<- Actualmente solo registrados A- A A+

BTTH – Capítulo 87

Capítulo 87: Tratar de matar

“Jie, la situación de Xiao Yan no se ve muy bien.” Mirando hacia el campo sin armas donde se encontraba Xiao Yan, Xiao Ning dijo nerviosa.

Xiao Yu, con una cara tranquila y calmada susurró: “¿Por qué me importaría si muere, quería ser un héroe? Ahora está mejor. Él fallo en convertirse en un héroe y está siendo intimidado por otros mientras pierde la cara.” Estando un poco callada por un momento, Xiao Yu suspiró: “Prepárate para salvarlo. Jia Lie Ao, ese sinvergüenza parece que solo quiere ver sangre.”

Xiao Ning asintió con la cabeza a regañadientes y no se atrevió a ponerse en su lado malo.

Comparado con la nerviosa Xiao Yu, Xun Er parecía estar extremadamente tranquila. Las pupilas de sus ojos barrieron el campo y cayeron sobre el desfavorecido Xiao Yan mientras sus deliciosos labios sostenían una débil sonrisa.

Esquivándolo con dificultad, Xiao Yan esquivó el ataque de Jia Lie Ao. Justo cuando Xiao Yan se retiró, Jia Lie Ao se cerró ya que la técnica del atributo del viento amplificó su velocidad. Apretando los puños firmemente, con una expresión feroz, Jia Lie Ao atacó pesadamente hacia la cabeza de Xiao Yan.

Con la espalda contra la pared, incapaz de evadirlo, la cara de Xiao Yan seguía tan tranquila como el agua de un estanque y lentamente dejó escapar un suspiro. Un débil Dou Qi amarillo se precipitó ferozmente sobre sus puños cerrados. Con una indomable estilo violento, finalmente comenzó a dirigir el choque con Jia Lie Ao.

Al ver que Xiao Yan eligió enfrentar la fuerza con fuerza contra Jia Lie Ao, la muchedumbre circundante no pudo evitar hacer algo de conmoción. La gran diferencia entre los niveles de ambos lados era obvia. Si Xiao Yan hubiera optando por eludirlo, entonces todavía podría detener la pelea. Pero si eligiera la fuerza bruta, entonces, sin duda, sería derrotado.

Justo cuando todo el mundo estaba a punto de sentir lástima por Xiao Yan, los puños firmemente sostenidos de Xiao Yan repentinamente se extendieron y una feroz fuerza de empuje sin forma apareció abruptamente y despiadadamente se estrelló en el estómago de Jia Lie Ao.

El estómago de Jia Lie Ao sufrió un ataque indescriptiblemente poderoso ya que su rápida y violenta carga se reflejó de inmediato. Su rostro se puso pálido y con ojos llenos de malicia, un pensamiento apresuradamente pasó por su cabeza: “¿Qué es esta técnica? ¿Cómo podría ser tan extraña?”

Las caras de muchas de las personas que miraban estaban asombradas después de ver a Jia Lie Ao siendo inesperadamente soplado hacia atrás.

“¡Mano del Vacío!”

Extendiendo la palma de su mano y apuntando a Jia Lie Ao que estaba volando, Xiao Yan, con una mirada extremadamente siniestra eligió la mejor oportunidad. Inmediatamente, con una fuerza de succión salvaje, tiró sin piedad a Jia Lie Ao.

En el aire, tirado hacia atras como si fuera una pelota de cuero, Jia Lie Ao se puso muy furioso y apretó los dientes hacia Xiao Yan, que se acercaba cada vez más, manteniendo un rastro de crueldad en su rostro. Un Dou Qi Cian rápidamente se condensó en la superficie de su puño, formándose inesperadamente en un pequeño torbellino: “Tecnica Dou Bajo Xuan: ¡Puño Guratorio del Viento Verde!”

El puño en el aire trajo un sonido de viento penetrante mientras la inmensa presión del viento de la técnica hizo volar la basura en el suelo junto a Xiao Yan.

Estrechando ligeramente sus ojos, sintiendo que la presión del viento colisionando violentamente, la tez de Xiao Yan poco a poco se volvió seria. Su cuerpo, después de un momento de silencio, de repente se dio la vuelta. Su pie derecho estampado firmemente en la pared con una fuerza enorme, dejando una huella de media pulgada de profundidad. Usando la fuerza la contrafuerza de la pared, el cuerpo de Xiao Yan giró alrededor en el aire y su pierna derecha se curvó en un extraño arco. En este momento, sus piernas flexibles aparecieron como si fueran tan duras como el acero.

“¡Explosión del Octano!”

Pellizcando sus labios, la cara de Xiao Yan estaba fría. Su pie derecho en el aire por fin había almacenado suficiente fuerza y ​​bajo las miradas de la multitud, se encontró con el puño inminente de Jia Lie Ao e hizo una explosión al contacto.

“¡No seas arrogante solo porque eres un tres estrellas Dou Zhe!”

En ese momento, el pie y el puño se enfrentaron, el Dou Qi amarillo se precipitó de la pierna derecha de Xiao Yan con un sonido ligero, haciendo que la cara de Jia Lie Ao cambiara abruptamente.

“¡Bang!” El puño y el pie chocaron cuando un trueno sordo surgió desde el punto de contacto.

“¡Kacha!” Justo en el momento del contacto, el sonido de los huesos rotos perforó a través del aire. Después del ruido, los cuerpos de Xiao Yan y Jia Lie Ao volaron hacia atrás casi al mismo tiempo.

Su cuerpo se golpeó fuertemente contra la pared detrás de él, Xiao Yan probó algo dulce subir en su garganta y luego escupió una bocanada de sangre que salpicó el suelo.

Al ver que Xiao Yan había vomitado sangre, los mercenarios de alrededor suspiraron con pesar. Todos pensaron que Xiao Yan ya había sido derrotado, pero de repente Jia Lie Ao, que se había estrellado violentamente contra el suelo, repentinamente agarró su mano derecha. Y rodó sobre el suelo, soltando aullidos de angustia.

Dentro de la multitud, no hubi falta de espectadores perspicaces. Una vez que se dieron cuenta de la forma grotesca en la que el brazo de Jia Lie Ao había sido retorcido, no podían dejar de tomar una bocanada de aire, mientras sus caras mostraban shock.

Los sonidos de clamor dentro de la multitud se callaron en este momento. Miradas de asombro se fijaron en el joven que jadeaba pesadamente cerca de la pared. Después de un largo rato, los aullidos repentinamente estallaron en el aire.

Sus labios rojos se separaron ligeramente, Xiao Yu miró con incredulidad a Jia Lie Ao que estaba lamentándose miserablemente y dijo con asombro: “¿Ese pequeño bastardo, en realidad ganó?”

“Parece que así es. El brazo de ese tipo fue roto por Xiao Yan….” Xiao Ning tragó una bocanada de saliva. El feroz ataque de Xiao Yan le hizo recordar la miserable condición en que había sido puesta antes. Sin embargo, la condición actual de Jia Lie Ao era obviamente peor, unas diez veces peor. Mirando fijamente a Jia Lie Ao, cuyo hueso casi le salía del brazo, Xiao Ning podía decir que el brazo de este individuo estaría muy probablemente discapacitado permanentemente.

Al escuchar la confirmación de Xiao Ning, Xiao Yu no habló por un tiempo. Su visión se fijó furiosamente en Xiao Yan que estaba jadeando por aire: “Así que resulta que este pequeño bastardo ya había avanzado al reino de Dou Zhe. No es de extrañar que no estuviera ni un poco asustado.”

….

Después de sentarse en el suelo durante un total de diez minutos, Xiao Yan lentamente se puso de pie y miró con frialdad al cercano Liu Xi que se quedó boquiabierta. Arrastrando su pierna derecha entumecida, cogió una vara de hierro a su lado. Miró siniestramente al aullador Jia Lie Ao en el suelo y  con dificultad. El ataque de Jia Lie Ao desde hace un momento ya reveló la intención asesina que tenía hacia Xiao Yan. Para aquellos que querían su vida, Xiao Yan tampoco sería innecesariamente misericordioso.
(N/T: Aullador es porque es como lobo quien está aullando por el dolor)

Acostado en el suelo y mirando fijamente al Xiao Yan que se acercaba cada vez más, el rostro de Jia Lie Ao ya no contenía ningún indicio de perversidad, sino que pareció asustarse al tragar una bocanada de saliva. Podía distinguir claramente esa mirada de asesinato en los ojos de Xiao Yan, y no pudo evitar decir apresuradamente: “¡Me rindo!”

El rostro de Xiao Yan era completamente inexpresivo y parecía como si ni siquiera hubiera oído una palabra. Apretando aún más la barra de hierro de su mano.

Mirando la expresión firme de ese joven, aunque fueran los mercenarios sanguinarios, no podían evitar sentirse un poco asustados. El actual Xiao Yan hizo difícil que la gente creyera que él y el joven siempre sonriente eran la misma persona.

Sus pasos deteniéndose, Xiao Yan se elevó por encima de Jia Lie Ao y lo miró fijamente. De repente sonrió, pero esa sonrisa que mostró esos dientes blancos y nacarados hizo que el corazón de Jia Lie Ao se enfriara. Sólo ahora se dio cuenta de que este joven que normalmente era tan tranquilo como una oveja, poseía en realidad un corazón aún más cruel que el suyo.

“Muere, escoria…”

Riéndose ligeramente, las pupilas negras de Xiao Yan irradiaron una intención asesina aún más aguda y la barra de hierro negro en su mano silbó ferozmente por el aire para aplastar hacia la cabeza de Jia Lie Ao.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.