<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 112

Capítulo 112. Guarda-alma

Las ramas en donde estaba apoyada eran muy delicadas, lo que hacía difícil creer que pudieran soportar su peso. Las ramas se balanceaban incluso con el viento, pero abruptamente se hundieron bajo su fuerza. Justo antes de que cruzaran el punto de ruptura fueron liberadas de su peso, e incluso para el momento en que regresaron a su posición ella se había catapultado a la velocidad del rayo.

Hasta un simple salto dejó a Richard boquiabierto. Él mismo había aprendido las técnicas del bajo mundo, por lo que podía reconocer el profundo control de la fuerza detrás de ese salto. Romper una rama puede parecer un asunto pequeño, pero dejaría huellas imposibles de borrar. Un cazador brillante podría usar tales rastros para localizar a su presa. Incluso con su objetivo justo delante de ella, la chica no aflojó en lo más mínimo, sin dejar rastros detrás. Si sus acciones no se debían a un entrenamiento previo para cuidar tales detalles, tenía que tener una disposición natural como asesina.

La chica se aferró sigilosamente al suelo, reduciendo la distancia entre ella y su presa a una velocidad insondable. Cada vez que sus pies tocaron el granito, salía disparada como un cohete, moviéndose unos cuantos metros en un instante. Desde lejos parecía simplemente una aparición blanca cruzando la orilla del arroyo.

La presa herida se había abierto paso a través de la corriente con gran dificultad. Sus pasos fueron inestables, y finalmente cayó en el suelo. Herido y habiendo viajado a través del agua helada del arroyo, obviamente estaba a sólo unos segundos de desplomarse. Se arrastró con esfuerzo para volver a ponerse de pie, pero se volvió a caer rápidamente, para luego levantarse y huir a toda prisa.

“Este tipo está fingiendo, esperando el momento de un ataque final. Parece querer hundirla con él”, comentó Lina. A pesar de que ella recién se había convertido en una gran maga, su intuición y experiencia de combate no eran algo que Richard pudiera cuantificar. Lina podía sentir que el interés de Richard por esta cazadora había crecido, así que añadió más información para ayudar a su juicio.

La joven aceleró, inclinándose tanto hacia delante que ahora sus manos casi tocaron el suelo. Instantáneamente corrió por la orilla del arroyo, antes de ir a cuatro patas y saltar como una bestia feroz. Dejó una mancha blanca en el aire, usando ambas manos para estabilizarse sobre las rocas emergentes que surgían en la superficie del arroyo mientras iba de roca en roca.

Para Richard, parecía como un astuto lobo invernal persiguiendo a su presa con todas sus fuerzas. Ella cruzó los diez metros del arroyo sin esfuerzo, alcanzando a su objetivo. A pesar de su gran velocidad, no pareció emitir ni un solo sonido en el proceso.

Por otro lado, el hombre herido había predicho con exactitud su posición exacta. Decidió abandonar la fachada en ese instante, dándose la vuelta rápidamente mientras se abalanzaba sobre ella con un rugido. Dada la complexión de los dos, uno podía fácilmente decir que su fuerza superaba con creces la de ella, dándole la ventaja en el combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo, la joven no tenía la menor intención de escapar, y ella también se abalanzó hacia el hombre.

Justo cuando los dos parecían a punto de chocar, la chica saltó más rápido y más alto que el hombre. Cambió su posición en el aire, evitando la colisión al pisar el cuerpo del hombre. Usándolo como pivote dio un salto mortal hacia delante, poniéndose detrás de él. Y entonces, pareciendo que una mano misteriosa la sostenía, cambió misteriosamente de dirección para aterrizar en la espalda del hombre con un ruido sordo.

El tiempo parecía haberse detenido en ese preciso momento, cuando la joven sujetó a su presa estrangulándolo con su mano derecha. Su mano izquierda de repente había conjurado un arma de acero negro.

Así, bajo la cuidadosa atención de Richard, la vara de hierro en la mano de la chica se movió viciosamente hacia las caderas del hombre. Esto provocó escalofríos en la parte baja de la columna vertebral de Richard, hasta el punto de que inconscientemente se agarró los glúteos. Afortunadamente para él, muchos otros reaccionaron de la misma manera, incluyendo a Lina.

El hombre soltó abruptamente un patético chillido, su cuerpo se tensó mientras era ferozmente catapultado al suelo. La chica movió la muñeca, enterrando la vara en la espalda del hombre antes de quitársela bruscamente, dejando atrás un chorro de sangre fresca.

Ella siguió con eso, rondando a su presa, sin dar ninguna oportunidad al hombre que estaba haciendo un esfuerzo inútil por sobrevivir. En vez de eso, se quedó inmóvil en el suelo como un lobo, mirando a todos los estudiantes en las cabañas de madera y en el acantilado con la amenaza evidente en sus ojos. Kerfe, el de la línea de sangre de elfo oscuro, se acercó a ella, pero al verla sin heridas graves ni signos de fatiga, la saludó y se retiró a su posición original.

En cuanto a los otros estudiantes, muchos evitaron en gran medida la mirada despiadada de la joven.

Nadie salió a luchar por la presa, y el hombre finalmente perdió cualquier signo de lucha cuando empezó a temblar en el suelo. Habiendo observado el panorama, la joven decidió entonces caminar hacia la presa, antes de usar una hoja afilada del arma de acero para cortarle la garganta, poniendo fin a su sufrimiento. Después revisó el pecho de la presa y recuperó una placa de plata grabada. Rompió las cadenas de la placa y la tomó en sus manos, caminando hacia Schiller.

La chica se detuvo a pocos metros de Schiller, sin atreverse a acercarse demasiado a él. Su cuerpo se puso tenso, evidentemente mostrando que estaba en un estado muy defensivo. La ansiedad que mostraba en este momento resultó ser más intensa que cuando se enfrentó a los otros del campamento de entrenamiento.

Un ruido sordo resonó al lanzar la placa en dirección de Schiller, anunciando con voz rígida: “Placa… de este mes.”

Schiller asintió: ” Esta es tu tercera placa en este mes. ¡Eso es genial! Haré que alguien te envíe tus cosas mañana”.

Lina explicó la situación con un susurro. Parecía que el campamento de la muerte añadía presas al entrenamiento de vez en cuando, dando a todas las presas placas. Los estudiantes tenían que matar a estas presas todos los meses, siendo recompensados con medallas y reembolsos por su esfuerzo. Los reembolsos incluían cosas como equipo, recursos, así como pociones que mejorarían el físico. De todas las recompensas, la poción es la más buscada, ya que mejoraría el físico de lucha de la persona. Y todos los estudiantes tenían placas que certificaban su identidad. Si se los confundiera con presas, simplemente podrían mostrar sus placas para probar su identidad y así solicitar la libertad. Esto sería mucho más seguro que simplemente huir.

En cuanto a los estudiantes que no lograban cumplir con sus cuotas mensuales, recibían castigos en los primeros tres meses. Los castigos incluían palizas de diversa intensidad y se administraban independientemente del género.

La cuarta vez que los estudiantes no completaran su cuota, se les daría el mismo estatus que a la presa.

Después de que la joven lanzara la placa a Schiller, ella echó un vistazo a Lina antes de retirarse lentamente. Todavía estaba muy cautelosa, y se rehusaba a quedarse de espaldas frente a cualquiera de ellos. Justo en este momento, un rayo brilló repentinamente sobre su cuerpo. La joven vio los restos detrás de ella volar en el aire sorprendida.

Un ruido sordo se produjo casi instantáneamente cuando ella se inclinó, armándose sigilosamente con el arma que aún tenía sangre fresca sobre ella. Ella dirigió una mirada mortal a Richard.

Lina dio un paso adelante y protegió a Richard, mientras empuñaba el bastón mágico en sus manos. Con respecto al aura viciosa de la joven adolescente, Lina parecía tener ciertas reservas. La Maga Dragón también se sorprendió por el hecho de que esta chica se amenazara incluso a sí misma, ya que la fuerza de la joven no era particularmente sobresaliente.

En cuanto al rayo de luz que brilló sobre la joven, fue un hechizo de prueba, como el que Lina había lanzado anteriormente. Un mago típico sólo obtenía información convencional sobre la fuerza, los poderes mágicos y la línea de sangre del objetivo, pero con Precisión Richard se encontraba entre los estimados, aquellos que podían distinguir la capacidad de un objetivo únicamente de las ondas mágicas. Esto no fue algo que incluso muchos verdaderos maestros de runas pudieran conseguir.

Temerosa de la formidable fuerza de Lina y Schiller, y no sintiéndose herida, el aura asesina de la joven se disipó lentamente, mientras se retiraba una vez más.

“¡Espera!” Richard de repente llamó a la joven. Luego la señaló mientras le decía a Schiller: “¡La quiero!”

Schiller frunció el ceño: “Esta es Waterflower, tiene entre 16 y 18 años. Actualmente es una asesina de nivel 9, con un agudo sentido del olfato para el peligro. También tiene un talento excepcional para el combate, pero no es tu mejor opción. Los otros tres ya están en el nivel 10, y a diferencia de ella, han despertado sus habilidades en la línea de sangre. Además, es muy difícil de domar”.

[Waterflower = Flor de Agua]

Richard miró de arriba a abajo a la joven y dijo: “Tengo un contrato del alma, adiestrarla no plantea ningún problema. Además, ¿por qué tiene un nombre tan poco común? ¿Viene de alguna de las tribus raras? Tampoco pareces estar seguro de su edad”.

Schiller vaciló, antes de explicar: “La recogí durante uno de mis viajes por el bosque. Vivía con una manada de lobos lunares en ese momento, probablemente criada como un cachorro de lobo. Parecía tener unos cinco años de edad según los estándares normales, pero incluso habiendo aprendido a hablar no ha sido capaz de explicar exactamente cuánto tiempo había vivido con la manada de lobos. Es por eso que no sabemos su edad definitiva. En cuanto a su nombre, le fue dado por los otros estudiantes del campamento de entrenamiento. Dicen que es parecida a una fruta aquafloral, sabrosa pero temible con la protección de un veneno letal. Ella es completamente inalcanzable para la persona común.”

“¡Está bien! ¡Ella es la que quiero!” Richard ya había tomado su decisión.

Lina no pudo evitar expresar sus preocupaciones: “Richard, ¿estás seguro de que no quieres reconsiderar tu decisión? Aunque está dotada para el combate, aún no ha sido capaz de mostrar sus habilidades en la línea de sangre; ese es un defecto que no podrás compensar. Además, Schiller dijo que fue criada por una manada de lobos, por lo que nunca podremos confirmar adecuadamente su herencia; no podemos estar seguros de si tiene algún potencial de línea de sangre. Deberíamos pecar de cautelosos y elegir una opción más adecuada como Gangdor”.

Las preocupaciones de Lina no eran infundadas. Teóricamente, tanto la línea de sangre como la capacidad rúnica eran componentes instrumentales del poder de batalla de un individuo. En una batalla entre dos caballeros rúnicos de igual nivel, el que tuviera la habilidad de mayor nivel sería capaz de suprimir completamente al otro. Gaton había asignado deliberadamente a Lina a Richard. Se hizo para que Richard aprovechará su rico conocimiento en el campo de la magia, ayudándole en la selección de una guarda-almas adecuado.

Habiendo dicho esto, Lina miró una vez más la atractiva figura de Waterflower. Empezó a creer que Richard quería elegir a la chica por su apariencia. Después de todo, el aspecto de Waterflower era extraordinario. La escena anterior también sugería que tenía un formidable sexto sentido en el campo de batalla, lo que le permitía competir contra aquellos con más habilidades innatas que ella. Sin embargo, usar un contrato del alma con ella parecía un desperdicio.

Lina misma provenía de la clase alta, con grandes exigencias de clase y elegancia. Por lo tanto, encontró que las tácticas de Waterflower para atacar los signos vitales de su presa eran bastante desagradables. Sin embargo, no estaba sorprendida. Una chica criada por lobos pelearía como tal. El campamento de la muerte en sí mismo se centraba en la caída del oponente, no en cómo se lograba.

Pensando en este punto, Lina se giró inmediatamente para mirar a Schiller: “¿Cuántos hombres se han acostado con Waterflower?”

Lo que la maga dragón estaba insinuando era muy obvio. Para una chica que viene de un lugar tan caótico, probablemente habría tenido relaciones íntimas con muchos hombres. La vista que habían tenido en la ubicación inicial era prueba de ello.

Sin embargo, las siguientes palabras de Schiller desafiaron esa regla: “Ahora mismo, ella sigue siendo pura”.

“¡Eso es imposible!” Lina replicó inmediatamente.

“Yo mismo la recogí. Antes de la edad de 10 años, no permití que nadie la tocara y una vez que llegó a esa edad, los otros estudiantes de su grupo tampoco han sido capaces de intimar con ella”.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

3 Comentarios Comentar

  1. roman31098

    Lector

    Nivel 4

    roman31098 - hace 2 meses

    Desde este momento maldigo al tipo que puso spoiler en los comentarios generales de la novela.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.