<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 117

Capítulo 117. Detrás de Escena

 

“¿Tomar medidas?” Dasher miró al Duque con desprecio, resoplando: “¿Qué tipo de medidas? Richard se fue de Fausto hace una semana, con destino desconocido. Definitivamente se ha embarcado en una expedición a un plano, y no sueñes con obtener las coordenadas a corto plazo. ¡La Suma Sacerdotisa Ferlyn incluso hizo que Alba lo acompañara! ¿Crees que podremos obtener la ubicación de la Iglesia del Dragón Eterno?”

“Richard y Flowsand… ¿No te has dado cuenta?” preguntó Raymond con una sonrisa. No parecía consternado, sino muy confiado…

El rostro de Dasher se oscureció, y obviamente no estaba contento con el comportamiento de Raymond. Aunque ambos ocupaban la misma capa, los Wellingtons eran innegablemente mucho más fuertes que los Josephs. De hecho, los Josephs sólo habían perdido poder a través de su guerra de desgaste con los Archerons.

Sin embargo, Raymond no continuó haciéndoles adivinar, “Richard y Flowsand al estar juntos esto significa que irán a un plano de bajo nivel. Un grupo formado para tal expedición se limitará al nivel 10 más o menos. No tenemos que conseguir las coordenadas de Gaton o de la Iglesia, de hecho no tenemos que conseguir las coordenadas en absoluto. Mientras seamos capaces de cambiar su rumbo, nuestros planes podrán cumplirse”.

“¿Quieres decir…?” Los ojos de Dasher brillaron. Parecía que ya no le desagradaba tanto este tipo.

Raymond inmediatamente contestó, “Simple. Podemos realizar una ceremonia por nuestra cuenta, usando la totalidad de la bendición para cambiar las coordenadas a las que Richard se teletransportará.  ¡Enviándolo a un plano intermedio que necesite de aquellos que estén al menos en el nivel 18 para conquistarlo! Entonces podremos obtener las coordenadas de este nuevo plano, y enviar a nuestros propios equipos a competir por los recursos de allí. Mientras estamos en eso, podemos hacer que maten a Richard también. Las leyes solo nos permiten enviar expediciones limitadas al nivel 15, así que no será una gran carga para nuestros recursos y no llamará la atención de los Archerons. Y basándonos sólo en los niveles tendremos una ventaja absoluta sobre su grupo.

El Duque Mensa reflexionó durante un rato antes de hablar, “Esta es una buena idea, pero ya ha pasado una semana…” Los sacrificios sólo pueden cambiar el futuro, no el pasado.

Raymond agregó apresuradamente: “Todavía debería estar en algún lugar haciendo preparativos. Siempre hemos tenido los ojos puestos en los Archerons importantes, y Richard definitivamente no tenía los recursos para una expedición preparada antes de la ceremonia. Sin embargo, aún así debemos atacar rápidamente; nuestro tiempo se está acabando”. La confianza de Raymond hizo que los representantes de las otras familias intercambiaran miradas. Con las dos familias siendo archienemigas, los Josephs espiando a los Archerons no era nada nuevo.

El Duque Mensa intervino: “Las bendiciones de Richard no fueron bajas. Necesitaremos una ceremonia con el triple de ofrendas”.

“Seremos capaces de lograrlo si lo dividimos entre nosotros”, interrumpió Dasher. Luego se giró hacia el representante de los Schumpeter, frunciendo el ceño, “En cuanto a ustedes…”

Los Schumpeters acababan de realizar una ceremonia hace unos meses, y su fuerza había caído mucho en los últimos años. No podrían sacar nada decente de sus bóvedas. Sin embargo, definitivamente serían expulsados de este círculo si no hicieran ninguna contribución en un momento como éste.

Cuando la mirada de Dasher se posó sobre él, el representante de los Schumpeters rechinó los dientes y dijo: “Déjennos al chico a nosotros. Dividiremos los recursos del nuevo plano equitativamente entre nuestras familias”.

“No será tan fácil lidiar con esos dos,” Dasher no soltó su presión sobre el hombre, “¿Quién estará a cargo de la misión?”

El representante Schumpeter volvió a rechinar los dientes: “¡Sinclair!

“¡Muy bien entonces, todo está arreglado!” Dasher parecía satisfecho, algo raro. Avanzó la discusión, debatiendo los sacrificios con los otros dos….

A medianoche. El Duque Mensa dirigió personalmente a un grupo de caballeros a la Iglesia del Dragón Eterno, comenzando una ceremonia en un intento de obtener bendiciones. Se suponía que iba a ser una ceremonia de​ bajo grado​ organizada en el último minuto, por lo tanto, la propia Ferlyn no se presentó. Una sacerdotisa al azar sería suficiente para oficiarla.

Sin embargo, una vez que la ceremonia comenzó, la luz en la iglesia se hizo más y más radiante. La energía divina surgió del vacío, y sólo la gran cantidad de ella indicaba que se trataba del grado más alto de ceremonia. Este fue un hecho extremadamente raro, causando que la sacerdotisa oficiante casi se desmayara de felicidad. Normalmente, una ceremonia tan grandiosa no estaría disponible para que ella la condujera, así que esto fue una bendición. Después de esto, se mostró aún más atenta de lo habitual, escoltando personalmente al Duque fuera de la iglesia.

La ceremonia realizada en medio de la noche fue un tema candente en los círculos aristocráticos durante algunas semanas. Los amigos íntimos del Duque Mensa lo visitaron ocasionalmente, felicitándolo. Todos creían que una bendición tan grande consolidaría aún más su posición en la Alianza Sagrada, quizás hasta el punto de que ya no tendría que preocuparse por la amenaza Archeron.

En cada ocasión, el Duque Mensa sólo expresó su gratitud. No reveló ningún detalle de la ceremonia, dejando a estos “amigos cercanos” sin información sobre los acontecimientos que condujeron a la ceremonia.

…….

Richard no tenía idea de los eventos que habían ocurrido en Fausto. Estaban en la víspera de la partida, la última noche de los preparativos finalmente llegó. Y esta noche también pasó rápidamente entre el recuento de personas, la preparación de equipamiento, la preparación para emergencias y muchos otros pequeños asuntos como esos, el sol se había deslizado nuevamente de vuelta al horizonte.

Lina ya había preparado la formación, dejándola lista para su activación. Ella se mantuvo prudente, asegurándose en repetidas ocasiones de que no hubiera problemas con las coordenadas. Richard también hizo una confirmación final, justo antes de teletransportarse.

El grupo esta vez estaba formado por él, Flowsand, Waterflower, Gangdor, los trolls, Olar, y un pequeño grupo de soldados de infantería provisto por los Archerons. Nadie, excepto Richard, Flowsand y Waterflower, llevaba equipos de alta calidad para que no tuvieran que usar mucha energía para teletransportarse, y todos sus suministros para las creación de runas estaban guardados en dos grandes cajas.

Después de asegurarse que todo estaba en su lugar, Lina activó el portal. Un inmenso maná surgió de los cristales colocados por toda la formación, desgarrando el vacío sobre la misma hasta que una antigua ley estabilizó la grieta. Eventualmente se formó un portal por el que se podía pasar de uno en uno.

Los soldados de infantería fueron los primeros en atravesar el portal, seguidos por Gangdor, los trolls, y luego el resto. Una vez que Flowsand también entró, Richard era el único que quedaba.

“¡Espera un minuto!” Lina gritó, acercándose a Richard, “¡Buena suerte, Pequeño Richard!”

“¡Gracias!” Richard sonrió, queriendo estrechar su mano. Pero en vez de eso, la Maga Dragón le dio un cálido abrazo, uno tan fuerte que Richard pudo sentir claramente la figura de ella presionando su cuerpo. Sin embargo, le transmitió sus sinceros buenos deseos y su preocupación.

Richard regresó al portal. En el último momento antes de irse, se dio la vuelta y se despidió con la mano diciendo: “¡Definitivamente volveré!”

Había un dicho común entre los de Norland que se embarcaban en una expedición – el portal era como un espejo. Pero con un paso, uno terminaría en un mundo completamente diferente. Nadie sabía lo que encontrarían en el otro plano, olvidarse de si podían crear una base y estabilizar su posición allí, obteniendo recursos y volviendo a casa. Una vez que Richard pisó el portal, nadie supo cuándo volvería a pisar el suelo de Norland.

Al ver la figura del chico desaparecer a través del portal, Lina sintió un impulso repentino de llorar. No se debe a que Richard fuera especial, sino porque esta escena trajo muchos recuerdos del pasado. Esta no era la primera vez que la Maga Dragón estaba estableciendo un portal a un plano diferente, enviando personalmente a muchas personas a sus viajes. Había extraños, camaradas, familiares, amigos y amantes. Todos ellos fueron audaces, decididos e inteligentes, además de ser personas sobresalientes en sus tiempos.

Muchos de ellos habían permanecido incomunicados desde entonces.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.