<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 151

Libro 2 – Capítulo 34. Acuerdo

Al anochecer, el campamento a orillas del lago se había quedado en silencio. Tanto los soldados como los cautivos estaban agotados después del largo y duro día, y se habían acostado temprano. Los únicos llenos de energía fueron los tres raptors, que acababan de comer mucho. Asumieron el deber de patrullar.

Richard meditó hasta que recuperó completamente su maná, antes de salir de su tienda y vagar lentamente hacia el lago.

De pie junto al lago estaba la elegante silueta de Flowsand. Aunque rara vez meditaba, parecía que podía recuperar su maná tan rápido como él. Estaba mirando el lago en silencio, sus pensamientos eran un misterio. El Libro del Tiempo colgaba en su cintura, brillando tenuemente y cuando se combinaba con la neblina del lago la hacía parecer de ensueño.

Richard se acercó y casualmente preguntó: “¿Qué tienes en mente?”

“Tú y yo”, su voz ligeramente ronca era tan letal como siempre.

Richard se detuvo, tosiendo un par de veces en un intento de ocultar su torpeza. Flowsand tenía un encanto extraordinario, lo suficientemente grande como para que se sintiera incómodo con esa dudosa respuesta. Se había echado atrás varias veces antes, pero esta vez no retrocedería en el intercambio. Él aclaró: “¿Qué hay de nosotros?”

“Nuestra relación”.

Richard rechinó los dientes y continuó: “¿Qué relación?”

Sin embargo, se dio cuenta de lo estúpido que sonó en el momento en que las palabras salieron de su boca. Esto evidentemente sobrepasó a cualquier tipo de derrota.

Flowsand se volteó, mirando profundamente a los ojos de Richard, “He estado pensando durante cuántos años podemos seguir así.”

Su respuesta fue realmente vaga, y parecía ocultar otro significado. Sin embargo, también estaba la posibilidad de que no tuviera un significado oculto. Richard suspiró: “Muchos. Mientras podamos sobrevivir”.

Ella dejó escapar una leve sonrisa, “Lo haremos durante todo el tiempo que tú quieras”.

Esto hizo que Richard sintiera curiosidad: “Pareces tener más confianza en mí que yo mismo”.

“Tienes una extraña habilidad… Las profundidades del campo de batalla parecen transparentes ante tu mirada. Es más, también tienes a la madre cría…”

Ella deliberadamente hizo una pausa antes de continuar, “Y me tienes a mí.”

Todo lo que ella había dicho era correcto. Sin embargo, una parte de ello fue especialmente letal. Mirando a la sacerdotisa bajo la luz de la luna, Richard no pudo evitar pensar en su cuerpo. Le costó mucho trabajo controlar sus deseos, y habló severamente: “Has visto la información sobre nuestro entorno. Los plebeyos no son necesariamente hostiles a nosotros, incluso podríamos tener la oportunidad de trabajar con los nobles. Los únicos que realmente quieren destruirnos aquí son las deidades”.

Flowsand respondió: “No hace falta decir eso. Nuestra presencia aquí ya viola la ley de los planos, definitivamente tratarán de deshacerse de nosotros. Sin embargo, incluso si conquistas el plano entero los nobles aún encontrarán un lugar en tu régimen.”

Richard asintió en acuerdo, “Por lo tanto, tenemos una alta posibilidad de encontrar buenos aliados. Hay dos candidatos. El primero es el Duque Direwolf en el oeste, que proviene de un clan que cree en la adoración ancestral. Y el otro es el Conde Oliver en el sur. Los rumores indican que ha incursionado en las artes oscuras durante casi veinte años y que tiene numerosas conexiones con el abismo. He oído que ha creado secretamente un estanque de sangre, frecuentemente matando a sus prisioneros para presentarlos como ofrendas. Esto indica que está tratando de convocar a demonios, y definitivamente no serán de este plano por lo que no estarán en el mismo bando que el Dios del Valor.

Lo más curioso es que ninguno de los dos territorios está particularmente lejos, pero siguen existiendo. Esto significa que tienen suficiente capacidad para que la iglesia no pueda simplemente destruirlos”.

“En efecto. Un tirano violento y un maníaco asesino,” Flowsand dio justo en el clavo.

Richard asintió, “Ahora no tenemos más opción que trabajar con asesinos y tiranos”.

“Ten cuidado con ellos. ¡Pueden comerte vivo!”

Richard se rió, “Pueden intentarlo. Lo más probable es que se rompan los dientes”.

Los dos continuaron bromeando por un tiempo, algo que finalmente le permitió a Richard relajarse. Miró hacia el calmado lago, diciendo: “Ah… Siento que me lleva más tiempo en este lugar aumentar mi reserva de maná”.

“Eso es normal. Cuanto mayores son las restricciones de poder en un plano, más lento se hace el crecimiento. Los planos primarios no tienen muchas restricciones en cuanto al poder y esa es la razón por la que han llegado a sus posiciones. Hasta cierto punto, las expediciones a planos menores son un desperdicio de su vida, intercambiando tiempo por recursos. Si tu única ambición es el poder, debes permanecer en tu plano primario para perfeccionar tu arte”.

Oh…. Y antes que se me olvide, este plano sólo tiene dos lunas. ¿Por qué aún puedo extraer los poderes de las siete lunas cuando uso las espadas secretas?”

Flowsand negó con la cabeza: “Eso no lo sé. Hay demasiados misterios en los planos, y mi conocimiento apenas araña la superficie. Lo único que sé es de relatos escritos.”

Richard dio un largo suspiro: “Está bien, ahora entiendo. He tenido algunas ideas recientemente, y un gran avance en mi investigación sobre las bolas de fuego…”

“¡Bolas de fuego otra vez! ¡Ese hechizo sólo es bueno cuando necesitas asar un cerdo!” Flowsand no pudo evitar soltar una risa que se desvaneció convirtiéndose en una sonrisa de labios apretados. Envuelta bajo la luz de la luna que se reflejaba en el lago, se veía indescriptiblemente hermosa.

“No, siempre hay un margen de mejora. Ahora puedo retrasar el hechizo hasta por un segundo. Si lanzo tres bolas de fuego en formación triangular podré retrasarlas de modo que exploten juntas —”. Richard se puso de cuclillas inmediatamente, garabateando en el suelo junto al lago.

Flowsand no pensó en esto al principio, pero después de un análisis más profundo su tez cambió rápidamente. Si Richard pudiera controlar tan bien los hechizos, entonces el objetivo en el centro de ese triángulo no sería sólo un cerdo asado. No había oído hablar de nadie bajo el nivel de los grandes magos que tuvieran tanto control sobre su magia.

Richard siguió divagando, pero de pronto levantó la vista para mirar a lo lejos. Luego jadeó sorprendido.

“¿Qué pasa?” preguntó Flowsand.

“No es nada, continuemos.” La madre cría acababa de informarle que había descubierto un valle habitado por troggs. Había cerrado la boca y se preparaba para una comida. Los troggs eran como los goblins, una tribu que apenas podía fingir ser una especie inteligente. Si bien no eran tan listos como los goblins, su fuerza de combate es muy superior. Richard se había preocupado por la madre cría un momento, pero rápidamente lo desechó. Esta era capaz de discernir la amenaza que representaba su presa.

Richard acababa de decir algunas palabras, antes de centrar repentinamente su atención en el bosque. Se puso de pie, frunciendo el ceño: “Es tarde. ¿Por qué Olar corre hacia el bosque? Los raptors están encargándose de patrullar… Vamos, echemos un vistazo.”


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Pendiente 3-4.

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.