<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 115

Capítulo 115. Mokoff

 

El asistente se rió: “Nombres especiales, ¿no es así? Estos dos son autoproclamados gourmets. Pero ten cuidado, tan inteligentes como son los trolls siguen siendo trolls. La inteligencia no está relaciona con el apetito, sólo con el peligro; nos ven como comida. No cuentes con que se atengan a las leyes, y tampoco tengas esperanzas de su lealtad. Sólo prometen lealtad a aquellos que tienen el poder de matarlos en el momento.”

Tiramisú se disgustó al oír las malas palabras sobre él: “¡Humano ignorante! ¡No nos trates como si fuéramos trolls ordinarios! ¡Somos gourmets!”

Richard se rió esta vez. Estos dos trolls eran realmente interesantes, pero aún así decidió mirar a través de las siete celdas antes de tomar una decisión. El ya sabía que Morfan le prepararía un lote de esclavos únicos, pero por la calidad de estos esclavos parecía que Morfan realmente veía a la suma sacerdotisa Ferlyn con gran respeto. Lamentablemente, no podía llevarse a todos los esclavos. El portal interplanar sólo permitía a un pequeño número de personas.

Había magos, guerreros, asesinos, incluso un sacerdote entre los esclavos, ¡un verdadero sacerdote! Era más que asombroso que uno pudiera secuestrar a alguien de fe, convirtiéndolo en un esclavo. Hizo que Richard sintiera curiosidad sobre los antecedentes de Morfan.

En una entrada inusual había un bardo elfo. El hombre era un cuarto humano y tres cuartos un elfo solar, una especie rara. Su herencia de elfo le hacía lucir hermoso, tanto que podía aparentar ser una belleza si se vestía de chica.

Otra cosa que llamó la atención de Richard fue la última celda que visitó. Dentro había una guerrera de los elfos oscuros, un ejemplo clásico de su raza; arrogante, seductora, asesina, de piel oscura y cabello largo y plateado.

Cuando Richard la vio por primera vez, se estaba escondiendo en un oscuro rincón de la celda, evitando a toda costa la luz del sol. Su piel oscura la hacía casi indistinguible de las sombras, y uno podría no verla si no estuviese atento.

Los elfos oscuros eran bastante restringidos durante el día, pero por la noche se convertían en el más peligroso de los oponentes. Esta era una guerrera, no uno de los temidos chamanes, pero Morfan aún la valoraba en 60.000 monedas de oro, más costosa que los dos trolls juntos.

Pero esa fue la pura y dura verdad. Los trolls eran unos buenos para nada, aparte de su uso en batalla, pero la joven y bella elfa era diferente. Su uso principal no estaba en el campo, sino en una cama suave y esponjosa. Ella valía el precio para la mayoría de la realeza.

Una vez que habían pasado por todos, el asistente se dio la vuelta y le preguntó: ” ¿Entonces? ¿Ya has tomado una decisión, joven maestro?”

Richard aún lo estaba considerando, pero Flowsand se apresuró a decir: “Los trolls y el bardo”. Entonces sintió la mirada inquisitiva de Richard, ella le dijo indiferentemente: “Tienen el potencial de convertirse en santos. El resto no.”

“¿Puedes probar su potencial?” Preguntó Richard en estado de shock. También había pasado por una prueba cuando entró por primera vez en el Deepblue, pero recordaba que era un procedimiento insoportablemente largo y doloroso.

Flowsand asintió: “Sí, pero tiene un gran precio. Esas cosas agotan mi bendición, si profundizo más, caeré de nivel”.

Richard la entendió inmediatamente, caminando hacia el asistente y señalando las opciones de Flowsand, “Quiero a estos tres”.

El asistente se quedó boquiabierto ante su elección, echando un vistazo a la elfo oscuro. Él no entendía por qué ella no era una de las opciones de Richard, dado cuántos usos tenía. La elfo oscuro venía de la colección personal de Morfan, una que había preparado para la realeza. Sólo había añadido este raro tesoro aquí como un gesto de buena voluntad una vez que vio que Flowsand también había llegado.

Pero entonces, se lo pensó dos veces mientras miraba al bardo elfo. Los reyes tenían todo tipo de fetiches extraños, y este bardo también tenía más de un uso. De hecho, puede que incluso tenga más usos que esa elfo.

El asistente ordenó sus pensamientos, sin dudar más de la decisión de Richard. El procedió a cumplir con su deber, explicando las precauciones que debían tomar, “Muy bien. Necesito recordarles que los esclavos son esclavos, sin importar su calidad. Ninguno de ellos asumió este papel voluntariamente, por lo que no debes contar con su lealtad. Estén alerta en todo momento y preparados para castigarlos si el tiempo lo requiere”.

“No te preocupes, tengo contratos”, dijo Richard, sacando un pergamino para cada esclavo.

“¡Contratos mágicos de esclavos! De acuerdo, lo entiendo. Aún así, joven maestro, recuerde mis palabras”. El tono del asistente era respetuoso, pero sus pensamientos eran diferentes. Aunque estos contratos representaban la mejor garantía de la lealtad de un esclavo, dependían de la situación. Los pergaminos en las manos de Richard tenían casi el mismo precio que los esclavos. Preferiría usar ese dinero extra para comprar más esclavos en lugar de malgastarlo de esta manera. Había muchas formas de adiestrarlos, y el sacrificio ocasional de uno o dos no era nada.

Los trolls y el elfo se mantuvieron quietos mientras los contratos entraban en vigor, antes de seguir a Richard. El bardo elfo se presentó a sí mismo, sus antecedentes y sus habilidades utilizando la poesía.

Era Olar Floatwind, hijo de un fuerte elfo solar guerrero y un medio elfo. Su herencia impura lo dejó enfrentado a la discriminación desde su nacimiento, haciendo que su madre lo tomara y vagara sola. Finalmente fue capturado por un equipo de aventureros, convirtiéndose en un esclavo. Sin embargo, las habilidades y el talento de la línea de sangre de Olar comenzaron a mostrarse a medida que crecía. Actualmente era un bardo de nivel 8, y bastante hábil en el tiro con arco también, todo sin ningún tipo de entrenamiento formal. Tendría treinta años este año, pero eso apenas lo convirtió en un adulto entre los elfos que vivían hasta los doscientos años de edad.

Los bardos eran similares a los clérigos, magos y asesinos a la vez. Los de esta clase principalmente apoyaban a su equipo en la batalla. Esta no era una clase que Olar se había elegido para sí mismo; era algo en lo que había sido forzado por los traficantes de esclavos para complacer a los aristócratas y a la realeza. Su hermosa voz tranquilizante, su aspecto llamativo y su aura hacían que cualquier festín fuera tranquilo y satisfactorio. Algunas damas incluso se enamoraron de él.

Richard pagó al asistente al llegar a Mokoff, y compró algunos equipos para sus recién adquiridos esclavos en el mercado. Rápidamente y sin descanso se dirigieron a un barco anclado, partiendo hacia el objetivo final de este viaje.

El barco era enorme, capaz de albergar hasta 500 personas a la vez en un viaje de larga distancia. Todos los ocupantes eran Archerons o de la Iglesia del Dragón Eterno, cuidadosamente seleccionados tras múltiples y rigurosas pruebas. Además de marineros y soldados, también había decenas de artesanos de diferentes especialidades, así como unos diez magos de bajo nivel.

Su destino esta vez sería una isla que no figura en los registros de la Alianza, permitiendo a Richard reclamarla como suya desde el momento en que llegara. Y Richard ya tenía un nombre en mente: Yessë-va-ilu. Se trataba de un término de la antigua lengua de los elfos, que significaba el comienzo de todo.

Los pasajeros de este barco se convertirían en los primeros pobladores de Yessë-va-ilu, los primeros ciudadanos de Richard. Por esta razón, Richard había añadido otras 15.000 monedas a la deuda que tenía con los Archerons.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.