<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 169

Libro 2 – Capítulo 52. Juicio(2)

“¿Por qué?”, preguntó el viejo sacerdote situado en el medio de una manera digna.

“Este grupo de invasores es diferente a todos los anteriores. Son mucho más jóvenes, con un gran potencial y la astucia para obtener lo que desean. ¡Su estilo de batalla es inusual e impredecible, y lo más importante es que tienen una clériga entre sus filas!”

El de la izquierda comentó: “¿Realmente un grupo de invasores insignificantes requiere de nuestros sacerdotes de batalla y de los paladines más poderosos? Incluso los intrusos de un nivel superior no necesitarían que la iglesia activara a todas sus tropas”.

“Esta vez es diferente. ¡Tengo la premonición de que esta invasión podría causar una guerra interplanar!” Essien comentó amargamente, con una sonrisa de dolor en su rostro.

“¿Una guerra interplanar?”, se mofó el sacerdote de la derecha, “¿Menos de dos docenas de invasores podrían causar una guerra entre planos? Hmm, ese término es interesante, es la primera vez que lo escucho. ¿Insinúas que estos insignificantes invasores son individualmente tan poderosos como las bestias astrales del pasado?”

Essien repitió impotente con un suspiro: “Tienen una clériga…”

El viejo sacerdote sentado a la derecha se rió con mayor intensidad, diciendo: “¿Una clériga? ¿Cuántos hechizos lanzó? No me digas que fueron más de diez. Este es Faelor, el plano del Dios del Valor. ¿Qué dios demoníaco puede enviar secretamente su poder a este lugar? ¡Hasta los niños lo saben, Essien! Una vez pensé que eras brillante y responsable. ¡No esperaba que inventaras tonterías para encubrir tu derrota!”

Essien abrió la boca, pero por un momento se quedó sin palabras. El sacerdote tenía razón; incluso él mismo no podía creerlo hasta que vio que la sacerdotisa realizaba más de diez hechizos. Si bien los soldados del Barón Forza le trajeron noticias de que todos apuntaban a esta conclusión, él nunca lo había creído, pensando desde el principio que era una excusa que daban para eludir la responsabilidad.

A pesar de saber el resultado, suspiró y asintió repetidamente, diciendo: “La clériga de hecho lanzó más de diez hechizos”. Tal respuesta bien podría aumentar el grado de su castigo, y él estaba consciente de ello, pero realmente necesitaba advertir a los sumos sacerdotes.

En el momento en que dijo esto, los rostros de los tres sacerdotes cambiaron inmediatamente. Sin embargo, no fue de sorpresa, sino de ira. Después de un período de silencio, el del medio preguntó a los que estaban a su lado: “¿Cómo se debe tratar esto?”

El sacerdote de la izquierda dudó en hablar, pero al cabo de un rato no pudo evitar decir: “Pena de prisión”.

El sacerdote de la derecha suspiró profundamente, mirando a Essien con una mirada penetrante: “¡Pena de prisión!”

El que estaba en el centro asintió en acuerdo, mirando a Essien, “Sacerdote Essien. Su negligencia ha destruido una iglesia, ha perdido una reliquia sagrada, y ha matado a los paladines de la iglesia. El clero te condena a una pena de cinco años de prisión en el Valle de las Tinieblas. ¿Tienes alguna objeción?”

Essien negó con la cabeza. De hecho, los sacerdotes ya lo estaban dejando ir castigándolo de esta manera. Aunque las personas que fueron sometidas al mismo castigo que él rara vez sobrevivieron a los últimos tres años, probablemente él podría sobrevivir más de diez. Esto fue mucho mejor que una ejecución inmediata, ya que a través de esto le estaban dando la oportunidad de vivir. La pena de prisión se consideraba un castigo con indulto.

El sacerdote del medio terminó con una pregunta: “Essien, ¿tienes alguna petición?”

Y en respuesta, Essien levantó decididamente la cabeza: “¡Mi última petición es que los sacerdotes de batalla y al menos un centenar de paladines sean desplegados para destruir a estos invasores y no dejar a ninguno de ellos en pie!”

El sacerdote parecía en conflicto, diciendo con un suspiro, “Hay algo de lo que todavía no eres consciente, hijo mío. Otro grupo de poderosos invasores ha entrado recientemente en nuestro plano. Los sacerdotes de batalla de la iglesia y la mitad de los paladines de élite fueron transferidos para tratar con ellos, pero los resultados de la batalla fueron desastrosos; las fuerzas combinadas de dos grandes iglesias fueron todas aniquiladas”.

“¡¿Qué?!” Essien se levantó abruptamente en estado de shock.

“No se puede hacer nada contra la invasión de las tierras del Barón Forza en este momento. Sólo podemos confiar en que las tropas del Conde Jayleon manejen la situación. Necesitamos usar todo nuestro poder para librarnos de estos nuevos invasores.

“Ya hemos advertido a los cardenales de la iglesia central, y pronto reuniremos un ejército para reprimir a estas tropas enemigas.”

Essien suspiró y dijo impotente: “Sigo manteniendo mi petición. Incluso los invasores más fuertes pueden ser derrotados al no tener sacerdotes entre ellos, pero estos son diferentes. ¡Se establecerán aquí y crecerán, eventualmente destruyendo todo Faelor!”

“¡Suficiente! ¡Essien, ya me harté de tu descabellada imaginación! reprendió enojado el sacerdote de la derecha. Si no vivieras todo el tiempo en tus fantasías, y dedicaras ese tiempo a estudiar las enseñanzas del Señor. ¡Tus logros sobrepasarían con creces lo que son hoy en día!”

“Quizás…” Essien suspiró, pero dejó de replicar y permitió que dos paladines lo arrastraran fuera de la sala.

……

Temprano esa mañana, Richard partió de la base junto a sus tropas. Sería un largo viaje, y nadie podría estimar el momento de su regreso.

Los trolls y Gangdor tenían cada uno un gran cofre en la mano, mientras que el resto llevaba su propio equipo y suministros para dirigirse hacia las profundidades del bosque. Sin el equipo adecuado para transportar sus pertenencias, quedaron muchos bienes y suministros que no tuvieron más remedio que dejar en la base.

Richard sólo había tardado unos minutos en decidir si los dejaba o los destruía. Había seguido su intuición, después de todo, no era gran cosa dejar este equipo aquí. Con la fuerza del Barón Forza, lo máximo que podía hacer era aferrarse a estos objetos de momento. Cuando regresara, lo recuperaría todo con intereses.

El sendero que conducía al noroeste no era un camino adecuado. Había pequeños rastros que serpenteaban en lo profundo de las montañas y bosques vírgenes, con la mayor parte del área desierta. Los únicos que pasaban por esta zona fueron los aventureros. A pesar de todo eso, Richard se mantuvo alejado del sendero trazado para evitar ser rastreado. Le indicó a la madre cría que les pavimentara un nuevo sendero a pocos kilómetros de distancia, paralelo al existente. La seguridad no sería un problema; cualquier peligro que la madre cría pasara sería eliminado completamente.

Y así, las tropas avanzaron sin contratiempos por este nuevo sendero. El bosque estaba mortalmente silencioso, sin bestias a la vista. Aún quedaban unas pocas ruinas de campamentos de goblins y cosas por el estilo, pero ninguno tenía vida.

Caminaron durante un día entero en un entorno sin vida e inmutable. Todos, excepto Richard, empezaron a cansarse poco a poco, e incluso los trolls que estaban tan entusiasmados al principio que contaban chistes empezaron a callarse. Habiendo estado en este bosque desolado por una cantidad significativa de tiempo, todos empezaron a sentir cierta melancolía en sus almas.

Sólo Richard sabía la razón de esto. El sendero había sido pavimentado por la madre cría, así que cualquier bestia peligrosa en el camino se había convertido en alimento. Quienes tuvieron la suerte de escapar de la muerte se alejaron de este lugar una vez que olieron su presencia.

De repente, Richard se detuvo y cerró los ojos mientras intentaba encontrarle sentido a algo. Hubo una clara fluctuación en su mar de conciencia, a medida que el número de raptors cerca de la madre cría comenzó a disminuir. Tres de los puntos iluminados en la visión de su mente habían desaparecido en un abrir y cerrar de ojos.

“Madre cría, ¿qué ocurre?” preguntó Richard alarmado.

“Hay un enemigo realmente inusual y fuerte aquí, Maestro. Puede que necesite su ayuda”, contestó la madre cría. Esto sorprendió a Richard; esta fue la primera vez que la madre cría le pedía ayuda. Inmediatamente identificó su ubicación, aliviado al descubrir que se encontraban a menos de diez kilómetros de distancia.


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Pendiente 1-1.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.