<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 0.3

Capítulo 0.3 Prólogo

A la mañana siguiente, los viajeros retomaron su ruta normal. Cuando salían del hotel, se sorprendieron al ver que Gaton llevaba mucho tiempo despierto, vestido con túnicas, y estaba en el establo bañando a los caballos. Este era un trabajo que sólo los sirvientes asumían.

“Gaton, ¿qué estás haciendo?” Gritó Tzu en voz alta.

“No tengo suficiente dinero para pagar la cuenta y el alquiler, parece que sólo puedo trabajar para pagar mis deudas”. La voz de Gaton era brillante, clara y  llena de alegría. Incluso con su condición de aristócrata, no se sentía en absoluto avergonzado de asumir el trabajo de sirviente. Sus acciones eran hábiles y eficaces,  el pelaje de los caballos pronto lucía limpio bajo sus manos.

Tzu podía recordar vagamente que ella había llevado todas las cuentas de licor a nombre de Gaton la noche anterior. Se echó a reír cuando se acordaba, dejándolo para que hiciera su trabajo mientras se marchaba en su caballo. La caravana partió suavemente, pero cuando se giró vio a una figura grande y poderosa que se despedía del establo.

La caravana se dirigió al noreste, dejando el territorio del Vizconde Anzikar y pasando por las tierras de Earl Vernon antes de entrar en el dominio de Earl Tudor. La mitad de un mes transcurrió sin problemas, y no se habían topado ni una vez con los grupos de bandidos que Tzu estaba esperando.

En vez de eso, se encontraron un par de veces con Gaton. Persiguió a la caravana en su viaje, contándole a Tzu y Elena historias de sus aventuras mientras invitaba licor a todos. Acabaría en trabajos forzados durante 3 a 5 días para que pudiera pagar las deudas. Las áreas recorridas por la caravana eran bastante seguras y serenas, por lo que no existía posibilidad de que un aventurero pudiera ganar dinero allí. Tzu fingió desconocer la situación financiera de Gaton, bebiendo hasta que ella sucumbiera y haciéndole manejar todas sus cuentas.

“¡Este es su castigo por seguir estando aferrado a ti!” Tzu riéndose le dijo a Elena, dejando sin otra opción que sacudir la cabeza en silencio.

La caravana continuó su viaje, deteniéndose en las paradas de descanso para reponer sus suministros de alimentos y agua. Aun así, los bienes del carruaje nunca aumentaron o disminuyeron, siendo la misma mercadería antigua del Bosque Noche Eterna. Apenas unos cuantos días y Gaton seguramente aparecería. Cada vez que resonaban los estruendosos pasos de su caballo, y la brillante carcajada de risa, los guardias sabían que había terminado de pagar las deudas de la última vez. A este punto, incluso sentían que faltaba algo cada vez que Gaton tardaba noches en aparecer.

Habían pasado dos meses, y Gaton atendió a la caravana con seis rondas de licor en total. Todo el mundo sabía que él estaba trabajando duro todos los días. Inclusive los guardias que solían odiarle empezaban a sentir afecto por él, mientras que Tzu aún despreocupa y alegre, le dejaba la deuda en licor a Gaton.

Estos dos meses enteros, Elena y Gaton no hablaron más de 20 frases, pero el entusiasmo en sus ojos lentamente se estaba volviendo insoportable para ella. El viaje fue tranquilo, pero incómodo para ella.

Así es como llegaron a las tierras de Earl Kyle de la Alianza Sagrada. La Alianza Sagrada era una fuerza tremenda en toda Norlandia, una alianza de grandes y pequeños aristócratas por igual, a diferencia de los imperios tradicionales su realeza era tan sólo la familia más poderosa de la unión. Esta tierra estaba a unos 3000 kilómetros de la legendaria ciudad del continente, Fausto, capital de la Sagrada Alianza. La caravana entró en las pequeñas calles de Noivudor, donde se detuvieron para pasar la noche.

Pero cuando estaban a punto de entrar en Noivudor, la caravana fue obstaculizada por la presencia de diez jinetes y un mago que salía de un pequeño callejón. Las personas que transitaban por el callejón en su mayoría eran comerciantes ambulantes, y estos rápidamente dieron paso al mago y a los jinetes. Los jinetes eran bastante hábiles, moviendo sus caballos de guerra lejos de la gente evitándolos mientras se las arreglaban para mantener el ritmo.

El mago de los caballeros hizo una expresión de sorpresa al pasar junto a la caravana, su mirada puesta en Tzu y Elena. El delgado hombre de mediana edad emanaba un resplandor negro verdoso, probablemente porque el veneno de varios experimentos del laboratorio se había hundido en su propia piel. Aunque sus pupilas estaban nubladas, su siniestra mirada no dejaba de hacer temblar incontrolablemente a los demás. Su atuendo era inusualmente extravagante e indiscreto, un accesorio que podía aprovechar las runas mágicas. Esto era algo que podían lograr magos de nivel 9 o superior.

Los jinetes pronto se distanciaban en la calle principal, pero los siniestros ojos del mago dejaron una profunda sensación en aquellos de la caravana, ocasionando que la atmósfera se tornara sombría. Cuando llegaron a la posada prevista, Elena detuvo a los guardias mientras desmontaban y se preparaban para entrar, “¡Vámonos de inmediato!”

“Ah… Pero Gaton nos alcanzará hoy”.

“Vamos. Marchémonos. Inmediatamente “,  replicó Elena, y esta vez Tzu no refutó mientras se montaba silenciosamente en su caballo. Elena era alguien de pocas palabras, y no obtendría detalles.

Estaba a punto de anochecer, y la carretera más cercana estaba a diez kilómetros de distancia. Si abandonaran  Noivudor ahora, sólo podrían ubicar sus carpas en el desierto. Tzu no se opuso a la decisión de Elena, sin embargo, tampoco siguió indagando, mientras ella indicaba a los guardias que se pusieran en marcha. Todos volvieron a subir a sus caballos y la caravana reanudó su viaje.

Una vez que salieron de Noivudor comenzaron a acelerar, incluso abandonando algunos de sus carruajes con  caballos más lentos, a medida que avanzaban por las calles. Aun así, al no haber recorrido ni siquiera 20 kilómetros, estaban alarmados por el estruendoso sonido de los pasos de caballo detrás de ellos.

Elena señaló un montículo en el camino lateral y dijo en voz baja: “¡Cambien de dirección, protejan y defiendan!” Los guardias rápidamente abandonaron sus carruajes y subieron la colina sobre sus caballos. Salieron de inmediato, sacando sus armas. Aunque cada uno de los guardias tenía una espada,  más de la mitad preparo sus arcos como arma principal. Esto definitivamente no era normal en una tropa mercenaria común.

El retumbar de múltiples caballos se acerba a ellos desde el final de la carretera principal, caballos de guerra con armadura salieron del humo. Los jinetes también estaban fuertemente armados, cada uno portaba una espada de hierro de dos metros de longitud. Había unos 50 jinetes del mismísimo Earl Kyle, más de la mitad de sus tropas de élite.

Al costado de los jinetes armados había cientos de tropas ligeramente armadas, y en el centro de todo estaba el mago que la caravana se encontró al atardecer. Todavía estaba vestido con esas extravagantes túnicas, pero ahora también tenía un bastón de tres metros de largo, la punta empotrada con un enorme cristal. La luz del cristal coincidía con los patrones de las túnicas, haciéndolas brillar misteriosamente en el crepúsculo.

Las expresiones de los guardias se afianzaron con la aparición de los jinetes armados. Los guardias de la caravana conocían algunas artes marciales, e incluso los guías eran guerreros de nivel 2, pero todos se encontraban ligeramente armados y no sumaban más de 50 personas. Los arcos normales representaban una amenaza limitada para los jinetes enemigos, y además sus oponentes incluso tenían un mago con ellos! Con el mago que ya no ocultaba su aura, la caravana podía notar que era un gran mago que estaba al menos en el nivel 12. Incluso los aristócratas de alto rango como Earl Kyle tuvieron que tratar a estas potencias con cortesía, así que lo más probable es que trabajaba para alguien de alta jerarquía.

Todos en el montículo se calmaron, preparándose para la batalla. Su única esperanza residía  en que no eran el blanco de los enemigos, pero esa esperanza parecía desoladora…

Sonidos de peldaños de caballo en las calles de Noivudor una vez más. Montado su caballo de guerra negro, Gaton anduvo por las calles para detenerse en la puerta principal de la posada más grande de la ciudad. Sin embargo, no vio los carruajes de caballos familiares de la caravana acostumbrada. El establo también estaba prácticamente vacío, ninguno de los caballos que había conocido durante dos meses de trabajo estaba dentro.

Las gruesas cejas de Gaton volvieron a arrugarse. El caballo de guerra negro giró en su lugar durante un rato, sus pezuñas sonaron una vez más contra el suelo mientras Gaton iba cabalgando apurado las calles y su caballo como el viento. El caballo y el jinete desaparecieron en la vasta noche…

El montículo se había convertido en un lugar de derramamiento de sangre, la ladera manchada de sangre mientras los cadáveres de caballos y humanos estaban apilados unos sobre otros. Aun así, el sonido de las herraduras chasqueando contra el suelo nunca cesó, los jinetes armados luchando ferozmente al pie del montículo mientras se preparaban para golpear una vez más.

Las defensas de la caravana no habían flaqueado, y nueve de ellas ya se habían perdido. Sin embargo, todavía quedaban 41 de ellos, y su batalla podía seguir siendo bastante espantosa. Su primer golpe detonó directamente a través de las defensas del montículo, acabando con la vida de decenas de personas de la caravana. Sin embargo, los arcos de los guardias eran bastante extraordinarios, incluso una flecha  era capaz de atravesar sus armaduras y causar un gran daño. Más de veinte de las tropas levemente armadas que estaban destinadas a controlar a los guardias habían sido derribadas, la armadura ligera prácticamente inútil frente a las flechas afiladas.

Tzu estaba respirando con fuerza, ambas manos sobre su espada mientras apuntaba hacia delante. Su cuerpo estaba levemente doblado, intentando mantener una postura que la mantuviera lista para atacar en todo momento. Sus ojos estaban firmemente puestos en el mago que estaba a unos cientos de metros de distancia.

Su espada de dos manos emanó un rayo de luz, revelándola como una poderosa espada mágica. A pesar de que ella no era de alto nivel, la chica tenía una excelente capacidad de manejo de espadas y gran capacidad para ocasionar daños. Incluso un jinete armado se partiría en dos si intentaban atacarla de frente, y ella era la que había proporcionado la mitad de los daños a los enemigos.

Fuego, tormentas eléctricas y explosiones llenaron el campo de batalla. Elena estaba en medio de una intensa batalla con el mago, poseyendo el control absoluto para bloquear sus ataques a pesar de estar solo en el nivel 6. Sin embargo, una diferencia tan grande en el poder no se podía acortar. La cara de Elena se había vuelto pálida, y su frente estaba sudando.

Esta caravana era realmente extraña. No eran de alto nivel en promedio, inferiores a las tropas de Earl Kyle, pero su equipo y habilidades eran tan superiores a sus oponentes que podían resistir los ataques de los enemigos más fuertes durante tanto tiempo.

Tzu estaba intentando ahorrar energía, sus ojos revelando su intención de lanzar un ataque. El objetivo no era cualquiera, sino el gran mago. Teóricamente no debería haber sido una amenaza para él, con los 40 jinetes armados en su camino y los cientos de metros de distancia, pero el mago todavía temblaba abruptamente al percibir algún tipo de amenaza desconocida.

Cambió su mirada inmediatamente, observando entre el tumulto que la chica había sacado un arco corto bien hecho y magnífico. Era diminuto, como el juguete de un niño, pero sólo verlo representaba la principal amenaza para su vida.

El mago sonrió a Tzu, su espeluznante sonrisa le causó escalofríos. Sus manos se mantuvieron firmes, sus acciones expertas y precisas. Una pequeña flecha fue colocada, y disparó como un relámpago hacia la frente del mago. El trayecto de esa flecha desafiaba por completo los principios de la naturaleza, sin rastros como si saltara a través del espacio antes de llegar a su destino. Los escudos protectores del cuerpo del mago desaparecieron lentamente.

Esta fue una de las habilidades de arquero más poderosas, Magia Rompiente!

Cuando la flecha salió del arco, Tzu involuntariamente dejó salir un poco de aire. Pero la escena ante ella hizo que abriera los ojos, haciendo que su cuerpo se tensara.


Lista de Capítulos Facebook
Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.