rugido de Yun Che. Miró fijamente el cuerpo de Xia Qingyue, un cuerpo que era incluso más atractivo y encantador que el de esas legendarias tentadoras que habían arruinado el mundo. Sus ojos dorados brillaban con una luz extraña que rara vez aparecía: “Realmente no me imaginaba que un exterior tan helado y frío en realidad ocultaría un cuerpo tan atractivo. Debo admitir que, aunque soy una mujer, me conmueve un poco.”

Sus dedos trazaron lentamente la piel blanca como la nieve de jade de sus senos. Sus movimientos eran ligeros y suaves y casi se podía detectar algo de disfrute y captación dentro de estos movimientos.

“Ahora esto realmente es extraño. Es un cuerpo tan encantador y lascivo, pero en realidad aún eres virgen.” Le lanzó una mirada a Yun Che y dijo: “¿Podría ser que este hombre con el que te casaste sea un eunuco inútil?”

“¡¡Demonio!!” Los ojos de Yun Che estaban tan rojos como la sangre. Aunque Qianye Ying’er era una mujer, esta fue una gran humillación que Xia Qingyue nunca antes había sufrido. “¿No quieres saber los secretos que este cuerpo está escondiendo? ¿Por qué no vienes a mí si tienes las bolas para hacerlo?”

“¿Tú?” La mano de Qianye Ying’er acarició el estómago de Xia Qingyue mientras las comisuras de sus labios se curvaban en una mueca de desdén y juego extremo. Era como si ella hubiera escuchado la broma más ridícula de su vida: “No te preocupes ahora. Muy pronto, me rogarás que te permita contarme todo.”

Yun Che, “¿…?”

ATG – Capíutlo 1293

Capítulo 1293 – Las garras demoníacas que acechaban en las sombras

Al escuchar el saludo “encantado” de Yun Che, los labios encantadores y húmedos de Qianye Ying’er se curvaron levemente, “Yun Che, antes de conocerte, realmente nunca pensé que realmente habría alguien que tuviera las calificaciones para ser perseguido por mí. desde la Región Divina Oriental hasta el Reino de Dios del Principio Absoluto.”

Yun Che inmediatamente pareció como si hubiera recibido “un cumplido abrumadoramente halagador”.

“También nunca había pensado que su Alteza la Diosa en realidad estaría tan enamorada de mí. En realidad, hace medio mes, cuando rechacé la solicitud de la Diosa de un “matrimonio humilde”, no fue porque no estaba dispuesto a casarme con usted. Más bien, fue porque la Diosa es una hada celestial que trasciende el mundo mortal mientras que yo solo soy un plebeyo humilde. Frente a la Diosa, solo podría sentirme avergonzado de mi inferioridad, así que simplemente no puedo asociarme con tu augusta presencia.”

“¿Oh? ¿Es eso así?” Los ojos dorados de Qianye Ying’er se estrecharon levemente, “Entonces, eso es realmente una vergüenza.”

“No, no, no es una pena”, dijo de inmediato Yun Che. “Para que la Diosa esté tan enamorada de mí, hasta el punto en que realmente me perseguiría hasta aquí desde la Región Divina Oriental simplemente para echarme un vistazo más, a pesar de que siempre he evitado a las mujeres, no puedo dejar de estar profundamente conmovido por sus acciones. Dado que la Diosa es tan sincera, si sigo ignorando sus sentimientos, simplemente estropearía el estado de ánimo… Eh, no, quiero decir que simplemente sería demasiado despreciable por su amabilidad.”

Xia Qingyue, “…”

Qianye Ying’er, “…”

Justo cuando Yun Che terminó de hacer ese anuncio solemne, trató de luchar un poco antes de hablar con una sonrisa fatua en su rostro: “Además, si hablo con usted en mi estado actual, realmente es bastante poco elegante e inapropiado. ¿Quieres soltarme primero? Si estás aquí, incluso si quiero correr, no podré hacerlo de todos modos, ¿verdad?”

Mientras pudiera recuperar en silencio su habilidad para moverse, podría tomar la mano de Xia Qingyue y usar la Piedra Ilusoria del Vacío para escapar en el siguiente instante.

“Bueno.”

Qianye Ying’er lo había aceptado de inmediato. Caminó lentamente hacia adelante y llegó al lado de Yun Che antes de extender una palma hacia el pecho de Yun Che… Sin embargo, en el instante en que tocó su pecho, su mano saltó hacia adelante y agarró su garganta.

“Urk…” El sonido que Yun Che estaba a punto de hacer fue detenido por esas acciones. La mano que se envolvía alrededor de su garganta brillaba como un hermoso jade, sin embargo, era tan terrible como la guadaña de una parca. Agarró firmemente su garganta antes de levantarlo lentamente del suelo.

Qianye Ying’er era casi tan alta como Yun Che, así que cuando levantó la mano, fue suficiente para que Yun Che quedara completamente en el aire.

“Tú…” Los ojos de Yun Che se agrandaron cuando apenas logró jadear esa palabra. No pudo hacer un solo sonido después de eso.

La mirada de Qianye Yinger estaba helada cuando las esquinas de sus labios se curvaron en una pequeña sonrisa burlona: “No podrías haber usado palabras tan torpes para hacer que la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial, se volviera tan loca por ti, ¿verdad? ”

Las pupilas de Yun Che se contrajeron violentamente.

Pero su expresión no cambió, canturreó con voz dolorida: “La Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial… loca por mi?…. De qué estás hablando…”

“Oh… ¿no entiendes lo que estoy diciendo?” El agarre de Qianye Ying’er comenzó a apretarse lentamente, causando que la garganta de Yun Che comenzara a girar violentamente, “Entonces, ¿por qué no me dices esto? ¿Quién te dio exactamente los poderes divinos del Dios Maligno que posees?”

Esta vez, el corazón de Yun Che fue completamente abrumado por el shock.

El legado del Dios Maligno, el mayor secreto que poseía… ¿¡Por qué ella lo sabía!?

Además, ¡parecía como si ella también supiera sobre su relación con Jazmín!

“Qué estas diciendo…. No entiendo… una sola palabra…” Logró canturrear con voz seca y ronca.

“A pesar de que tu lengua es torpe y barata, tu boca es muy terca”, la esquina de los labios de Qianye Ying’er se curvaron en una sonrisa aún más burlona que antes, “Sin embargo, no necesitas admitir nada. No me importa ni un poco si lo admites o no.”

En este momento, comenzó a aflojar lentamente su agarre e inmediatamente, Yun Che cayó al suelo como barro. Todavía no podía mover ni una pulgada de su cuerpo y lo único que podía reunir era la contracción y el espasmo ocasionales.

“¡Yo… realmente no sé… de lo que estás hablando!” Yun Che se quedó sin aliento, pero su corazón continuó hundiéndose a un ritmo precipitado.

Finalmente, comenzó a entender lo que Qianye Ying’er quería, pero simplemente no entendía por qué ella sabía estas cosas…

“¿Sabes por qué la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial pudo recuperar la herencia del Dios Maligno?”, Dijo Qianye Ying’er con voz fría.

Yun Che, “…”

“Hace doce años, me encontré con esta noticia. “El Reino de Dios del Mar del Sur de la Región Divina del Sur había descubierto los restos dejados por el Dios Maligno, y era muy probable que entre estos estuvieran el legado o los tesoros raros dejados por el Dios Maligno”, relató Qianye Ying’er en un tono indiferente. “Por lo tanto, utilicé un método único para asegurarme de que esta noticia llegara a los oídos de la Dios de la Estrella de la Matanza Celestial.”

Al descubrir los remanentes dejados por un Dios de la Creación, un descubrimiento tan sorprendente y conmovedor sería definitivamente un secreto importante que no se podría filtrar al mundo. Sin embargo, de alguna manera, el Qianye Ying’er, quien ni siquiera pertenecía a la Región Divina del Sur, en realidad lo sabía…

Mar del Sur…

Yun Che de repente recordó donde había escuchado ese nombre…

El Emperador Dios del Mar del Sur, uno de los cuatro emperadores dios de la Región Divina del Sur… ¡No, eso no podría ser cierto, el era su líder!

La razón por la que sabía que ese nombre se debía a lo que sucedió después de que el Emperador Dios del Monarca Brahma anunció a todos que quería desposar a Qianye Ying’er con él… Descubrió que este Emperador Dios del Mar del Sur estaba extremadamente enamorado de ella, Qianye Ying’er, y cada vez que venía a la Región Divina Oriental, casi siempre era por ella. Este fue un hecho bien conocido que casi todos en el Reino de Dios sabían.

¡Él fue el que le dijo a Qianye Ying’er!

“¿Sabes por qué le deje saber esta información a ala Dios de la Estrella de la Matanza Celestial?”

“¿Porque… tú… querías asesinarla?”, Dijo Yun Che con los dientes apretados.

“Al menos no eres tan estúpido”, dijo Qianye Ying’er con una pequeña risa apática. “Después de que murió el Dios de la Estrella del Lobo Celestial, Su Xi, la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial, quiso matarme incluso en sus sueños. Además, de hecho, podrías contar a la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial entre las personas que realmente podrían causarme miedo. “Ya que ella quería matarme, no tuve más remedio que permitir que su existencia desapareciera.”

“Entonces, ¿crees que una persona que estaba persiguiendo el poder como un loco podría rechazar el encanto de los ‘remanentes de un Dios de la Creación’?”

Yun Che, “…”

“No, por supuesto que ella no podría. Se lo ocultó a todos los demás y se aventuró a la Región Divina del Sur por sí misma. Pero es muy malo que ella no supiera que este remanente particular del Dios Maligno había sido barrido hace mucho tiempo por las personas que pertenecían al Reino de Dios del Mar del Sur, y que no habían encontrado nada. Así que lo único que quedo para la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial era un “veneno diabólico” que tenía la reputación de “matar a un dios”.

¡El Veneno Asesina Dioses Absoluto!

“Crr… Crr…” Yun Che apretó los dientes con tanta fuerza que se agrietaron y la sangre brotó entre los huecos de sus dientes.

Solo en este momento de hoy, finalmente supo que el intento de asesinato de Jazmín hace tantos años había sido realizado por Qianye Ying’er.

Si no fuera por el hecho de que había conocido a Yun Che, Jazmín ya habría perdido la vida hace doce años.

No era de extrañar que cada vez que Jazmín mencionaba ocasionalmente las palabras “esa mujer”, ella irradiaba un odio y un resentimiento que no podía reprimir.

“Es solo que no me imaginé, y el Reino de Dios del Mar del Sur aun menos, que en el remanente del Dios Maligno que todos pensaban que estaba vacío, la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial realmente encontraría algo que contenía una gota de sangre. Además, cuando apareció esa cosa, el aura era increíblemente impactante… Pero la Diosa de la Estrella Celestial de la Matanza Celestial verdaderamente estuvo a la altura de su nombre, sus sentidos espirituales eran tan fuertes que abofeteaban las caras de todo el Reino de Dios del Mar del Sur. Al mismo tiempo, sin embargo, a ella también le sorprendió el veneno diabólico que fue guardado solo para ella.”

“Si solo fuera una visita, hubiera estado bien. Pero infiltrarse en otra región y robar el legado dejado por otro Dios de la Creación, uno de los cuales era un gran tabú de las regiones divinas, incluso alguien como un Dios de la Estrella podría ser asesinado en el acto debido a eso. Como tal, el Reino de Dios del Mar del Sur persiguió a la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial por casi toda la Región Divina del Sur, pero al final, la Diosa Estrella de la Matanza Celestial pudo escapar de regreso a la Región Divina Oriental… El llamado rey número uno el reino de la Región Divina del Sur, parece que todos eran un montón de basura inútil después de todo.”

“¿Qué ‘matar en el acto’… ¡¿Quién estaría dispuesto a ofender a un reino rey?!” Yun Che rechinó los dientes cuando la rabia en su pecho se hinchó tanto que sintió que su pecho se rompería, “fue claramente incitado por ti. ¡Ese Emperador Dios del Mar del Sur solo hizo esto para poder ganar tu favor! ¡Todo fue por tu culpa!”

“¿Oh? ¿Y qué hay de malo en eso?” La esquina de los labios de Qianye Ying’er se contrajo cuando ella le habló con una voz de compasión y lastima: “Todos los hombres, ¿no son todos inferiores?”

“¡Tú!” Solo había rabia en el corazón de Yun Che, pero su cuerpo indefenso no podía moverse ni un centímetro. Apretó los dientes una y otra vez mientras trataba de obligarse a calmarse… No podía caer aquí, e incluso más que eso, no podía caer en las manos de Qianye Ying’er. ¡Definitivamente no podía!

“Entonces, se rumoreaba que la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial sobrevivió, pero tuvo que abandonar su cuerpo… Ya que ese era el caso, ¿eras su vasija espiritual en ese momento?” Qianye Ying’er soltó un resoplido frío de desdén. ¿Fue perseguida por casi toda la Región Divina del Sur, pero no pudo corroer su alma? Parece que ese llamado Veneno Asesina Dioses Absoluto no era la gran cosa después de todo. ¡Resulta que la mayor habilidad del emperador dios más fuerte en la Región Divina del Sur era la capacidad de hablar en grande!”

“…” Yun Che la miró en silencio con los ojos enojados. Todos esos años atrás, el Veneno Asesina Dioses Absoluto no solo había corroído el alma de Jazmín, sino que incluso en realidad había sido la terrible “corrosión completa”. Si no fuera por la gran fortuna que tuvo al encontrarse con el, Jazmín estaría muerta incluso si tuviera diez vidas más.

“Sin embargo, a Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial no regresó al Reino de Dios de la Estrella después de escapar a la Región Divina del Oriental En lugar de eso, se aventuró a un reino inferior y eso realmente fue motivo de reflexión-” Miró a Yun Che antes de hablar en voz baja: “Pero la respuesta a esta pregunta es algo que definitivamente podrás decirme, ¿verdad?”

“Lo diré una vez más, no entendí ni una palabra de lo que acabas de decir, ¡ni una sola palabra!” Los ojos de Yun Che se enfocaron y definitivamente no confesaría nada. “No sé de qué es eso del ‘legado del Dios Maligno’. Además, incluso si la Diosa de la Estrella de la Matanza Celestial realmente obtuviera tal cosa, ¿por qué no lo usaría ella misma en lugar de dármela a mí, ¡¿un humilde mortal de los reinos inferiores?!”

“Bien dicho,” Qianye Ying’er pareció sonreír levemente antes de que ella extendiera un brazo y agarrara la garganta de Yun Che, levantándolo en el aire una vez más, “esta es la pregunta más desconcertante para mí también.”

“…” Su garganta estaba una vez más agarrada con fuerza por lo que Yun Che ni siquiera podía respirar, y mucho menos emitir un sonido.

“Además del poder del Dios Maligno, tu cuerpo también posee muchas otras cosas de interés. Por ejemplo, ¿de dónde viene tu alma de dragón?” La cara de Qianye Yinger se acercó lentamente y Yun Che casi podía sentir su aliento frío y despiadado.” Además, también creo que aparte de estas cosas, definitivamente también tienes otros secretos de los que no sé… Pero definitivamente no debes decepcionarme demasiado.”

Cuando su voz cayó, su otra mano se extendió y presionó contra la parte superior del cráneo de Yun Che.

Esta acción hizo que las hermosas pupilas de Xia Qingyue se contrajeran, “¡Detente!”

Las acciones de Qianye Ying’er demostraron claramente que quería buscar en su alma a la fuerza.

Qianye Ying’er miró hacia un lado mientras miraba a Xia Qingyue.

“Deja de hacer lo que estás haciendo… ¡Si te atreves a hacerle daño, el Reino de Dios de la Luna nunca te perdonará!”, Proclamó con frialdad Xia Qingyue con frialdad.

“¿El Reino de Dios de la Luna? Heh…” Qianye Ying’er soltó una risa helada. “Xia Qingyue, hiciste que el Reino de Dios de la Luna completo perdiera hasta el último trago de la dignidad que les quedaba, lo que hizo que Yue Wuya se convirtiera en el hazme reír más grande de todo el universo. Así que ahora mismo, la persona que el Reino de Dios de la Luna más quiere matar es a ti, ¿verdad?

Xia Qingyue, “…”

“Si te mato a ti y a Yun Che, el Reino de Dios de la Luna podría terminar agradeciéndome… ¿No es así?” El tono de Qianye Yinger cambió ligeramente cuando se burló de Xia Qingyue con cada palabra, “Vamos ni siquiera consideres el hecho de que eres la pecadora del Reino de Dios de la Luna, incluso si te conviertes en la Emperatriz Divina del Reino de Dios de la Luna, ¿qué serías capaz de hacer?”

“Lo que le pasó a Yue Wugou hace tantos años sucedió porque envié a mi gente a buscarla. Después de que Yue Wuya se enteró, no solo no se atrevió a hacer algo en contra, sino que incluso fingió que no estaba enterado. Así que incluso si te mato hoy, ¿qué crees que puede hacer?”

“…” Los ojos de Yun Che se abrieron de par en par ante esas palabras.

“…” Xia Qingyue también quedó completamente aturdida por esas palabras. Después de eso, su mirada se volvió desordenada cuando su cuerpo comenzó a temblar con extrema intensidad. “Fue… fuiste tú… ¡La que lastimó a mi madre hace tantos años… en realidad fuiste tú!”

“¿Oh?” La reacción de Xia Qingyue causó que los ojos de Qianye Ying’er se estrecharan levemente, esos dos ojos que brillaron con una tenue luz dorada recorrieron el cuerpo de Xia Qingyue. Después de eso, ella se rió con una voz indiferente, “¡Ah, entonces resulta que eres la hija de Yue Wugou!”

“No es de extrañar que tenga tanto el “Corazón de Cristal Esmaltado” como el” Cuerpo Exquisito Noveno Profundo”. ¡Todo es porque eres la progenie del “Cuerpo Divino Inmaculado”!

ATG – Capítulo 1292

Capítulo 1292 – Desesperados apuros

Tras un destello de luz blanca, el mundo frente a ellos había sufrido un cambio drástico.

El Palacio Celestial de la Luna Desaparecida cayó a una velocidad rápida antes de estrellarse contra el suelo. Después, Xia Qingyue llevó a Yun Che a lo largo, mientras se alejaban rápidamente de la nave de guerra.

¡El Reino de Dios del Principio Absoluto!

Incomparablemente pesados y antiguos, el aire y el aura dentro de este lugar eran completamente diferentes de los del mundo exterior. Con una sola mirada, pudieron ver que el cielo y el suelo en este lugar estaban envueltos en un sombrío tono gris ceniza. Esto se extendió hasta donde el ojo podía ver, pintando una imagen sombría de desolación que era difícil de poner en palabras.

Yun Che tenía una sensación muy clara… Se sentía como si hubiera saltado a través de un túnel que iba en contra del flujo del tiempo, y de repente había terminado en el pasado extremadamente distante.

“¿Este es el Reino de Dios de Principio Absoluto?”, Dijo Yun Che con un enfático suspiro mientras observaba el área circundante.

El área en la que se encontraban era vasta y tranquila, pero también estaba llena de un aura solemne y pesada que causaba que las venas del corazón se tensaran inconscientemente, sin permitir que ninguna de ellas se relajara en lo más mínimo.

“¡Eso es correcto!” Xia Qingyue respondió rápidamente. Después de eso, ella retiro el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida con un gesto de su mano.

Estaba claro que el suelo gris ceniza en este lugar era extremadamente duro y duradero. El Palacio Celestial de la Luna Desaparecida había caído a una velocidad extrema, pero en realidad solo creó una abolladura superficial que no tenía ni diez pies de profundidad.

“¡Apurémonos y vámonos!” Xia Qingyue no se atrevió a quedarse ni un segundo. Agarró a Yun Che y eligió una dirección al azar mientras huía.

El aura y el tamaño del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida lo convertían en un objetivo demasiado grande, por lo que ahora que habían llegado a este lugar, tenían que encontrar de inmediato un lugar donde pudieran esconderse.

“¿A dónde vamos?”, Preguntó Yun Che.

“Vamos a encontrar un lugar donde nos podamos esconder”, dijo Xia Qingyue. “La ubicación de inicio del Reino de Dios del Principio Absoluto es extremadamente grande. En este momento, solo podemos esperar que los que nos persiguieron hayan sido enviados a un lugar muy lejos de nosotros. Antes de que nos encuentren de nuevo, debemos escondernos lo mejor que podamos.”

Era solo que las personas que los perseguían se contaban entre los monstruos más terribles de este universo. Esconderse de su sentido espiritual era tan difícil como alcanzar los cielos, incluso en este Reino de Dios del Principio Absoluto.

“¿Has estado aquí antes?” Yun Che hizo otra pregunta.

“No.”

“Entonces, ¿por qué sabrías dónde estaba ubicado el Reino de Dios de Principio Absoluto en primer lugar? ¿También pareces estar bastante… familiarizado con este lugar?”

Definitivamente no fue una coincidencia que el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida haya volado directamente hacia el Reino de Dios del Principio Absoluto. Ahora estaba claro que desde el momento en que habían descubierto a Qianye Ying’er y al anciano vestido de gris, Xia Qingyue había volado deliberadamente en esta dirección.

“MI padrastro me dio varios fragmentos de memoria únicos antes”, dijo Xia Qingyue con las cejas fruncidas mientras observaba el área frente a ella para encontrar un lugar donde pudieran esconderse. “Esos fragmentos de memoria contenían mucha información importante sobre las cuatro regiones divinas.”

“… Así que por eso”, dijo Yun Che con repentina claridad. Al mismo tiempo, suspiró empáticamente en su corazón: el Emperador Dios de la Luna ya había comenzado a hacer los preparativos para que ella suceda a su posición como Emperador Dios de la Luna hace mucho tiempo. Parece que realmente quería que Xia Qingyue heredara su poder y posición como emperador dios y no fue solo una decisión del momento.

El Corazón de Cristal Esmaltado y el Cuerpo Exquisito Noveno Profundo… Parece que el significado y las implicaciones que estas cosas tuvieron en el Reino de Dios superan con creces mi conocimiento e imaginación actuales. Pensar que incluso haría que un emperador dios llegara tan lejos.

“Pero no creo que podamos escondernos de la percepción espiritual de esas dos personas”, dijo Yun Che de repente.

¡Que broma! Uno de ellos podría alterar la órbita de una estrella levantando su mano, y el otro podría usar un solo dedo para destruir una estrella… Estos monstruos de rango legendario, a pesar de que podía usar la Cascada del Corte Lunar combinada con el Relámpago Espejismo Extremo para esconderse, todavía no había manera de que pudiera esconderse de ellos.

“El aura dentro del Reino de Dios del Principio Absoluto es única”, explicó Xia Qingyue. “Suprimirá grandemente los sentidos espirituales de todas las criaturas vivientes que vienen de afuera. Además, cada brizna de hierba y cada árbol, e incluso cada grano de arena en este lugar, liberará un aura bastante densa y pesada. Si te escondes entre estas cosas, también podrá confundir enormemente los sentidos de otras personas.”

Yun Che cerró levemente los ojos y liberó su percepción espiritual… Poco después, sus ojos se abrieron y se pudo ver el asombro en ellos.

¡Porque el radio de su percepción había sido suprimido a solo una décima parte de lo que usualmente era!

El aura en este lugar no era turbio, sino que era denso y espeso hasta un grado sorprendente. Así que su percepción, al igual que sus cuerpos físicos, se sentía como si estuviera siendo suprimidos por una gigantesca roca.

Después de que intentó liberar su percepción espiritual, un sentimiento extremadamente intenso de inferioridad golpeó directamente su corazón y su alma… Este sentimiento le dijo que este no era un lugar en el que debería estar. Dentro de este mundo del “Principio Absoluto”, era un Pequeña existencia que podría ser borrada de la faz de la tierra en cualquier momento.

“Pero incluso si ese es el caso, aún será difícil escapar de la percepción espiritual de esos dos monstruos”, dijo Yun Che con el ceño hundido. No era que él estuviera siendo pesimista, eso era simplemente la cruel realidad de la situación en la que se encontraban… Incluso si la percepción espiritual de esos monstruos se reducía a una décima de lo que solía ser, todavía eran monstruos.

“Entonces depende del destino en ese momento”, dijo Xia Qingyue en voz baja. Su mirada continuó barriendo el área frente a ella mientras murmuraba para sí misma: “Si tenemos la suerte de encontrar un jade de energía, eso sería lo ideal.”

Tesoros raros cubrían el Reino de Dios del Principio Absoluto. Era extremadamente difícil encontrar un jade de energía que pudiera impulsar el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida durante mucho tiempo en el mundo exterior, pero no era tan difícil encontrar uno en este lugar… Sin embargo, querer tomar uno sería tan difícil como tratar de alcanzar los cielos.

Eso se debía a que incluso la bestia salvaje más débil de este lugar estaba lejos de ser algo con lo que pudieran lidiar.

“Entonces no hay necesidad de preocuparse demasiado”, el estado mental de Yun Che no era tan pesado ni solemne como Xia Qingyue, “Si realmente no podemos escapar, todavía podemos usar la Piedra Ilusoria del Vacío para huir.”

Las palabras de Yun Che sacudieron con fiereza a Xia Qingyue y sus hermosos ojos se giraron hacia él, “¿Tienes una Piedra Ilusoria del Vacio?”

Las Piedras Ilusorias del Vacío eran los tesoros más valiosos en todos los sentidos de la palabra. Además, era un recurso claramente finito, si lo usabas una vez, se habrá ido para siempre. Incluso una existencia como el Reino del Dios de la Luna solo tenía tres piedras.

“¡Sí!” Yun Che asintió con la cabeza, “Es solo que no podemos decidir a dónde nos llevará si usamos este artículo. Entonces, a menos que sea nuestro último recurso, realmente no quiero usarla.”

“Sea lo que sea, sería mucho mejor que caer en sus garras”, dijo Xia Qingyue en voz baja. La pesadez sobre su corazón se había aligerado considerablemente con las tres palabras “Piedra Ilusoria del Vacío.”

No sabían exactamente por qué Qianye Ying’er y el anciano de túnica gris los perseguían, pero para ellos, no saber que su objetivo lo había hecho más aterrador.

“Tu Reino del Dios de la Luna también debería tener Piedras Ilusoria del Vacío, ¿verdad? ¿Eres tan importante para tu padrastro, pero él no te dio uno de ellas para proteger tu vida? “La conciencia de Yun Che se sumergió en la Perla de Veneno del Cielo cuando hizo esa pregunta.

“Nunca he dejado el Reino de Dios de la Luna antes, así que no necesitaba una.”

Esta fue la primera vez que ella abandonó el Reino de Dios de la Luna.

“……”

Jade de energía… Yun Che estaba a punto de sacar la Piedra Ilusoria del Vacío, pero un pensamiento repentinamente apareció en su mente y le preguntó: “Qingyue, ¿se puede usar el Jade del Tiempo Celestial como un jade de energía para impulsar el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida?”

“… ¿Tienes un Jade de Tiempo Celestial?” Los hermosos ojos de Xia Qingyue giraron hacia él una vez más, y esta vez, brillaron con una luz asombrada que era incluso más intensa que antes.

Con solo ejercer su voluntad, la mano que estaba sosteniendo la Piedra Ilusoria del Vacío tomó el Tiempo Celestial de Jade: “Este fue el premio por estar entre los cuatro primeros en la Batalla del Dios Conferido. Escuché de la maestra de palacio Bingyun que podría usarse como un recurso energético.”

“…” Xia Qingyue miró fijamente a Yun Che durante un buen rato. Era un tipo de mirada impotente y asombrada… que mostraba que odiaba no poder darle una paliza en el lugar justo aquí y ahora.

“¿Por qué no lo sacaste antes?”

“No lo pensé hasta hace un momento”, dijo Yun Che mientras parpadeaba, con una expresión inocente en su rostro. Después de que la Batalla del Dios Conferido terminó, su mente había estado completamente ocupada con el Reino del Dios de la Estrella y Jazmín. Así que el “Jade de Tiempo Celestial” simplemente había sido guardado por él una vez que lo había recibido y ni siquiera le echó una sola mirada después de eso.

Yun Che pudo ver claramente que el pecho de Xia Qingyue se agitaba violentamente, pero no sabía si era porque estaba enojada con él o si estaba respirando un largo suspiro de alivio. Era solo que su postura era horizontal mientras volaba y su pecho sedoso estaba demasiado lleno y exuberante, por lo que solo un movimiento ligero y simple ya era suficiente para hacer que la sangre se precipitara violentamente hacia la cabeza de cualquier hombre.

Yun Che tragó en silencio un bocado de saliva.

“El Jade del Tiempo Celestial es uno de los mejores jades de energía que existen, es extremadamente difícil conseguir uno”, explicó Xia Qingyue. “Una pieza de Jade del Tiempo Celestial podría permitir que una nave de guerra profunda y ordinaria volara durante cien años. Incluso si se trata del Palacio Celestial de la Luna Desaparecida, un pedazo de Jade del Tiempo Celestial le permitiría volar a su velocidad máxima durante un mes entero.”

“Eh… ¿¡De verdad!?” Yun Che se sorprendió por esas palabras.

El Jade del Tiempo Celestial era, después de todo, uno de los grandes premios de la Convención del Dios Profundo, ¡así que definitivamente no era algo normal!

“¿Aun no me lo vas a entregar?” La mano nevada de Xia Qingyue se extendió hacia adelante, con una mirada impotente en sus rasgos de jade. Si Yun Che simplemente hubiera sacado el Jade del Tiempo Celestial antes de esto, no habrían tenido que arriesgarse en el Reino de Dios del Principio Absoluto.

No importa cuán fuertes sean Qianye Ying’er y ese anciano vestido de gris, aún sería imposible para ellos perseguirlos a toda velocidad durante un mes entero… Sería un asunto tan agotador que podría simplemente matarlos debido al cansancio.

El Jade del Tiempo Celestial no era demasiado grande e incluso la luz profunda que brillaba no era demasiado fuerte. Simplemente estaba cubierta con la luz delgada y pura de la luna y las estrellas. Yun Che había encontrado previamente difícil imaginar que este pedazo de jade pudiera contener un poder tan aterrador.

La Convención del Dios Profundo que se celebró esta vez fue extremadamente única, por lo que los grandes premios que se entregaron al final también fueron mucho mejores que antes. Estas cuatro piezas Jade del Tiempo Celestial se entregaron a los “Cuatro Hijos del Dios Conferido” que se habían colocado entre los cuatro primeros de la competencia para ayudar a su cultivo cuando entraran en el Reino Divino del Cielo Eterno, para permitir que se convirtieran en gigantes de la Región Divina Oriental a un ritmo mucho más rápido.

Estas cuatro piezas de Jade del Tiempo Celestial habían venido de cada uno de los cuatro grandes reinos rey… Para que los otros tres reinos rey cedieran, el Emperador Dios del Cielo Eterno había realizado una considerable cantidad de esfuerzo.

Si descubriera que Yun Che realmente lo usaría como combustible de un buque de guerra profundo, no sería sorprendente que vomitara sangre de rabia y exasperación.

Xia Qingyue levantó el Jade del Tiempo Celestial con ambas manos. Siguiendo un simple pensamiento de ella, el Jade del Tiempo Celestial desapareció de su mano y se insertó en el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida.

“Como tal, siempre y cuando no seamos golpeados por ninguno de sus ataques, no deberíamos estar en un peligro demasiado grande”, Xia Qingyue agarró con fuerza la mano de Yun Che, “Vamos”.

“¿Oh enserio? Es una pena que no puedas irte.”

Justo cuando Xia Qingyue estaba a punto de invocar el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida, la voz fría y cortante de una mujer sonó repentinamente en sus oídos… El sonido de esta voz agitó el alma como una nota de la legendaria música celestial, pero el terrible poder opresivo contenida dentro hizo que Xia Qingyue y Yun Che tropezaran inmediatamente con el abismo.

Se sentía como si una montaña titánica pesara sobre sus cuerpos cuando cayeron ferozmente del cielo y cayeron sin aviso al suelo gris ceniza del reino del Principio Absoluto.

Pero esa “montaña titánica” no despareció incluso después de aplastar sus cuerpos, lo que evito que no pudieran levantarse del suelo. De hecho, ni siquiera podían levantar un meñique en su estado actual… Su energía profunda había sido completamente sellada y no podían mover ni un hilo de ella.

Esto fue una supresión a la que fueron completamente incapaces de resistir. Incluso si su fuerza profunda fuera mil veces más grande, tampoco sería posible para ellos ofrecer un poco de resistencia.

¡Debido a que esta supresión sin piedad terrible venía de la misma Diosa del Monarca Brahma!

Mierda… El corazón de Yun Che se hundió con fiereza. Ni siquiera había podido detectar un indicio de la llegada de Qianye Ying’er. Debido a la terrible fuerza de la otra parte, incluso si su sentido espiritual no hubiera sido suprimido, definitivamente sería incapaz de detectarlo.

Incluso era posible que Qianye Ying’er hubiera estado a su lado por mucho tiempo mientras ella se burlaba de su conversación.

Pero ahora que sus cuerpos estaban completamente suprimidos y que ni siquiera podían mover un solo músculo, incluso usar la Piedra Ilusoria del Vacío para huir se había convertido en una esperanza vana, y mucho menos usar el Palacio Celestial de la Luna Desaparecida.

Una figura dorada descendió lentamente del cielo para aterrizar frente al dúo.

En cuanto a Qianye Ying’er, Yun Che la había visto desde lejos cuando se encontraba en el Escenario del Dios Conferido. Pero en este momento, ella estaba justo frente a él, a solo unos pasos de él.

La mitad de su cabello dorado estaba cubierto por sus hombros fragantes, mientras que la otra mitad cayó directamente sobre su trasero. Cada hebra de ese cabello dorado brillaba con un brillo brillante que era más lujoso y cautivador que el oro más puro. Una lujosa placa dorada de armadura suave cubría la parte superior de su torso, dibujando el contorno de un cuerpo que estaba tan perfectamente curvado y proporcionado en todas las formas. Las curvas orgullosas de su pecho y sus nalgas eran simples para que todos las vieran, su forma era una media luna perfecta, mientras que su cintura era tan delgada como el tronco de un sauce joven.

La luz dentro del Reino de Dios del Principio Absoluto era tenue y gris, pero la piel que se mostraba, no importaba si estaba en su muñeca, cuello o esa pequeña parte de su rostro, todo brillaba como jade impecable. Fue inquietantemente exquisito.

Esa máscara dorada con forma de ala cubría sus ojos y la mayor parte de su rostro, pero los labios que se mostraban eran tan hermosos como pétalos de flores, húmedos y radiantes. Su pequeña y delicada barbilla parecía haber sido tallada como una estatua de jade, era completamente impecable.

Esta era una mujer cuyo cada centímetro de ella se había formado con extrema perfección. Incluso esa cara cubierta todavía podría quitarle el aliento a cualquier hombre, y hacer que que quedaran aturdidos. Incluso el actual Yun Che, con solo un simple vistazo a esta distancia, comprendió de repente por qué se le otorgó el título de “Diosa” y por qué tantos orgullosos hijos de los cielos estaban tan obsesionados con ella.

Pero lo que más pesaba en su corazón era, sin duda, la frialdad que se había extendido a todo su cuerpo.

Su mente giró a un ritmo frenético antes de que una expresión de “alegría exaltada” apareciera rápidamente en su rostro, “¡Oh, así que era la Diosa! Quien hubiera pensado que podríamos realmente cruzarnos con la Diosa más hermosa en un lugar así, es simplemente una coincidencia.”

Lo único que le dio un poco de consuelo fue que Qianye Ying’er no había venido a matarlo ni a Xia Qingyue. De lo contrario, incluso un simple movimiento de su dedo sería suficiente para matarlos millones de veces.