<- Actualmente solo registrados A- A A+

BTTH – Capítulo 95

Capítulo 95: Las Circunstancias del Clan Jia Lie

A medida que los siguientes días pasaron lentamente, la cantidad de medicina curativa que el Clan Jia Lie había vendido en su mercado en la Ciudad Wu Tan comenzó a disminuir. En el último día, cuando la última botella de medicina curativa fue finalmente vendida, los miembros del clan Jia Lie responsables de la venta de la medicina no tuvieron más remedio que sonreír vergonzosamente a los mercenarios que empujaban hacia fuera. “Lo siento mucho. Debido a la escasez de suministros, nuestro puesto estará cerrado temporalmente.”

Los mercenarios que estaban metiendo presión para poder obtener un mejor lugar fuera del establo se volvieron silenciosos al escuchar esas palabras. Después miraron furiosamente a los trabajadores del puesto durante mucho tiempo, comenzaron a iniciar una reprimenda furiosamente.

A medida que la multitud se dispersó, algunos de los clientes menos corteses siguieron abusando verbalmente a los vendedores de medicamentos.

La noticia de que el clan Lie Jia había dejado las ventas de la medicina curativa se extendió por toda la Ciudad Wu Tan en menos de una hora. La primera reacción de todo el mundo fue de choque seguido por algunos que se regocijaban en su desgracia, había algunos que se sentían arrepentidos, y algunos otros que suspiraron…

Sin el apoyo de la medicina curativa, el Clan Jia Lie, en la lucha contra el clan Xiao, fue totalmente derrotado. Después de su derrota miserable, el Clan Jia Lie se vio severamente debilitado y su influencia en la Ciudad Wu Tan era probable que nunca recuperara el alto nivel de influencia del que habían disfrutado en el pasado.

La casa del Clan Xiao, Sala de Reuniones.

“¿El Clan Jia Lie ha perdido la fuente de su medicina curativa?” Al escuchar la noticia que su subordinado le había llevado, Xiao Zhan se sorprendió momentáneamente antes de ponerse de pie bruscamente. La felicidad en su rostro era difícil de ocultar.

En su excitación, intercambió una mirada con los tres ancianos, sólo para encontrar que sus caras también se llenaron de alegría incontrolada. Xiao Zhan tomó agitado dos pasos en el pasillo. Un rato después, finalmente suprimió su felicidad y le preguntó al mensajero con una sonrisa, “¿Qué hay de Liu Xi, el alquimista?”

“No tengo ni idea. Desde el día en que Jia Lie Ao y joven maestro Xiao Yan lucharon, nunca se le volvió a ver.”

Al oír esto, Xiao Zhan y los tres ancianos se sorprendieron. Ellos cambiaron su mirada furtivamente a Xiao Yan, que estaba sentado en una esquina.

“¿Por qué están mirandome? Esto no tiene nada que ver conmigo.” Viendo los cuatro pares de ojos mirándolo, Xiao Yan rodó los ojos y dijo inocentemente.

Xiao Zhan impotente negó con la cabeza. En cualquier caso, no creía en la negación de Xiao Yan. ¿No tiene nada que ver con él? ¿Entonces por qué Liu Xi desaparecería después de tener un conflicto con él?

“Eso es correcto. Líder del clan, un miembro del círculo interno del Clan Jia Lie filtró accidentalmente que el segundo anciano del Clan Jia Lie, Jia Lie Nu, fue asesinado por un hombre negro con capa cuando estaba transportando ingredientes medicinales.” Después de una breve vacilación, finalmente dijo el mensajero en voz baja.

Paseando un poco las piernas de Xiao Zhan repente se congelaron. Encogió sus párpados y asintió antes de agitar la mano para despedir al mensajero. Se quedó mirando fijamente a Xiao Yan y dijo con una amplia sonrisa, “Yan Er, no creo que haya alguien en toda la Ciudad Wu Tan que tenga la capacidad de matar a los tres estrellas Da Dou Shi, Jia Lie Nu que no sea su maestro”.

Xiao Yan se frotó la nariz y suspiró. Él asintió con la cabeza sin poder hacer nada. “Jia Lie Nu está muerto.”

Al escuchar la confesión de Xiao Yan, Xiao Zhan también sacudió la cabeza y suspiró. El Clan Jia Lie, que había luchado durante décadas con el Clan Xiao, realmente había caído en un declive a causa de un solo joven. Este sentimiento… Xiao Zhan sonrió con amargura y dijo: “yo sé que la razón para que el mayor estimado extendiera su ayuda es gracias a ti. Sin embargo, si hay tiempo, por favor transmítale un agradecimiento de nuestro clan Xiao. Le debemos mucho.”

Xiao Yan se encogió de hombros y asintió con la cabeza sin cuidado.

“Ahora, vamos a ver cómo el Clan Jia Lie trata de salir de este lío.” Xiao Zhan rió en voz baja. La manera regodeándose en su risa era difícil de ocultar. En la competencia por el mercado de la medicina curativa, el Clan Jia Lie se había tenido que retirar después de una gran pérdida y esta enorme pérdida había debilitado severamente al Clan Jia Lie mientras que el clan Xiao se benefició en gran medida.

En estos cortos dos meses, el Clan Xiao había se habían sacado milagrosamente a sí mismos de su desgraciada posición inicial para ganar la competencia. Además, los dos meses de ganancias de la medicina curativa fue equivalente a sus ingresos anuales de antes. Además, su influencia dentro de la Ciudad Wu Tan había superado, obviamente, tanto al Clan Jia Lie y el Clan Ao Ba. Incluso la casa de subastas Primer habían hecho gestos de buena voluntad, debido a Xiao Yan. Con la acumulación de estos factores, el Clan Xiao tenía el mejor lugar en el centro de atención en toda la Ciudad Wu Tan.

Sin embargo, un ciempiés muere, pero nunca cae. Aunque el Clan Jia Lie había recibido un golpe terrible, todavía eran una fuerza que no se podia subestimar. Las fuerzas armadas que el clan había construido a lo largo de los años era una fuerza que nadie en la Ciudad Wu Tan se atrevía a mirar hacia abajo.

El Clan Jia Lie también era muy consciente de la influencia actual del Clan Xiao. Por lo tanto, después de que sabían que era inútil seguir compitiendo, se reunieron a su cuerpo como una serpiente venenosa y comenzó a lamer sus heridas, al parecer esperando una oportunidad para devastar a su enemigo.

Sin embargo, los días que fueron ocupados de tal manera que no duraron mucho. Dos días después que el Clan Jia Lie anunció el cese de las ventas de la medicina curativa, el proveedor medicinal de la Ciudad Ta Lan envió un grupo dirigido por dos Da Dou Shi. Entraron en forma agresiva a la casa de la familia Jia Lie y le exigieron groseramente a Jie Lie Bi pagar hasta los trescientos mil monedas de oro que debían dentro de dos días.

La acción por parte del proveedor de ingredientes medicinales de la Ciudad Ta Lan fue equivalente a un empeoramiento del problema del Clan Jia Lie. En este momento, sin embargo, Jia Lie Bi no se atrevió a ofender imprudentemente un partido que no era más débil que el Clan Jia Lie independientemente de que tan enojado estaba. Por lo tanto, sólo podía tragarse la amargura y el intento de recaudar dinero.

Después de buscar por todo el Clan Lie Jia, sin embargo, sólo podían encontrar cien mil monedas de oro. Esto era muy lejos de la deuda que tenían.

Sin poder hacer nada, Jia Lie Bi sólo podía espesar la piel y tratar de pedir dinero prestado a lo poderes con los que el Clan Jia Lie tenía mejores relaciones. Sin embargo, hay muchas más personas dispuestas a compartir su felicidad que ayudar en su dolor. Al ver el actual patético estado del Clan Jia Lie y la hostilidad del Clan Xiao, los poderes que antes tenían una buena relación con el Clan Jia Lie no quería involucrarse en el lío.

Ayudando al Clan Jia Lie ahora sería, sin duda, ofender a la creciente Clan Xiao. Como resultado, incluso después de poner un esfuerzo tremendo, Jia Lie Bi era incapaz de obtener la cantidad suficiente de dinero.

Con el rostro lleno de tristeza, Jia Lie Bi volvió a casa y rugía como un dios de la guerra. Después de lo cual, él de mala gana expresó una sugerencia sorprendente: La venta de los mercados.

El Clan Jia Lie tenía un total de tres mercados de tamaño medio y cuatro pequeños en la Ciudad Wu Tan. Los que Jia Lie Bi intención de vender fueron dos de los mercados de tamaño medio con la mejor ubicación y popularidad.

Una vez que estas palabras fueron dichas, los miembros del Clan Jia Lie reaccionaron fuertemente. Incluso la totalidad de la Ciudad Wu Tan estaba en un estado de shock. Los ingresos procedentes de esos dos mercados componía básicamente la mitad de los ingresos del Clan Jia Lie. Ser forzados a vender sus mercados mostro cuán desesperada que se había convertido su situación.

Si un mercado tenía una multitud suficiente, era un negocio que sin duda sería rentable. Sin embargo, había sólo un poco más de diez mercados en toda la Ciudad Wu Tan. Estos mercados fueron generalmente controlados tanto por el Clan Jia Lie y el Clan Xiao. El Clan Ao Ba no se basó en un mercado para ganarse la vida. En lugar de ello, sus ingresos provenían principalmente de las cuevas y burdeles de juego subterráneas. Por lo tanto, después de escuchar que los del Clan Jie Lie tenían la intención de vender dos de sus mercados con la mejor ubicación, muchas personas fueron tentadas. Sin embargo, después de que el fervor inicial se calmó, se volvieron desalentados. En la actual Ciudad Wu Tan, casi todas las multitudes estaban dominadas por los mercados del Clan Xiao, Aparte de los mercados extremadamente rentables del Clan Xiao, de todos los mercados, el mejor de ellos podía cubrir los gastos. Comprar el mercado en este momento sería sin duda un negocio malo. Más importante aún, el que compró los mercados del Clan Jia Lie definitivamente ofendería al clan Xiao. Los que estaban ligeramente interesados no tuvieron más remedio que retirar su interés con un montón de decepción.

Después de anunciar sus intenciones de vender las plazas, Jia Lie Bi, que tenía originalmente pensado que habría una oleada de interés, la vergüenza, fue probada una vez más. No había esperado que la influencia actual del Clan Xiao ya había alcanzado una gran etapa tan alta.

Con el plazo de dos día acercándose y la incapacidad para recaudar el dinero necesario, Jia Lie Bi comenzó a sudar con ansiedad. Así como Jia Lie Bi llegó a ser extremadamente ansioso, apareció un extraño. Después de pasar toda la tarde discutiendo sobre el precio, las plazas fueron finalmente compradas por el desconocido a un precio barato de doscientos mil monedas de oro. Frente a la cara sombría de Jia Lie Bi acompañada de una intensión asesina, el desconocido se pavoneó con dos contratos de venta, sintiéndose muy satisfecho.

Al recibir doscientos mil monedas de oro como pago por los dos mercados, el Clan Jia Lie finalmente logró librarse del grupo  del proveedor de ingredientes medicinales. Ver esos cobradores parecidos a bandidos salir del patio, Jia Lie Bi tuvo ganas de llorar, aunque ninguna lagrima salió.

No mucho tiempo después de enviar los cobradores de deudas fuera, un miembro del clan se precipitó a reportar las últimas noticias. Los dos mercados que habían vendido en la mañana estaban ahora bajo el nombre del Clan Xiao. Al oír esta noticia, el extremadamente furioso Jia Lie Bi se sorprendió por un momento antes de que finalmente tosiera sangre y se desmayara.

Viendo a Jia Lie Bi entrando a toda prisa en la habitación, todos los miembros del Clan Jia Lie dejaron escapar un suspiro. A partir de entonces, el Clan Jia Lie fue condenado a ser la segunda fuerza en la Ciudad Wu Tan…

Descarga:

1 Comentario Comentar

  1. Chavezz17

    Lector

    Nivel 24

    Chavezz17 - hace 4 meses

    JAJAJAJA, cayeron tan bajo para vender sus propios terrenos a sus enemigos xd

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.