<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 116

Capítulo 116. Detrás de Escena

 

Habiendo navegado el vasto océano durante tres días enteros, el barco desde hace mucho tiempo se había desviado de las rutas comunes. Fue en la cuarta mañana cuando Yessë-va-ilu apareció en el horizonte, una isla de decenas de kilómetros de ancho con manantiales sobre las montañas orientales como fuente de agua, y un bosque que cubría la mitad de su tierra proporcionando madera. Después de que Richard pisó la isla, tenía una pequeña aldea y un puerto establecido.

El barco ancló, enviando al grupo de personas y sus pertenencias a través de un bote más pequeño. Richard, Flowsand y Lina entraron en el bosque, buscando un área adecuada para establecer el portal. Como guarda-almas de Richard, Waterflower también merodeaba por los alrededores. Ocasionalmente podía sentir una débil alegría de la chica a través de su conexión, probablemente relacionada con haber regresado al bosque.

Lina finalmente optó por poner la formación al pie de una pequeña colina, sacando cristales mágicos de su bolsa espacial para establecerla. La formación era extremadamente complicada, requiriendo incluso un día como mínimo para su establecimiento por parte de la Maga Dragón.

Esa noche, Richard hizo algunas hogueras en la zona. Se sentó con Flowsand a su lado, asando a la presa que Waterflower había capturado. Lina continuó trabajando, colocando cristales en sus posiciones de vez en cuando, mientras la formación resplandecía con un brillo maravilloso.

Podían ver las hogueras en la orilla desde su ubicación, con las decenas de carpas instaladas allí. Si su expedición en el plano resultaba exitosa, las generaciones futuras podrían quedarse aquí, utilizando el puerto y la aldea que estaban estableciendo.

La hoguera parpadeaba continuamente, iluminando las dos caras de vez en cuando. Ninguno habló. Incluso si se dirigían a un plano de bajo nivel, sin nada previsto, nadie podía estar seguro de a qué se enfrentarían. En la víspera de su expedición, la presión se había magnificado frente a ellos.

……

No fue una noche tranquila en Fausto. Varios grifos se desplazaron por el cielo nocturno, bañados por el resplandor de las siete lunas, mientras sus jinetes los aterrizaban hábilmente en la primera isla de la séptima capa de Fausto. Varias figuras importantes se reunieron en una lujosa y espaciosa sala de estar, representando a las familias que estaban detrás de ellos.

En medio de ambos lados estaba sentado un anciano de aspecto severo. Éste era el Duque Bickar Mensa, jefe de los Mensas que ocuparon lo que comúnmente se llamaba la isla 7-1. Al igual que los Josephs, los Mensas eran aristócratas bien conocidos que habían transmitido sus legados de generación en generación. Su existencia era aún más antigua que la Alianza Sagrada, cuyo poder resulta evidente sólo por su posición entre las catorce familias.

A la izquierda del Duque estaba el Barón Raymond Joseph, mientras que a su derecha había un joven guapo pero siniestro. Ese fue el Vizconde Dasher de la Familia Wellington, verdaderos peces gordos que ocuparon la isla 6-3. En cuanto al último representante, el de los Schumpeters que ocuparon la isla 7-7, sólo podía estar sentado más lejos, a un lado del Vizconde Dasher.

Estas cuatro familias combinadas constituían una fuerza extremadamente poderosa. ¿En cuanto al asunto que los había reunido a todos? La amenaza de los Archerons, de Richard Archeron.

Mientras saludaba respetuosamente al Duque, Raymond analizó a todos los presentes antes de hablar solemnemente: “Todos ustedes, los Archerons no han estado en las islas flotantes de Fausto ni siquiera por dos años, con sólo tres sacrificios a su nombre, pero ya se las han arreglado para cambiar de isla. Estoy seguro de que todos los presentes tienen muy claro lo que eso significa. No podemos permitir que este grupo de lunáticos se expanda más y necesitamos adoptar una estrategia poderosa para suprimirlos.

El primer objetivo es Richard Archeron. He deducido que no es sólo un estudiante de la maga legendaria, sino también alguien que tiene el potencial para convertirse en un gran maestro de runas en el futuro.¡En efecto, un gran maestro de runas! No estoy exagerando para incitar a la acción; mis últimos informes dicen que una runa compuesta que él creó fue vendida en una subasta por más de cinco millones de oro”.

*¡Pat!* El representante de la familia Schumpeter golpeó los costados de su asiento, diciendo fervientemente, “¡Si hubiéramos sabido eso antes lo habríamos matado la noche que fue a la ceremonia con Gaton!”

Dasher carraspeó, diciendo cínicamente: “¿Matarlo? Escuché que había varias familias esperando en la oscuridad para tenderles una emboscada, pero nadie se atrevió a dar el último paso. ¡Teniéndole tanto miedo a Gaton, hmph! ¿Estoy seguro de que los Schumpeter estaban entre los de la emboscada?”

El representante de los Schumpeter se puso rojo de ira, pero no se atrevió a refutar al Vizconde. Como la familia ocupaba la séptima isla, se encontraban en una posición extremadamente incómoda, teniendo que enfrentarse en primer lugar a la embestida de cualquier nuevo miembro. Necesitaban el apoyo de los Wellington en momentos cruciales.

Pero, dada su delicada posición, ¿cómo se atreverían a despertar la ira de los Archerons? Si empezaban una guerra con ese grupo de lunáticos, incluso si lograban sobrevivir, perderían una inmensa cantidad de recursos. ¿Quién sabe si alguna de las familias que observan las islas flotantes aprovecharía la oportunidad y les atacaría?

Y todo esto asumiendo que serían capaces de resistir un asalto de los Archerons, algo que incluso el propio representante dudaba. Gaton había destruido limpiamente a la familia que había ocupado la isla 7-3, ¿entablar una guerra frontal contra alguien como él? Ni siquiera pensarlo. Incluso los némesis de los Archerons, los Josephs, nunca harían algo tan estúpido.

Raymond habló para disipar la incómoda atmósfera, “Todos. Según lo que sé, no fue Gaton quien realizó la ceremonia esa noche. Fue Richard”.

“¿Richard?” El Duque Mensa resopló y frunció el ceño, “El tipo parece haber abandonado Fausto en el momento en que terminó la ceremonia. Probablemente obtuvo una poderosa bendición relacionada con el tiempo. Si tuvo suerte, podría haber sido una vida prolongada, o tiempo acelerado en un plano diferente. La próxima vez que lo veamos, podría ser una gran amenaza para nosotros”.

“Si fue bendecido con un talento innato, o una runa específica, ¡podríamos enfrentarnos a un santo maestro de runas en el futuro! No olvides a Santo Peter y su legendario conjunto divino!” Raymond añadió.

La atmósfera en la sala de discusión se volvió sombría en un instante. Todos los presentes reconocieron la amenaza que Richard representaba por la información que se les había proporcionado. Incrementó enormemente el nivel de su amenaza incluso más allá de Alice, poniéndole en segundo lugar en los Archerons sólo por detrás del propio Gaton. ¿Y lo más terrible? Recibió aún más bendiciones que Gaton. Aunque todos los presentes sabían que los Josephs tenían algún deseo egoísta en su propuesta, los demás eran idénticos. La sombra de Gatón era como una espada que se cernía sobre sus cabezas, y los primeros en ser decapitados podrían ser los Josephs.

El Duque Mensa finalmente tomó una decisión, rompiendo el largo silencio: “Tenemos que tomar medidas. No podemos dejar que Richard crezca en poder”.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.