<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 133

Libro 2 – Capítulo 16. Contraataque

Capítulo extra, Patrocinador por: ¡El Legendario Jóse López! ¡Muchas Gracias!

Flowsand se detuvo repentinamente después de pasar por un cruce, hojeando rápidamente el Libro del Tiempo. Una corriente de poder divino brotó de las páginas, formando un hechizo sanador que cayó sobre Gandor, que estaba a unos diez metros de distancia. Su risa resonó por la base, mientras Menta rugía de furia.

Richard levantó la vista y encontró a Olar en lo alto de un tejado en la esquina de la calle, señalandole cierta dirección. Él de inmediato llevó consigo a Flowsand, corriendo en esa dirección. Un caballero empapado de sangre apareció de pronto al final del callejón, mirando sus espaldas y riendo siniestramente mientras los perseguía a grandes pasos.

Sin embargo, Waterflower apareció silenciosamente sobre un tejado al final del callejón, saltando en silencio detrás del caballero como si fuera un fantasma. Se movió a pasos cortos, dando pasos rápidos y ágiles mientras se acercaba rápidamente a él. El Pastor del Descanso Eterno atravesó su cuerpo, enviando su cabeza volando hacia el cielo mientras el cuerpo seguía avanzando. Para cuando se derrumbó, ni siquiera quedaba una sombra de la asesina.

Richard parecía que corría por la base sin rumbo, pero de vez en cuando aparecía en lugares críticos de la batalla. Los hechizos sagrados de Flowsand curaron a los Archerons heridos, devolviéndoles la capacidad de luchar. Estando conectado con Waterflower y la madre cría, Richard sabía exactamente donde se encontraban, y aunque era más vago y limitado con los demás, también sentía al resto de su equipo a través de los contratos. Por lo tanto, aunque la batalla dentro de la base parecía estar más allá del caos, eso solo fue cierto para las tropas de Menta. Hubert ya había muerto a causa del Objetivo del Tiempo de Flowsand, y el resto de los que tenían experiencia con asedios quedaron luchando por su cuenta.

Richard había tomado el control de la situación, el equipo de él, Waterflower, y Flowsand acechaban por todo el campo de batalla y apoyaban a los que estaban en crisis. Utilizaron la magia para masacrar a los guerreros regulares, ofreciéndose como cebo para atraer a los caballeros novicios a una persecución antes de tenderles una emboscada. La batalla se fue inclinando a su favor poco a poco, erosionando las tropas de Menta.

Lo que más le preocupó a Richard fue la madre cría; no porque fuera pequeña y débil, sino por un indescriptible sentimiento que sentía. Realmente no podía predecir las acciones de esta criatura como podía hacerlo con el resto, solo convenciéndose de que un regalo del Dragón Eterno no dañaría a sus fieles.

Richard se volteó para mirar a la madre cría, y la criatura se quedó quieta al lado de un guerrero derrotado mientras agitaba sus alas para mostrar que estaba bien. Sin embargo, en el momento en que miró hacia otro lado, se sumergió en la presa. Flowsand que venía detrás, lo observó todo claramente, pero decidió no decir nada.

Gritos excesivamente horribles resonaron desde una esquina de la base, aunque dieron paso al silencio muy rápidamente. Casi todo el mundo sintió un escalofrío en la columna, manteniendo incluso a los caballeros de Menta subconscientemente alejados de esa zona. La madre cría se mudó de una pequeña casa unos minutos más tarde, y se dirigió hacia el cadáver sin cabeza de un caballero al final del camino con todas sus fuerzas. Usó sus afiladas garras para arrastrar el cuerpo a una casa de un costado.

Cuando la criatura volvió a salir de la casa, su cuerpo parecía haberse duplicado. El abdomen de la madre cría estaba tan hinchado que era casi una esfera, y no importaba cuán fuerte agitara sus alas cortas, sólo flotaba un metro del suelo.

En ese momento, un guerrero dobló la esquina. Al ver un objeto negro flotando bajo sus narices, dio un grito de miedo mientras cortaba con su espada. Sin embargo, la madre cría ya lo había visto con sus múltiples ojos, corriendo hacia él en un instante. Antes de que el guerrero pudiera levantar completamente sus brazos, estaba sangrando por la nariz y los oídos, cayendo sin hacer ruido. La madre cría también cayó al suelo, trepando sobre él con cierta dificultad antes de arrastrarlo a otra de las casas cercanas.

Richard y la madre cría conocían la ubicación del otro. Sea intencional o no, cada vez que la madre comía estaba a una distancia bastante alejada de él, en alguna zona remota.

Derribando a otro guerrero más, Richard finalmente se detuvo para recuperar el aliento. Incluso con el doble apoyo tanto de su runa de vitalidad como de las bendiciones de Flowsand, estaba a punto de quedarse sin maná y energía. La batalla había llegado a su límite; los aullidos de Menta ya no podían oírse en la base, dando paso a fuertes jadeos. Gangdor ya no tenía fuerzas para hablar sobre su hacha.

¡Ya es hora!

Richard envió órdenes a dos puntos tenues dentro de su conciencia. Aunque los hermanos troll solo sentían temblores imprecisos en sus propias almas, entendieron la señal. Era hora de lanzar su ataque.

La docena de guerreros que custodiaban al sacerdote y a los heridos fuera de la base sintieron de repente que la tierra bajo ellos temblaba levemente. Las hojas de los árboles comenzaron a sacudirse, mientras la tierra empezó a emitir un intenso estruendo. Miraron a su alrededor asustados, ¡y de repente vieron dos enormes rocas volando fuera del bosque!

Vientos penetrantes soplaron cuando las rocas se estrellaron justo en medio de su formación, rebotando un par de veces más, aplastando a un desafortunado sujeto e hiriendo gravemente a otros tres. Todo había sucedido tan abruptamente que nadie tuvo la oportunidad de reaccionar.

* ¡Whoosh! * Una bola de fuego salió volando del bosque, un clásico ejemplo de su clase. El poder, el tiempo de lanzamiento y el consumo de maná fueron todos promedio, pero este hechizo finalmente demostró que Tiramisú era un verdadero mago. El estallido ocasionó que la mitad de los guerreros se desplomaran, aunque el joven sacerdote pudo escapar lo suficientemente rápido como para ser herido tan solo levemente.

Los temblores en el suelo se hicieron aún más poderosos, a medida que la enorme sombra de Término Medio avanzaba. Se precipitó hacia los guerreros desorganizados con un poder sin igual, y esta vez no estaba completamente desnudo. El troll estaba vestido con una gruesa armadura de acero, con un casco como una bola de acero con púas en su cabeza y botas de acero acolchadas con cuero en sus pies.

La armadura no tenía encanto alguno, ya que el mero peso y la robustez del acero eran suficientes para dejar a sus enemigos en un estado de desesperación. Cientos de kilogramos de peso dejarían a un guerrero humano con dificultad para moverse, pero los movimientos de Término Medio apenas se vieron afectados. El troll era tan fuerte que incluso tenía un martillo en cada una de sus manos, uno solo pesaba tanto como la propia armadura.

Incluso en Norland los trolls completamente desarrollados obligaban a los aventureros ordinarios a retirarse. En un plano secundario como éste, se trataban de monstruos aterradores que sólo los mejores élites intentarían desafiar. ¿Qué pasaría si un monstruo como ese tuviera armas y armadura?

Término Medio era casi como una fortaleza móvil, saltando ferozmente sobre los sobrevivientes restantes. Pero posiblemente los guerreros enemigos no estaban por ahora tan abatidos; dos brillantes rayos de maná iluminaron el cuerpo del troll, el segundo inmediatamente lo volvió marrón ceniza de pies a cabeza. Los caballeros gravemente heridos se habían armado originalmente con escudos, listos para resistir, pero esos rayos de magia les hicieron gritar de desesperación.

Si había algo que era más aterrador que un trol con armadura y que portaba armas, ese era Término Medio ahora mismo. Había sido mejorado por Fuerza de Toro y Piel de Hierro. Su gigantesco martillo se estrelló contra un pesado escudo produciendo un golpe sordo, haciendo que el guerrero volase por los aires. El cuerpo del hombre se retorció en el aire, distorsionándose de la misma manera que su escudo adoptando una forma antinatural.

“¡Déjame dos de ellos!” Tiramisu bramó a través del bosque. Se precipitó, sosteniendo un martillo como el de Término Medio en la mano, pero solo llevaba una armadura de cuero. El mago compartía el amor de su hermano por los martillos como un troll, pero siendo un mago no podía usar trajes de metal.

Para cuando Tiramisu llegó al campo de batalla, Término Medio ya había aplastado a todos los enemigos. También había golpeado ligeramente al joven sacerdote con el martillo en su mano, dejándolo con una pequeña hinchazón en la parte posterior de su cabeza. Atacar tan suavemente con cien kilos en la mano era algo de lo que estaba orgulloso.

“¡LOS MATASTE A TODOS!” Tiramisu rugió acusándolo, pero Término Medio ya estaba corriendo hacia la base a pasos agigantados. “La batalla allí no ha terminado todavía, el Maestro nos está llamando!”

Tiramisu también se apresuró hacia la base, pero incluso sin llevar una armadura pesada no pudo alcanzar a su hermano. La distancia entre ellos siguió aumentando.

“¡Maldición!” aulló inútilmente. Comenzó a considerar lanzar un hechizo de ralentización sobre su hermano; después de todo, era un mago.


Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

Capítulo 9 de 10…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.