<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 135

Libro 2 – Capítulo 18. Creciendo

Todo en la base estaba hecho un desastre. Un soldado afortunado que había logrado escapar sigilosamente estaba escondido en un rincón e intentó huir escalando un muro. Sin embargo, sintió algo en la puerta principal de una casa cercana. Echó un vistazo, y su expresión se convirtió instantáneamente en una de horror. Separó sus labios como si gritara.

Sin embargo, tal grito jamás se produjo. El cuerpo del soldado se estremeció, y su expresión se calmó. Chorros de sangre brotaban de sus orejas, mientras un charco de turbio líquido verde salía por debajo de la puerta y le salpicaba en la boca.

El líquido resultó extremadamente corrosivo, sofocando el grito del soldado cuando grandes cantidades de gas salieron de su boca. No tuvo oportunidad de pedir ayuda mientras caía de cabeza al suelo, mirando al cielo. Sus dos manos estaban agarrando su garganta en una desesperada lucha, pero dos afiladas cuchillas surgieron de la habitación, mordiendo su pantorrilla y arrastrándole a la casa.

El alma de la madre cría había crecido excepcionalmente en un corto período de tiempo, y había adquirido la capacidad de vomitar ácido.

……

Los soldados que se rindieron fueron detenidos en el sótano del bar, vendados y tratados mínimamente. Los dos caballeros novicios, más gravemente heridos que los demás, también recibieron una curación menor. Esto relajó a los prisioneros; la sacerdotisa no estaría dispuesta a desperdiciar sus preciosos hechizos sagrados en ellos si iban a ser masacrados.

Dos caballeros siguieron a Tiramisu hasta el exterior de la base, recogiendo a dos prisioneros más que resultaban bastante valiosos; un caballero que había sido inmovilizado por sus heridas y el sacerdote desmayado. El resto estaba haciendo sus propias tareas; limpiando la base, recogiendo el botín de guerra, o buscando enemigos ocultos.

Un puñado de soldados enemigos habían escapado en el último minuto de la batalla, pero Olar ya los estaba persiguiendo. Sería imposible para él capturar a todos los fugitivos solo, pero también era el único de ellos con energía suficiente para perseguir mientras observaba la situación.

La batalla finalmente había terminado, y extrañamente todo el grupo de Richard había sobrevivido; una situación más allá de lo milagroso. Por supuesto, el mayor milagro fue Flowsand. Su Objetivo del Tiempo les había permitido matar a Hubert en un instante, y durante el punto muerto había usado siete curaciones mayores, doce curaciones normales, y la friolera de treinta hechizos de curación menor en total. Esto fue como dar a cada individuo de su tropa media vida. Flowsand por sí sola había sido tan útil como un grupo de clérigos, el Libro del Tiempo por supuesto, jugaba un papel igual de importante que su talento. Casi un tercio de los hechizos que había lanzado se habían colocado con anterioridad en el libro.

Richard, Gandor y Waterflower hicieron contribuciones igualmente significativas a la batalla. Gangdor mantuvo el dominio sobre Menta hasta que éste murió, mientras que Richard mató a un número considerable de guerreros normales. Fácilmente tenía la mayor cantidad de cabezas a su nombre de cualquiera de los que había aquí, e incluso Waterflower solo tenía una docena de extrañas muertes. Por supuesto, cinco de sus asesinatos fueron caballeros, y los otros eran veteranos de élite.

Continuando, Richard calculó que el siguiente mayor contribuyente fue en realidad el bardo elfo. Su canción de guerra podía apoyar a tres personas, aumentándolas efectivamente del nivel 10 al 11 en términos de capacidad. Aunque eso no parecía gran cosa, los resultados de su voz resonando por todo el campo de batalla hablaron por sí mismos. Él mismo tenía diez muertes a su nombre; este elfo inteligente había evitado intencionadamente luchar contra caballeros, atacando a guerreros heridos y eliminándolos de un solo disparo a cada uno.

Los siete caballeros habían sobrevivido, su fuerza de voluntad y su rica experiencia definitivamente ayudaron en la situación crucial. Un veterano como ese fue mucho mejor en batalla que cualquier joven genio. Sólo ahora Richard entendía por qué Gaton había usado diez lugares de teletransportación para los caballeros.

Dejando a un lado los números, Richard había hecho más contribuciones de las que se podían ver a primera vista. Los contratos en su alma le permitían conocer la ubicación de más de la mitad de los enemigos, así como la marea general de la batalla. Constantemente llegaba a las áreas cruciales en momentos críticos. Además, había preparado la emboscada con los dos trolls afuera desde el principio, para actuar como su último recurso en caso de que ambas partes hubieran sufrido grandes bajas.

Richard estaba actualmente parado en la plaza de la base, escuchando los informes de sus caballeros sobre la batalla. Los veteranos eran extremadamente competentes en estos asuntos administrativos tanto antes como después de la batalla, haciéndolo por su propia voluntad sin las peticiones o recordatorios de Richard. Una cosa así hacía que gente como Gangdor, el elfo, y los trolls que sólo sabían matar palidecieran en comparación.

Sin embargo, él era sensible a los números y sentía que algo no estaba bien. La suma de fugitivos y cadáveres no alcanzaba el número del ejército que los había atacado. Por supuesto que no sabía todo lo sucedido en el campo de batalla como la palma de su mano, pero una diferencia como esta resultaba difícil de ignorar.

Trató de recordar, pero finalmente llegó a la conclusión de que los guerreros desaparecidos no estaban escondidos en la base ni habían escapado, probablemente habían muerto. Así que el verdadero problema era este; ¿Dónde estaban los cuerpos? La batalla acababa de terminar, así que la base no podía tener ninguna presencia enemiga.

Mientras estaba inmerso en sus pensamientos, Richard sintió repentinamente oleadas de dolor asaltando su mente. Sonaban ruidos fragmentados en sus oídos, pero en medio del dolor que le rompía la cabeza, pensó que sólo eran sonidos de fondo. Sin embargo, estos ruidos se hicieron cada vez más y más claros con el paso del tiempo, volviéndose extremadamente inquietantes.

Richard corrió, levantando ágilmente la espada en el suelo mientras hacía señas a Flowsand, Waterflower y Gangdor para que lo acompañaran. Siguió la dirección de los ruidos en su conciencia, llegando a un rincón apartado de la base. Los ruidos sonaban excepcionalmente claros aquí, procedentes de la planta baja de este edificio de dos pisos.

“¿Madre cría?” Richard gritó. Podía sentir su presencia justo aquí dentro de su mente.

Inmediatamente la respuesta de la criatura resonó en su cabeza: “Aquí estoy, maestro. Es seguro, pueden entrar”.

Las palabras habían sido pronunciadas con bastante fluidez. La criatura había sido fiel a sus palabras, aprendiendo la lengua de Norland en un solo día.

Richard permaneció desconfiado, llevando al pequeño grupo a través de la puerta. Sin embargo, ¡se sorprendió por lo que vió en el momento en que puso un pie en el edificio!

Este piso había sido originalmente una sala de estar, pero ahora todo estaba completamente desordenado. Todo lo que quedaba de los muebles era un montón de harapos, dejando un enorme espacio vacío en el centro de la habitación donde estaba agachada la madre cría. Su cabeza estaba inclinada, masticando armaduras rotas, escudos y armas. Estos eran los ruidos que Richard había oído en su mente.

Todos quedaron conmocionados por la apariencia actual de la madre cría, incluso el propio Richard. La criatura medía actualmente dos metros de largo, un metro de alto y otro de ancho. ¡Antes de la batalla su tamaño era menos de la mitad!

Gangdor y Waterflower ya habían tomado posiciones de batalla inconscientemente, la gran madre cría irradiaba una intensa atmósfera de peligro. Aunque ya la habían visto antes, y sabían que era una criatura bajo contrato, era casi imposible para ellos establecer una relación entre ese insecto relativamente grande y el monstruo ante ellos.

“¿Qué está pasando?” Preguntó Richard atónito.

“Estos metales pueden fortalecer y endurecer mi armadura. Todo lo que elegí era chatarra, no había forma de reutilizarlo”.

Richard se sorprendió una vez más, pero esta vez por la inteligencia de la criatura. Apenas tenía un día, pero ya estaba familiarizada con el concepto de valor. Incluso mientras le hablaba a través de su vínculo del alma, no dejó de comer una sola vez a lo largo de la conversación. El duro metal era fácilmente aplastado en su boca antes de tragarlo, la baba goteaba sobre la armadura y las armas de vez en cuando haciendo un agujero en los metales alquímicos.

Gangdor y Waterflower se pusieron más alerta ante la vista. El poder de batalla de la madre cría todavía era desconocido, pero si uno entraba en contacto con su saliva… las consecuencias serían obvias.


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Diario. Desde el lunes serán dos capítulos diarios para no alejarnos de la traducción en ingles.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.