<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 1291

Libro 9 – Capítulo 17. Nueva Oportunidad De Vivir

 

 

Apeiron terminó el beso mirando tranquilamente a un suavizado Richard, “No te amo, no me siento agradecida por ti. Pero por alguna razón, que estés vivo le da algo de significado a este mundo. Sharon sería mejor, pero puedo conformarme contigo.”

Richard simplemente miró a la mujer que parecía muy hermosa y tranquila, bien lejos de la lunática aterradora que normalmente era. Sin embargo, él todavía reconocía ese fuego de determinación en sus ojos; ella no era alguien que pudiera ser influenciada. Soltó un suspiro, “Todavía necesito encontrar a la Maestra, y si realmente la recupero, entonces tendré que ir a la Oscuridad. Mis posibilidades de supervivencia no son grandes en ninguno de los escenarios.”

Ella guardó silencio por un momento antes de responder, “¡Entonces puedes morir después de rescatar a Sharon!”

“Puedo… Sabes qué, no importa. Ayúdame a sanar primero.”

“No, no sé cómo.”

Richard se enfadó mucho, pero aun así logró sonreír, “No espero que me cure usted, Su Majestad. Pero tal vez hay algo en este lugar que puede ayudar a un mago. No lo sé… ¿Quizás una reserva de maná?”

“…” Una mirada de comprensión cayó sobre ella, e inmediatamente lo levantó y se colocó a un lado de la reserva de maná. Ella lo arrojó directamente al centro, causando un fuerte chapoteo.

“TÚ—” Richard ni siquiera pudo terminar su bramido, hundiéndose hasta el fondo con un rastro de burbujas que quedaron atrás. Independientemente de su descontento, sus extremidades no tenían fuerza y no podían sacarlo a la superficie ni siquiera por un momento. Tumbado en el fondo, solo podía hervir de rabia.

La reserva se agitó después de un rato, Richard saltó desde el interior. Casi gimiendo de alivio, miró a Apeiron por un momento antes de quedarse callado. La Emperatriz estaba parada allí en silencio, sus ojos púrpuras se llenaron de una extraña sensación de vacío que se reflejaba en su expresión. Parecía una joven perdida, sin saber a dónde la llevaría el destino. Incapaz de desahogarse, solo pudo continuar mirando con resentimiento, “No pensé que fueras alguien que actuara así.”

Ella sonrió suavemente, “Hay muchas cosas que ni siquiera imaginas. ¿Quieres probar algunas?”

“Quieres decir…” Richard frunció el ceño. Él entendió su significado, pero la última vez que tuvieron relaciones sexuales fue un fallo de juicio de su parte tras ceder a sus instintos después de la batalla. Esta vez, ambos estaban sobrios.

“¿No quieres hacerlo?”

Frunció el ceño con dudas, “No estás pensando en morir de nuevo, ¿verdad?”

“Por supuesto que no, estoy encontrando una razón para vivir. Su Excelencia, si usted no empieza, entonces lo haré yo. No me llame violadora entonces.”

Los ojos de Richard se crisparon. Acababa de recuperar su movilidad y no tenía ninguna habilidad para luchar contra ella. Apeiron era alguien que cumplía con su palabra y no quería otra pareja donde se sintiera como con Sharon, especialmente con alguien a quien ya había derrotado. Él saltó hacia delante con grandes zancadas, desnudándola y sujetándola.

Las cosas se desarrollaron sin problemas y, para sorpresa de Richard, ni siquiera fue decapitado a mitad de camino. Él estaba básicamente impotente en este momento, completamente a su merced, pero ella no resultó ser tan malvada como se suponía que era.

Una vez que terminaron, Apeiron se sentó lentamente y se sujetó las rodillas, mirando fijamente al interminable vacío fuera del semiplano.

“¿Qué pasa?” No pudo evitar preguntar.

Ella se giró para mirarlo, con una hermosa sonrisa en sus labios, “Gracias. Siento que ahora hay algún significado.”

Richard se sorprendió un poco por la respuesta, pero se las arregló para reírse, “De nada, pero ¿qué pasa? Sé que soy encantador, pero… Je.”

“No, es tu suerte.”

“Mi… suerte… suspiro, está bien,” asintió.

Miró hacia el vacío una vez más, preguntando con calma, “Te has vuelto más enérgico, ¿supongo que Sharon está viva?”

Él sonrió amargamente, “Tal vez, y tengo una pequeña pista de dónde está. Ese portal… ¿Recuerdas nuestra charla sobre el mundo alternativo?”

……

El momento del regreso de Richard y Apeiron sorprendió a la mayoría de la gente, especialmente a quienes están ocultos en la oscuridad. Les resultó difícil creer que una investigación sobre el Vórtice Eterno solo requeriría unos pocos meses, y muchos comenzaron a especular que se habían encontrado con un contratiempo y simplemente regresaron.

Richard, naturalmente, no era de los que daba explicaciones a estas personas, así que una vez que se separó de la Emperatriz, regresó a la isla Archeron. La mayoría de los edificios ya estaban completos en este punto, faltando solo las decoraciones internas.

Por extraño que parezca, los nobles de Fausto tenían la cabeza más alta que nunca. El Camino de Sangre sin trabas de Richard fue una bofetada en sus caras, pero ahora era miembro de la Alianza Sagrada una vez más. El hecho de que hubiera derrotado a la Emperatriz Apeiron implicaba que ahora había dos seres épicos en la Alianza, permitiéndoles igualar a los otros dos imperios humanos de Norland.

De hecho, su situación ahora era mejor que nunca. Aunque Sharon había sido oficialmente la Guardiana Sagrada, eso era solo de nombre y no tenía mucho que la vinculara con Fausto. Esto fue especialmente evidente durante las batallas contra Apeiron, dejando su apoyo a la Alianza desconocido. Sin embargo, Richard era diferente. Ahora poseía la isla más alta de Fausto, y también era un noble que había nacido y crecido dentro de estas tierras. Estaba igualmente en desacuerdo con la Emperatriz, pero incluso antes de que los dos se embarcaran en su viaje juntos, la gente ya tenía ideas para arreglar esa falta de armonía.

Habiendo pasado unos pocos meses en Norland, los cambios en los Archerons fueron bastante grandes. Nasia había llevado con éxito el Valle del Dragón y el Génesis a las zonas especiales de la isla, con portales que conducían allí situados en el Castillo Blackrose y en la propia isla. Nadie había intentado nada tonto con la isla, y el sistema de puntos de recompensa había continuado como de costumbre. Todas las runas y el equipo que Richard mismo había dejado estaban agotados, pero Rosie había asumido la carga y logró mantener a la gente interesada.

Richard había pasado tiempo en la creación de runas durante el Camino de Sangre, por lo que seis piezas de Midren habían sido liberadas en este punto, con Escudo de Hierro consiguiendo tres y el resto yendo a otras potencias al azar. El Armamento de Maná que Richard dejó para intercambiar también fue tomado por un legendario mago. La familia se había quedado sin bienes, pero ahora eran tan ricos que era alucinante. Ni siquiera el propio Richard se atrevió a creer en sus ojos cuando vio las cincuenta ofrendas de primer nivel en su almacén. Definitivamente podría alcanzar muchas metas difíciles con estas, especialmente Sharon.

Otra agradable sorpresa vino del programa de recompensas para los Eruditos. Las gigantescas recompensas habían animado a muchos a dar un paso adelante mediante rastros, muchos de los cuales resultaron ser lo suficientemente reales como para merecer la recompensa. Los eruditos también tenían sus propios puntos débiles, ya que no todos podían ocultarse sin dejar rastro. Una vez que Norland los estaba buscando, muchos de esos gusanos habían quedado expuestos al sol.

La mayor recompensa fue cosechada por el Imperio Milenario, que había transportado un cadáver que resultó ser miembro del Consejo de Soremburgo. Nasia les había dado la friolera de 15 millones de oro, los otros nueve que trajeron sumaron apenas tres.

Cuando Richard vio estas cifras, supo que los eruditos habían recibido un duro golpe. Sin embargo, no quedo satisfecho tan fácilmente, y el sabor de la sangre solo lo dejo sediento de más. Llamó a Olar a su oficina y ordenó que se anunciara que las recompensas se duplicarían, dejando al bardo con una mirada viciosa en su rostro cuando se fue para cumplir esas órdenes.

El último informe que Richard tuvo que ver fue el programa de trabajo que Nasia le había preparado. Tenía que completar al menos tres partes más de Midren de inmediato, y cualquier runa aleatoria de grado 5. También tenía que obtener un lote de equipos legendarios y sub-legendarios del Dragón Eterno, solo después de lo cual se le permitiría tiempo libre. Sin embargo, en realidad tenía que completar este conjunto de tareas tres veces seguidas si deseaba irse por un período de tiempo prolongado.

Tal demanda lo dejó sintiéndose bastante indefenso; Nasia se sentía más como una esclavista cada día. Sin embargo, tuvo que admitir que tener a alguien como ella ayudando era un gran golpe de fortuna. Rápidamente elaboró una lista de artículos para enviar a Faelor, decidiendo ir a realizar las ceremonias y luego terminar con las runas.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.