AWE – Capítulo 1312

Capítulo 1312: El Lado Izquierdo

El Río del Tiempo y el Espacio existía en otra dimensión. Su agua estaba conformada por imágenes del tiempo y el espacio en sí mismo, y contenía una infinidad de vidas humanas. Dentro de ese río, se podía ver cada una de las personas que habían existido, o que existirían alguna vez, desde el momento de su nacimiento hasta el momento de su muerte.

Bai Xiaochun estaba de pie sobre la ribera de ese río, esperando algo con una expresión tranquila mientras miraba sus aguas.

Tras poco tiempo, se pudo escuchar un sonido en el agua, y apareció un bote. Mientras este se deslizaba sobre el agua, Bai Xiaochun le dirigió la mirada con la misma expresión de siempre, y esta se posó sobre el barquero.

Llevaba un sombrero cónico amplio que le tapaba la cara, pero en cuanto se acercó, levantó la mirada y le reveló unas facciones faciales antiguas a Bai Xiaochun. Entonces sonrió.

—Suba a bordo por favor, Compañero Daoísta.

Bai Xiaochun le devolvió la sonrisa y asintió. Tras subirse al bote, el viejo barquero empezó a remar, y el viejo siguió flotando río abajo a través del Río del Tiempo y el Espacio.

El tiempo transcurrió, aunque era imposible saber cuánto. El barquero no decía nada, ni tampoco Bai Xiaochun, este simplemente se quedó en silencio sobre la proa mirando al agua. Allí veía las vidas de incontables personas, podía escuchar incontables voces entre los chapoteos del agua. Se le hacía bastante placentero.

—Nos conocimos antes, —dijo Bai Xiaochun.

El barquero volteó a verlo y dijo con una sonrisa, —Si pasar entre el tiempo y el espacio para discutir el Dao por un momento cuenta como conocernos, entonces en efecto nos hemos conocido, Compañero Daoísta.[1]

Bai Xiaochun volvió a sonreír. En cuanto vio el rostro del viejo, se dio cuenta de quién era. Era el dueño de aquel tesoro valioso, el reloj de arena. El Maestro del Daoísta Terrenal, así como el Daoísta Mortal, quien eventualmente cambió su nombre a Renegado Mortal. Este viejo se había convertido en el tiempo mismo.

El viejo siguió remando y dijo, —¿Y por qué has venido por aquí Compañero Daoísta?

Bai Xiaochun le respondió mientras seguía mirando el agua, —Para recoger una flor. La Flor Eterna.

El barquero respondió riendo. —Bueno, eso no será fácil.

Entonces Bai Xiaochun hizo un gesto de agarre, y una Píldora Afrodisíaca apareció repentinamente entre sus dedos.

Las risas del barquero se atascaron en su garganta cuando vio la píldora, y cerró de golpe la boca. La verdad era que, aunque se veía tranquilo por fuera, su corazón se llenó de ansiedad en cuanto vio a Bai Xiaochun aparecer.

Era natural que reconociera a Bai Xiaochun. Este era el Río del Tiempo y el Espacio, y el viejo era una expresión misma del tiempo. Lo sabía todo. Un solo vistazo a Bai Xiaochun había revelado toda la información sobre la batalla con el Renegado Mortal, ¡¡y todo lo sucedido después!!

Todos los detalles habían sido revelados ante él, y colapsó un poco por dentro, casi incapaz de creer todo lo que había visto.

Podía sentir que la base de cultivo de Bai Xiaochun ya había llegado a un nivel inconmensurable. De hecho, el viejo barquero nunca había considerado que alguien pudiera volverse tan poderoso.

El viejo barquero había llegado hacía mucho a la cuarta etapa del cultivo, sin embargo… ni él se atrevería a consumir una Píldora Afrodisíaca creada por un ser todo poderoso como Bai Xiaochun.

Quizás se habría atrevido con otras píldoras. Pero… ¡¡las Píldoras Afrodisíaca arrebataban la buena fortuna de los Cielos y la tierra para obtener un poder indescriptible!!

No puedo creer que me amenaces con una Píldora Afrodisíaca, —pensó el viejo—. Está bien si no quieres escuchar lo que digo. ¡Pero no hacen falta esas cosas! —No se atrevía a decir eso en voz alta claro. Bajó la cabeza y siguió remando a través del Río del Tiempo y el Espacio. Hasta que… ¡finalmente llegaron a un lugar repleto de incontables Flores Eternas!

Cada una de esas flores contenía imágenes tocadas por el tiempo. Algunas imágenes estaban oscuras y apáticas, otras eran brillantes y coloridas.

La Flor Eterna tenía cinco pétalos de colores deslumbrantes. El aroma fragante que emanaba era encantador. Y en el pistilo de la flor había una esfera de luz radiante, dentro de la cual había un ojo cerrado.

En cada una de esas incontables Flores Eternas había una pequeña tortuga, la cual correteaba de un lado a otro, como a punto de devorarse uno de los pétalos.

Entre esa multitud de Flores Eternas, había dos particularmente llamativas, y atrajeron la atención de Bai Xiaochun de inmediato.

Tras un momento, el barquero se aclaró la garganta, observó a Bai Xiaochun y dijo, —Se supone que el Río del Tiempo y el Espacio contiene todas las cosas relacionadas a la trayectoria de las vidas, pero separadas en incontables fragmentos. Pero hay algo único y especial sobre la Flor Eterna, algo que está en esencia, a medio paso de la quinta etapa. Ahora contiene incontables posibilidades, por lo que hay incontables versiones de la Flor Eterna. Cada una representa un destino distinto. Así que… ¿cuál es la que quieres?

—¡Todas! —respondió Bai Xiaochun con su mirada fija sobre las Flores Eternas.

El barquero tenía ganas de mirarlo irritado, pero al pensar en el nivel de la base de cultivo de Bai Xiaochun, y sus Píldoras Afrodisíacas, se forzó a mantener la calma.

—No te puedo detener, —dijo con una sonrisa incómoda—. Pero… ¿cuál sería el punto de eso?

Bai Xiaochun no le respondió. Sabía que no había punto en hacer tal cosa, así que siguió estudiando las Flores Eternas. Tal y como el viejo barquero había dicho, cada una de las Flores Eternas existía en un punto del tiempo distinto. Algunas durante sus días en la Secta Corriente Espiritual, otras durante sus días en la Secta Corriente de Sangre. En otras se encontraba en las Tierras Desoladas, y otras durante el colapso del Reino Alcance Celestial, y durante su estadía en los Dominios Inmortales Eternos.

Cada flor representaba un momento diferente en el tiempo, y un destino diferente. Podía escoger la que quisiera.

El barquero no se molestó en intentar apurarlo, más que nada porque no se atrevía. Solo se quedó mirando. Hasta que sacó una botella de alcohol de alguna parte y empezó a beber.

Después de un buen rato, la mirada de Bai Xiaochun se centró en las dos flores que le habían llamado más la atención. Una de ellas estaba en el lado izquierdo del río, y la otra en el lado derecho. No podían ser más opuestas.

Después de pensarlo un poco, envió un poco de su sentido divino a la Flor Eterna de la izquierda. Y unas imágenes surgieron de inmediato dentro de su mente.

Pudo ver una aldea al pie del Monte Capucha. Los aldeanos y ancianos locales estaban de pie en la entrada de la aldea mirando a un joven.

El joven tenía ojos resplandecientes y una pila tersa, y llevaba puestas unas túnicas hechas en casa. No era muy alto, de un vistazo, parecía un chico muy bien portado. Pero entre sus ropas había un montón de hachas y cuchillos que se veían muy fuera de lugar.

En cuanto Bai Xiaochun observó a ese joven, la visión que experimentaba se superpuso con sus propias memorias, y se dio cuenta de que, si escogía esta Flor Eterna, volvería al principio de todo.

—Queridos ancianos y compañeros aldeanos, estoy en camino a aprender sobre la cultivación inmortal. ¡Los extrañaré a todos! —El joven mostraba una expresión un poco dolida, como si no pudiera soportar separarse de sus compañeros aldeanos.

Un viejo de cabello blanco dio un paso adelante de entre la multitud y dijo, —Xiaochun, desde que tu padre y madre nos dejaron, oh, hace tanto tiempo, tú… Tú has sido ehm… ―pausó por un momento― ¡Tan buen chico!

—¿No me digas que no estás interesado en vivir por siempre? Todo lo que tienes que hacer es convertirte en un Inmortal, ¡Y podrás vivir por siempre! ¡Eso es mucho, mucho tiempo! Bueno es hora de que te vayas ya, incluso un pichón de águila debe aprender a volar eventualmente.

—No importa que situaciones te encuentres allá afuera, debes resistir y seguir adelante. Una vez dejes la aldea, no puedes regresar, porque tu camino siempre estará adelante, ¡no atrás!

Mientras los demás aldeanos lo alentaban de manera similar, el anciano de la aldea le dio una palmada al joven en el hombro y le dirigió una sonrisa amable. Al parecer gracias a todos los alientos, el joven asintió con un resplandor de determinación en sus ojos. Les dio un último vistazo a sus compañeros de la aldea, se volteó y se fue caminando.

Ver eso fue tan conmovedor para los aldeanos que empezaron a correr lágrimas de emoción por sus mejillas.

― ¡Justicia Celestial! Esa comadreja…. ¡Finalmente se fue! ¿Quién fue el que le dijo que vio un Inmortal en el área? ¡Quien quiera que haya sido le voy a dar una gran recompensa en nombre de la aldea!

—¡Este es el comienzo de una nueva era!

Mientras esos gritos alegres sonaban, el joven repentinamente se volteó y regresó de vuelta a la aldea. Entonces se aclaró la garganta y dijo con mucha determinación, —Ya me decidí. No me voy. ¡Hablo en serio! ¡No quiero convertirme en inmortal!

Todos los demás aldeanos se le quedaron mirando impactados. Muchos hasta habían sacado gongos y tambores y ahora estaban tan impresionados que se les cayeron al suelo y resonaban por todos lados…

Bai Xiaochun se quedó observando la escena con una sonrisa en el rostro. Hasta que la visión finalmente se disipó, y una vez más se encontró a si mismo mirando la Flor Eterna de la izquierda.

—El punto de partida…


[1] Bai Xiaochun conoció a este barquero en el capítulo 439.


Capítulo extra, Patrociando por: ¡El Anciano Supremo Ivan Gonzalez! ¡Muchísimas Gracias!


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1311

Capítulo 1311: Una Voluntad Eterna

La desaparición de Bai Xiaochun llevó a los pueblos del cielo estrellado a una nueva era. Nadie podía verlo, pero permaneció dónde siempre había estado, en el lugar que alguna vez habían ocupado los Dominios Inmortales Eternos, con sus ojos cerrados mientras buscaba la iluminación sobre la Esencia.

Los días pasaron. Los años pasaron…

Hasta que un día, Bai Xiaochun abrió sus ojos, era apenas la segunda vez que lo había hecho desde que había empezado a meditar. La primera vez desde la creación de las tribulaciones celestiales. Esta vez… era porque había alcanzado la iluminación, sobre todo.

Había presenciado el ascenso de la vida. Había creado el sol, la luna y todos los seres vivos. Había observado la oscuridad y la luz del cielo estrellado. Había estado presente mientras las criaturas vivientes prosperaban y buscaban la iluminación a través de incontables decenas y decenas de miles de años. Ahora, cuando abrió sus ojos, se pudo ver la inconmensurable calma y pureza que contenían.

Era tan puro que parecía que ni la más mínima pizca de polvo los manchaba. De algún modo, eran como los ojos de un recién nacido al mirar a las estrellas.

—Cuando luché contra el Renegado Mortal, le hice una pregunta, «¿Qué es la Esencia…?» Esa pregunta me ha dado problemas durante mucho tiempo, pero ahora lo comprendo. Sé lo que es la Esencia.

—La Esencia no tiene forma o figura; es casi como si no existiera, pero a la vez es lo que crea y contiene todas las formas y figuras.

—La Esencia no tiene ni principio ni final, pero a la vez, es lo que crea y contiene el principio y el final de todo. —Aunque murmuraba suavemente sus palabras, ¡estas estremecieron los 1.080.000 mundos!

—La Esencia no ocupa espacio, pero a la vez, es lo que crea y contiene todo el espacio.

—La Esencia existe afuera del tiempo, pero a la vez, es lo que crea y contiene todo el tiempo. —Tras pronunciar todo eso, ¡las leyes naturales del cielo estrellado y las leyes mágicas empezaron a resonar!

—La Esencia es insonora e incolora, pero a la vez, es lo que crea y contiene toda la luz y el sonido.

—La Esencia no existe en ningún lugar en específico, pero a la vez, crea y contiene todos los lugares. —Bai Xiaochun sonrió y pronunció la quinta y sexta frase, ¡y todos los seres vivientes del cielo estrellado se quedaron paralizados y en silencio!

En medio de ese silencio, ¡Bai Xiaochun pronunció sus últimas dos frases!

—La Esencia es infinitamente pequeña, pero a la vez, es infinitamente grande.

—¡La Esencia es completamente única, y completamente ilimitada!

El cielo estrellado en silencio se llenó repentinamente de colores. Un sinfín de leyes naturales y mágicas se fusionaron, y entonces se dispersaron. El cielo estrellado se desvaneció… ¡y solo quedó un único punto!

¡Era una singularidad sin el más mínimo largo, ancho o profundidad!

Esa singularidad existía dentro del cielo estrellado. Contenía todas las leyes mágicas, todas las leyes naturales, ¡y un total de 1.080.000 mundos!

Cuando Bai Xiaochun vio eso, sonrió. Ondeó su dedo e hizo que la singularidad se transformara en una línea… No tenía ni ancho ni profundidad, pero era infinitamente larga, sin final.

¿Me falta algo cierto? —Después de pensar un momento, ondeó su dedo de nuevo, ¡y la línea infinitamente larga repentinamente se hizo infinitamente ancha!

Ya que era infinitamente larga y ancha, en realidad era imposible saber cuál dirección era cual. Estas descripciones solo podían existir dentro de los pensamientos de uno.

A lo lejos, era casi como una gigantesca hoja de papel extendida por todo el cielo estrellado. Bai Xiaochun la observó por un momento, sonrió de nuevo, y entonces ondeó su mano, ¡¡con lo que se hizo infinitamente profunda y alta!!

¡Ahora ya no se veía como una pieza de papel, sino como una caja infinitamente larga, ancha y alta!

—Aún falta algo. —Bai Xiaochun sacudió la cabeza, ondeó el dedo, y esa caja infinitamente larga, ancha y alta empezó a ondular y a distorsionarse. Parecía como si envejeciera, se veía opaca, borrosa, como si el paso del tiempo estuviera transformando algo ilusorio en un vórtice… ¡en espacio!

Contenía todo lo que conformaba el cielo estrellado de las últimas decenas de miles de años, sus existencias se extendían juntas. Contenía todas las formas de vida, todos los seres vivos, desde el momento de su nacimiento hasta el momento de su muerte, desde el momento en el que surgía su existencia, hasta que dejaban de existir. Y todo lo que sucedía en medio. Al entrar en ese espacio, se podía aparecer en cualquier momento que hubiera existido jamás.

Bai Xiaochun observó ese mundo hecho de tiempo y espacio, y dijo suavemente, —Este es el mismo vórtice que Exterminación Sagrada abrió con sus tesoros de Dominio Dao. Así… es como aparece el Río del Tiempo y el Espacio.

Luego extendió su mano derecha, y en esta se podía ver una hoja dorada, era la misma hoja que había encontrado hacía muchísimos años en la Secta Corriente de Sangre, junto a la pequeña tortuga.

En aquel entonces, no había tenido manera de entender lo que era la hoja. Después de llegar al Reino Soberano, y de empezar su búsqueda de la iluminación, la había estudiado ocasionalmente, y había ganado un poco a partir de ello. Pero ahora que miraba la hoja de nuevo, todo quedó claro.

—Interesante. Con razón nunca pude entender lo que era esta hoja. En realidad, está hecha de un gran vasto número de hojas únicas, todas con distintos patrones de venas superpuestos. Como las venas son transparentes, es imposible verlo.

—Pero con mi sentido divino actual, ahora puedo verlas, cada una de esas venas.

—Y la información que contienen… —La miró de cerca con un resplandor de curiosidad en sus ojos, hasta que finalmente sonrió de nuevo.

—Vaya, pero ¿qué tal? El sistema de cultivo del Dominio Dao Interminable está dividido en etapas. La primera etapa, la segunda etapa, la tercera etapa, la cuarta etapa… La cuarta etapa es la última. Solo al llegar a ese nivel puede un ser todo poderoso ver la verdad sobre esta hoja.

—Parece que los tesoros de Dominio Dao que Exterminación Sagrada usó contenían todo el poder de la cuarta etapa. —Luego Bai Xiaochun sonrió. Aunque la hoja nunca se vio como algo particularmente único, ahora podía ver que en realidad era una llave… ¡una llave que llevaba al Dominio Dao Interminable!

—Puedo hacer más. —Estrechó los ojos y observó el vórtice del tiempo y el espacio que había creado. En ese momento, sus ojos reflejaban los incontables rayos de luz de las dimensiones que existían allí. Eran demasiados como para contarlos, y cada uno contenía incontables seres vivos, ¡cada uno con su propio destino único!

Sin embargo, el mero acto de mirar las dimensiones las hizo temblar inestablemente, como si pudieran colapsar en cualquier momento.

Entonces apartó la mirada y todo se desvaneció. La expresión del tiempo y el espacio que había creado se desvaneció, y el cielo estrellado volvió a la normalidad.

—No es que no pueda hacerlo… sino que el cielo estrellado no puede sustentar transformaciones tan dramáticas. Dadas las descripciones del Dominio Dao Interminable, acaso eso no implica… ¿que hay una quinta etapa que no han encontrado aún?

—Debería visitar el Dominio Dao Interminable, y ver si su cielo estrellado puede sustentar tales transformaciones. —Ya tomada su decisión, dejó a un lado la hoja.

—¿Qué es lo Eterno? —se preguntó a sí mismo. Entonces pasó un momento y sacudió la cabeza.

—¿Cómo podría realmente haber algo Eterno? De acuerdo a las personas del Dominio Dao Interminable, su cuarta etapa es el Reino Eterno.

—Pero si hay algo únicamente Eterno… quizás sea el poder de la imaginación. —Suspiró.

—La imaginación es la fuerza más poderosa. Básicamente, la imaginación es la Voluntad.

—Por ejemplo… la primera vez que vi las semillas de la flor lunar diseminándose. Recuerdo quedar conmovido… ya que yo mismo nací de los pensamientos del Archi-Ancestro original, de su imaginación. Y todos los Hijos Eternos nacieron de la Madre Eterna del mismo modo. —Cerró sus ojos, y fue casi como si pudiera ver a la Madre Eterna dejando salir una gran nube de semillas de amargón que contenían su Voluntad, esperando que crecieran eventualmente en hijos, y que uno de ellos pudiera detener la gran catástrofe…

Esas expresiones de su Voluntad se convirtieron en tres soberanos, quienes en el momento antes de su muerte liberaron su propia Voluntad. Un fragmento de esa Voluntad… contenía algo que Bai Xiaochun reconocía como su propia aura.

Se rio suavemente, se puso de pie. Y en ese momento, todo a su alrededor se desvaneció, y dio un paso hacia adelante. Allí apareció un vórtice, parecido al que había creado antes. Y a medida que daba vueltas, ¡se abrió para revelar un río inconmensurable!

¡El Río del Tiempo y el Espacio!

Avanzó hacia el río y desapareció. En ese momento, habló una última vez, y sus palabras resonaron por todo el cielo estrellado antes de disiparse finalmente.

—Una Voluntad para crear océanos. Una Voluntad para convocar campos de moras. Una Voluntad para masacrar incontables diablos. Una Voluntad para erradicar innumerables inmortales… Solo mi voluntad… es Eterna.

 


Capítulo regular, Domingo 21-04-2019


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1310

Capítulo 1310: Con un Movimiento de la Voluntad, Aparece la Tribulación.

Sima Nan no partió de allí. Después de encontrar la estatua de Bai Xiaochun, a quien comprendía como Dios, decidió permanecer allí y montar guardia. De hecho, incluso declaró el lugar oficialmente como un terreno sagrado dentro del cielo estrellado.

Rápidamente descubrió que había propiedades misteriosas en el área que ayudaban a su cultivo. Parecía que el tiempo fluía de manera distinta allí. Estos hechos hicieron que Sima Nan ofreciera kowtow con emoción hacia la estatua.

Con el paso de los años en los que montaba guardia y veneraba a Bai Xiaochun allí, se convirtió en una persona mucho más calmada y pacífica. Sin embargo, siempre que miraba la estatua, sus ojos ardían con un fervor inigualable.

Así fue como pasó el tiempo. Finalmente apareció otro arcaico dentro de los 1.080.000 mundos, seguido por un tercero, y un cuarto…

Los arcaicos empezaron a aparecer entre todos los pueblos que habitaban el cielo estrellado. Aunque no todos los arcaicos decidían viajar por el cielo estrellado, muchos si lo hacían.

Ninguno pudo conquistar tantos mundos como Sima Nan había hecho cuando no había más arcaicos. Pero si viajaban con mucha emoción a través de las estrellas y visitaban nuevos lugares.

Eventualmente, un segundo arcaico sintió el llamado desde su alma, y encontró el mismo lugar que Sima Nan. Se veía dramáticamente distinto a Sima Nan. Casi parecía una gran roca. Pero en cuanto vio la estatua de Bai Xiaochun, también se estremeció y empezó a ofrecer su veneración.

Poco a poco, llegó un tercer arcaico, y luego un cuarto… Hasta que más de veinte descubrieron la estatua de Bai Xiaochun. Y tras poco tiempo, desde ese lugar, ¡los mitos sobre los tiempos más antiguos empezaron a diseminarse por el cielo estrellado!

Mientras más y más mundos descubrían la existencia de Bai Xiaochun, más cultivadores empezaban a estudiar los registros antiguos en los que encontraban descripciones de una historia muy antigua. Las culturas empezaron a contactar las unas con las otras y compartían el conocimiento, y quedaron impactados al descubrir que mitos similares existían por todo el cielo estrellado.

El Dios Sol, el Inmortal de la Luna, el Creador, el Espíritu del Viento, el Ancestro de Piedra, el Todo Poderoso… A medida que las personas del cielo estrellado se daban cuenta del verdadero ser tras todos los títulos de sus deidades, se creó una tormenta de asombro que conmocionó a todos.

—Dios… ¡¡de verdad existe!!

—¡Creó nuestro mundo y hasta la vida misma!

—¡Fue él! ¡¡Fue quien fundó el mundo del cultivo!!

Las leyendas y los mitos resultaban ser la realidad, y eso ocasionó un gran escándalo en el mundo del cultivo. Cada vez más arcaicos llevaban a cabo el peregrinaje a la estatua de Bai Xiaochun para bañarse en su luz y experimentar el aura sagrada en el área. Eventualmente, viajar a esa tierra llegó a ser considerado el más grande honor.

Y a la vez, Bai Xiaochun obtuvo un nuevo título.

El Origen del Cielo Estrellado.

El asombro ante los mitos haciéndose realidad no se disipó con el paso de los años. Sima Nan eventualmente pereció, así como todos los arcaicos originales que habían descubierto a Bai Xiaochun y habían quedado a montar guardia. Una nueva generación de arcaicos terminó por llegar, quienes seguían el llamado en el interior de sus almas con la esperanza de estar más cerca de Dios. Y ellos también decidían montar guardia alrededor de Bai Xiaochun.

Sin embargo, no todos los seres vivientes tenían el mismo temperamento, personalidad o manera de pensar. Entre los 1.080.000 mundos, existían algunos expertos poderosos que no sentían veneración hacia Bai Xiaochun. Algunos… deseaban usurpar su posición.

—Matar a Dios… ¡así es como podemos convertirnos en divinidades inmortales! —Eso se convirtió en la nueva determinación y obsesión de muchos. Tras muchos años, a medida que los arcaicos se hacían más poderosos… ¡¡finalmente apareció un soberano en el cielo estrellado!!

Los soberanos existían en un nivel completamente distinto y más alto a los arcaicos, así que en cuanto apareció el primero, el mismo tejido del cielo estrellado se sacudió. Además, este soberano no estaba interesado en la paz. Así que las personas que se encontraba solo enfrentaban dos opciones: someterse a un nuevo regente, o morir en las llamas de la guerra.

Después de subyugar la mayor parte del cielo estrellado, los súbditos del soberano ya eran tan vastos como los granos de arena en el mar. Y entonces tomó una decisión.

Viajó al centro del cielo estrellado, a esa legendaria tierra sagrada, y allí se paró frente a la estatua de Bai Xiaochun… ¡¡y lo desafió a un combate a muerte!!

Fue un evento que conmocionó profundamente a todas las personas que habitaban el cielo estrellado. Sin embargo… la batalla acabó antes de que nadie pudiera viajar a verla.

Los expertos arcaicos que montaban guardia en la tierra sagrada en ese momento pudieron registrarlo en sus tablillas de jade. Y esas imágenes fueron divulgadas luego entre los cultivadores, y todos quedaron atónitos por lo que vieron, y simplemente se pusieron de rodillas al suelo a ofrecer reverencia hacia la tierra sagrada.

Las imágenes en esas tabillas de jade mostraban al soberano volando como un meteorito hacia la estatua, irradiaba el poder de la Esencia y todo a su alrededor se sacudía violentamente. Pero en cuanto se acercó a Bai Xiaochun, la estatua ni siquiera se movió. Sin embargo, el soberano simplemente se hizo pedazos, fue borrado de la existencia y no quedó absolutamente nada atrás…

Nadie sabía qué nivel de poder podía hacer algo así, por lo que simplemente empezaron a llamarlo… ¡el poder de Dios!

Y nadie se atrevía a desafiar el poder de Dios. Más años siguieron pasando, y el cielo estrellado entró a la era de lo soberanos. Las historias de Dios erradicando a un soberano se convirtieron en leyendas, y la voluntad de muchos mundos del cielo estrellado empezaron a darle su aprobación a más cultivadores para convertirse en soberanos.

Eventualmente, apareció un soberano entre los demás soberanos… alguien supremamente poderoso cuyo Dao difería al de todos los demás soberanos. Devoraba a otras entidades, casi como un agujero negro, ¡y finalmente se convirtió en el segundo cultivador en desafiar a Dios!

Buscaba devorar a Dios y convertirse a sí mismo en Dios. Los guardias de la tierra sagrada de la estatua estaban impactados, pero no podían hacer nada para detenerlo. Solo podían quedarse mirando como el más poderoso de los soberanos de esta era avanzaba hacia la montaña sobre la que estaba la estatua, con sus manos en su espalda.

—Dios… creo en tu existencia, pero más que eso… creo que eres una reliquia del pasado. ¿A quién le importa que hayas existido hasta el día de hoy? En vez de quedarte allí inútilmente, ¿¡por qué no te conviertes un escalón para mí!? —Avanzó lentamente hasta la cumbre de la montaña… y fue entonces que se estremeció repentinamente. Se quedó totalmente sin aliento, e intentó retroceder, pero antes de poder hacerlo, su existencia simplemente se desvaneció. Todos los guardianes alrededor quedaron conmocionados…

Solo hubo un silencio sepulcral. Este desafío a Dios había resultado exactamente como las leyendas del primer soberano que lo había desafiado… Entonces, y para el completo asombro de todos los guardianes… ¡la estatua abrió sus ojos!

Al mismo tiempo, todos los soles que llenaban el cielo estrellado se iluminaron con una radiancia insólita, ¡y todas las lunas resplandecieron más que nunca!

Los seres vivientes que poblaban los 1.080.000 mundos quedaron profundamente conmocionados, y fue entonces que escucharon una voz cálida y antigua.

—Que descuidado soy… Con un movimiento de Voluntad… que aparezca la tribulación.

En respuesta a sus palabras, todo dentro del cielo estrellado que contuviera Esencia o leyes mágicas… se agitó. Parecía que un nuevo pensamiento entraba a todas las mentes, y dentro del vasto cielo estrellado… surgió una nueva ley natural.

¡¡Era la ley natural de la tribulación celestial!!

De ahora en adelante, las tribulaciones celestiales existían, ¡y quien las desafiara estaba en esencia desafiando a Bai Xiaochun!

Bai Xiaochun no rechazaba los desafíos, pero quería buscar la iluminación en paz. Tras sus palabras, los guardianes que permanecían alrededor de su estatua se desvanecieron, y reaparecieron en los mundos de los que provenían.

En ese instante, todas las descripciones y los recuerdos con respecto a Bai Xiaochun que existían dentro de los distintos registros antiguos se desvanecieron. Desde ese punto en adelante, Bai Xiaochun ya no existiría en las historias de ninguno de los pueblos del cielo estrellado. La tierra sagrada de la estatua también desapareció, para nunca más ser descubierta por los cultivadores. Desde ese punto en adelante… las personas del cielo estrellado se desarrollaron por sí mismas. Aún surgían personas que desafiaban los Cielos, pero las leyendas de Bai Xiaochun y los mitos sobre el Origen del Cielo Estrellado fueron olvidados eventualmente.

El tiempo siguió transcurriendo…

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Ancestro David Troncoso Lara! ¡Muchísimas Gracias!


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1309

Capítulo 1309: Viendo a Dios

Después de darles la última dirección, Bai Xiaochun no les prestó más atención a los seres vivientes en la multitud de mundos del cielo estrellado. Se sentó de piernas cruzadas en el lugar en el que los Dominios Inmortales Eternos habían desaparecido, lugar en el cual con el transcurso de los años se había formado gradualmente una masa de tierra.

Bai Xiaochun cerró sus ojos, y los años empezaron a pasar, él permaneció completamente inmóvil; se convirtió en una estatua.

Durante el proceso en el que la vida surgía de la nada y poco a poco llegó a un estado próspero, Bai Xiaochun no pudo sentir ni una vez la Esencia de lo Eterno, o esa misteriosa energía. Después de que la Flor Eterna cayera en el Río del Tiempo y el Espacio, parecía que la Esencia Eterna se había opacado tanto… que quizás se había desvanecido por completo.

—Después de la creación de la vida, —murmuró Bai Xiaochun—, el siguiente paso… es la comprensión de la Esencia. —Entonces envió su sentido divino al cielo estrellado y empezó a intentar alcanzar la iluminación sobre todas las leyes naturales que habían surgido junto a los incontables seres vivientes.

Hacía años, su Dao había sido iluminar el cielo estrellado para convertirse en soberano. Y eso lo había logrado. De hecho, había ido más allá de iluminar el cielo estrellado; también había traído de vuelta la vida.

Pero ahora no estaba preocupado por su base de cultivo. Tenía que comprender las Esencias de la multitud de mundos en el cielo estrellado, ¡y entonces usar ese entendimiento para crear lo Eterno!

—Espérenme… Será pronto, muy pronto… —Con el paso del tiempo, se convirtió en parte del mismo cielo estrellado mientras buscaba la comprensión que necesitaba.

Esta vez, no pasaron 10.000 años. Ni tampoco 1.000.000. Fue mucho más que eso… Eventualmente se convirtió en algo incalculable. Entre los 1.080.000 mundos del cielo estrellado, Bai Xiaochun era una historia muy antigua, su mera existencia solo era mencionada en los registros más antiguos.

Con el paso de las generaciones, las personas dejaron de creer en las viejas leyendas sobre el origen del cultivo. ¡Las personas empezaron a pensar que el cultivo provenía de su propio poder!

Las semillas que Bai Xiaochun había diseminado hacía años fueron olvidadas por los pueblos del cielo estrellado. Crearon nuevas técnicas, habilidades divinas y escuelas de magia… El mundo del cultivo progresaba y se libraban guerras.

Los años pasaban y pasaban. Incontables individuos talentosos pasaban sus vidas estudiando y practicando el cultivo, percatándose de sus errores y pasando la información a las siguientes generaciones. Finalmente, y construyendo sobre los incontables fracasos de las generaciones pasadas… surgió un celestial, el primero dentro de los 1.080.000 mundos.

Ese celestial obtuvo la aprobación del mundo en el que vivía, e intentó hacer algo totalmente espectacular y dramático, algo que nadie más había hecho nunca antes. ¡Intentó salir del mundo en el que vivía y llegar al cielo estrellado! Lamentablemente, a pesar de intentarlo durante toda su vida, y de usar todos los recursos que había acumulado, al final fracasó.

Pero poco a poco, ¡empezaron a surgir más celestiales entre los distintos pueblos y distintos mundos!

¡El mundo del cultivo en este cielo estrellado había llegado a la era de los celestiales!

Todos los celestiales soñaban con salir de los mundos de los que provenían y con llegar al cielo estrellado. Al fin y al cabo, estaban convencidos de que la única manera de ser más que un celestial era buscar un sendero que estuviera más allá de los Cielos que conocían.

Lamentablemente, ninguno de esos celestiales lo logró. Sin importar lo espectaculares que fueran, cuando llegaban al límite de los Cielos, no podían dar ni medio paso más al cielo estrellado.

Así pasaron más y más años. Cada vez surgían más celestiales, hasta que un día… uno de ellos llegó al Reino Arcaico.

Era un anciano, y cuando logró su avance, el sonido de sus risas inundó todo su mundo. Todos se quedaron mirando con envidia y emoción mientras flotaba hacia los límites del cielo.

—Yo, Sima Nan, ¡¡finalmente he ascendido!! Este… ¡¡es el legendario Reino Arcaico!! —En medio de sus risas, ¡¡se elevó y logró llegar al cielo estrellado!!

—El cielo estrellado. ¡Este es el cielo estrellado! —Mientras flotaba allí, observó sus alrededores, estaba lleno de emoción, ¡y de ambición! Su meta… era ver todo el cielo estrellado con sus propios ojos, buscar y descubrir si existían otros mundos. Durante los años posteriores… terminaría por aparecer en un mundo tras otro.

¡¡El mundo del cultivo había entrado a la era del cielo estrellado!!

Al ser el primero arcaico en el cielo estrellado, pasó más de mil años viajando entre mundos. Visitó más de diez. Y dado lo poderosa que era su base de cultivo, le era fácil conquistarlos. Sin embargo, no podía llevarse a otras personas con él, ni podía traer a las personas de su hogar a colonizarlos. Por lo que simplemente saqueaba los mundos que conquistaba y seguía adelante.

La emoción de conquistar mundos se disipó rápidamente. Pero en la calma que vino después, quedó convencido… de que era la existencia suprema dentro de este cielo estrellado. Al menos que apareciera otro arcaico, ¡sin duda alguna él era el experto más poderoso!

Ser invencible en realidad es bastante solitario, —pensó con un suspiro. En este momento estaba sentado de piernas cruzadas sobre una gigantesca espada hecha de huesos, y volaba sobre el cielo estrellado buscando otro mundo que explorar. Cuando repentinamente, se volteó hacia una dirección distinta a la que llevaba.

—Por allá… ¿hay algo llamándome…? —Frunció el ceño. Esta era la primera vez que experimentaba algo así dentro del cielo estrellado. Pero tenía confianza en el nivel de su base de cultivo, se rio fríamente y empezó a dirigirse hacia ese llamado.

—¡Veamos quien se atreve a convocarme! —Un destello de frialdad orgullosa pasó por sus ojos y siguió adelante durante sesenta años. A veces sospechaba de la situación, y por la distancia de la que provenía este llamado.

¿Qué diablos me está llamando…? —pensó con el ceño fruncido. Después de un tiempo, se dio cuenta de algo extraño. El llamado no venía de algún lugar distante, sino desde su propia alma. Algo estaba incitando su alma a viajar a algún lugar específico. Sin embargo, Sima Nan seguía teniendo confianza en su base de cultivo, por lo que siguió adelante a toda velocidad.

El lugar desde el que estaba siendo llamado en realidad no estaba tan lejos como pensó en un principio. Después de otros sesenta años, ¡se percató de una masa de tierra en el cielo estrellado a lo lejos!

—¿No me digan que este lugar horrible es otro mundo? —Observó sus alrededores y se rio fríamente. Durante los últimos ciento veinte años, la exhortación de su alma se había vuelto bastante molesta. Extendió su sentido divino, confirmó que no había nada peligroso en el área, y siguió adelante hacia esa masa de tierra.

En cuanto Sima Nan aterrizó sobre el continente, quedó sorprendido al ver que no encontraba ninguna forma de vida. Sin embargo, el anhelo dentro de su alma solo se volvió más intenso. Se sentía extremadamente sospechoso con toda la cosa, pero había pasado ciento veinte años para llegar a este lugar, y sabía que no podía solo darle un vistazo rápido antes de irse.

Después de pensarlo por un momento, sus ojos se tornaron más fríos y se puso en movimiento, siguió la dirección en la que le indicaba su alma hacia el corazón de este territorio. ¡Hasta que eventualmente alcanzó a ver una montaña!

De hecho, era la única montaña en todo este territorio, y en su cumbre… estaba la estatua de una persona, ¡sentado de piernas cruzadas en meditación!

En el instante en el que Sima Nan vio la estatua, se estremeció y su mente empezó a dar vueltas.

—Esa estatua… esa estatua… —Su alma temblaba como la de un niño al ver a su padre. Sima Nan no fue capaz de controlarse, se acercó volando hacia la estatua, se puso rodillas e hizo kowtow.

Para su total asombro… se dio cuenta de que reconocía esta estatua. Era muy similar a las estatuas que había visto entre su gente, e incluso entre los pueblos de otros mundos que había visitado. Estaba conectada a una leyenda que muy pocas personas de esta era conocían. Y aquellos que escuchaban la leyenda la tomaban como algún tipo de cuento de hadas.

Sima Nan también pensaba lo mismo. Al darse cuenta de que los dioses de los distintos mundos, incluyendo el suyo, eran todos el mismo, sintió que había algo raro, pero eventualmente se olvidó del asunto. Pero ahora, al ver esta estatua, esas viejas memorias volvieron a su mente.

Y dadas las fluctuaciones en su alma… ¡sabía que las leyendas eran ciertas!

Esta estatua no la había colocado ningún pueblo aquí. Sima Nan podía sentir la verdad gracias a su base de cultivo y a su alma. Esta estatua… ¡estaba viva! Al ponerse de pie frente a ella, la base de cultivo de Sima Nan se sentía completamente insignificante. Podía ver que, con un solo pensamiento, esta estatua podía destruirlo no solo a él, sino a todo su mundo. ¡¡Quizás a todo el cielo estrellado!!

Esta estatua era la misma persona mencionada en las leyendas de los mundos que Sima Nan había visitado. Era el Dios Sol de la antigüedad, ¡¡la fuente de todo lo que existía!!

—He visto… a Dios… —murmuró Sima Nan. Se estremeció, se postró frente a la estatua y allí se quedó sin moverse.

 


Capítulo regular, Sábado 20-04-2019


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1308

Capítulo 1308: Guía. Comienzo

El tiempo siguió pasando. La presencia de plantas parecía haber marcado el inicio de una nueva era. En los distintos mundos, las plantas tomaban distintas formas y colores, y se comportaban de maneras distintas acorde a las diferentes leyes mágicas. Pero al final seguían siendo plantas. Incontables variedades de plantas.

Las plantas llenaban los océanos, las tierras, las montañas, las colinas. Todo…

Durante el transcurso de las siguientes decenas de miles de años, el sol iluminó las bacterias, las criaturas de cuerpo blando y las plantas, ¡quienes ahora eran los regentes de los distintos mundos que llenaban el cielo estrellado!

Finalmente, los primeros peces aparecieron en los océanos, así como criaturas que podían vivir en las costas de las aguas, aunque no podían alejarse mucho. Un día, los «ojos» de Bai Xiaochun en el cielo estrellado observaron algo que se veía como sapos o ranas, pero eran distintos de esos animales.

Poco a poco, aparecieron animales similares a lagartijas en la tierra. Los soles que eran Bai Xiaochun resplandecieron al ver eso.

En ese momento, todas las criaturas vivientes del cielo estrellado escucharon repentinamente una voz que hablaba a sus almas.

—Muy pronto…

Cuando esa voz habló, todas las plantas se extendieron hacia el cielo, y todos los animales alzaron la mirada. Hasta los peces dejaron de moverse.

Aunque ese extraño momento pasó rápidamente, todos los seres vivientes habían sido tocados, habían sido marcados de un modo que se quedaría con ellos y con sus descendientes por siempre, aunque siguieran con sus vidas normales, comiendo y cazando por comida.

Las ruedas del tiempo seguían rodando, 100.000 años. O quizás fueran 1.000.000. Quizás más… A medida que los animales del mundo se desarrollaban, aparecieron eventualmente criaturas voladoras que se alzaban por el aire sobre las tierras en las que vivían.

La aparición de aves parecía haber marcado el inicio de una nueva era.

Entonces empezaron a aparecer nuevos animales, animales que no nacían de huevos. Eran más activos y más inteligentes que cualquier cosa que hubiera aparecido antes, ¡y realmente estaban causando el despertar del cielo estrellado!

Durante el transcurso de los incontables años que pasaron, aparecieron innumerables tipos distintos de seres vivientes a lo largo del cielo estrellado. Estos luchaban y competían mutuamente por la supremacía, los más débiles desaparecían, y los más fuertes sobrevivían. Bai Xiaochun observaba ocasionalmente, y un día se percató de una criatura similar a un mono que estaba usando una roca para pelear con sus enemigos. Finalmente, estas criaturas se dieron cuenta de que moverse en cuatro patas no era conveniente para usar rocas de esa manera, ¡y empezaron a pararse sobre dos patas!

Llegados a ese punto, la expresión de Bai Xiaochun se iluminó con un resplandor sin precedentes. Pudo ver como esas criaturas de dos patas empezaban a vivir en grupos y a cazar de manera organizada. Hasta que un día, un relámpago impactó a un árbol cerca de ellos, y sus ojos titilaron con temor ante el fuego resultante.

Sin embargo, ahora que habían aprendido a usar armas simples, ¡se convirtieron en la fuerza dominante de ese mundo!

Estos grupos de seres vivientes avanzados empezaron a aparecer en un mundo tras otro. En cada uno de esos mundos, los grupos de criaturas dominantes provenían de orígenes distintos. Algunos iniciaron como monos, otros como aves. Otros surgieron de rocas vivientes, y otras eran criaturas procedentes del aire mismo.

Existían todo tipo de seres en esos mundos, ¡y todos surgieron de las leyes naturales que los gobernaban!

Bai Xiaochun no solo observaba de manera pasiva. Aunque no alentó a ninguno de ellos a empezar a usar armas, sí que ayudó a tomar el fuego de esos árboles ardientes debido al impacto de los rayos. Ayudó a las criaturas voladoras a usar el poder del viento para su ventaja. Ayudó a las criaturas de rocas a comprender lo que significa construir estructuras. Siempre estaba allí para guiarlas, hasta que empezaron a desarrollar su inteligencia.

¿Qué es la sabiduría y la inteligencia…? —pensó en una noche oscura de pie sobre una montaña, desde dónde observaba a un grupo de salvajes agazapados alrededor de un fuego, llevaban puestas pieles de animales y gritaban fuertemente. Aunque claramente no había nada civilizado en ellos, la alegría que podía percibir en sus ojos al ver el fuego hizo que Bai Xiaochun se pusiera a pensar.

Hasta que finalmente ondeó su mano hacia el fuego, lo que hizo que se avivara repentinamente y sorprendió a los humanos alrededor. Estos empezaron a temblar y se diseminaron hacia la oscuridad. Pero después de un momento, uno de los salvajes se acercó lentamente, apuntó hacia el fuego y gritó con incredulidad. Al ver eso, los demás salvajes se acercaron y miraron con atención el fuego, entonces se dieron cuenta de que se podía ver una figura sombría adentro.

Llevaba unas túnicas largas, de un estilo que nunca antes habían visto. Con cabello largo y muy alto. Se lo veía mirando a la distancia allí dentro del fuego… Esta era nada más y nada menos que una proyección de Bai Xiaochun.

Estaba interesado en ver cómo reaccionarían estos salvajes, los progenitores de la humanidad, al ver una figura sombría dentro del fuego.

El primer salvaje que se percató de presencia en el fuego también fue el primero en ponerse de rodillas, se acercó a rastras, y empezó a inclinarse con una veneración fanática.

Los demás salvajes lo imitaron, y tras poco tiempo, todos se inclinaban fervientemente. Entonces Bai Xiaochun consiguió la información que buscaba, y la figura en las llamas empezó a disiparse. Para cuando desapareció, las llamas se elevaron aún más alto e iluminaron el cielo, cosa que aterró los corazones de las bestias salvajes en las montañas y valles circundantes.

Desde ese día en adelante, ese grupo de salvajes siempre observaría el fuego con respeto. Y cuando iban de cacería, solían traer pequeños objetos valiosos para ellos y los arrojaban al fuego. Estos salvajes miraban con un resplandor en los ojos como esos sacrificios se hacían cenizas, ¡y entonces se ponían de rodillas en veneración!

El primero de los salvajes que vio la imagen del fuego eventualmente tomó la sabia de los árboles y las plantas para dibujar una imagen sobre sí mismo que representaba al fuego. Este rápidamente se alzó a una posición de autoridad dentro de ese grupo de salvajes, fue una escena que le pareció particularmente relevante a Bai Xiaochun.

Ciertos asuntos encajaron en su mente súbitamente.

—La sabiduría y la inteligencia… ¡comienzan con la imaginación!

—¡La imaginación puede convertir una roca en un arma!

—¡La imaginación puede convertir al fuego en una manera de apartar la oscuridad!

—La imaginación crea a los dioses que venerar y forma tótems sagrados con ellos…

—Al tomar la imaginación, y ponerla en acción… ¡surgen los primeros brotes de sabiduría e inteligencia!

Bai Xiaochun observó a los salvajes una última vez, y entonces cerró sus ojos. Para cuando los volvió a abrir, se encontraba en otro mundo, en dónde empezó a guiar la imaginación de los incontables grupos de seres vivientes que existían ahora.

El tiempo pasó. A medida que Bai Xiaochun guiaba a los seres vivientes de los 1.080.000 mundos, sus imaginaciones eventualmente los llevaron a creer en la existencia de los Cielos y la tierra. Y Bai Xiaochun eventualmente se convirtió en una deidad para ellos…

A medida que todos esos seres vivos se desarrollaban, sus Esencias Vitales también crecían. Y debido a la marca que tenían en el alma, Bai Xiaochun siempre estaba con ellos.

Pueblos distintos adoraban a deidades distintas. Algunos adoraban al sol. Otros llamaban a su dios el Creador. Otros lo llamaban la Deidad del Cielo… Existían nombres distintos entre los distintos pueblos. El Todo Poderoso. Dios el Padre. El Ancestro de Piedra. El Espíritu de Viento. Y muchos más.

Los pueblos en los distintos mundos siguieron fortaleciéndose, y cuando ciertos grupos llegaron a la cumbre de la vida, surgió la civilización.

La civilización se veía distinta en los diferentes mundos. Algunos lugares tenían ciudades y edificios y se organizaban en países. Otros estaban basados en clanes. Otros eran completamente únicos. Algunas civilizaciones tomaron el cielo y desde allí observaban la tierra. Otras regían desde el suelo. Todo tipo de civilizaciones distintas surgían y prosperaban.

Sin embargo, independientemente del tipo de seres vivientes que fueran, o de como avanzara su civilización, todos llegaron al punto de querer estar más cerca de su dios. Querían ese poder místico, y hasta la habilidad de convertirse ellos mismos en dioses.

Y cuando eso ocurrió, fue la hora de que Bai Xiaochun apareciera de nuevo, para darles la última guía, y el último comienzo.

Y así, el concepto del cultivo se convirtió en un montón de semillas que se diseminaron por el cielo estrellado.

Después de varios miles de años, todas las personas de todos los mundos ya tenían poderes místicos… Un nuevo mundo de cultivo había surgido en el Mundo Espiritual Eterno.

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Ancestro David Troncoso Lara! ¡Muchísimas Gracias!


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1307

Capítulo 1307: Punto de Partida

Hay una fuerza que existe dentro de todas las personas. En algunas abunda casi sin límite. En otros es extremadamente escasa. Puede llevar a algunos a ser capaces de sacudir los Cielos y la tierra, y a otros los puede debilitar a tal punto de colapsar por siempre.

También puede engendrar una determinación interminable, o puede removerla al instante.

Esa fuerza viene del enfoque.

El enfoque de Bai Xiaochun, su obsesión, era extraer los Dominios Inmortales Eternos del Río del Tiempo y el Espacio. Era una concentración que bordeaba la locura, y se convirtió al instante en el aspecto más importante de su vida.

—Si no existe lo Eterno, ¡entonces yo lo crearé!

—Si no existe lo Eterno, ¡entonces yo lo crearé!

—Si no hay vida, ¡entonces yo la crearé!

En cuanto observó la dirección en la que los Dominios Inmortales Eternos habían existido alguna vez, sus ojos se iluminaron con una luz profunda.

Finalmente cerró los ojos, y se sentó de piernas cruzadas en medio del cielo estrellado.

Hasta ahora, nunca se le había ocurrido preguntarse por qué había existido luz solar dentro del cuerpo del Archi-Ancestro.

Tampoco había considerado porque los Dominios Inmortales Eternos tenían un sol y una luna, a pesar de que el cielo estrellado era totalmente negro.

Ni siquiera había pensado en ello tras convertirse en arcaico. Después de llegar a ser un soberano, estaba cualificado para comprender tales cosas, pero debido a su batalla con el Renegado Mortal, no se había sentado a pensarlo. Pero ahora empezó a reflexionar allí en medio del cielo estrellado.

Fuera el Reino Alcance Celestial, o los Dominios Inmortales Eternos, lo mismo aplicaba a todos. Los soles y las lunas dentro de la Flor Eterna provenían de la misma Madre Eterna. Y eso era porque…

—¡La vida requiere la luz del sol! —murmuró. Abrió sus ojos, y su ojo izquierdo empezó a brillar con una luz resplandeciente que rápidamente empezó a parecerse a un sol.

Esa luz, por supuesto, provenía de la Transformación del Antepasado que había cultivado hacía muchos años. Ahora que había llegado al Reino Soberano, emanaba un resplandor inconmensurable. Al principio se extendió por todo el cielo estrellado y tocó los 1.080.000 mundos, y en ellos, la luz se convirtió en un gran número de esferas brillantes. ¡Eran soles!

Ahora había 1.080.000 soles, ¡y todos eran el ojo izquierdo de Bai Xiaochun!

La presencia de los soles cambió por completo el cielo estrellado, e hizo que las 1.080.000 ruinas se estremecieran. Sin embargo, las cosas aún no terminaban. Luego el ojo derecho de Bai Xiaochun se iluminó, pero esta vez era algo mucho más tenue… ¡luz lunar!

Si los 1.080.000 mundos tenían soles, ¿cómo podían estar sin lunas? Así formó 1.080.000 lunas, ¡y la combinación de los soles y las lunas hizo que el día y la noche existieran en el cielo estrellado!

El sol y la luna de los Dominios Inmortales Eternos eran construcciones ilusorias proveídas por la Madre Eterna. Pero estos soles y lunas no eran ilusorias; eran reales, ¡eran los ojos de Bai Xiaochun!

—Con soles y lunas, con días y noches, ahora solo hacen falta semillas… las semillas de la vida… —Bai Xiaochun no tenía que moverse, pero la fuerza vital dentro de él se convirtió en semillas que empezaron a flotar desde su cuerpo y a volar hacia los 1.080.000 mundos.

Bai Xiaochun permaneció inmóvil, de piernas cruzadas. Ya no volvería a ponerse de pie, sino que se quedaría allí vigilando el sitio en el que su hogar se había desvanecido. Sin embargo, sus «ojos» estaban por todo el cielo estrellado. Si así lo quería, podía aparecer en cualquier parte.

Los años empezaron a transcurrir. Los soles y las lunas de las miríadas de mundos del cielo estrellado siguieron con su danza. Hasta que varias ruinas empezaron a mostrar señales de vida. Las semillas que Bai Xiaochun había plantado ya estaban empezando a crecer.

100.000 años pasaron.

Mares azules enteros se convirtieron en campos de moras. Los soles salían y las lunas se ponían. La batalla de tantos años en el pasado ya no era más que una historia antigua. Y no había habido nadie vivo que la presenciara, por lo que era casi como algo irreal. De hecho, no había nadie que pudiera saber sobre Bai Xiaochun. Su nombre era algo del pasado.

Las 1.080.000 antiguas ruinas del Mundo Espiritual Eterno ya estaban cambiando. La lluvia y los vientos llegaron a ellas, y debido a la abundante fuerza vital de Bai Xiaochun, los restos de estructuras y edificios se habían hecho polvo y desvanecido hacía mucho tiempo.

Un día, en uno de esos antiguos mundos arruinados… ¡aparecieron los primeros seres vivientes!

Eran pequeños, tan pequeños que no se podían ver a simple vista. Incluso serían difíciles de detectar con el sentido divino.

Tampoco estaban conscientes, y eran extremadamente pequeños y débiles. Pero eran abundantes. Al parecer, habían surgido debido a la luz del sol, y tras poco tiempo, ya no estaban en solo uno de los mundos. Seres vivientes aparecieron uno a uno en todos esos 1.080.000 mundos.

No tenían ninguna forma específica, de hecho, era difícil describirlos con palabras. Pero allí estaban. Incluso en el lugar dónde habían estado los antiguos Dominios Inmortales Eternos, en dónde Bai Xiaochun estaba sentado de piernas cruzadas en meditación, esos seres vivientes surgieron.

Debido al nacimiento de estos seres vivientes, el cielo estrellado estaba cambiando. Ya no estaba muerto y paralizado. Sino que empezó a acumularse la fuerza vital. Los soles y las lunas, los ojos de Bai Xiaochun se dieron cuenta de ellos, y permanecieron observando durante decenas de miles de años… como cambiaban esas 1.080.000 antiguas ruinas.

A estas alturas, ya no eran ruinas en realidad. La vida había vuelto a los 1.080.000 mundos, y no quedaban rastros de destrucción o escombros. De hecho, debido a que había empezado a caer lluvia hacía mucho, un gran número de mundos tenían mares y océanos.

Algunos mundos hasta tenían colinas, y áreas en las que el polvo había formado barro.

Un día, una bacteria diminuta apareció en las profundidades de uno de esos océanos, la cual empezó a crecer y a diseminarse por el agua. Los seres vivientes tenían apariencias distintas en los distintos mundos. Por ejemplo, había algunos mundos sin océanos, en los que la única agua existía en lo profundo del barro. Y de ese barro emergieron los seres vivos.

***

Cuando los primeros seres vivientes surgieron, Bai Xiaochun apareció. Observó el agua, y luego ondeó su mano para sacar algunas de las bacterias. Después de examinarlas, cerró sus ojos.

—Pronto… muy pronto… —Se desvaneció, y la bacteria que había levantado flotó de nuevo al océano.

Durante los años posteriores, las bacterias siguieron desarrollándose. Los océanos cambiaban, la tierra cambiaba, los mundos enteros cambiaban. Tras poco tiempo, los 1.080.000 mundos pulsaban fuerza vital.

En algunos de los mundos, el cielo era color celeste, donde el sol y la luna resplandecían deslumbrantemente. Las nubes que abarrotaban los cielos de esos mundos dejarían fascinado a quien pudiera verlas.

En otros mundos, caían relámpagos constantemente y nubes negras llenaban los cielos. Aunque era un escenario impresionante, ¡también era el ambiente perfecto para los seres vivientes de allí!

Algunos mundos estaban secos y calientes, pero al mismo tiempo, eran el lugar perfecto para los seres vivientes de ese lugar.

En los 1.080.000 mundos había todo tipo de seres vivientes y todo tipo de leyes naturales. Surgieron incontables Esencias, todas acorde a las leyes mágicas que gobernaban la vida en general.

Bai Xiaochun observó los mundos, y estudió los seres vivientes que allí se multiplicaban. Después de decenas de miles años. Finalmente empezaron a surgir nuevos tipos de seres en los distintos mundos. Estos no tenían huesos, y poseían cuerpos suaves. Algunos con caparazones y otros no, se veían muy extraños. Algunos eran agresivos, otros eran completamente pasivos.

Incluso había algunos que se desvanecían con solo ser tocados…

Sin embargo, la existencia de estos nuevos seres trajo una pincelada de color en lo que alguna vez había sido un cielo estrellado monótono. Los años siguieron pasando… ¡hasta que finalmente aparecieron plantas en uno de esos mundos!

La primera planta era muy pequeña, y se parecía a una simple hierba. Tenía el tamaño de una uña humana, y al verla de cerca, parecía que tuviera unas venas diminutas que llenaban su interior…

Bai Xiaochun apareció cerca de esa planta, se arrodilló y la observó. Era muy débil, pero tenaz, y al sentir la vida que fluía a través de ella, en su rostro apareció una sonrisa por primera vez en mucho tiempo.

—Pronto… muy, muy pronto…

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Patriarca Ivan González! ¡Muchísimas Gracias!


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1306

Capítulo 1306: El Despiadado Cielo Absoluto

Ni siquiera tuvo tiempo de temblar. Bajo el poder de ese misterioso cuarto ataque, colapsó en un montón de cenizas que intentaron escapar. La misteriosa energía siguió persiguiendo la ceniza para erradicarla, pero esta era muy tenaz, y se reformó en Exterminación Sagrada tras unos momentos. Esta vez sus ojos titilaban con temor, y escapó de nuevo.

Sin embargo, no tenía manera de escapar de su destino de muerte. La misteriosa energía lo siguió de nuevo y lo volvió cenizas una vez más. Para cuando las cenizas volvieron a tomar forma humana, ya Exterminación Sagrada estaba mucho más débil.

El proceso se repitió una y otra vez.

Después de poco tiempo, ya sus piernas no podían reformarse, ni sus brazos ni sus piernas. Eventualmente solo quedaba la mitad de su torso y su cabeza.

—¡¡Me niego a aceptar esto!! —aulló amargamente. Había estado a un paso de tener éxito hacía apenas unos momentos, tan cerca de volverse Eterno. Pero ahora… se encontró a sí mismo aplastado bajo la derrota de manera completamente inesperada.

Luego, con su cabeza al borde de disiparse, volteó hacia Bai Xiaochun en los Dominios Inmortales Eternos, ¡y sus ojos brillaban de manera profundamente siniestra!

—Si no puedo lograrlo… entonces dejaré que otro Cielo Absoluto nazca en el Mundo Espiritual Eterno…

—Se supone que Cielo Absoluto sea despiadado, pero tienes demasiadas conexiones. ¿Cómo podrías ser realmente Cielo Absoluto…?

—Pero bueno, supongo que puedo darte la ayuda que te hace falta. De ahora en adelante… serás despiadado e impasible. No tendrás familia ni amigos. Tu pasado será enterrado y la inmisericordia te empapará. Entonces, como Cielo Absoluto, ¡exterminarás el Dominio Dao Interminable! —En medio de las desquiciadas risas de Exterminación Sagrada, un resplandor de luz oscuro insólito salió disparado por sus ojos.

En ese instante… ¡esa luz negra salió disparada hacia los Dominios Inmortales Eternos!

En cuanto se acercó, empezó a dar vueltas hasta crear un vórtice descomunal allí abajo. Los intensos estruendos se mezclaban con los gritos alarmados de las personas que yacían allí, y esa misteriosa energía lo abrumó todo como para erradicarlo. Pero Exterminación Sagrada sabía que no podía destruir los Dominios Inmortales Eternos. Al fin y al cabo, resucitar a personas con bases de cultivo más bajas no era imposible, así que destruir toda la tierra no serviría para sus propósitos.

Así que su meta no era la destrucción. Era algo más…

—Con mi inconmensurable fuerza vital como el precio, y con los tres grandes tesoros del Dominio Dao de la Vasta Extensión… ¡abriré el Río del Espacio y el Tiempo! —Su voz estremeció el cielo estrellado, el vórtice daba vueltas con locura y se movía cada vez más rápido, hasta que se pudieron ver tres objetos adentro. Uno era una brújula feng shui, otro era una perla negra, y la otra era una perla blanca.

Los tres irradiaban un aire completamente antiguo, e hicieron que el vórtice empezara a entrar en un frenesí.

—Mis tres tesoros del dominio fueron sellados por toda la eternidad y no pueden ser desatados por completo. ¡Pero definitivamente son suficientes para abrir el Río del Espacio y el Tiempo! —En medio de la voz de Exterminación Sagrada, empezó a extenderse y distorsionarse. Parecía que el vórtice estaba haciendo una abertura a un mundo extraño e indescriptible, el cielo estrellado y todas las ruinas que lo llenaban se vio sumergido en un total caos.

Bajo los Dominios Inmortales Eternos, y dentro de ese vórtice, se podía ver un enorme río con gigantescas olas. En cuanto se pudo ver ese río, surgió una fuerza de atracción descomunal, ¡una fuerza que se aferró a los Dominios Inmortales Eternos y los atrajo hacia el río!

El río contenía una energía familiar y misteriosa, y la sensación de lo Eterno. Contenía el tiempo mismo, así como una infinidad de Esencias. Era incomparablemente sagrado, ¡como si fuera la cosa más importante de todo el cielo estrellado!

Cuando Bai Xiaochun se dio cuenta de lo que sucedía, sus ojos se abrieron de par en par y su mente empezó a dar vueltas.

—¡¡Nooooo!! —gritó con locura, con grandes venas azules que sobresalían por su cuello y su rostro, su cuerpo temblaba fuertemente. Lamentablemente, estaba demasiado débil como para moverse, sin mencionar detener lo que sucedía.

—Este… es mi regalo para ti, Cielo Absoluto. Ni se te ocurra intentar traerlos de vuelta. Ahora están sellados dentro del Río del Tiempo y el Espacio. Aún en toda la creación, incluyendo los nueve grandes Dominios Dao, ¡jamás he oído de una sola persona capaz de sacar un mundo entero del Río del Tiempo y el Espacio! —Exterminación Sagrada se disipó riendo…

Por su parte, ese enorme río sagrado y los Dominios Inmortales Eternos… también se desvanecieron.

Todo entró en total silencio.

El Río del Tiempo y el Espacio ya no estaba, Exterminación Sagrada estaba muerto. Todo había acabado… El cielo estrellado ahora estaba en total calma, se había deshecho el sello en las 1.080.000 ruinas congeladas. Y la luz empezó brillar por todos lados…

Sin embargo, en el lugar en el que habían estado los Dominios Inmortales Eternos, Bai Xiaochun se quedó flotando, viendo con una mirada vacía a dónde había aparecido ese río. No podía pensar. Era casi como si se hubiera vuelto una persona vacía, técnicamente viva, pero en esencia muerta. Sin alma…

Después de un buen rato, tosió una bocanada de sangre y luego cayó inconsciente. De no ser por el hecho de que sus labios aún temblaban un poco, como si hablara consigo mismo, habría sido fácil confundirlo con un cadáver que flotaba por siempre en el cielo estrellado.

Aunque las 1.080.000 ruinas ahora brillaban, solo quedaba una persona, inconsciente y sin rumbo.

El tiempo pasó, aunque era difícil determinar cuánto tiempo. Bai Xiaochun despertó finalmente. Y antes de poder abrir sus ojos, escuchó unas voces llamándolo.

—¡Al fin despiertas papá! Mira, ya crecí…

—Papá, Xiaoxiao ha avanzado con su base de cultivo. ¡Ahora es una celestial!

—Padre… me quiero casar.

En cuanto Bai Xiaochun escuchó las voces de sus hijos, apareció una sonrisa en su rostro. También escuchó voces cálidas y cariñosas hablándole, sabía que eran Song Junwan, Zhou Zimo, Hou Xiaomei y Gongsun Wan’er. También había otra voz femenina, aunque no tan familiar.

—Soy yo Xiaochun… Du Lingfei…

En cuanto las voces se unieron, Bai Xiaochun sintió como si incontables ojos lo estuvieran mirando, todos sonriendo. Podía sentir al Tío Li, al Sumo Pontífice del Cielo, al Rey Fantasma Gigante, el Gran Gordito Zhang, Song Que, el Maestro Deidad Adivina y a otros…

Estaba contento. Sentía el sol brillando sobre él, podía oler el fragante aroma de la primavera. Todos estaban felices y sanos.

Aunque no quería… finalmente tuvo que abrir los ojos. Allí estaba él flotando en el cielo estrellado, las lágrimas fluían por sus mejillas.

Las voces se desvanecieron. Y ahora lo único que podía ver era el cielo estrellado, completa y absolutamente en paz…

Eventualmente se recompuso, miró sus alrededores, y empezó a viajar por el cielo estrellado, hasta regresar al lugar en el que alguna vez habían existido los Dominios Inmortales Eternos.

Entonces empezó a sollozar.

—Derroté al Renegado Mortal, solo para perderlo todo… —A medida que sus lágrimas caían por el cielo estrellado, extendió su mano como para sujetar algo, pero no había nada allí. Quería sacar un poco de alcohol de su bolso de almacenamiento, pero ya no tenía un bolso de almacenamiento.

Solo podía quedarse allí flotando en el cielo estrellado, con una mirada vacía pensando en el pasado. Hasta que un día levantó la mirada, y un destello de locura pasó por esos ojos, entonces realizó un gesto de conjuro. Desató el poder del Códice de Tiempos Inmemoriales, retorció el tiempo y se desvaneció.

Sin embargo, regresó después de poco. Ni siquiera usar sus habilidades para retorcer el tiempo le servía para ubicar los Dominios Inmortales Eternos.

Al parecer, cuando algo entraba al Río del Tiempo y el Espacio, todas las muestras de su existencia eran removidas.

—El Río del Tiempo y el Espacio… —dijo con una voz áspera. Parecía contener un inconmensurable dolor del que no se podía deshacer, ni con lágrimas ni con nada más. Y el dolor se acumulaba en su interior a tal punto que hasta su voz se veía cambiada.

—Fueron sellados en el Río del Tiempo y el Espacio… ¡pero no han muerto! Si Exterminación Sagrada lo pudo abrir… ¡entonces yo también! —Ya estaba sin aliento, y desató el poder de su base de cultivo para intentar varios métodos con los cuales acceder al río. Intentó usar la Esencia de lo Eterno y su misteriosa energía, pero se dio cuenta rápidamente de que, con la partida de la Flor Eterna, la energía misteriosa estaba vastamente más débil. Era prácticamente como si no estuviera. Sin su fuente original, la Esencia de lo Eterno era casi inútil.

El cielo estrellado ahora estaba brillante, pero ahora que la Flor Eterna no estaba, Bai Xiaochun era el único ser viviente que existía. Así que la Esencia de lo Eterno se había disipado.

Aun así, no estaba listo para rendirse. Realizó una prueba tras otra, un proceso que lo desgastó hasta más no poder. Pero nada funcionaba. Al final no tenía ni idea de cómo abrir el Río del Tiempo y el Espacio.

Aunque se encontraba lleno de dolor, no se había abandonado a la desesperanza. Cerró sus ojos para pensar un tiempo, y para cuando los reabrió, resplandecían con más determinación que nunca.

—Si el Reino Soberano no es lo bastante fuerte para abrirlo, —murmuró—, entonces… ¡quizás eso signifique que tengo que alcanzar el Reino Eterno!

Supuestamente, la única manera de llegar al Reino Eterno era absorber la Flor Eterna. Pero durante la batalla contra el Renegado Mortal, él mismo había logrado controlar la misteriosa energía que era la Esencia de lo Eterno, ¡por lo que se dio cuenta de que sin duda alguna había otros caminos!

—La Esencia de lo Eterno contiene todos los seres vivientes. Está en todas las Esencias… Aunque está débil, siempre estará allí… Si los seres vivientes pudieran existir y poblar de nuevo el cielo estrellado, y entonces empezaran a cultivar, estos se multiplicarían… ¡y la Esencia de lo Eterno aparecería de nuevo!

—Si lo Eterno no existe ahora… ¡entonces yo lo crearé!

—A medida que los seres vivientes despierten y la fuerza vital se extienda, la Esencia aparecerá. Si comprender una Esencia no basta, estudiaré diez. Cien. Mil. ¡Diez mil! Si hace falta, comprenderé la Esencia de todos los seres vivientes en los 1.080.000 mundos del cielo estrellado.

—Después de combinar todas las Esencias… ¡podré alcanzar el Reino Eterno! —Sus ojos se iluminaron casi con histeria, ¡y decidió que esa era sin duda alguna su única opción!

Se volteó hacia dónde estuvieron los Dominios Inmortales Eternos, y habló con una voz que contenía la determinación más absoluta.

—Los Dominios Inmortales Eternos. Mi hogar… Solo espérenme. Prometo que los encontraré…

 


Capítulo regular, Viernes 19-04-2019

AWE – Capítulo 1305

En cuanto apareció este segundo ataque con su dedo, la mayor parte del cabello de Bai Xiaochun se tornó gris y su piel repentinamente perdió su lustre. Su fuerza vital se disipó un poco y se transformó en un inconmensurable poder que creó una gran resonancia Dao con el cielo estrellado, ¡así como con la Esencia de lo Eterno!

Cuando esa resonancia se formó, la misteriosa energía en el área se vertió en el dedo de Bai Xiaochun, ¡y luego salió disparada hacia el Renegado Mortal!

El rostro del Renegado Mortal cambió dramáticamente. Aulló con fuerza y extendió sus manos, con lo que una intensa luz negra salió disparada desde su tercer ojo. Esa luz negra formó un escudo con muchas capas, un escudo tan fuerte que ni siquiera un soberano atacando con todas sus fuerzas lo podría penetrar fácilmente.

Entonces aceleró hacia Bai Xiaochun sin guardarse nada.

—Quizás hayas logrado interactuar con lo Eterno, pero estás demasiado débil. ¡Solo necesito un puño para matarte! —El rostro de Bai Xiaochun se veía inexpresivo, pero mientras el Renegado Mortal aún hablaba, se estremeció fuertemente.

En ese momento, el escudo de luz negra que parecía completamente impenetrable… se convirtió en algo que parecía una simple ilustración. Al igual que el buque de guerra de negro de antes, fue borrado capa por capa, y el Renegado Mortal detrás quedó revelado.

El Renegado Mortal empezó a rugir, su cuerpo estaba colapsando y salía sangre por su boca. Grandes lágrimas de sangre caían desde su tercer ojo, ¡y sus ocho clones Dao restantes murieron de golpe!

El Renegado Mortal estaba temblando, su aura se debilitó dramáticamente. Pero, aun así, logró sobrevivir el segundo ataque del dedo de Bai Xiaochun.

Sus ojos se iluminaron con locura, y no retrocedió, sino que siguió adelante hacia Bai Xiaochun. Se movía con tal velocidad que quedó a unos treinta metros rápidamente. Pero justo cuando estaba a punto de entrar en acción, Bai Xiaochun le dirigió la mirada, y apuntó su dedo una tercera vez sin expresión alguna. Como resultado de eso, su cabello se tornó totalmente gris, y surgieron arrugas en su piel que lo hacían ver extremadamente viejo. Hasta sus ojos se opacaron.

Manejaba la Esencia de lo Eterno, y dirigía esa misteriosa energía de un modo que era profundamente agotador y consumía su ser. Pero al final, ¡el ataque de su dedo aun así salió disparado hacia el Renegado Mortal!

—¡¡Noooooo!! —rugió el Renegado Mortal con terror. Su tercer ojo ya estaba completamente gris, y aunque sabía que no podía soportar la fuerza, de todos modos, se lanzó hacia adelante en un último esfuerzo por matar a Bai Xiaochun.

Pero antes de poder hacerlo, se topó con la misteriosa energía y su poder para borrarlo todo.

Entonces se estremeció, y su cuerpo empezó a desvanecerse, empezando desde las piernas, luego las manos, luego su torso, y finalmente su cuello y su cabeza…

El Renegado Mortal, quien había destruido 1.080.000 mundos… ahora se hacía nada más que cenizas.

En los últimos momentos antes de que su cabeza se desvaneciera, su tercer ojo tembló repentinamente y se volvió más gris que antes. El Renegado Mortal se disipó, y en ese momento, ¡el tercer ojo absorbió con locura todo lo que conformaba su vida y su Dao!

Fue también en ese momento que sus ojos repentinamente se aclararon por completo, y observó a Bai Xiaochun. Este se estremeció, y recordó las memorias del Daoísta Terrenal, aquel tiempo en el que las langostas llenaban un terreno cubierto de nieve, y como esta persona había arriesgado su vida por encontrar comida para su hermano menor.

Ahora, sus ojos repentinamente se veían como aquellos.

En ese instante, ¡¡gritó sus últimas palabras!!

—Hermano… tienes que… ¡¡matar a Exterminación Sagrada!!

En medio de sus palabras, la cabeza se desvaneció, ¡y fue erradicada para siempre de la existencia!

¡¡El Renegado Mortal estaba muerto!!

Sin embargo… ¡su tercer ojo estalló justo antes de desvanecerse!

En ese momento, ¡una gran masa de humo gris hizo erupción para enfrentar el tercer ataque de su dedo!

Se pudieron escuchar estruendos, la energía misteriosa finalmente se disipó y el tercer ataque culminó. Entonces el humo gris colapsó, y luego se reformó en una figura humana. Pero no era el Renegado Mortal, ¡sino la más pura aura de la muerte y la exterminación!

Se veía completa y absolutamente inconmensurable, ¡como si fuera la expresión absoluta de la exterminación nirvánica!

Finalmente, esa figura mostró las facciones de un viejo en una túnica gris. Esta era exactamente la misma figura que Bai Xiaochun había visto cuando retorcía el tiempo, Exterminación Sagrada, ¡quien había entrado al Mundo Eterno a bordo de un buque de guerra!

El viejo puso una pequeña sonrisa y dijo, —¡Qué lástima que no puedas desatar un cuarto Dedo de Cielo Absoluto!

¡Entonces salió disparado hacia Bai Xiaochun y se convirtió en una figura gris que parecía determinada a atravesar su cuerpo!

Pero en cuanto esa figura se acercó, el ya muy débil Bai Xiaochun dijo con una voz áspera.

—¿Estás seguro…? —En cuanto las palabras salieron de su boca, extendió su mano… ¡¡y desató un cuarto ataque de su dedo!!

La sonrisa no dejó el rostro del viejo, sino que se transformó en una expresión de burla. Ya había enfrentado a incontables expertos poderosos en su vida, y aunque sabía que a Bai Xiaochun le quedaba una pizca de energía, no era suficiente. Por tanto, esto tenía que ser farol. ¡Y Exterminación Sagrada no caería ante una farsa!

Pero su sonrisa se congeló tras un instante, y sus ojos se iluminaron con incredulidad.

—¡¡Imposible!! —gritó. Repentinamente se detuvo e intentó retroceder.

Pero era demasiado tarde. El cabello de Bai Xiaochun cayó de su cabeza, y su cuerpo se redujo y marchitó a tal punto que no era más que piel y huesos. Parecía una lámpara de aceite a punto de apagarse por siempre, su fuerza vital deshecha… ¡¡pero aún no estaba muerto!!

Sin embargo, no solo no estaba muerto, había una poderosa fuerza vital saliendo de su ser. Era obvio que no le pertenecía a él, sin embargo, ¡era tan poderosa que dirigió fácilmente la Esencia de lo Eterno!

Lo consumía de manera increíble, sin embargo… ¡era suficiente para usar un cuarto ataque con su dedo!

—¡¡Esto es imposible!! —dijo Exterminación Sagrada asombrado. Había planeado todo con mucho cuidado. Hasta había pagado un gran precio para adquirir una marioneta Dao, la cual lidió con los primeros tres ataques de Bai Xiaochun. Había estado seguro de que un cuarto ataque sería imposible, sin embargo, dada esa fuerza vital que estallaba desde Bai Xiaochun, ahora se daba cuenta de que había habido un error entre todos sus planes.

—¿¡De dónde viene esa fuerza vital!? —En su confusión, no se dio cuenta de que, dentro de los Dominios Inmortales Eternos, en la Ciudad del Archi-Emperador había una pequeña tortuga que estaba chillando mientras su cuerpo se marchitaba y su fuerza vital se disipaba. Este empezó a temblar hasta caer inconsciente.

—Te odio Bai Xiaochun… —dijo. Entonces perdió el conocimiento. Al fin y al cabo, sus vidas se habían enlazado desde que Bai Xiaochun la encontró…

Si Bai Xiaochun moría, ella también moriría…

Tras todos los años que habían pasado, la pequeña tortuga se había olvidado de ese detalle. Ninguna otra entidad enlazada a Bai Xiaochun hubiera podido darle poder a ese cuarto ataque. Pero la pequeña tortuga no solo era la Tortuga Eterna… ¡provenía de más allá de este cielo estrellado!

¡Así que su aparentemente interminable suministro de fuerza vital sin duda alguna podía impulsar la fuerza que le quedaba a Bai Xiaochun para desatar un cuarto ataque!

En cuanto el cuarto ataque fue desatado, unas fluctuaciones descomunales sacudieron el cielo estrellado. Los ojos de Bai Xiaochun se empezaron a cerrar en medio de su cansancio, estaba demasiado débil como para mantenerlos abiertos. Perdió control de su cuerpo y empezó a flotar de vuelta a los Dominios Inmortales Eternos. Mientras tanto… Exterminación Sagrada dejó salir un aullido de frustración sin precedentes.

 

Capítulo 1305: La Caída del Renegado Mortal.


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡El Ancestro David Troncoso Lara! ¡Muchísimas Gracias!


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1304

Capítulo 1304: ¡El Dedo de Cielo Absoluto!

—¡¡Archi-Emperador!!

—¡¡Padre!!

—¡¡Xiaochun!!

Las personas de los Dominios Inmortales Eternos pudieron ver ese golpe final… ¡muchos suspiros de desesperación se escucharon al ver a Bai Xiaochun desplomándose hacia el Mar Eterno!

En lo alto del cielo estrellado, el Renegado Mortal permaneció flotando, temblando y completamente exhausto tras la batalla. Nunca antes había enfrentado a un enemigo tan difícil como Bai Xiaochun.

Finalmente había logrado acabar con todos los clones Dao de Bai Xiaochun, y a él mismo solo le quedaban ocho. Era obvio que, si Bai Xiaochun tenía tiempo para recuperarse, sería imposible terminar esta batalla.

¡No le daré esa oportunidad! —Pasó un destello por sus ojos, ¡extendió su mano derecha e hizo que el cielo estrellado se llenara de estruendos intensos y que su antiguo buque de guerra apareciera de nuevo!

Esa nave totalmente negra salió volando a toda velocidad hacia Bai Xiaochun, o para ser más precisos… ¡hacia los Dominios Inmortales Eternos!

¡Estaba claro que el barco estaba en un curso de colisión mortal!

El Renegado Mortal sabía bien que Bai Xiaochun había traído la batalla hacia los Dominios Inmortales Eternos a propósito. Sin embargo, ¡la meta del Renegado Mortal era ese mismo lugar!

La impresionante energía del buque de guerra se convirtió en una tempestad negra que ardía por todos lados, repleta con la inconmensurable oscuridad de la exterminación nirvánica, y de la muerte interminable.

Todo había vuelto al principio. ¡El lugar del comienzo de la batalla ahora era su final!

En cuanto el buque de guerra se acercó, los Dominios Inmortales Eternos empezaron a derrumbarse y a colapsar. La visión de Bai Xiaochun se opacó, sus cinco órganos yin y seis órganos yang estaban casi destruidos, tan débil que sus poderes de regeneración no podían sanar.

Sus heridas eran demasiado severas. El último ataque del Renegado Mortal no había sido suficiente para matarlo, pero lo había herido tanto que apenas podía abrir sus ojos. Pero sin duda alguna pudo ver la llegada del antiguo buque de guerra y el comienzo de su llegada mortal a los Dominios Inmortales Eternos. Sabía que, si el buque de guerra golpeaba, sería la muerte para todos.

—La razón por la que volví aquí… fue para morir con mi familia o mis amigos… ¡¡o para usar la Esencia de lo Eterno para el último golpe!! —En cuanto tomó control de su aura, un resplandor de esperanza pasó por sus ojos, y mientras la llama de su fuerza vital estaba al borde de la extinción final, apenas pudo sentir algo que tiraba de él… ¡En su estado actual, podía sentir más claro que nunca su conexión con la Esencia de lo Eterno!

¿Qué es exactamente la Esencia…? —pensó mientras miraba al cielo y a ese buque de guerra negro que irradiaba el poder de la exterminación. Podía sentir que los Dominios Inmortales Eternos temblaban al borde del colapso, podía sentir la llama de la fuerza vital de todos los seres vivientes de abajo titilando inestablemente.

—La Esencia no tiene forma o figura; es casi como si no existiera, pero a la vez, es lo que crea y contiene todas las formas y figuras. —En este momento, sus ojos parecían brillar igual que el cielo estrellado, la Esencia de lo Eterno que existía en los Dominios Inmortales Eternos, esa misteriosa energía repentinamente parecía empezar a vibrar y resonar con él.

—La Esencia no tiene ni principio ni final, —murmuró—, pero a la vez, es lo que crea y contiene el principio y final de todo. —Ante sus palabras, la misteriosa energía estalló y parecía reunirse con locura hacia él, ¡daba vueltas a su alrededor y creaba una tormenta invisible!

—La Esencia no ocupa espacio, pero a la vez, es lo que crea y contiene todo el espacio. —En respuesta a esas frases, la energía misteriosa enloqueció, como un vórtice frenético e invisible que detuvo la caída de Bai Xiaochun, ¡y lo dejó flotar en medio del aire!

—La Esencia existe afuera del tiempo, pero a la vez, es lo que crea y contiene todo el tiempo. —Después de la cuarta frase, ¡el vórtice de esa energía misteriosa empezó a levantar a Bai Xiaochun hacia el cielo estrellado!

El cielo estrellado temblaba como si resonara con un gran Dao. Y las más de 1.000.000 de ruinas que habían sido congeladas previamente por la oscuridad empezaron a agrietarse.

Al ver todo eso, los ojos del Renegado Mortal se abrieron de par en par, y grandes olas de asombro inundaron su corazón.

—¡¡Esa es el aura de lo Eterno!! —dijo.

Casi al mismo tiempo, ¡la voz de Bai Xiaochun se alzó desde los Dominios Inmortales Eternos y llenó todo el Mundo Eterno!

—No comprendo completamente la Esencia, y solo sé un poco sobre lo Eterno… —Cerró sus ojos por un momento, y aunque se veía débil, cuando los reabrió, ¡¡brillaban con confianza!!

—Pero… sé que todas nuestras vidas resuenan con el gran Dao, y la fuerza vital resuena con el misterio más secreto. Y eso… ¡es todo lo que necesito saber para matarte Renegado Mortal!

En ese instante, Bai Xiaochun empezó a arder con una llama Dao, una llama de vida y fuerza vital. Dentro de él, empezaron a ocurrir unas transformaciones impresionantes, como si… ¡estuviera a punto de ascender más allá del Reino Soberano! La energía a su alrededor, la manifestación de la Esencia de lo Eterno empezó a hacer ebullición.

En cuanto sintió eso, extendió su mano derecha hacia el cielo, ¡y entonces apuntó hacia el buque de guerra negro de la destrucción

No parecía haber nada especial con ese gesto. No era ninguna habilidad divina, y no contenía las fluctuaciones de una técnica mágica. Pero hizo que el rostro del Renegado Mortal cambiara al instante.

—¡Tú…! —gritó, pero no pudo decir más. El buque de guerra parecía haberse convertido en una ilustración que estaba siendo borrada de la existencia por una enorme mano invisible…

Desapareció en apenas unos instantes, empezando desde la proa y luego hacia atrás. Su aura de la muerte… también se desvaneció por completo.

¡Ni siquiera quedaba evidencia de la existencia del barco!

No hubo ondulaciones en el cielo estrellado, ningún tipo de señal. El rostro de Bai Xiaochun estaba un poco más pálido que antes; no había usado la Esencia de lo Eterno para mover el tiempo como antes, ni para atacar al Renegado Mortal al guiar la energía. Había creado una resonancia con el cielo estrellado y la Esencia de lo Eterno a costa de su propia fuerza vital, ¡para dirigir esa misteriosa energía!

¡Guiar y dirigir eran cosas muy distintas!

Aunque estaba físicamente débil, sus ojos ahora brillaban más intensamente que nunca, y extendió su dedo de nuevo. En lo alto del cielo estrellado, el corazón del Renegado Mortal empezó a latir con fuerza. En cuanto a todos los demás seres vivientes presentes, ¡no podían estar más atónitos por lo que sucedía!

En medio del silencio, el Renegado Mortal empezó a temblar, con la intensa sensación de que, si no detenía a Bai Xiaochun ahora, jamás podría hacerlo.

Bai Xiaochun se veía inigualablemente aterrador en este momento, tanto que el invisible Exterminación Sagrada apareció detrás del Renegado Mortal, igual de impactado, memorias de una antigüedad incontable pasaban por sus ojos. Entonces sus labios se movieron, y aunque no salió ningún sonido, ¡quienquiera que lo hubiera visto hubiera podido ver lo que decía.

¡Cielo Absoluto!

—¡¡Detenlo!! —gritó el Renegado Mortal. La imagen de Exterminación Sagrada gritó lo mismo. Y casi en el mismo instante, la imagen de ambos se superpuso, y un tercer ojo se abrió en la frente del Renegado Mortal, justo en el lugar que había existido la marca de la herida. Cuando ese ojo se abrió… su mirada ya no era la del Renegado Mortal… ¡sino del que llamaban Exterminación Sagrada!

Irradiaba las fluctuaciones más aterradoras, ¡y luego salió disparado hacia Bai Xiaochun!

Bai Xiaochun en este momento estaba siendo sostenido por esa misteriosa energía, la Esencia de lo Eterno. Se estaba elevando hacia el cielo estrellado, lejos de los Dominios Inmortales Eternos, preparándose para enfrentar al Renegado Mortal.

Y en ese momento… ¡apuntó con el dedo de nuevo!

 


Capítulo extra, Patrocinado por: ¡Alberto Blasco Redondo! ¡Muchísimas Gracias!


Donación. Frozzy. A Will Eternal

AWE – Capítulo 1303

Capítulo 1303: Amargo y Desesperado

¡Esta sería la batalla final!

Si el Renegado Mortal ganaba, entonces los Dominios Inmortales Eternos serían consumidos. El Mundo Eterno sería arrebatado, ¡y el Renegado Mortal usaría la Esencia de lo eterno para llegar al Reino Eterno!

Al que llamaban Exterminación Sagrada aprovecharía el renacer del Renegado Mortal para escapar del Mundo Espiritual Eterno en ruinas, y sobrepasaría su nivel de cultivo previo, ¡entonces iría a masacrar el Dominio Dao Interminable!

Bai Xiaochun sabía todo eso. Aunque no estaba seguro de lo que era el Dominio Dao Interminable, sí que sabía… ¡que las personas de allí temían al Mundo Espiritual Eterno!

Para ser específicos, ¡temían la Esencia de lo eterno!

Sabiendo todo eso, Bai Xiaochun se quedó mirando al Renegado Mortal con un resplandor en sus ojos. ¡Entonces el Renegado Mortal entró en acción y se lanzó con un puño hacia Bai Xiaochun!

No estaba usando habilidades divinas o técnicas mágicas. Debido a su Dao, sabía que esas cosas no servirían en esta batalla. Dado el estado actual en el que estaban, cada uno de sus puños, cada uno de sus movimientos podía ser considerado una habilidad divina, una técnica mágica, ¡o una expresión de la Esencia!

Al final, los grandes Daos eran relativamente simples. A este nivel, lo que parecía un puño ordinario en realidad contenía todo tipo de leyes naturales. Podían ignorar las habilidades divinas usadas para defender contra ellas, y podían destruir impunemente a soberanos normales, ¡hasta asesinarlos en cuerpo y alma!

Por su parte, Bai Xiaochun también apretó su puño y se lanzó al combate.

Su golpe estaba respaldado por su base de cultivo, por su cuerpo carnal, por su Dao, todo lo que conformaba su ser. Estaba convocando el poder del cielo estrellado, ¡y hacía que este se retorciera y distorsionara en medio de una gran tempestad!

Los dos oponentes intercambiaron más de diez mil puñetazos… ¡los estallidos de los golpes retumbaban sin parar!

Durante los primeros mil golpes, ni Bai Xiaochun ni el Renegado Mortal reaccionaron en lo más mínimo. Pero después de diez mil, ¡ya ambos tosían sangre!

A medida que se golpeaban mutuamente el tamaño de ambos empezaba a reducirse. Después de todo, los golpes que recibían llevaban consigo una fuerza descomunal, y a pesar de que ambos eran los soberanos más poderosos, ¡seguía siendo difícil soportar!

¡Y lo que pagaban eran sus clones Dao!

En cierto modo, cada uno de esos clones Dao era como una vida adicional para ellos. Cada vez que recibían un golpe lo bastante fuerte para morir, lo que moría era uno de sus clones Dao.

Por ello, ¡se podía ver que tanto Bai Xiaochun como el Renegado Mortal ya habían llegado al punto de ser prácticamente imperecederos!

Cada uno de ellos tenía 1.080.000 vidas. ¡Solo después de la caída de sus 1.080.000 clones Dao serían realmente forzados a usar la vida de su verdadera forma!

Al principio, tanto Bai Xiaochun como el Renegado Mortal habían mostrado cautela el uno contra el otro. Terminaron luchando a través del espacio y del tiempo. ¡Y ahora simplemente se golpeaban mutuamente de manera desesperada!

Los estallidos de sus golpes sonaban continuamente, y ambos tosían sangre sin cesar. ¡A medida que su tamaño se veía reducido, sus clones Dao morían uno tras otro!

Pero no ocurría de igual manera en ambos lados. A veces el Renegado Mortal tomaba la ventaja y destruía algunos de los clones Dao de Bai Xiaochun. Luego era lo opuesto, y algunos de los clones Dao del Renegado Mortal caían.

Así fue como empezó un combate despiadado, comenzaron en el lugar del antiguo Mundo Inmortal, pero terminaron moviéndose de un lado a otro entre las ruinas que llenaban todo el cielo estrellado.

En cierto modo, era una lástima que los únicos seres vivientes que existían en el cielo estrellado estuvieran en los Dominios Inmortales Eternos, por lo que nadie podía presenciar el conflicto desesperado.

¡Uno de nosotros tendrá que morir!

Lo único que se podía escuchar eran estruendos, como truenos de los Cielos. Bai Xiaochun escupía sangre, su pecho estaba hundido. Se veía al borde del colapso, tanto que sus poderes de regeneración casi no servían. Al fin y al cabo, ¡los poderes de la exterminación nirvánica del Renegado Mortal no podían ser negados tan fácilmente!

Por otro lado, el Renegado Mortal tampoco se podía regenerar fácilmente. Bai Xiaochun luchaba con el poder de la luz y el fulgor, el opuesto perfecto para el Renegado Mortal.

De ese modo, los primeros 10.000 golpes se convirtieron en 100.000. Después en 200.000, en 300.000… El cielo estrellado estaba siendo destruido, sumergido en el caos absoluto, las ruinas se hacían cenizas a diestra y siniestra.

—Te has ganado mi respeto Bai Xiaochun. Pero de todos modos… ¡no eres rival para mí! —El Renegado Mortal rugió y desató otro de sus ataques. Bai Xiaochun se unió al combate riendo fuertemente. En este momento, no le temía a la muerte para nada.

500.000 golpes. 600.000. 700.000…

Ahora ya estaban a la mitad del tamaño que habían tenido al comienzo. A medida que continuaba la amarga batalla, descartaban sin vacilar sus clones Dao. Ninguno intentaba evadir o escapar. Para el Renegado Mortal, la única manera de conseguir su tan anhelada meta era matar a Bai Xiaochun.

Para Bai Xiaochun era distinto. No luchaba con la furia desmedida del Renegado Mortal. Había empezado de ese modo, pero a lo largo de la batalla, se dio cuenta de que esto tendría un impacto negativo sobre él. Entonces consideró prolongar la batalla. Pero también fue entonces que se dio cuenta de algo inusual. A medida que sus clones Dao morían, y la batalla progresaba, lograba sentir la Esencia de lo Eterno con más claridad.

¿Qué es exactamente lo Eterno…? —pensó casi sin aliento. Pero no había tiempo para reflexionar el tema ahora. Solo podía seguir golpeando a su enemigo.

El tiempo pasó… Hubiera sido difícil saber cuánto tiempo llevaban luchando. Quizás diez años. Quizás veinte. Quizás aún más…

Poco a poco, los 700.000 golpes se convirtieron en 900.000. Luego en 1.000.000. Tras cierto punto… ¡¡sobrepasaron los 1.080.000 golpes!!

Los Cielos y la tierra retumbaban, los clones Dao caían constantemente, y los dos combatientes reducían más y más su tamaño. Poco a poco, ¡el campo de batalla llegó al espacio del cielo estrellado cerca de los Dominios Inmortales Eternos!

A lo lejos, los Dominios Inmortales Eternos resplandecían con una luz muy tenue, ¡pero con una sensación de fuerza vital extremadamente llamativa dentro del cielo estrellado!

Conforme Bai Xiaochun y el Renegado Mortal se acercaban, los seres vivientes de los Dominios Inmortales Eternos pudieron sentir lo que sucedía. A estas alturas… ¡llevaban más de sesenta años esperando el final de la batalla!

Durante esos sesenta años, no se habían olvidado ni un momento de Bai Xiaochun y el Renegado Mortal. Había sido un tiempo de crisis mortal para todos, durante todo ese tiempo, ¡veían en el cielo lo que parecían ser dos estrellas impactando la una contra la otra sin cesar!

Xiaobao había crecido, tanto Dabao como Xiaoxiao ahora se veían de mediana edad. Song Junwan, Zhou Zimo y Hou Xiaomei se veían tan hermosas como siempre, pero había un resplandor antiguo en sus ojos.

El Sumo Pontífice del Cielo, el Rey Fantasma Gigante, y las demás personas de los Dominios Inmortales Eternos habían pasado los últimos sesenta años rezando.

Eventualmente, la batalla entre los dos soberanos se acercó a los Dominios Inmortales Eternos, y finalmente… ¡todos pudieron ver a Bai Xiaochun!

El Renegado Mortal se limpió un poco de sangre de la boca y se quedó mirando firmemente a Bai Xiaochun. —¿Trajiste la batalla por qué querías morir aquí Bai Xiaochun? ¡Entonces cumpliré tu deseo!

En este momento… al Renegado Mortal le quedaban diez clones Dao, ¡mientras a Bai Xiaochun solo le quedaban tres!

Ambos ya habían caído casi al mismo tamaño de una persona normal. Y sin más charlas, se atacaron mutuamente de nuevo, entonces los dos escupieron una bocanada de sangre y retrocedieron.

—¡¡Solo te quedan dos clones!!

El Renegado Mortal se dio la vuelta y se convirtió en una estrella fugaz que se acercaba a Bai Xiaochun trayendo la furia y la muerte. Al parecer, estaba convocando por completo el aura asesina que había acumulado durante esta pelea de sesenta años… ¡¡y desató cinco puños sucesivos sin dudar!!

El poder explosivo de sus ataques hacía temblar el cielo estrellado, Bai Xiaochun escupió otra gran bocanada de sangre. Y en cuanto sus últimos dos clones Dao colapsaron, asestó cinco grandes puños de vuelta al Renegado Mortal, y destruyó dos de sus diez clones Dao restantes. Sin embargo, el intercambio había sido tan devastador para Bai Xiaochun, que ya muchos de sus huesos estaban quebrados y empezó a desplomarse por el aire… ¡ahora estaba cayendo hacia los Dominios Inmortales Eternos!

 


Capítulo regular, Jueves 18-04-2019