<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 184

Libro 2 – Capítulo 67. El Sendero De Un Mago

“¿Quieres que me rinda?” preguntó Zendrall con seriedad.

Richard negó con la cabeza, “La tradición mágica asegura que tu vida me perteneció desde que perdiste el duelo de vida y muerte.”

Al ver a Zendrall como si tuviera algo que decir, Richard se adelantó con un movimiento de su brazo, “Lo sé, puedes renunciar a tu vida cuando quieras. Pero antes de eso, quiero que lo pienses seriamente. ¿Hay algún significado en eso? ¿Estás dispuesto a renunciar al sueño más poderoso de los magos, a renunciar a explorar los ilimitados misterios de la magia, a renunciar a la posibilidad de hacer contacto con los mismísimos dioses? ¿Qué hay de dejar Faelor y explorar los ilimitados planos? ¡Ésas son cosas de las que los magos se enorgullecen, objetivos por los que perseveran!”

El nigromante quedó completamente cautivado por las palabras de Richard. Nunca había escuchado o considerado lo que el joven noble frente a él acababa de mencionar, pero una vez que lo pensó bien se dio cuenta de que esa era la actitud que todos los magos debían tener. ¿Hacer contacto con los misterios de los mismísimos dioses? Incluso como nigromante, no tuvo las agallas para atreverse a intentarlo. Y luego, Richard le dio otra perspectiva en la que pensar, explorar la miríada de planos. Nunca pensó que tal cosa sería posible, pero viniendo de la boca de Richard todo esto parecía un hecho. ¡Definitivamente no fue algo que el joven se inventó!

En ese momento, Richard era una montaña imponente en la mente de Zendrall, una que podía contemplar pero cuya cima nunca encontraría.

Las palabras de Richard habían sido simples, pero las cosas de las que habló eran muy significativas para el futuro de un mago. Estos eran senderos que se podían recorrer muy lejos en el futuro. De hecho, se trataba de algo tan lejano que este mero nivel 9 no podría haberlo descubierto por sí solo. Demostraba que su herencia y conocimiento con respecto a la magia superaba con creces la cima de lo aprendido por él mismo de Faelor.

Por supuesto, eso era un hecho. Incluso en Norland la herencia mágica del Deepblue resultó del más alto calibre. El conocimiento de cualquiera que viviera en las calles del Deepblue probablemente superaría ampliamente al de Faelor.

“Tú… ¿Hablas en serio?” La voz de Zendrall tembló al hacer una pregunta que él mismo sabía que era tonta.

“¿Qué te parece?” Preguntó Richard con una sonrisa.

Zendrall se había vuelto tan emotivo que su cara estaba completamente roja, pero un momento después se sentó decepcionado, agarrándose la cabeza, “Pero… soy nigromante”.

Richard comprendió de dónde venía ese abatimiento, “Si no te considerara un verdadero mago, no habría aceptado el duelo. Ni tampoco habría usado una herramienta divina como la página del Libro de la Tenencia desde el principio”.

Zendrall quedó atónito ante esas palabras. Miró a Richard antes de levantarse lentamente cuando finalmente tomó una decisión. “¿Qué necesitas que haga?”

Richard murmuró para sí mismo durante un rato antes de decir, “Busco la fuerza suprema, el tipo de poder que sobrepasa los límites de este mundo. Necesito que lo des todo por esta causa, llevando a cabo cada una de mis órdenes sin cuestionarlas. Creo que todas tus dudas y preguntas serán respondidas, pero quizás seguirás descubriendo más incógnitas. Puedo liberarte de los confines de este plano, ¡puedo permitirte explorar lo que está más allá! Todavía queda un largo camino por delante del que ni siquiera yo sé nada, y la búsqueda será muy larga. Sin embargo, ¿no es este encanto merecedor de nuestras vidas en un esfuerzo por investigar los misterios de la magia?”

Los ojos del nigromante continuaron iluminándose con cada palabra de Richard, como si un modelo del inmenso y magnífico mundo de la magia hubiera sido presentado ante él. Miró a Richard, dejó de hablar y se limitó a observarlo con una sonrisa, lo que le permitió recomponerse, “Hay una cosa más que necesito recordarle, mi Señor. Soy un nigromante, y a los ojos de los dioses somos herejes que deben ser quemados en la hoguera. Trabajamos con las almas de los muertos, y ese es un dominio que ningún dios permitiría que fuera violado. Si me uno a su grupo, podría terminar siendo buscado por muchas de las grandes iglesias”.

Richard se echó a reír a carcajadas: “¡No te preocupes! Tengo las agallas para cooperar con demonios, entonces, ¿qué importa hacerlo con nigromantes? Nunca he planeado cooperar con los dioses de este plano, y no temo de su persecución.”

Zendrall asintió con firmeza, arrodillándose a medias. “En ese caso, estoy dispuesto a seguirte en tu búsqueda de la fuerza suprema. Tienes mi lealtad, mi magia y un ejército de no-muertos.”

Luego siguió con un juramento mágico, uno de los más restrictivos en su nivel. Aunque estos no eran tan poderosos como los contratos de esclavos, ir en contra de ese juramento conduciría a una caída permanente de un nivel. Por lo tanto, cuanto más alto era el nivel del mago, más restrictivo sería este juramento.

Richard sonrió levemente, “Entonces este cadáver es tuyo. Espero que un poderoso guerrero de la oscuridad se una a tu ejército en el futuro”.

“No te decepcionarás”, contestó Zendrall.

“Bien. Dame una lista de cualquier material mágico que necesites para tu investigación. Mis subordinados todavía tienen un lote de muchos materiales.” Una vez dicho esto, Richard abandonó la habitación de Zendrall y dejó que el ansioso nigromante comenzara a trabajar en la resurrección de un guerrero de la oscuridad.

Una vez fuera de la habitación, Richard vio a Flowsand esperándole con media sonrisa. Él la llamó y ella lo siguió hasta el segundo piso entrando en su habitación.

Ella sólo habló después de cerrar la puerta, “Es una lástima que no seas un sacerdote. Ya sea que realmente tengas fe o no, tu capacidad de reunir seguidores es suficiente para hacerte grande en el trabajo.”

Richard la jaló hacia sus brazos y le dijo: “Si te atreves a burlarte más de mí, te violaré”.

“Eso es imposible.” Su voz ligeramente ronca era tentadora como siempre.

Richard le levantó las cejas y le dijo, “¿Crees que no tengo las agallas para hacer eso?”

La parte superior del cuerpo de ella se inclinó ligeramente hacia atrás en respuesta, mostrando sus perfectos senos, “Obviamente no es eso. Haré todo lo posible para cooperar contigo, así que, ¿cómo llamarías a eso violación?”

“Tú…” Richard estaba tan frustrado en ese momento que se quedó sin habla.

Flowsand sonrió, levantándose para darle un ligero beso en los labios, “En realidad no hay necesidad de que esperemos a que llegue el día antes de regresar. Si algún día estás realmente seguro de que puedes llevarnos de vuelta, también está bien. En ese momento… ¡Haré todo lo posible para resistirme!”

El furioso infierno dentro del cuerpo de Richard se avivó de nuevo con sus palabras. El brazo que la rodeaba le apretó más mientras él preguntaba, “¿Y qué pasará antes de que tenga esa confianza absoluta?”

“Acabo de decírtelo,” respondió, “Haré lo que pueda para cooperar.”


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Diario 1-2…

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.