<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 100

Capítulo 100. Ceremonia

El cetro de Ferlyn dejó de moverse y desapareció de su posición para reaparecer junto a Gaton. Ella sonrió: “Marqués Gaton, nunca pensé que usted hubiera traído tan grandes ofrendas esta vez. Las bendiciones que yo reciba aumentarán significativamente también. Sin embargo, aunque este chico sin duda se convertirá en un maestro de runas en el futuro. Ese nivel de ofrendas… parece ser un desperdicio. He oído que los enemigos de los Archerons siguen siendo abundantes e igualmente fuertes”.

Gaton inhaló profundamente antes de decir: “Esto es lo que se merece, y muy pronto será enviado a otro plano. Si él puede obtener más bendiciones, entonces así será. En cuanto a nuestros enemigos, ¡ja! Pueden venir si quieren, les mostraré cómo arrepentirse”.

La Suma Sacerdotisa Ferlyn asintió y habló con elegancia: “Entonces veremos los resultados de las bendiciones de este chico, y rezaremos para que las bendiciones estén relacionadas con las arenas del tiempo…”.

Una conciencia inconcebiblemente inmensa ya había envuelto a Richard en ese pilar de luz, sacando su conciencia del vacío. De vuelta en sus sentidos, el chico se sorprendió al descubrir que ahora era un humano normal, como cualquier otro. Su maná estaba sellado, y también su línea de sangre. Al darse cuenta de que la ceremonia ya había comenzado, levantó de inmediato el cráneo del diablo de la caja más grande y lo colocó cuidadosamente sobre el altar.

Una luz brillante se formó tan pronto como el cráneo hizo contacto con el altar, convirtiéndose en otro pilar que se elevó hacia los cielos. El cráneo se tornó gradualmente transparente a la luz, antes de que innumerables escrituras rúnicas aparecieran desde adentro. Luego convergieron, desapareciendo en el vacío. Parecía como si el altar estuviera en llamas, mientras las innumerables escrituras se convertían en mariposas doradas que revoloteaban hacia las lejanas estrellas. En cuanto al cráneo mismo, se había desintegrado en la nada.

Un rayo de luz apareció desde el vacío, brillando directamente sobre Richard. Pronto se convirtió en un capullo de luz, manifestando innumerables runas en su interior. Richard suspiró aliviado. La aparición del capullo de luz indicaba que el Dragón Eterno estaba satisfecho con la ofrenda. Como mínimo, no recibiría ningún castigo divino. Sin embargo, no hubo necesidad de preocuparse desde el principio. Bajo circunstancias normales, un cráneo de un diablo mayor era suficiente para llevar a cabo el más alto grado de ceremonia de sacrificio.

Aunque era extremadamente difícil captar las diferentes formas del capullo de luz, Richard todavía trataba de observarlo. Todo su conocimiento antes de esto provenía de libros o bibliotecas, y ser testigo de algo así, desde el principio, le daría una mayor comprensión que le beneficiaría enormemente al tratar de aprender las leyes de los mundos en el futuro.

Cada escena, cada runa, representaba un cierto tipo de bendición divina. Por ejemplo, una runa en forma de armadura indicaría una oportunidad de obtener un equipo más potente. Cristales y gemas darían recursos raros. Lo que estas runas manifestaron en este momento sería determinado por el grado de la bendición recibida.

Por supuesto, el más precioso de todos era el emblema de la Iglesia del Dragón Eterno, el reloj de arena. Cualquier bendición que tocara las arenas del tiempo sería incomparablemente poderosa. El tiempo en que la bendición tardaba en manifestarse determinaba su poder, y a partir de los números que figuraban en la visión de Richard, las bendiciones eran aleatorias sin reglas establecidas.

El capullo de luz se abrió abruptamente y formó un reloj de arena, ¡y uno grande! La respiración de Richard se detuvo por un momento, antes de ser alcanzado por el regocijo. Dorados granos de arena fluían dentro del reloj de arena, las arenas del propio tiempo.

La inmensa voluntad lo envolvió una vez más – la primera etapa de la ceremonia había terminado. Richard reprimió su regocijo, antes de hacer un gran esfuerzo para colocar el corazón del demonio en el altar. Sin sus poderes, no fue fácil levantar esta cosa que pesaba más de cien kilos. Si no fuera por el hecho de haber sido forzado a alimentarse para tener un cuerpo fuerte y saludable, ni siquiera hubiera podido mover este corazón.

Al poco tiempo, Richard miró al altar con anticipación. Todas las ofrendas hechas al Dragón de la Eternidad y la Luz poseían un gran poder. Podrían ser fragmentos de armas divinas, o incluso gemas enteras. Los artículos que provenían de planos foráneos recibirían aún más bendiciones que los de Norland. Cuanto más poderosa sea la ofrenda, más bendiciones habrá. Por lo tanto, sólo basado en las filas del poder, el corazón del señor demonio fue mucho más precioso que el cráneo del diablo.

El altar tembló cuando el corazón fue colocado sobre él, antes de detenerse. Una vez más, Richard contuvo la respiración sin percatarse.

De repente, un bajo suspiro resonó, en la voz áspera de un dragón. Una cegadora luz dorada se filtró desde cada rincón del altar, formando varias docenas de torrentes de oro antes de atravesar el corazón del demonio. El corazón se retorció violentamente, y un lamento agudo realmente vino de adentro. Muy pronto, flotó en el aire junto con los torrentes de luz dorada. Desde el vacío apareció más luz sobre el altar, perforando de nuevo el corazón desde todas las direcciones. El corazón se volvió gradualmente transparente, y el oro claro de las escrituras rúnicas apareció y se elevó a los cielos una vez más.

Sin embargo, esta escritura aún tenía hebras de luz dorada que se conectaban al corazón, haciéndolo latir diez veces más rápido de lo que era. Cada pulso tiró de algunas de las runas hacia atrás, pero con el paso del tiempo quedaron más de las que regresaban. Eventualmente las runas comenzaron a romperse, formando mariposas doradas que se elevaron hacia el vacío.

El proceso para asimilar el corazón del demonio era evidentemente mucho más lento que el de la cabeza del diablo. Un poco menos de la mitad permaneció incluso después de diez minutos, y para entonces la luz de la bendición apareció una vez más en el vacío.

Esta vez, el capullo de luz no se transformó mucho antes de adoptar la forma de un reloj de arena. Sin embargo, el resplandor no cesó. Este capullo era mucho más brillante y poderoso que el anterior, lo que hizo que Richard desviara su mirada después de un tiempo, ya que no podía seguir mirando. Mientras el pilar de luz seguía brillando, la bola de luz se volvió aún más brillante.

El corazón del demonio finalmente se desintegró, dejando dos relojes de arena flotando sobre el altar. El brillo penetrante de la poderosa luz disminuyó, revelando una bola de luz de oro puro.

Richard estaba conmocionado. Esa bola de luz no era muy rara en una ceremonia así. Era un huevo que se podía abrir para revelar poderosas armas divinas o recursos raros, que aunque tenían valor no eran de mucha utilidad.

En ese momento, una voz extraña, omnipotente y sin emoción resonó en los oídos de Richard. “Mortal, ¿cómo quieres repartir las bendiciones entre tu familia y tú?”

Richard inmediatamente recordó las palabras de Gaton, pero los acontecimientos que ocurrieron en su camino hacia aquí surgieron una vez más en su corazón.

Gaton y sus caballeros rúnicos habían confiado en su extraordinario poder para repeler a sus enemigos en la oscuridad. Quizás sus enemigos podrían haberles aniquilado, pero el precio a pagar sería insoportablemente alto. Como mínimo, los enemigos de la vanguardia los acompañarían a la otra vida. La Alianza Sagrada no era más que un montón de arena esparcida. No podían trabajar juntos, los dedos formaban una palma para aplastar a los enemigos que tenían ante ellos. Aunque las partes que espiaban a los Archerons no podían esperar su muerte, no querían sacrificarse para elevar el estatus de los demás. En aquel entonces, si los caballeros Archerons no hubiesen exhibido una muestra tan impresionante de poder, los lobos en la oscuridad se habrían abalanzado sobre ellos y los habrían devorado.

Richard había leído rastros de la historia de los elfos de la luna de plata en los libros de la biblioteca familiar y pudo vislumbrar algo de la verdad. Reconoció que Gaton tenía sus propias razones para conquistar el Bosque Noche Eterna. Independientemente de cuál fuera la verdad de esa expedición, tuvo un impulso repentino.

Ahora era el momento de devolver algunos favores a los Archerons.

La voz omnipotente volvió a resonar en su conciencia: “Mortal, ¿cómo quieres repartir las bendiciones entre tu familia y tú?”.

La expresión de Richard se tornó firme: “Divídelos en partes iguales”.

Tan pronto como respondió, los dos relojes de arena se redujeron inmediatamente a la mitad de su tamaño, sin cambios adicionales en la bola de luz. La voz volvió a resonar: “Mortal, ya puedes recibir tus bendiciones”.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.