<- Actualmente solo registrados A- A A+

BTTH – Capítulo 129

Capítulo 129: Lucha uno a uno con un Dou Shi

Mirando al joven que se había calmado repentinamente, Mu presionó sus cejas y sujetó firmemente la cimitarra en su mano mientras se burlaba fríamente: “¡No creo que puedas hacer crecer alas y volar lejos hoy!”

Avanzando, Mu She se dirigió lentamente hacia Xiao Yan. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, sus pies repentinamente pisotearon el suelo y su cuerpo se lanzó hacia adelante. La cimitarra en su mano golpeó furiosamente a Xiao Yan.

Sintiendo la fuerza del viento agudo que se rompía delante de él, la cara de Xiao Yan se puso seria. Un Dou Shi y un Dou Zhe eran básicamente dos categorías diferentes. Con su fuerza actual sería difícil para él hasta las últimas diez rondas bajo el ataque de Mu She.

Confiando en su excelente habilidad de esquivar, Xiao Yan desplazo ligeramente su cuerpo y dio unos cuantos pasos apresurados hacia atrás, evitando el ataque de Mu She, que tenía como objetivo sentir la fuerza de Xiao Yan. Los pies de Xiao Yan se entrelazaron y extrañamente apareció a la izquierda de My She. El Dou Qi en su cuerpo fluyó mientras que él levantó la regla de Xuan pesada Regla Pesada Xuan su mano derecha y la estrello violentamente en la cabeza de Mu She.

La fuerza furiosa por encima de Mu She no le causó pánico. Levantó la cimitarra en la mano y la cortó ferozmente sobre su cabeza.

“Clang!” La Regla Ne y la cimitarra se enfrentaron, enviando chispas volando. Un sonido de metal claro resonó en el abismo.

Durante la primera vez que intercambió golpes con un Dou Shi, Xiao Yan experimentó la extensión de la fuerza del Dou Qi perteneciente a un Dou Shi. La fuerza que se transmitió a través de la Regla Pesada Xuan fue suficiente para impulsarlo a dar un par de pasos atrás.

Comparado con los numerosos pasos que tomó Xiao Yan, la acción de Mu She apareció mucho más a gusto, habiendo dado sólo medio paso atrás antes de que su cuerpo dejara de moverse gradualmente.

“¡Líder de la Compañía, mátalo! ¡Véngate por el Tercer Líder de la Compañía!”

“¡Mátalo!” Viendo que Xiao Yan estaba en desventaja después de un golpe, los Mercenarios Cabeza de Lobo que lo rodeaban inmediatamente comenzaron a gritar emocionados.

“¡Qué arma tan pesada!” Con una mirada sorprendida, Mu She miró atentamente la Regla Pesada Xuan en las manos de Xiao Yan. Suspiró y sacudió la cabeza mientras hablaba fríamente como miraba fijamente a Xiao Yan, “Si esto es todo lo que tienes, solo deberías entregar rápidamente el tesoro.”

Girando rapido su mano algo entumecida, Xiao Yan miró fijamente a Mu She con ojos profundos y fríos. Levantó lentamente la regla pesada en su mano y soltó un largo y arrastrado aliento. A continuación, cerró los ojos frente a todos.

Al ver el extraño comportamiento de Xiao Yan, Mu She frunció el ceño, inseguro acerca de lo que el anterior intentaba hacer.

Los mercenarios circundantes también fueron aturdidos por Xiao Yan. Un momento después, sin embargo, simplemente cruzaron los brazos. La mirada burlona que tenían era como ver a un ratón cayendo sobre las patas de un gato y sufriendo una muerte inevitable. A sus ojos, no había forma de que Xiao Yan pudiera escapar de las manos de un dos estrellas Dou Shi, sin importar cuánto luchara.

Cuando su mirada fría miró fijamente al Xiao Yan de ojos cerrados, una inquietud apareció en el corazón de Mu She. Esto fue especialmente así cuando de repente sintió el aumento de la energía circundante volviéndose más violenta. Esta inquietud apareció instantáneamente en su rostro.

Sintiéndose incómodo, Mu She sostuvo su cimitarra y caminó con cuidado hacia Xiao Yan. Él no estaba seguro debido a la diferencia en sus rangos.

Viendo la expresión seria de Mu She, los mercenarios circundantes también comenzaron a sentir que algo estaba mal. Ellos intercambiaron miradas e inconscientemente apretaron el agarre de sus armas.

“Tratando de actuar todo misterioso, ¡muere!” Una vez más, Mu She dio un paso adelante y entró en su rango de ataque. Una mirada amenazadora apareció en su rostro. Sin vacilar, empuñó la cimitarra en la mano y cortó hacia la garganta de Xiao Yan.

“Demasiado tarde…” El par de ojos cerrados se abrió de pronto cuando la boca de Xiao Yan escupió las dos palabras. La Regla Pesada Xuan en su mano fue levantado abruptamente. Un calor extremo que estaba bajo el control de Xiao Yan por primera vez apareció en la superficie de la regla.

“¡Tsunami División de la Llama!”

Siguiendo el grito de Xiao Yan en su corazón, la energía del cielo y de la tierra por encima del abismo subieron repentinamente. La energía visible cayó locamente en la Regla Pesada Xuan en la mano de Xiao Yan como si algo los estuviera arrastrándolos.

Con el vertido incontrolado de energía, el calor intenso que se emitió desde la superficie de la Regla Pesada Xuan se volvió cada vez más caliente. Al mismo tiempo, las extrañas líneas de la regla también liberaron una luz roja ardiente.

Después del grito en su corazón, el Dou Qi en el cuerpo de Xiao Yan comenzó a fluir hacia fuera como una marea creciente. En sólo un segundo, su cuerpo que estaba lleno de Dou Qi se volvió vacío.

Sintiendo que el Dou Qi en su cuerpo estaba a punto de agotarse, Xiao Yan rápidamente tragó la “Píldora de Recuperación de Energía” que había colocado previamente en su boca.

Con el apoyo del Dou Qi creado por la “Píldora de Recuperación de Energía”, Xiao Yan ganó la fuerza restante para desencadenar el ataque. La Regla Pesada Xuan, que ya se había convertido en un color rojo ardiente con una temperatura extremadamente alta fue atraída por el aire y golpeó hacia Mu She con su cara llena de shock.

A la distancia, el aire que pasaba por el cuerpo de la regla parecía distorsionado como si algo estuviera echando humo.

Después de que Xiao Yan introdujera el último hilo de Dou Qi en la Regla Pesada Xuan, la punta de la regla destelló. Una luz roja creciente de cinco pies de largo fue desatada de la regla como un rayo. Acompañado por una temperatura increíblemente alta, se estrelló ferozmente hacia Mu She.

Una luz roja parpadeante apareció en los ojos de Mu She. Cuando la luz roja creciente se desató, los ojos de Mu She ya se habían estrechado al tamaño de la cabeza de una aguja. ¿Dou Qi condensando en una forma fuera del cuerpo? Esto era algo que requeriría por lo menos la fuerza de un Da Dou Shi para tener éxito. ¿Cómo fue este mocoso delante de él que era sólo un Dou Zhe lanzar tan perfecto ataque de condensación de Dou Qi?

El choque en su corazón duró sólo momentáneamente. Mu She no tenía tiempo para pensar en esta pregunta. El Dou Qi en su cuerpo fluyo violentamente y un Dou Qi de color verde pálido cubría su cimitarra de forma muy parecida a la adherencia de una capa de energía verde sobre la superficie de la hoja.

“¡Hoja del Viento Danzante!”

Después de soltar una respiración profunda, la cimitarra en la mano de Mu She de repente comenzó a bailar locamente. Numerosas sombras de color verde de la cimitarra siguieron apareciendo delante de él. A los ojos de los demás, era como si Mu She hubiera formado una red de cuchillos.

Esta ‘Hoja del Viento Danzante’ era la técnica de Dou de nivel más alto que Mu She podía usar, nivel Xuan Inferior. Confiando en esta Técnica Dou, él había tomado el título del más fuerte en la Ciudad Qingshan. Cuando se enfrentó a este desconocido y misterioso ataque, el siempre cauteloso Mu She utilizó su movimiento más fuerte con el fin de jugar a salvo.

La luz roja de la media luna llegó en un instante. Antes de que los mercenarios que rodeaban pudieran observar lo que era la luz roja, una explosión como un trueno repentinamente resonó por encima del abismo.

“¡Bang!”

A medida que el sonido del trueno desaparecía, el suelo donde Mu She estaba parado fue esparcido por el aire. Después de lo cual, de repente una sombra salió disparada del suelo disperso. Las piernas de la sombra arrastraron el suelo debajo de él mientras la sombra era empujada hacia atrás por más de diez metros antes de aterrizar pesadamente en un árbol enorme. Al instante, el árbol estalló. Sólo entonces la sombra humana se detuvo gradualmente. Cuando todos contemplaron la figura de la sombra, tomaron al instante un trago de aire frío. La figura de la sombra cuya apariencia estaba en un lío era en realidad la el dos estrellas Dou Shi, ¡Mu She!

Mirando fijamente a Mu She, cuyo rostro parecía blanco y asustado, todos tragaron su saliva. A continuación, coincidentemente desplazaron su mirada hacia el lugar donde el suelo estaba esparcido por todas partes, encontrándose numerosas líneas de grieta extendiéndose de el. Estas líneas de grietas finalmente llegaron a una pausa gradual después de extenderse por más de diez metros. En el centro donde se originaron las líneas de gritas, un agujero de un metro de profundidad y medio metro de ancho apareció ante sus ojos.

Por encima del abismo, todo estaba en silencio. Todos miraron fijamente el agujero fulminante y luego en la cara pálida Mu She antes de sentir una ola de mareo.

¿Cómo alguien con la fuerza de aproximadamente un ocho estrellas Dou Zhe fue realmente capaz de convertir a un dos estrellas Dou Shi que había invocado una Técnica Dou Xuan Inferior en un estado tan terrible?

La realidad brutal hizo que la esquina de la boca de todos se contrajera como si estuvieran sufriendo un derrame cerebral.

El suelo disperso finalmente se asentó, revelando poco a poco la figura de un joven que empuñaba una regla pesada en su mano.

El rostro del joven era igualmente pálido. Sus manos sujetaron firmemente la regla negra mientras sus ojos negros emitían un fanatismo que hacía temblar a otros.

Aunque el uso de esta Técnica Dou Di casi había causado Xiao Yan a experimentar una reacción peligrosa de no gastar más Dou Qi de lo que realmente tenía, Xiao Yan estaba muy satisfecho con la fuerza que desató. La brecha entre un Dou Zhe y un Dou Shi fue llenado fácilmente por la fuerza espantosa de esta Técnica Dou Di.

Después de toser violentamente un par de veces, Xiao Yan una vez más sacó una “Píldora de Recuperación de Energía” y rápidamente la tiró en su boca. Llevó una mirada fría y espesa a través de los mercenarios circundantes. Con la anterior exhibición aterradora, todas las miradas que él encontró rápidamente lo evitaron por miedo.

“¡Mátalo! ¡Hazlo!”

Mu She empujando violentamente al mercenario que lo apoyaba. El centro de su palma ya se había deshecho y la sangre fresca le corría por toda la ropa. Su rostro tenía una mirada amenazadora que parecía casi loca. La fuerza que Xiao Yan había mostrado ya había causado un terror en el corazón de este experimentado Líder de Compañía.

Con su corta edad, Xiao Yan había demostrado tener una increíble velocidad de crecimiento. Encima de ello, él poseía una misteriosa pero tremendamente potente Técnica Dou. Este tipo de enemigo… era la pesadilla de todos. Si hubiera un medicamento que pudiera retroceder y deshacer lo que hizo, Mu She habría preferido no haber provocado a este misterioso joven.

Por supuesto, tal medicina no existía en este mundo. Así, el miedo en el corazón de Mu She se transformó naturalmente en una intención de matar fanático. Sólo por matar a Xiao Yan podría encontrar la paz. En este momento, Mu She estaba incluso dispuesto a abandonar el tesoro que Xiao Yan poseía.

“¡Mátalo! ¡Él ha agotado toda su energía!” Mu SHe gritó con todas sus fuerzas.

Al oír la orden del Líder de la Compañía, los mercenarios vacilantes circundantes sólo pudieron agarrar sus armas con cuidado y rodear cuidadosamente a Xiao Yan mientras avanzaban hacia él.

“¡Debes morir hoy!” exclamó la voz amenazadora mientras miraba fijamente al joven que estaba junto al borde del acantilado.

“Lo siento, pero me temo que no obtendrá lo que deseas.”

Xiao Yan alzó la cabeza al rostro de Mu She, que estaba distorsionada con una expresión siniestra. Un rubor apareció en la cara blanca de Xiao Yan. Su cuerpo tembló ligeramente cuando un semicírculo de medio metro de alas de águila negra apareció de repente de su espalda.

Cuando vieron las alas de águila en la espalda de Xiao Yan, todos quedaron de nuevo atónitos.

El par de alas en la espalda de Xiao Yan se agitaron y de repente saltó al abismo. Bajo las miradas aturdidas de todos, Xiao Yan batió sus alas un par de veces más mientras volaba desigualmente hacia el acantilado del otro lado.

“Recordaré el intento de hoy de matarme y definitivamente te lo pagaré en el futuro”.

La espalda del joven desapareció en la oscuridad, pero su risa suave y fría continuó resonando en el aire.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel

    Javier - hace 2 años

    No podras escapar aunque te salgan alas…
    3 doritos despues…
    En tu puta cara!!!

  2. Chavezz17

    Lector

    Nivel 13

    Chavezz17 - hace 2 meses

    “¡No creo que puedas hacer crecer alas y volar lejos hoy!”

    Como cuando el prota’ se toma muy literal las amenazas XD

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.