<- Actualmente solo registrados A- A A+

BTTH – Capítulo 187

BTTH – Capítulo 187: Competencia

“Joven maestro, despierta…”

Temprano en la mañana, Qing Lin hablo suavemente, Sus manos se colocaron en su estrecha cintura mientras su exquisita cara pequeña miraba impotente a Xiao Yan en la cama, abrazando su colcha y durmiendo.

Bajo el llamado de Qing Lin, Xiao Yan enun estado semi-conscientemente abrió los ojos. Sus pesados ​​párpados dolían y se sentó perezosamente, no sabía si reír o llorar mientras miraba a Qing Lin haciendo pucheros con los labios a un lado. Con un suspiro abandonó la idea de acostarse perezosamente en la cama. Con el apoyo de las manos pequeñas y tiernas de Qing Lin rápidamente se vistió.

“Joven Maestro, no puedes culpar a Qing Lin por perturbar tu sueño. Hoy es el día de la competencia de la Compañía Mercenaria Metal del Desierto que ocurre una vez cada tres meses y también es el tiempo más animado de la Compañía en los tres meses. Anoche ni siquiera me recordó que le despertara, o si no… “, Habiendo dicho hasta este punto, un débil color rojizo apareció débilmente en el exquisito y pequeño rostro de Qing Lin cuando ella dijo en una voz que no podía ser escuchada”, Dijiste que  “El trasero de Qing Lin sufrirá”.

“*Cough*…” Durante la madrugada, cuando un hombre acaba de despertarse, era el momento en que era más potente. Aunque la niña Qing Lin frente a él tenía solo tiene trece o catorce años, su cuerpo tal vez como resultado de tener la sangre de un ser humano y una serpiente, sobresalía y se hundía en los lugares correctos. Ella estaba llena donde debería estar y se estrecha en los lugares correctos. Todas estas fueron tentaciones letales para aquellos que tenían aficiones extrañas.

A pesar de que Xiao Yan no tenía ese tipo de intereses, una emoción aún aparecería en su corazón durante ese momento. Afortunadamente, logró reprimir rápidamente tal excitación. De lo contrario estaría avergonzado hasta la muerte.

Las manos pequeñas y delicadas de Qing Lin dieron masajes a Xiao Yan hasta que quedó extremadamente satisfecho. Xiao Yan estiró su cintura perezosa y se rio burlonamente, “Este tipo de estilo de vida es realmente el de un joven maestro. En el futuro, cuando no tenga una persona tan reflexiva a mi lado, ¿no tendré que volver a la vida que llevaba antes?

Al escuchar esto, Qing Lin sintió una dulzura en su corazón. Después de estos pocos días de convivencia, la relación con Xiao Yan y ella se había vuelto cada vez más familiar. El trato amable que Xiao Yan le dio a ella también hizo que Qing Lin estuviese extremadamente dispuesta a continuar sirviéndole.

“Si el Joven Maestro está dispuesto, Qing Lin puede seguir a tu lado como una sirvienta”, susurró Qing Lin mientras su pequeña mano aplastaba los pliegues de las mangas de Xiao Yan.

“Jaja, también deseo hacerlo pero pasaré como mucho diez días aquí. Después de diez días, todavía tendré que continuar por el desierto y continuar con mi entrenamiento. En ese tipo de ambiente, si una jovencita como tú me sigue, estarías buscando dificultades. Relájate, antes de irme, le diré al Hermano Mayor que te cuide bien. “Xiao Yan frotó la cabeza de Qing Lin y sonrió.

Al escuchar las palabras de Xiao Yan un destello de decepción brilló en los ojos abatidos de Qing Lin. Un momento después, sin embargo, rápidamente le dio una fuerte sonrisa y dijo: “Está bien joven maestro. Deberíamos irnos. La competencia ya puede haber comenzado”.

Asintiendo con la cabeza y con una sonrisa Xiao Yan llevó la Regla Pesada de Xuan sobre su espalda y salió de la habitación. Qing Lin estaba alerta y rápidamente se adelantó para abrir la puerta, se dio la vuelta y le dio a Xiao Yan una tierna y adorable sonrisa.

La competencia fue un examen de fuerza que la Compañía Mercenaria Metal del Desierto realizaba una vez cada tres meses. El objetivo de dicha competencia era alentar a los miembros de la tropa a esforzarse por entrenar. Esto se debió a que el ganador de estos concursos usualmente gana el derecho de formar su propio grupo pequeño y convertirse en líder del equipo.

Para obtener este derecho, la cultura general dentro de la Compañía Mercenaria Metal del Desierto era que los mercenarios fueran diligentes y treparan hacia arriba. La tasa de crecimiento de las fortalezas de los miembros de la Compañía Mercenaria Metal del Desierto superó con creces a otros mercenarios debido a este tipo de competencia. Por lo tanto, La Compañía Mercenaria Metal del Desierto estaba cerca de la cima entre las compañías mercenarias Rock Desert City.

Xiao Yan también estuvo de acuerdo en tener este tipo de competencia que tuvo una influencia positiva. Como esperaba Xiao Yan quien sugirió tal competencia fue su Hermano Mayor, cuya mente siempre había sido ágil. Además los defectos originales de esta competencia ya se habían resuelto gradualmente. Por lo tanto, el efecto que obtuvo la competencia también fue cada vez más notable. Después de dar algunas vueltas en el complejo de la compañía de mercenarios, Xiao Yan se encontró con algunas personas en el mismo barco que él que estaban corriendo desde que se levantaron. Cuando se encontraron, sonrieron y se saludaron antes de comenzar a correr locamente hacia el campo de entrenamiento en el patio trasero.

Tal vez fue por culpa de Xiao Yan. Ahora, cuando los miembros de la Compañía Mercenaria Metal del Desierto se encontraban con Qing Lin, el disgusto en sus caras fue mucho más reprimido. Aunque su tratamiento de ella permaneció frío, ya no usaron palabras viles sobre ella como lo hicieron en el pasado.

Xiao Yan no tenía intención de participar en la competencia y, por lo tanto, no necesitaba apresurarse tanto como los demás. Él y Qing Lin charlaron alegremente mientras caminaban lentamente hacia el patio trasero.

Para cuando los dos llegaron al campo de entrenamiento, muchas peleas extremadamente acaloradas ya habían comenzado. El campo de batalla tenía ya casi un centenar de personas en una lucha desordenada, mientras que el público de abajo gritaba con expresiones agitadas. En algunos lugares, incluso había personas que apostaban sobre quiénes serían las cinco personas restantes.

De pie sobre una gran roca fuera del campo de batalla Xiao Yan jalo de Qing Lin. Los dos se pararon uno al lado del otro mientras veían la asquerosa batalla en el campo de entrenamiento. De vez en cuando, cuando veían algunas acciones clandestinas, no podían evitar reír y pesar en sí mismos.

“El joven maestro, el líder de la compañía Xiao Ding y los demás están allá arriba.” Cuando Xiao Yan estaba mirando atentamente, Qing Lin a su lado señaló de repente hacia una plataforma alta en el lado opuesto del campo de entrenamiento y sonrió a Xiao Yan.

“¿Ah?” Xiao Yan estuvo quieto por un momento antes de levantar los ojos y mirar hacia arriba. Vio a Xiao Ding y Xiao Li sentados en la plataforma alta. Junto a ellos había algunas personas que vestían el uniforme de la Compañía Mercenaria Metal del Desierto. Parecía que eran los escalones superiores de la compañía. Durante los últimos días, los había conocido a todos, por lo que podía reconocerlos vagamente.

Mientras Xiao Yan los miraba, Xiao Ding y Xiao Li también cambiaron sus miradas. Los tres se miraron el uno al otro, sonrieron involuntariamente y agitaron sus manos.

Justo cuando Xiao Yan estaba a punto de retirar su mirada, de repente notó el gesto de Xiao Li y brevemente se calmó. Después, Xiao Yan señaló el campo de batalla y luego a sí mismo.

Al ver esto, Xiao Li sonrió y asintió. Bajó la cabeza y le dijo algo a Xiao Ding a su lado. Bajo la expresión indefensa de este último, saltó de la plataforma alta y aterrizó en medio del campo de batalla.

Xiao Yan impotente rodó sus ojos mientras observaba la acción de Xiao Li. Le dijo algo a Qing Lin a su lado y de repente pisó la gran roca. Después de un sonido explosivo, su figura se lanzó al campo de batalla, dio una vuelta en el aire y pisó el campo de batalla con ambas piernas.

“¡Ja, ja, Xiao-Yan-Zi, déjame ver qué tan fuerte eres, como el pequeño genio del clan, en estos pocos años!” La voz de Xiao Li, que fue transmitida por Dou Qi, reprimió el ruido alrededor del campo de entrenamiento.

“¡Segundo líder de la compañía! ¡Segundo líder de la compañía!”

Al escuchar el fuerte grito de Xiao Li, las personas que los rodeaban se quedaron atónitas brevemente antes de que sus miradas se excitaran mientras aplaudían en voz alta. Instantáneamente, oleadas de gritos fanáticos alrededor del campo de entrenamiento se convirtieron en una marea de sonido que se disparó a las nubes.

“¡Segundo Hermano, tu hermano menor, naturalmente, no se atreve a negarse!” La atmósfera cálida que lo rodeaba le dio a Xiao Yan una sensación de sangre caliente en el corazón. Su mano sostuvo la empuñadura de la Regla Pesada de Xuan y la agito bruscamente. Con un sonido de ‘bang’, sostuvo la Regla Pesada con un agarre inclinado y se rio audazmente.

“¡Jaja bien!”

Al ver esto, Xiao Li se rio a carcajadas. Giró su mano y una larga lanza de acero tungsteno apareció en su palma. De repente, un Dou Qi de color plateado repentinamente se elevó de su cuerpo y formó una capa Dou Qi de color plateado sobre su piel.

“En estos pocos años que no hemos visto el Dou Qi relámpago del segundo hermano se ha pulido cada vez más”. La mirada de Xiao Yan atravesó la capa de color dorado de Dou Qi sobre el cuerpo de Xiao Li y no pudo resistir menear la cabeza. El Dou Qi tipo relámpago de Xiao Li era extremadamente raro. Además de tener una fuerza ofensiva muy fuerte, este tipo de Dou Qi también poseía un efecto paralizante. En la batalla, realmente causaba que la gente tuviera dolor de cabeza.

Poco a poco lanzando una bocanada de aire, la Llama Púrpura Dou Qi en el cuerpo de Xiao Yan rápidamente fluyó. Un momento después, una capa de flama purpura de Dou Qi voló desde allí y envolvió a Xiao Yan en su exterior.

“Oh, hombre…” Al ver la capa de Dou Qi de flama purpura que Xiao Yan había convocado, Xiao Li no pudo evitar elogiar. Inmediatamente sostuvo su larga lanza fuertemente y gritó, “¡Comencemos!”

Justo cuando la voz de Xiao Li cayó, su cuerpo y el de Xiao Yan se movieron casi al mismo tiempo. Sus piernas pisaron el suelo y sus cuerpos salieron disparados.

Al ver que las dos personas habían logrado abrir un camino en el desordenado campo de batalla, los mercenarios que lo rodeaban se entusiasmaron una vez más. Era raro que presenciaran una pelea entre dos Dou Shis. Hoy, estas personas que fueron tratadas en esta batalla se emocionaron muchísimo.

“¡Joven maestro, adelante!” De pie sobre la enorme roca, la pequeña cara de Qing Lin era de un rojo brillante mientras gritaba con una voz tierna.

“Haha, Líder de la compañía. ¿Crees que el segundo líder de la compañía o el hermano Xiao Yan tienen más posibilidades de ganar? “En la plataforma alta, la mirada de Xue Lan se dirigió al campo de batalla y preguntó con una risa encantadora.

Al escuchar la pregunta de Xue Lan, los pocos que formaban los escalones superiores voltearon sus miradas y observaron a Xiao Ding, quien tomó las decisiones diarias sobre todos los asuntos de la compañía.

Siendo el centro de atención, Xiao Ding levantó su taza de té como si nada hubiera pasado. Tomó un sorbo, pasó la mirada por el campo de batalla y dijo con una sonrisa: “El segundo hermano es actualmente un cuatro estrellas Dou Shi. Al ritmo al que practica, pronto alcanzará el nivel de cinco estrellas”.

“La fuerza actual de Xiao-Yan-Zi es solo la de alguien que ha ingresado a la clase Dou Shi. Además, El Segundo Hermano usa un tipo de relámpago Dou Qi, que todos aquí deberían haber experimentado antes. Aunque no tengo ni idea acerca del Dou Qi purpura  de Xiao-Yan-Zi, pero… dime, ¿Cuáles posibilidades de ganar son más altas? “Una astuta idea brilló en los ojos de Xiao Ding mientras respondía.

“Por lo que parece, ¿no ganará el Segundo Líder de la Compañía con certeza? Después de todo, su fuerza difiere por unas pocas estrellas… “, Al oír esto, Xue Lan no pudo evitar mover su boca y decir con una voz algo decepcionada. Ella realmente quería ver a Xiao Li hecho el tonto.

“Jeje …” Xiao Ding se rio mientras golpeaba suavemente la mesa con los dedos. Su mirada miró al joven cubierto de Dou Qi de la flama purpura de pie en el campo de batalla. Con voz suave, dijo: “Si se tratara de otra persona, es posible que no tenga ninguna posibilidad de ganar”. Pero… con respecto a mi hermano menor, no puedes usar el sentido común para juzgar. A ese pequeño chico le gustaba esconder su verdadero yo desde que era joven. No creo que su verdadera fortaleza sea solo superficial en la superficie… ”

“¡Esto… en esta lucha, Xiao-Yan-Zi es el que tiene más posibilidades de ganar!”

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.