<- Actualmente solo registrados A- A A+

BTTH – Capítulo 358

BTTH – Capítulo 358: No Dejes Ir a Nadie

Siguiendo el sendero iluminado por el sol que se extendía desde el hueco de la puerta, la delgada figura de un joven entró lentamente. Pasó al lado de esos hombres grandes cuyas manos llevaban armas como si no estuvieran presentes. Finalmente, lentamente pasó al lado de Jia Bi Lie y Aoba Padun cuyos rostros estaban llenos de torpeza.

La atmósfera era tan tranquila, que incluso los cuervos y gorriones no se atrevían a crear ruido. Sólo se podía oír el sonido de una respiración ligeramente apresurada.

Bajo la mirada de todos, el joven se acercó lentamente al frente de todos los miembros del Clan Xiao. Bajó la cabeza, miró al viejo que estaba tan emocionado que estaba llorando y se inclinó un poco.

“Xiao… Xiao Yan.” Bajo el apoyo de los miembros del Clan que estaban detrás de él, el primer anciano miró excitado la joven y hermosa cara que tenía ante él, que tenía un poco menos de inmadurez y líneas más rígidas que hace dos años. Su voz tembló involuntariamente al decir: “¿Eres tú?”

Xiao Yan levantó la cabeza, y miró la vieja cara que siempre había querido pisotear violentamente en el pasado. Sonrió y asintió, sintiendo un lamento en su corazón. Después de dos años de entrenamiento, se había hecho mucho más maduro. Los rencores que había guardado entonces también habían palidecido con el flujo del tiempo. No importaba como uno quería decirlo, este Clan suyo tenía una relación de sangre que era difícil de borrar.

“¡Primer Anciano, realmente es el joven maestro Xiao Yan!”

“¡El joven maestro Xiao Yan ha vuelto! ¡Nuestro Clan Xiao está a salvo!” Las caras de los miembros del Clan Xiao que apoyaban al primer anciano revelaron una alegría salvaje. Estaban tan emocionados que sus bocas ya no podían decir las palabras que querían decir.

Mientras inspeccionaban la cara de Xiao Yan, aún podían ver algunos contornos familiares de hace dos años, los miembros del Clan Xiao, cuyos espíritus estaban extremadamente tensos durante los últimos dos días, finalmente suspiraron como si hubiesen sido liberados de una pesada carga. Inmediatamente, una atmósfera de alegría reemplazó la anterior desesperanza. Algunos de los que tenían una fuerza mental más débil no pudieron resistirse a emitir un grito de alegría.

El segundo y el tercer anciano se miraron el uno al otro. Sus corazones suspiraron aliviados. Sus ojos miraban fijamente el rostro indiferente, sonriente, joven y guapo, y asintieron con la cabeza de manera gratificante. Después de dos años de entrenamiento, esta llamativa y joven generación del Clan, que no había mostrado ningún control, finalmente había descubierto cómo debilitar su vigor.

Algo demasiado rígido era fácil de romper. Revelar demasiado el poder de uno no era algo completamente bueno. Esconder una preciosa espada en su estuche y usar el aura de la espada en secreto era el camino correcto.

Comparado con las ovaciones de todos en el Clan Xiao, el grupo de Jia Bi Lie en el lado opuesto, que originalmente tenía una manera dominante, apagó su llama instantáneamente. Todos se miraron unos a otros. Las manos de los que sostenían las armas con fuerza no podían resistir el temblor. Durante estos días, casi todo el mundo en la ciudad de Wu Tan había oído al menos diez versiones diferentes del escandaloso incidente de Xiao Yan teniendo una gran pelea con la Secta Nube Brumosa. El corazón de todos estaba lleno de reverencia por esta persona que era como una figura legendaria. Ahora que la persona legendaria había aparecido viva frente a ellos, no era de extrañar que estas personas que desbordaban con la intención de matar sintieran terror.

“Jia Bi Lie, bastardo. ¿No dijiste que Xiao Yan ya había sido asesinado en silencio por la Secta Nube Brumosa? ¿Por qué está vivo ahora?” Los ojos de Aoba Padun miraron fijamente a la delgada espalda que le miraba. Un miedo que era difícil de ocultar apareció en sus ojos. Su cara estaba verde cuando giró su cuerpo y agarró a Jia Bi Lie por el cuello y soltó un suave y furioso rugido. Hubo un ligero temblor en su voz.

La vista de Jia Bi Lie estaba igualmente pegada en la espalda delante de él. La comisura de su boca tembló repetidamente. Sus piernas también estaban un poco entumecidas en ese momento. Se tragó la saliva con gran dificultad. Su originalmente oscura y viciosa cara había empezado a sollozar un poco. “Cómo voy a saberlo. Esa persona me dijo claramente que Xiao Yan ya había sido asesinado. Con su fuerza, no necesita mentirme a mí, un líder de Clan de un Clan pequeño, ¿verdad?”

“¿No me digas que la persona de enfrente es Xiao Yan que había salido de la tumba?” Aoba Padun apretó los dientes y dijo enfadado. Aunque parte de la razón por la que había accedido a tratar con el Clan Xiao, que estaba en mal estado, después de que Jia Bi Lie lo presionara fue por el hecho de que había sido reprimido por el Clan Xiao de una manera demasiado dura durante dos años. La mayor parte de la razón fue porque Jia Bi Lie había dicho que Xiao Yan fue asesinado silenciosamente por la gente fuerte de la Secta Nube Brumosa. Fue esto lo que le hizo asentir con la cabeza y luchar contra el Clan Xiao.

Debería saberse lo conmocionado que estaba su corazón cuando escuchó por primera vez que ese pequeño compañero del Clan Xiao se las había arreglado para irse en una sola pieza después de tener una gran pelea con el gran ser conocido como la Secta Nube Brumosa.

Fue debido a esto que asintió y estuvo de acuerdo a medias después de que Jia Bi Lie jurara bajo la más vil maldición.

Después de estar de acuerdo, el retraso en el regreso de Xiao Yan hizo que Aoba Padun aumentara su confianza en las palabras de Jia Bi Lie. Sin embargo, justo cuando pensaba que todo lo que necesitaba estaba a punto de caer en sus manos, ese Xiao Yan que, según lo que había dicho Jia Bi Lie, debería haber sido asesinado, apareció ante él. Este tipo de golpe, y el terror que le provocó la figura humana, hizo que Aoba Padun descendiera inmediatamente a un estado de furia y conmoción.

La expresión de Jia Bi Lie era pálida. El actual estaba ahora en un estado en el que todo su cuerpo estaba helado.

La garganta del alquimista de nivel tres giró un poco mientras sus ojos miraban intensamente a Xiao Yan. Su cara era volátil. La poderosa fuerza que había estallado antes también se había vuelto mucho más lenta.

“Tres ancianos, ¿están todos bien?” La espalda de Xiao Yan estaba frente a aquellas personas cuyas expresiones eran diferentes entre sí mientras miraba a los tres ancianos con cara pálida y preguntaba en voz baja.

“Estoy bien.” El primer anciano luchó por ponerse de pie. Agitó la cabeza e inmediatamente se inclinó lentamente hacia Xiao Yan de forma solemne. Sin embargo, cuando se inclinó a mitad de camino hacia abajo, una mano le ayudó a levantarse. Cuando levantó la cabeza, vio un rostro joven que contenía una suave sonrisa. Inmediatamente, sus viejos ojos se pusieron a llorar involuntariamente.

“Primer anciano, eres un anciano. No puedes tratar a Xiao Yan de esta manera. De lo contrario, si papá viera esto, me temo que me culpará a mí”. Xiao Yan sonrió mientras decía en voz baja.

“Los pocos de nosotros, los viejos, estábamos por la borda en el pasado. En el futuro, yo, usando mi estatus de primer anciano, les garantizo que esas cosas en el pasado nunca se repetirán de nuevo.” El primer anciano ladeó la cabeza, se frotó el rabillo de los ojos, que estaba algo húmedo, y suspiró ante Xiao Yan.

“Ke ke, el joven yo de entonces tampoco era muy agradable. Además, el asunto ya ha terminado. Soy una persona que es bastante olvidadiza.” Xiao Yan sonrió y se encogió de hombros. En el momento en que volvió a entrar en este Clan, supo que sin importar lo que pasase, su propia sangre pertenecía a este Clan. Como mínimo, antes de convertirse en una persona inútil, este Clan le había dado una infancia perfecta.

La mirada de Xiao Yan barrió las caras familiares de los miembros del Clan tras los tres ancianos. Él sonrió y dijo: “Pero ahora, creo que primero debemos resolver el problema aquí antes de que recordemos los buenos tiempos”.

“Niño ten cuidado. Jia Bi Lie y Aoba Padun son ya cinco estrellas Da Dou Shis, mientras que el viejo es el maestro de Liu Ling en ese entonces. Es un alquimista de nivel tres y posee la fuerza de un Da Dou Shi de seis estrellas”. El primer anciano asintió y advirtió en voz baja.

Xiao Yan sonrió un poco y lentamente se dio la vuelta. La sonrisa en su cara gradualmente se volvió oscura y fría mientras se volvía hacia Jia Bi Lie y los demás.

“No te he visto en dos años, pero la infamia del líder del Clan Jia Bi Lie no es menor que entonces.” La mirada de Xiao Yan pasó lentamente entre los grupos de gente de ambos lados antes de finalmente poner su mirada en el cuerpo de Jia Bi Lie mientras sonreía y decía.

La mirada de Jia Bi Lie veía intensamente a la cara que todavía tenía la silueta de la juventud de hace dos años. Su cuerpo se estremeció involuntariamente. Se tragó la saliva y dijo con voz temblorosa: “Ke ke, sobrino Xiao Yan. Es realmente inesperado poder volver a verte”.

Xiao Yan sonrió un poco. Descuidadamente sacó una silla de detrás de él y se sentó con una gran postura delante de todos. Su mano agarró la empuñadura de la gran regla y la desenvainó con fiereza. La Regla Pesada llevaba una feroz fuerza mientras chocaba contra el duro suelo rocoso. Inmediatamente, numerosas líneas de grietas diminutas comenzaron a extenderse desde el punto donde el gobernante aterrizó.

“Líder del Clan Ao Ba, no esperaba que tú también estuvieras aquí.” Mientras Xiao Yan hablaba, su mirada se volvió hacia la de Aoba Padun a su lado, cuya expresión estaba cambiando continuamente.

“¿Ah? Oh, ke ke ke, han pasado dos años desde que te vi. El comportamiento del sobrino Xiao Yan se está volviendo cada vez más extraordinario. Es realmente cierto que un padre tigre no tiene un hijo perro. Si el viejo hermano Xiao te viera, se alegraría tanto que no podría cerrar la boca”. Todo el cuerpo de Aoba Padun tembló cuando escuchó la voz de Xiao Yan. Rápidamente acompañó a Xiao Yan a reírse.

TL: un padre tigre no tiene un hijo perro – significa que alguien fuerte/grande no tiene un hijo que es un compañero débil/inútil.

“Puedes tragarte tus tonterías.” Xiao Yan le miró débilmente. Su mano frotó lentamente la empuñadura de la Regla Pesada de Xuan en su mano. Su voz se había vuelto calladamente densa, “Sólo quiero saber exactamente lo que ustedes dos quieren hacer trayendo a su gente a mi Clan Xiao”.

“¿Ah? Eso… eso… ja ja. Sobrino Xiao Yan, el asunto de hoy es un malentendido. Vinimos porque oímos que el Clan Xiao había tenido problemas. Por lo tanto, nos tomamos el tiempo de venir a echar un vistazo. También deben saber que tenemos bastantes áreas en las que estamos cooperando con el Clan Xiao. Es natural que tengamos que venir y mostrar preocupación ahora que algo le ha pasado al Clan Xiao”. La expresión de Aoba Padun volvió a palidecer un poco mientras hablaba apresuradamente con una sonrisa al escuchar la espesa y fría intención de matar escondida en la voz de Xiao Yan.

A su lado, la expresión de Jia Bi Lie alternaba abruptamente entre el blanco y el verde.

“¿Ah, sí?”

Xiao Yan bajó la cabeza y se rio. Su cabeza se levantó repentinamente. Esas oscuras pupilas negras eran como cuchillos afilados, mirando fríamente a Aoba Padun y Jia Bi Lie. Un sonido suave y apagado apareció repentinamente en la silenciosa atmósfera. Inmediatamente, una caliente llama de color verde surgió del cuerpo de Xiao Yan sin previo aviso. En segundos, la temperatura en la sala subió repentinamente. Aquellos miembros del Clan Xiao que estaban muy cerca de Xiao Yan retrocedieron apresuradamente.

“Si los dos están tramando algo contra nuestro Clan Xiao, entonces los dos no necesitan irse hoy.” La voz de Xiao Yan era incomparablemente helada, mientras la llama verde cubría todo su cuerpo.

Mientras Aoba Padun, Jia Bi Lie y el alquimista de nivel tres observaban la llama de color verde que se elevaba desde el cuerpo de Xiao Yan con la boca seca, el terror apareció en sus rostros mientras daban dos pasos hacia atrás.

“Sobrino Xiao Yan, no me malinterpretes. No tengo ni el más mínimo mal pensamiento hacia el Clan Xiao. El asunto de hoy es un malentendido. ¡Ahora me iré inmediatamente!” Aoba Padun se tragó un bocado de saliva. Su voz se había vuelto un poco aguda debido a su miedo.

Después de decir esto, agitó la mano apresuradamente. Diez hombres grandes que llevaban armas se acercaron apresuradamente hacia él. Después de lo cual, el grupo de personas se retiró cuidadosamente del gran salón.

“¿”Líder Junior del Clan”? No puedes dejar que se vaya. Estos dos días, muchos de los miembros de nuestro Clan fueron heridos por ellos. Algunos de ellos incluso…” Mientras miraba a Aoba Padun que se estaba retirando, el tercer anciano, que tenía un carácter impaciente, no pudo resistirse a decirlo. Pero antes de poder decir todo lo que quería, fue detenido por un movimiento de la mano de Xiao Yan. Inmediatamente, solo pudo tragar las palabras en su boca y retrocedió. Viendo su manera de ser, estaba claro que ya había tratado a Xiao Yan como el pilar que apoyaba a este Clan.

“Tú.” Viendo a Aoba Padun que realmente quería retirarse de esa manera, Jia Bi Lie se asustó. Su cara se movió un poco. Su cuerpo se puso rígido durante un instante antes de darse la vuelta apresuradamente. Se enfrentó a Xiao Yan que estaba sentado en la silla y le habló a la tranquila cara de Xiao Yan con una sonrisa halagadora: “Sobrino Xiao Yan, el asunto de hoy es totalmente un malentendido. En el futuro, definitivamente haré una visita personal para disculparme. Todavía hay otros asuntos en mi Clan hoy, adiós.”

Una vez que terminó de hablar, apresuradamente agitó su mano, volviéndose y alejando rápidamente a sus subordinados.

La cara del alquimista de nivel tres se puso verde mientras miraba a Jia Bi Lie y Aoba Padun, quienes estaban dirigiendo a sus subordinados y huyendo de una manera vergonzosa. Aunque su corazón también tenía un poco de miedo a la reputación de Xiao Yan, su arrogancia como alquimista no le permitía irse como un perro que había perdido su hogar. Inmediatamente apretó los dientes y gritó con fuerza: “Deténganse todos. El Clan Xiao está actualmente en una forma maltratada. ¿Están todos reducidos a tal estado sólo por un hombre pequeño? “¿Qué cara tendrás para sobrevivir en la ciudad de Wu Tan en el futuro?”

Al escuchar el grito del alquimista, Jia Bi Lie y Aoba Padun detuvieron sus pasos. Pero después de que sus pensamientos dudaron durante un instante, un horrible chillido resonó en la gran sala. Los dos no pudieron resistirse a voltear la cabeza y echar un vistazo, sólo para ver chocantemente al alquimista de nivel tres siendo envuelto por una película de energía de siete colores en este momento. Además, un líquido de siete colores estaba siendo goteado repetidamente de la película de energía. El líquido de siete colores parecía poseer propiedades corrosivas extremadamente fuertes. Cuando cada gota de líquido caía sobre el cuerpo del alquimista, se producían gritos que hacían hervir la sangre.

Bajo las numerosas y escandalosas miradas en el gran salón, el cuerpo del alquimista de nivel tres estaba siendo corroído a una velocidad visible a simple vista. Después de más de diez segundos, el líquido de siete colores ya había llenado la mitad de la película de energía. Dentro de él, el cuerpo del alquimista e incluso sus huesos estaban completamente corroídos.

“Gulp”. El estado extremadamente miserable en el que murió el alquimista de nivel tres hizo que las gargantas de la gente en el gran salón rodaran involuntariamente.

“Clang”, la película de energía se rompió abruptamente. El líquido de siete colores salió a borbotones y lentamente comenzó a fundirse en un hermoso y gracioso cuerpo frente a la vista de todos. Un momento después, una belleza hechizante apareció en el gran salón. Levantó levemente sus hermosas pupilas. La densidad dentro de ellos haría que el cuerpo de cualquiera que hubiera estado en contacto con ellos temblara.

Los dientes de Jia Bi Lie y Aoba Padun temblaban al ver esa belleza hechizante. En ese momento, un nombre que casi causó que uno se paralizara apareció en sus corazones.

“Reina… Reina Medusa.”

“Sobrino Xiao Yan, adiós. El asunto de hoy fue definitivamente un malentendido.”

Jia Bi Lie ahuecó sus temblorosas manos hacia Xiao Yan, que estaba sentado en silencio en la silla como un pilar de madera. Jia Bi Lie y Aoba Padun finalmente no pudieron resistir el terror en sus corazones. Guiaron a sus subordinados y salieron en tropel de una manera vergonzosa. Ya habían tomado una decisión. Una vez que salían de este lugar, inmediatamente empacaban sus cosas y se iban a algún lugar lejos de la ciudad de Wu Tan!

Mientras miraba a Jia Bi Lie y a los demás que estaban saliendo de la gran sala con pánico, Xiao Yan, que se había quedado callado, finalmente agitó suavemente su mano.

Su tranquila voz hizo que todos en el Clan Xiao sintieran una excitación atenuada por una gran satisfacción.

“¡No dejes ir a nadie!”

Cuando la voz de Xiao Yan cayó, la figura de la Reina Medusa en la sala se convirtió lentamente en una ilusión. Las grandes puertas del vestíbulo dejaban salir un ‘bang’ y estaban bien cerradas. Rápidamente después de esto, horribles gritos sonaron repetidamente fuera de la puerta.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

  1. Chavezz17

    Lector

    Nivel 24

    Chavezz17 - hace 2 meses

    Si no pueden sobrevivir contra Xiao Yan, ¿quieren escapar de la Reina Medusa? Sueñan.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.