<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 176

Libro 2 – Capítulo 58. Un Proyecto Lucrativo (2)

Sam levantó su gran hacha en alto, pero justo cuando empezó un grito de guerra, Waterflower ya había pasado a su lado con un ligero salto de los dedos de sus pies. Su larga túnica blanca repentinamente dejó su cuerpo, cayendo sobre su cabeza como una nube para cubrirlo completamente.

Sam se sobresaltó, y apresuradamente extiró la mano para quitarse la túnica. Sin embargo, una vez que alzó la mano, la parte de atrás de su cabeza fue golpeada con fuerza por el Pastor del Descanso Eterno. La joven le había golpeado con el dorso de la hoja, y con un fuerte golpe seco el robusto cuerpo del hombre cayó directamente al suelo mientras la túnica se envolvía con más fuerza alrededor de su cara. Por un momento, todo lo que pudo sentir fue su cabeza girando mientras veía estrellas a su alrededor.

Intentó levantarse con pánico, pero otro fuerte golpe le golpeó la cabeza y casi le quita el aliento. Después de eso, un avalancha de ataques pisoteó su fuerte cuerpo, dándole la ilusión de que había caído de una colina y estaba siendo pisoteado por una manada de mamuts.

Richard, por otro lado, fue testigo de algo completamente distinto. Una vez que Waterflower se acercó a Sam y le cubrió la cabeza con su túnica, ella lo había golpeado con el dorso de su espada. Después, Gangdor se apresuró a golpear y patear la cara del hombre, seguido de cerca por Término Medio cuando el grupo lanzó un ataque conjunto contra este enemigo. Viendo al trío atacarlo con maldad sin tocar ningún órgano crítico, no pudo evitar dar un resignado suspiro y taparse los ojos. Antes creía que esas tácticas sólo pertenecían al bajo mundo.

El otro lado de la batalla fue diferente. Una masacre tuvo lugar a medida que el mago troll lanzaba ralentizaciones y otras maldiciones. El bardo elfo potenció los hechizos con sus propios cánticos, dejando a los dos grupos en niveles completamente diferentes. Las tropas de Sam se sorprendieron al descubrir que el ejército de Richard era más feroz que ellos, y su coordinación estaba en un nivel completamente diferente a la suya. La mitad de ellos fueron abatidos en un instante, con parte de la caballería rodeada de lobos de viento y cortada en pedazos desde todas las direcciones.

La batalla terminó bastante rápido, y al final de todo había sólo ocho cautivos vivos, incluyendo a Sam. Unos pocos desafortunados habían muerto por accidente, demasiado lentos para rendirse. Sam permaneció tan furioso como antes, pero fue golpeado tan fuerte que apenas podía levantarse.

Así, Richard entró en posesión de más de diez caballos y un pequeño campamento. Los caballeros limpiaron hábilmente el campo de batalla, mirando a través del botín de guerra a lo largo del camino. Había varios pases para Piedra de Sangre en el cuerpo de Sam, parecía que estas tropas realmente sólo estaban allí para cobrar un peaje antes de que se volvieran codiciosos al ver el dinero de Richard y las mujeres de su grupo.

Mientras limpiaban, Olar no perdió tiempo en interrogar a los cautivos. Richard le había enseñado muchas técnicas de interrogatorio y tortura, y tenía un talento excepcional para usarlas. Quizás un gran factor que contribuyó a esto fue el hecho de que no tenía principios morales.

Por otro lado, Richard caminó alrededor del campamento y el bloqueo, observando todo. Finalmente se detuvo frente a las simples barricadas, reflexionando sobre algunas cosas en silencio.

Pasó un tiempo antes de que de repente le mostrara a Flowsand una sonrisa: “¡Acabo de tener una nueva idea. Al menos sé que podemos ganar dinero con esta tierra en el futuro!”

“El robo sería más rápido”, interrumpió Waterflower al pasar a su lado.

Richard se sobresaltó, pero para sorpresa de todos asintió, “Mm, eso es más o menos lo que yo pensaba. Al menos en esencia, eso es.”

“¿De verdad quieres robar?” Flowsand estaba asombrado. Sin embargo, Richard sabía que su única preocupación era si las ganancias corresponderían a los riesgos que asumirían.

“¿Robar? ¡Esa es una buena forma de ganarse la vida!” Término Medio dijo desde no muy lejos.

Algunas de las personas tenían expresiones de desconcierto, otras escépticos y aún más emocionados. Richard continuó: “La idea es esencialmente la misma. Establezcamos barricadas para cobrar peajes”

¿Peajes?

Todo el mundo se quedó sin saber cómo eso sería una empresa rentable. Este campamento que acababan de arrasar no tenía casi nada de valor, excepto los caballos y quizás la gente misma. Venderlos como esclavos sería una forma de obtener una pequeña ganancia.

Richard no tenía planes de explicarse. Esto era solo una idea preliminar, pero tendría que esperar a que su poder se extendiese por las Tierras Ensangrentadas, antes de usar estos bloqueos como una forma de control. La riqueza fluiría libremente entonces, y según sus cálculos, el ingreso total que podía obtener era una cifra extremadamente impactante.

Mirando a los cautivos, Richard pudo sentir que todos menos Sam estaban aterrorizados. El fornido hombre había sido golpeado gravemente con la cara cubierta, y la pelea le había dejado sintiéndose totalmente humillado. Lo que es peor, ni siquiera vio cómo sus subordinados perdieron y murieron.

Los hombres de Sam eran fugitivos, confiaban en el instinto y la ferocidad para luchar. Por otro lado, todos en el ejército de Richard, desde Waterflower hasta sus propios caballeros y los que se rindieron, eran del ejército o habían sido rigurosamente entrenados como máquinas de matar. No había lugar para la comparación entre una multitud enfurecida y una fuerza de combate de élite.

Richard caminó delante de los cautivos, sacando un pañuelo blanco para limpiarse las ya intachables manos. Habló lenta y cortésmente: “Todos vosotros estáis a mi cargo desde ahora. Si alguien está pensando en explotar mi bondad, piense en ese montón de cadáveres de allí que solían ser sus compañeros. Mi nombre es Richard Archeron, y sólo mostraré gracia una vez. Intenten una revuelta o escapar, y sólo la muerte les espera.

“Además, puedo prometerles…” hizo una pausa, “… El proceso será lento y doloroso”.

El discurso fue bastante efectivo. Richard movió sus ojos entre la multitud, para ver incluso a Sam ligeramente encogido. Rápidamente miró al hombre antes de volver a mirar sus largos y limpios dedos. Sus manos eran como las de una mujer; elegantes y justas. También fueron la fuente de varias runas y hechizos. Se limpió una vez más mientras hablaba suavemente: “Sam, siempre te estaré observando”

Estas palabras enviaron un extraño escalofrío a la espina dorsal del fornido hombre. No pudo evitar sudar frío.

……

Las tropas empacaron rápidamente y se fueron. Richard y su grupo tenían caballos, mientras que los nueve cautivos caminaban. Zendrall estaba especialmente callado entre los ocho de las Tierras Ensangrentadas. No parecía fuerte, pero esa extraña y pálida tez con un toque de cian lo hacía parecer un zombi. Sam y los otros subconscientemente trataron de mantener su distancia del nigromante.

Flowsand y Richard caminaron hombro con hombro, su túnica blanca envolviendo todo su cuerpo para dejar sólo visibles sus ojos de color ámbar. Miró a Richard y le sonrió con una leve sonrisa: “Eso fue bien, ¿no es así?”

Richard no pudo evitar asentir mientras preguntaba, “¿Cómo sabías que eso los asustaría?”

“Soy una oficial de Dios”, respondió, “El estudio de la religión es también el estudio de la voluntad de la gente. Por supuesto que sé el tipo de amenazas que los asustarían…”

Observando la mirada implacable de Richard, Flowsand sabía que esa no era una respuesta que aceptaría. Por supuesto, ella lo sabía desde el principio. Ella habló seriamente, “Los fugitivos como estos no temen las amenazas ni a la sangre. Ni siquiera le temen a la muerte. La única clase de gente a la que le temen son los lunáticos y los maníacos”

Richard resopló con una sonrisa antinatural y continuó preguntando: “¿Qué más?”

“¿Qué más?” La voz de Flowsand sonó como si tratara de contener su risa, “No hay nada más. Sólo que eres adecuado para ese papel, ¡así que se asustaron de ti!”

“¿Adecuado? ¿Adecuado para qué? ¿Un lunático o un maníaco?” Richard se enfureció, pero controló su volumen por miedo a que los demás lo oyeran.

Flowsand dijo sin rodeos: “¡Ambos!”

Richard se quedó sin palabras. Después de lo que pareció una eternidad, se las arregló para tartamudear: “¿Y tú? ¿De qué tienes miedo?”

Flowsand respondió inmediatamente: “Un hombre que no cumple sus promesas”

Richard se quedó sin habla una vez más, pero esas palabras persistieron en su cabeza. Sentía que había muchas cosas dentro de ellas que no fueron mencionadas en voz alta.


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Pendiente 3-6…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.