<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 1068

Libro 7 – Capítulo 128. Batalla En El Valle

 

Con todos de acuerdo sobre la muerte del aprendiz, el señor interino del castillo continuó, “El mensaje tenía sorpresas más agradables guardadas. La madre cría descubierta ya ha utilizado el plan de reparación del alma y lo completó, además de haber sido la versión más reciente. Sin embargo, solo recibimos la mitad de esta información, y es imposible saber lo que se perdió.”

Todos se entusiasmaron. Cada uno de ellos sabía de la puerta trasera en el proyecto de reparación del alma, lo que significaba que tendrían acceso directo al alma de esta madre cría. Había una buena oportunidad para ellos de tomar el control por sí mismos, lo que era mucho más valioso que tener que idear un método para hacerlo desde cero.

Aunque todavía no podían decidir cómo usar a la madre cría, todos estuvieron de acuerdo en que tenían que tomar el control de ella tan pronto como fuera posible. En cuanto al que había enviado el mensaje, nadie intentó siquiera pensar en quién podría haber sido. Esto fue intencional, otra forma de cortar las cadenas del destino.

Una vez tomada la decisión, era hora de entrar en detalles. Alguien preguntó sobre la situación actual en Faelor, y el señor interino del castillo miró al Gran Erudito Rhodey, quien sacó una pila de papeles, “La persona que actualmente controla Faelor es un duque de la Alianza Sagrada… Ah, en realidad, solo es un futuro duque. Todavía no tiene el título. Su nombre es Richard Archeron.”

“¿Archeron?” Una sombra vacilante lo interrumpió, “Eso suena demoníaco. Wren, pasaste algunos siglos en el abismo, ¿sabes sobre eso?”

“Apenas una familia poderosa. Podrían haber dado origen a algunos señores en el pasado, pero fue un puñado durante decenas de milenios.”

La sombra asintió, “Entonces no tenemos que preocuparnos por su destino. Podemos equilibrarlo.”

“Hay que considerar a la propia Alianza,” alguien interrumpió, “Apeiron es una mujer problemática, tendremos que compensarla por su apoyo.”

“Apeiron también es muy codiciosa, solo hay que satisfacerla. Independientemente de lo que ella exija, la madre cría merece la inversión.”

“Mm, podemos compensar una parte de ello con Richard, tal vez incluso la totalidad.”

“¿Tenemos información detallada sobre él?”

“Se dice que pronto se convertirá en un santo maestro de runas, deberíamos considerar una aproximación más suave.”

“Hay muchas personas que están a punto de convertirse en santos maestros de runas, pero solo un puñado lo consigue. A menos que tenga éxito, no tiene sentido.”

“Hmm…” Rhodey sacó otra pila de papeles, “También tenemos información sobre Faelor. Es su plano personal y no se filtra mucha información, pero hace unos años reclutó magos a gran escala y logramos reunir a unos cuantos informantes en ese grupo. Solo ha estado manejando el plano por aproximadamente una década, pero ha tenido suerte y ha sido capaz durante ese tiempo. Actualmente gobierna el Ducado Carmesí que está a punto de convertirse en un país independiente, y también tiene religiones de su lado. En cuanto a las ganancias…

“La mayoría de sus ganancias provienen de minas y recursos raros, pero también vende monturas a la Alianza…. ¡Las ganancias estimadas son de más de 10 millones de oro al año! Y sus otros planos combinados generan un total similar, pero dos de ellos han estado avanzando rápidamente. Pronto alcanzarán el nivel de Faelor.”

“Ese ingreso es…” La bestia gigante no pudo terminar, pero todos sabían lo que quería decir. Los ingresos de Richard ya sumaban una cuarta parte de lo que poseía su propia organización, y en unos años crecería a la mitad. ¡Los Eruditos de Soremburgo compartieron sus recursos y los habían estado administrando durante casi un milenio!

“Nuestros recursos se han ido agotando en el último siglo, y nuestros nuevos planos no se han desarrollado rápidamente. La falta de materiales está comenzando a afectar la investigación, esta podría ser una oportunidad.”

“Tengo una sugerencia,” dijo el viejo mago, “Deberíamos acoger a Richard; sigue siendo alguien con potencial. Muchas cosas funcionarán sin problemas en ese escenario, y ofrecer algunos materiales para nuestro desarrollo solo será natural.”

“Esos recursos solo serán desperdiciados con él por la pasión, nuestra investigación progresa en todo Norland. Considerando el gran esquema de las cosas, será necesario que manejemos esos recursos en su nombre.”

“¡Con mejores ofrendas, nuestros estudios sobre el Dragón Eterno también progresarán!”

Pronto, todos expresaron su acuerdo y la resolución fue aprobada. Sin embargo, Rhodey habló para recordarles a todos, “Richard es un estudiante de Sharon, ella es una mujer problemática. Y considerando el pasado, él también tiene una personalidad inquebrantable. Nuestra… persuasión podría encontrarse con una pared.”

Alguien que había guardado silencio durante todo este tiempo dijo, “Tengo mis propias conjeturas sobre la raza de Sharon. Si estoy en lo cierto, puedo filtrar información que la pondrá en problemas.”

“¡Sharon es una de las principales potencias de Norland!” Alguien se enfureció inmediatamente, “¡Estás pensando en debilitar todo el plano!”

La figura anterior negó con la cabeza, “Sus problemas personales no son algo de lo que debamos preocuparnos. ¿Qué es más importante, ella o la madre cría y los recursos?”

El disidente resopló, pero no dijo nada.

“En cuanto a Richard, tenemos muchas maneras de hacerlo ceder. Puede que no sea necesario ir a la guerra, aunque ese es el último recurso. Quizás Hasting sea útil.”

La reunión llegó a su fin, y solo quedaron en la sala el viejo mago y Rhodey. El mago miró el escudo de armas del libro y la pluma en el centro de la sala, hablando solo unos minutos después, “Te lo dejo a ti.”

“Por supuesto,” asintió Rhodey antes de girarse para salir de la sala. Incluso después, el señor interino del castillo continuó mirando fijamente el símbolo de los Eruditos durante mucho tiempo.

……

De vuelta en Faelor, Richard ya se había detenido fuera del valle durante tres días. No tenía la menor idea de las decisiones tomadas en un semiplano lejano, de la red invisible que se envolvía lentamente a su alrededor. Mientras esperaba que su ejército se reuniera para la próxima batalla, estaba trabajando en analizar las leyes de Shattler.

Quizás fue por su sangre de elfo o por su análisis previo de las leyes de la vida, pero su progreso fue mucho más suave que con las leyes del metal. Las leyes de ilusión de Shattler eran bastante superficiales, poderosas en la batalla, pero imitables por un magnífico ilusionista. Estimó que solo le tomaría una semana lograr una comprensión elemental de su trabajo, mejorando enormemente su habilidad para ocultarse incluso de oponentes poderosos. En ese punto, ni siquiera los santos podrían sentir sus movimientos fácilmente.

Por extraño que parezca, las cosas estaban bastante silenciosas en el valle mismo. Los draconianos continuaron como si nada hubiera pasado, y tampoco hubo un particular aumento de tropas. Pasaron cinco días más en un abrir y cerrar de ojos, un centenar de caballeros rúnicos, así como 1.500 caballeros de la lanza sombras, ya estaban listos para el asalto.

En una planicie a poca distancia del valle, dio a sus seguidores sus propias misiones y sonrió, “Por fin, estamos teniendo suerte con estas cosas. Los dioses deben haber captado la teletransportación y la retrasaron o algo así, el mensajero aún no ha aparecido. Esperaba que tuviéramos que seguir adelante con la ofensiva, pero una emboscada debería funcionar bien. ¡Vamos a destruirlos!”

Con su orden, unas cuantas crisálidas voladoras escoltaron a cada uno de sus seguidores individualmente hacia el cielo, mientras que el resto llevó a sus soldados a la desembocadura del valle. El ejército usaría la distancia para cargar a toda velocidad, mientras que los seguidores eliminarían a los santos del lado enemigo.

Los draconianos rápidamente hicieron sonar las alarmas cuando descubrieron las crisálidas voladoras, agarrando sus armas y saliendo apresuradamente. Un número de santos se elevaron a los cielos para enfrentarse a la amenaza, con sus auras ardiendo en amenaza.

Algunos de los seguidores de Richard sonrieron; este oponente se mostró complaciente, revelándose sin ningún esfuerzo de su parte. Faelor había sido un oponente demasiado fácil para ellos, y habían perdido la vigilancia. El cielo brilló con luz de varios colores cuando ambos lados chocaron, cayendo draconianos uno tras otro. Los tres asesinos Phaser, Zangru, y Waterflower aparecieron y desaparecieron, matando a sus objetivos en cuestión de segundos.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.