<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 136

Libro 2 – Capítulo 19. Creciendo (2)

El abdomen de la madre cría se había convertido en una enorme bola redonda, totalmente desproporcionada en comparación del resto de su cuerpo.

El caparazón de la criatura casi se rompía, unas cuantas alas transparentes salían de las grietas. El mero tamaño de la madre cría ya había asegurado que estas alas sólo servirían de decoración ahora.

La madre cría se detuvo en seco, su abdomen se expandió rápidamente cuando un sonido crujiente surgió de su cuerpo. Las fisuras comenzaron a aparecer por todo su negro caparazón oscuro, ensanchándose a medida que derramaban un líquido amarillo. El líquido se vaporizó tan pronto como entró en contacto con el aire, formando una masa negra.

Todo el mundo, incluyendo a Richard, quedaron desconcertados por la criatura frente a ellos. ¡Literalmente había duplicado su tamaño una vez más! También sintieron un repentino ardor en los ojos y las lágrimas caían sin control al mismo tiempo que sus pieles empezaban a arder. Aunque la mayor parte del gas se había solidificado, lo que quedó parecía ser muy corrosivo.

La madre cría volvió a decir: “Produzco una gran cantidad de gas ácido cuando crezco, Maestro. Por favor, váyanse por ahora.”

Richard condujo a su equipo fuera del edificio inmediatamente, pero el espeso gas aún se extendía en oleadas. Eventualmente, Flowsand tuvo que disipar el efecto corrosivo en todos.

Lo que Richard no vio fue el enorme montón de huesos detrás de la madre cría corroídos rápidamente por sus fluidos ácidos. Esta era la fuente del gas, pero la criatura no quería que Richard viera eso. Momentos después, todo lo que quedaba de los huesos y los restos era un trozo de ceniza negra, sin manera de saber su forma original…

Cuando el gas se disipó completamente, la madre cría había vuelto a crecer. Esta vez, era medio metro más ancha y larga, luciendo incluso más gorda que antes. Era casi imposible diferenciar la cabeza de la cola, y aunque su cuerpo había crecido, sus tenazas y extremidades no lo habían hecho, haciéndolas parecer fuera de lugar.

En ese punto, incluso salir de la habitación se hizo difícil para la criatura debido al aumento de tamaño. La entrada se había hecho demasiado pequeña para que pudiera pasar, haciendo que emitiera un sonido de molestia antes de que cargara hacia delante y rompiera el marco para poder pasar.

Esto también derribó la mitad de las paredes del edificio, y el techo se derrumbó sobre la cabeza de la criatura. La ventana y el balcón también se derrumbaron, enterrando a la madre cría debajo. Se sacudió los escombros, arrastrándose como si no fuera nada.

Dos caballeros habían sido alarmados por el colapso, y se sorprendieron tan pronto como vieron a la madre cría. Se prepararon para entrar en posiciones de combate mientras pedían ayuda y acordonaban la ruta que dirigía al resto del campamento.

Sin embargo, Richard se acercó y se paró al lado de la madre cría, golpeando su caparazón mientras hablaba a los dos caballeros, “No hay necesidad de preocuparse. Esta es una madre cría, una criatura contraída a mi alma.”

Los dos caballeros se miraron con incredulidad, uno de ellos estaba temblando involuntariamente mientras miraba a la criatura parecida a una abeja antes de decir, “Está bien, Maestro. Pero… parece ser una buena idea que se mantenga alejado de la criatura”.

La madre cría se levantó, agitando amenazadoramente sus mandíbulas hacia el caballero. Sus acciones parecieron surtir efecto, ya que el caballero saltó hacia atrás adoptando nuevamente su postura. Sólo se calmó un poco cuando Richard volvió a golpear su caparazón.

Quedaban muchas cosas por hacer después de la batalla, así que Richard despidió al resto de ellos mientras se quedaba para hablar con la madre cría. La madre cría le entregó a Richard toda la información que tenía en un instante.

La criatura estaba todavía en su estado larval, pero estaba a más de la mitad del camino de su evolución. Habiendo observado a los humanos y el sistema de poder de este plano, había mejorado sus defensas físicas. Su caparazón podía recibir el golpe de un caballero de nivel 10 sin ningún daño, y sólo aquellos a la par de Menta podían dañarle. En términos de defensa mágica era casi inmune al ácido, al veneno, al frío y a la electricidad, siendo el fuego el único elemento importante capaz de dañarla.

Su ofensiva definitiva yacía ahora en su ataque al alma y en el ácido que podía vomitar. El spray ácido tenía un corto alcance, sólo diez metros, pero si uno era alcanzado por él, incluso un soldado con armadura completa sólo podía resistir la corrosión durante un minuto como máximo. Excepto por sus reducidos movimientos y la pérdida de la capacidad de volar, la madre cría era en realidad una fuerza a tener en cuenta. Y aunque su abdomen de gran tamaño parecía débil, tenía varias capas y estaba hecho de una sustancia similar a su duro caparazón que sólo podía ser abierto por un caballero con un hacha pesada. Las flechas de arqueros como Olar no podrían penetrarlo.

Esta evaluación había venido directamente de la madre cría después de la batalla del día. Su análisis claro y sencillo sorprendió a Richard, recordándole una vez más su inteligencia. Su cabeza era casi tan grande como la de un humano normal, pero la criatura le indicó que este no era un componente crítico de su cuerpo. Tenía más de una docena de cerebros, la mayoría de ellos protegidos por el grueso caparazón de su pecho.

Aún en su fase larval, la madre cría necesitaba consumir mucha comida. Una vez que terminó el informe, le pidió permiso a Richard para cazar.

“¿Serás capaz de atrapar presas?” Richard le preguntó: “¿O debo pedirle a Olar que venga?” Dudaba bastante de la velocidad de la madre cría, además su ataque del alma y el spray ácido eran bastante limitados de alcance.

“Puedo engendrar zánganos ahora mismo. Capturarán a mi presa, la carne y la sangre son el mejor alimento que puedo tener en esta etapa”. La madre cría parecía estar insinuando algo, y Richard recordó instantáneamente los cientos de cuerpos en el campamento. Él bajó la voz y dijo: “Nada de humanos, pero aparte de eso no me interesa saberlo. ¿Necesitas algo más? Haré todo lo posible para conseguirlo”.

“Los zánganos serán suficientes.”

Con el permiso concedido, la madre cría salió lentamente de la base. Parecía bastante disgustada de su propia velocidad, batiendo sus alas varias veces en vano. Despegó varias veces, pero siempre se caía a una distancia menor de diez metros, teniendo que arrastrarse de nuevo.

Incluso conscientes de que era la bestia contractual de su amo, los caballeros no podían ocultar sus caras de asombro. Habían visto muchas bestias poderosas en el campo de batalla, las propias monturas de Gaton eran criaturas majestuosas, pero la que tenían frente a ellos les dio a estos veteranos una sensación que nunca antes habían sentido. Y no fue buena.


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Diario 1-2.

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.