<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 120

Libro 2 – Capítulo 3. Un Percance (3)

Los cuatro caballeros que originalmente protegían a Flowsand ya se habían dispersado a los costados, listos para enfrentarse a los enemigos que se habían librado de la acometida de los jabalíes. Ahora, la única persona que quedó apoyando a Richard fue Flowsand.

Antes de que Richard tuviera tiempo de expresar su gratitud, tres guerreros cargaron en su contra. Como los caballeros estaban liados, probablemente se dieron cuenta de que lo mejor sería correr hacia los magos en línea recta. Incapaces de separarse de los enemigos que los superaban en número, los caballeros de Richard se quedaron sin poder hacer nada mientras los guerreros se abalanzaron sobre él.

Richard trató silenciosamente de reunir algo de maná, pero se rindió rápidamente. No tenía suficiente para lanzar ni una sola bola de fuego, pero los guerreros estaban tan cerca que podía ver las llamas ardiendo en sus siniestras miradas. Su cara se enrojeció con un peculiar tono escarlata estando al borde de la línea entre la vida y la muerte, y mechones de cabello volaron hacia atrás cuando saltó hacia delante para precipitarse justo donde estaba uno de los guerreros.

* ¡Bang! * Se produjo una colisión fuerte y poderosa, cogiendo al guerrero por sorpresa. Inmediatamente se tambaleó hacia atrás, chorreando sangre roja sobre su oponente. Con Erupción activada, Richard actualmente no era más débil que un guerrero de nivel 10. El oponente de nivel 5 resultó gravemente herido en una sola colisión frontal.

El propio Richard aprovechó el momento para quitar el hacha que el hombre tenía en sus manos. La segunda luna ámbar repentinamente brilló sobre su cabeza, la fuerza lunar fluía hacia su cuerpo a una velocidad asombrosa. Colocó el hacha a la altura de su cuerpo, girando sobre el terreno haciendo que un anillo amarillo pasase sobre los guerreros restantes.

Espada secreta de la Luna Plateada, Anillo del Destino.

Los dos agresores seguían cargando a toda velocidad, y nada parecía estar fuera de lugar en los primeros pasos que dieron. Sin embargo, justo cuando los bordes de sus espadas se acercaron a Flowsand, se tambalearon, incapaces de mantenerse firmes mientras se dividían en dos. El anillo de luz ámbar había sido lo suficientemente poderoso como para separar sus brazos, dejando heridas increíblemente profundas en sus torsos inferiores.

Sorprendidos, los dos guerreros gimieron fuertemente mientras presionaban las heridas con todas sus fuerzas. La sangre y las entrañas se derramaron salvajemente, sin embargo, no fue suficiente para que las manos restantes se detuvieran. Las luchas violentas sólo empeoraron las cosas, la sangre brotaba como una fuente mientras los gritos se desvanecían rápidamente. Incluso eso rápidamente se desvaneció.

La luna ámbar desapareció silenciosamente, el hacha en la mano de Richard estaba impecable y libre de cualquier rastro de sangre. Apoyó la cabeza del hacha en el suelo, mirando con calma a los enemigos que estaban a pocos metros de distancia. Aunque los guerreros tenían una ventaja absoluta en números, ninguno de ellos se atrevió a dar un solo paso adelante.

Richard miró el hacha en sus manos, notando con una hermosa pero cruel sonrisa, “Esto parece estar demasiado afilado.”

El color desapareció inmediatamente de las caras de los voluntarios, que se retiraron por instinto. Incluso los guerreros veteranos tendrían miedo al enfrentarse a un maníaco homicida que se regocijaba con la tortura y la sangre.

Sin embargo, golpes explosivos resonaron desde el bosque detrás de ellos. Los bosques se vieron envueltos instantáneamente en humo y polvo, y los árboles colapsaban sin cesar. Era mucho más caótico que el encuentro con los jabalíes, casi como si alguna bestia gigante estuviese corriendo.

De repente, dos arqueros salieron volando del bosque y se estrellaron contra el suelo. Sus cuerpos yacían allí, inmóviles y en ángulos extraños. Era obvio que no habían salido voluntariamente.

Los arbustos que les rodeaban se desplomaron, una fuerte explosión resonó cuando dos trolls se apresuraron a salir del polvo con un estruendoso gruñido. Cada uno tenía un grueso tronco en la mano, no tenían en cuenta a la clase de oponente con la que se enfrentaban mientras aplastaban cabezas sin excepción. Absorbidos en la persecución, incluso derribaron árboles cercanos, raíces y demás. Las flechas que llovían sobre ellos también eran ineficaces; los arqueros no tenían buena visión. Más de la mitad de los cuerpos de los trolls estaban cubierto de ramas y hojas.

Ambos trolls tenían varias flechas clavadas en sus cuerpos, pero su piel naturalmente dura y su grasa voluminosa hacían su propia armadura. Las flechas parecían simples palillos de dientes, sin entorpecer sus movimientos.

No observaban el entorno, ni tenían ningún concepto de trabajo en equipo. Todo lo que hicieron fue correr directamente al frente de las tropas restantes, enviando de dos a tres guerreros a volar con cada sacudida de los troncos en sus manos. Uno de los caballeros Archeron también habría sido enviado a volar, si no se hubiera escabullido a tiempo. Tiramisú ni siquiera parecía un mago, blandiendo su tronco con la misma ferocidad que Término Medio.

Gangdor también se precipitó, rugiendo en su camino a la batalla. Su cuerpo estaba cubierto de heridas superficiales, pero al mirar la sangre del tronco en su mano, sus oponentes ya debían haber sido cadáveres. Waterflower saltó por encima de su enorme cuerpo, sin hacer ningún sonido, sin importar si pisaba tierra firme o ramas. El Pastor del Descanso Eterno reposaba diagonalmente en su mano, sin estar manchado por una sola gota de sangre, aunque obviamente había conseguido una buena parte.

Completamente rodeados, la última docena de guerreros fueron abatidos en un instante, dejando sólo un puñado de sobrevivientes gravemente heridos.

Richard permaneció inmutable, de pie con el hacha aún apoyada en el suelo. La sonrisa en su rostro no se había desvanecido en lo más mínimo mientras Flowsand caminaba sigilosamente, dándole palmaditas en la espalda y susurrándole: “¡Oye, ya no quedan enemigos!”

Para su total sorpresa, Richard se desvaneció ante su más leve toque. Ella extendió sus manos para atraparlo apresuradamente, pero no pudo sostener su pesado cuerpo por mucho tiempo. Justo cuando ella estaba a punto de colapsar bajo su peso, un destello de una sombra blanca pasó a su lado. Antes de que se diera cuenta, Waterflower ya estaba a su derecha, ayudándola a sostener a Richard.

Habiendo sobrepasado su maná, usando Erupción y ejecutando forzosamente una espada secreta, Richard se quedó completamente exhausto. Había estado casi inconsciente en la última frase, apenas manteniendo su intimidación sólo por fuerza de voluntad.

Flowsand y Waterflower dejaron a Richard en el suelo. La clériga levantó su mano, a punto de lanzar un hechizo de vitalidad sobre Richard, pero el chico le cogió el brazo. Al ver su expresión de sorpresa, respondió débilmente: “Hay muchos heridos. Estaré bien después de descansar, no malgastes tu poder en mí”.

Flowsand miró significativamente a Richard, se levantó sin protestar y caminó hacia los heridos. Lanzó una curación menor sobre todos, asegurándose de que aparte de las heridas graves, todos se curarían en un máximo de tres días. Sin embargo, Richard que estaba descansando en los brazos de Waterflower comenzó a jadear de forma más violenta. El agotamiento del maná esta vez fue mucho más insoportable de lo que había esperado. Todo lo que quería hacer era cerrar los ojos, pero sabía que en este momento no podía darse el lujo de perder el conocimiento por temor a dañar su reserva de maná. Luchó por preguntar: “¿Hay algo que pueda mantenerme despierto?”

“¡Alcohol!” Dijo Tiramisú .

“¡Un poco de alcohol muy fuerte!” Enfatizó Término Medio.

Ambos trolls se giraron hacia Gangdor, mirándole fijamente. El bruto miró con recelo a los dos trolls antes de hurgar en su cinturón de tela, encontrando finalmente una pequeña botella plateada que le pasó a Waterflower.

Un fuerte olor a alcohol golpeó a todos cuando ella desenroscó la botella. Waterflower olió el trago a fondo, e incluso probó un poco con la lengua antes de dejar que Richard tomara un gran sorbo.

Gangdor enseguida gritó enfurecido: “¡Oye, eso no es necesario! ¡Es un trago que me hice para mí! ¿Realmente crees que yo mismo me envenenaría?”

“Difícil de decir”, respondió severamente Waterflower, mirando fríamente a Gangdor.

“¡WATERFLOWER!” Rugió Gangdor, agarrando con fuerza el tronco en su mano. Sin embargo, Waterflower le miró con cara de póker. colocando su hermosa y esbelta mano derecha sobre el Pastor del Descanso Eterno a su lado. La expresión de Gangdor decayó al mirar entre el tronco de su mano y la espada de ella. Al final, gritó a regañadientes: “¡No te atrevas a usar esa espada!”

Waterflower miró a Gangdor lastimosamente, casi como si estuviera mirando a un idiota.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.