<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 180

Libro 2 – Capítulo 63. Apuesta (2)

Richard se volteó para mirar a las personas detrás de él, preguntando: “¿Quién quiere bajar a jugar?”

Waterflower, Gangdor y los trolls no tenían intención de moverse. Esta batalla no suponía un verdadero desafío para ellos, y a la chica, además, no le gustaba hacer actuaciones. Si alguien quisiera verla actuar, les arrancaría los ojos.

Uno de los soldados de infantería dio un paso adelante, diciendo en voz baja: “Iré”.

Richard asintió y dijo: “No lo acabes demasiado rápido”.

El soldado de infantería comprendió inmediatamente lo que Richard quería decir, y de una manera segura y cruel declaró: “No se preocupe, mi Señor. ¡Me aseguraré de que la batalla dure lo suficiente!”

Esta fue una batalla sin requisitos ni restricciones. Ambas partes podrían usar sus propias armas y armaduras. El Segador Negro escogió dos hachas, mientras que el soldado mucho más pequeño escogió una armadura ligera, un pequeño escudo cuadrado y una daga. Esto inmediatamente dio lugar a silbidos de disgusto por parte de la audiencia. El cuadrilátero prefería la sangre al choque de metal, y los guerreros con un equipamiento defensivo tan completo eran raros.

Independientemente de cómo el público se opuso a esto, el encuentro comenzó oficialmente con los rugidos del anfitrión. El Segador Negro atacó al soldado desde el principio, sus hachas cortando como un vendaval mientras cubría al hombre con sucesivos golpes. El soldado parecía un bote en una tormenta en medio de sus resonantes estruendos, aparentemente a punto de volcarse en cualquier momento. Sin embargo, aunque fue empujado constantemente hacia atrás y parecía estar al borde de llegar a su final, siempre fue capaz de superar los ataques por un estrecho margen.

La tormenta de ataques había dejado el escudo de acero completamente deformado, y su armadura también tenía un par de grietas. A diferencia de las hachas del Segador Negro, la daga era tan pequeña que parecía un juguete. Afortunadamente, las dos armas nunca chocaron, así que aún estaba intacta.

Sin embargo, su oponente también había sufrido bastantes heridas. El soldado de infantería había conseguido constantemente encontrar el momento de contraatacar en medio de su defensa, utilizando ángulos extremadamente complicados que dejaban largas heridas en el cuerpo de su objetivo.

Estas pequeñas heridas no afectaron en nada a la capacidad de combate del Segador Negro. Al contrario, sólo lo hicieron más feroz. Los poderosos movimientos y los bramidos que sacudían el corazón hacían que cualquiera se sintiera inquieto al sentir su sangre bombear.

Incluso Mark, que ya tenía los pantalones levantados, se había arrojado contra la barandilla, agitando los brazos con toda su fuerza mientras sus rugidos resonaban aún más fuerte que los de su luchador.

Todo lo que deseaba era estar en el cuadrilátero, usando sus guadañas pesadas para cortar en pedazos al soldado de infantería y arrojárselos a la cara de Richard. Viendo al Segador Negro perder oportunidades de oro para derrotar a su oponente una y otra vez, su ansiedad alcanzó su punto máximo en repetidas ocasiones.

Mark ya estaba sumergido en la batalla, incapaz de ver muchos detalles. Sin embargo, no se podía evitar; Richard había sacado la asombrosa cantidad de 50 monedas de oro, ¡y se trataba de monedas de la iglesia! Si bien no tendría que perder sus pantalones para esto, todavía era comparable a unos pocos meses de sus ingresos. Gente como él, que sólo se había levantado en los últimos años, tenía unos ahorros lamentablemente escasos.

Mientras tanto, Chiron se inclinó hacia el lado de Bowen. Prácticamente estirando la cabeza sobre la plataforma de observación, preguntó: “Oye, viejo, ¿ves algo en ese subordinado de Richard?”

Bowen contestó con otra pregunta: “¿Qué has discernido?”

Chiron se rió, sabiendo que este era el comportamiento típico del hombre, “Sus movimientos son cortos y efectivos, no descuidados en lo más mínimo. Es firme y radiante, y no parece sentir nada al ver sangre. Eso es completamente diferente de nuestros hombres que se enloquecen por su sed de sangre”.

Bowen miró al noble joven que veía el combate con interés, diciendo lentamente: “Es un verdadero veterano. Si estuviera en un ejército, tendría al menos quinientos soldados a sus órdenes”.

Chiron torció los labios, mirando en dirección de Richard, “No puedes juzgar el poder de un veterano por su rango. Echa un vistazo, no se trata sólo de un sujeto así al lado de Sr. Richard”.

Bowen parecía estar absorto en sus pensamientos, “Parece que Mark estará en problemas pronto.”

Chiron asintió, “Sea lo que sea, esto es bueno. Sin embargo, este señor Richard realmente no sabe cómo ocultar su riqueza. Incluso yo siento algo después de ver todas esas monedas de oro”.

Bowen, sin embargo, se mofó, “Pero, ¿qué pasa si su intención original era producir esa sensación?”

La expresión de Chiron cambió, y lo pensó en silencio durante un rato. Luego echó un vistazo, y encontró que la mirada de mucha gente estaba llena de fervor y codicia mientras observaban a Richard. Sin embargo, este hombre parecía inconsciente de ello y solo miraba atentamente la batalla.

El combate había durado unos diez minutos, y a estas alturas el Segador Negro estaba jadeando con fuerza. Sus rugidos se habían apagado y se desanimó, y aunque sus hachas seguían siendo poderosas, sus músculos temblorosos eran la prueba de que se estaba acercando a sus límites. Bloqueaba cada vez menos ataques, haciendo la daga progresivamente un mayor contacto con su piel y dejándole herida tras herida en su cuerpo.

Mark de repente dejó de gritar, porque incluso él se había dado cuenta de que algo estaba mal aquí. El Segador Negro mostraba cada vez más sus debilidades, pero el soldado de infantería seguía tan cauteloso como al principio, encontrando oportunidades para tomar represalias y seguir dejando pequeñas heridas en su cuerpo. Tuvo algunas oportunidades de enviar su daga a la empuñadura, pero las entregó y optó por cortar algo de piel. El Segador Negro ya tenía decenas de heridas en su cuerpo, y cada una de ellas continuaba sangrando. Dejó huellas ensangrentadas con cada paso que daba.

De repente, el soldado de infantería aceleró el ritmo de sus ataques, y el estilo siguió cambiando. Cada vez que la daga atacaba, una delgada capa de carne se desprendía de su oponente, dejando al hombre aullando de dolor. Las sangrientas huellas en el suelo pronto se hicieron más pronunciadas, y una niebla de sangre se dispersó en el aire.

Estas tácticas brutales dieron lugar inmediatamente a una nueva alegría en el combate. Para el momento en que el soldado de infantería arrasó con la garganta del Segador Negro acabando así con su miseria, el cuadrilátero estaba ardiendo de energía una vez más.

Luego enderezó su cuerpo, golpeando fuertemente su escudo con la daga antes de voltearse hacia Richard, con los brazos en alto para proclamar la victoria. También tenía algunas heridas, e incluso algunas eran largas y profundas, pero ninguna era fatal. Ni siquiera afectarían sus habilidades; recibir heridas adecuadamente era un elemento básico pero importante de la experiencia. Los ojos del soldado de infantería eran claros y directos, aparentemente imperturbables por los vítores. La razón por la que había mostrado la pose de vencedor era en realidad simplemente para coincidir con el objetivo de Richard de suprimir a Mark.

Justo cuando el soldado de infantería aceptó los vítores del vencedor, de repente sintió un rastro de peligro. La expresión de Richard cambió rápidamente, abriendo y cerrando la boca como si le gritara algo. Un instinto nacido de años de batalla surgió instantáneamente, agachándose y cubriéndose la espalda con su escudo.

Una pesada fuerza chocó contra el escudo, ¡una lanza corta de acero! La cosa tenía tanta fuerza detrás que se abrió camino a través del metal, enterrándose profundamente en el hombro del soldado y resurgiendo en su pecho.


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Pendiente 1-4…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.