<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 218

Libro 2 – Capítulo 101. Descubrimiento

Richard saltó de su caballo de guerra y se dirigió al cuerpo del caballero negro. Pateó a los guardias medio descompuestos y se agachó, girándolo para mostrar su cara.

La cara burda del hombre se asemejaba a la de un bárbaro, aún con el ceño fruncido que tenía antes de morir. Su cabello estaba bien cortado como un soldado, a diferencia del estilo descuidado de la mayoría de las potencias de este plano. Era mayormente humano, pero ciertas características hacían evidente que también tenía la sangre de otras razas. Ya sea su fuerza, resistencia o energía, resultaba evidente que era de primera clase.

Precisión y la intuición artística de Richard le enviaban una información muy extraña. Esta mezcla de líneas de sangre en realidad maximizó el potencial del hombre, y el proceso en sí podría considerarse perfecto. Le hizo pensar en los registros en el Deepblue sobre una forma de crear una raza mestiza. Este tipo frente a él parecía ser el fruto de tales métodos.

Las marcas de la batalla hacían obvio que estaba en el nivel 15, pero su armadura y su armamento eran estándar. El resto del campo de batalla también indicaba que se trataba de un simple caballero en su equipo. ¿Qué clase de equipo estaba formado por caballeros de nivel 15?

Incluso en Norland tal equipo sería una fuerza de élite de una familia poderosa, sólo superado por los pelotones de caballeros rúnicos.

Richard se levantó y agitó las manos, haciendo señas para que vinieran diez personas del desierto. Quería que despojaran al caballero negro de todas sus armas, y que también le quitaran la armadura. Un aura oscura y sombría era constantemente irradiada por el cadáver, haciendo que incluso la intrépida gente del desierto mostrara signos de temor. Sus manos temblaban mientras le quitaban las armas.

Una vez que tres de ellos le quitaron la pesada coraza, otro tomó un machete y cortó su ropa de lino para exponer el pecho del caballero.

Richard de repente perdió el aliento.

En el pecho verdoso estaba el tatuaje realista de la cabeza de un oso. La parte inferior de la cabeza era bastante profunda, con una complicada matriz mágica inscrita en la misma. Esta matriz resultaba extremadamente familiar a Richard, podía dibujarla con los ojos cerrados.

¡Esta es una runa!

Richard estaba seguro de que nada, ni siquiera vagamente similar a las runas, existía en Faelor. Incluso si alguien dibujara con éxito una matriz mágica en el cuerpo de alguien, esto sería raro y sólo se realizaría en los centros de poder. Sólo los de alto nivel aquí tenían la capacidad de carga para las runas. Los magos de Faelor ni siquiera conocían el concepto, sin saber cómo calcular la capacidad de carga de una runa.

Estos principios mágicos aparentemente básicos se habían establecido en Norland durante mucho tiempo. Fueron redactados por más de diez magos legendarios, que habían pasado siglos perfeccionando lentamente el oficio.

Richard no necesitó ningún tipo de prueba para concluir que la runa en este cadáver no provenía de este plano, y también estaba un 90% seguro de que venía de Norland. Esta era una runa estándar en Norland; defensa elemental. Reduciría el daño que sufría su portador en aproximadamente un 10%. Incluso si otros planos también tenían herencia en la creación de runas, no sería posible para ellos replicar una runa con tanto detalle.

Flowsand se levantó también, extremadamente asombrada por la runa.

La inmundicia y el olor del cadáver se le olvidó a Richard hace tiempo. Le arrebató el machete al guerrero, cortando toda la camiseta del caballero. Como se esperaba, vio una runa estándar de fuerza en cada brazo.

Su expresión se volvió fea: “Un caballero de la guardia oso de los Schumpeters…” Su subconsciente estaba ocupado, las palabras que salían de su boca en realidad estaban en Norlandico – un lenguaje que no había usado en mucho tiempo.

Flowsand estaba desconcertada: “Se parecen, pero ¿cómo puedes estar seguro? Muchas tropas de caballeros usan osos como su marca registrada.”

Richard señaló los brazos y el pecho del cadáver, “Dos runas de fuerza y una runa de defensa, este es un tema estándar establecido para los caballeros de la guardia oso.”

“Ph…” Flowsand aún tenía algunas dudas.

“Este caballero tiene una crianza especial. Tiene la sangre de gigantes, bárbaros y osos terribles en él. Esta crianza sólo se puede encontrar en guerreros Schumpeter. ¡Estoy seguro de que es un caballero de la guardia oso!”

Mirando al cadáver del caballero en el suelo, una sombra apareció en la cara de Flowsand.

Los caballeros rúnicos diferían en función de los conjuntos de runas que usaban, pero el umbral para formar un caballero rúnico era muy alto. Esto hizo que muchas casas nobles compitieran por la creación de caballeros del tipo ‘caballero rúnico’, aquellos que tenían tres o cuatro runas. Si bien estos grupos no podían igualar a los verdaderos caballeros rúnicos, estando en un umbral más bajo se podían hacer muchos más. Esto permitía que una familia aumentara rápidamente sus poderes, usando sólo runas elementales o de grado 2.

Y de este modo, muchas familias poderosas acumularon fuerzas que eran únicas para ellos, siendo los caballeros de la guardia oso de los Schumpeters una de estas. La fuerza de los Schumpeters no radicaba en sus runas, sino en la cuidadosa crianza de sus caballeros de la guardia oso. Los caballeros estaban dotados de una inmensa fuerza y resistencia, beneficiándose enormemente de las runas que se les daban. Junto a sus caballos mágicos especialmente criados, los caballeros de la guardia oso eran conocidos por su fuerza sin igual en sus cargas.

Como santo maestro de runas en ciernes, Richard naturalmente tenía un profundo conocimiento de las combinaciones de runas existentes, incluso esta combinación simple pero única utilizada por los caballeros de la guardia oso. Cada caballero de la guardia oso estaba alrededor del nivel 15, y aunque no podían compararse con verdaderos caballeros rúnicos que estaban en el nivel 16 o superior, los Schumpeters tenían menos de 30 caballeros rúnicos, pero cerca de 200 en la guardia oso. Si los grupos enteros estuvieran enfrentados entre sí, apenas habría diferencia.

Flowsand frunció el ceño, “¿Por qué aparecería aquí un caballero de la guardia oso?”

Los ojos de Richard se entrecerraron, “Si son los Schumpeters, no puede ser nada bueno. Si enviaron a caballeros de la guardia oso, deben estar al tanto de las coordenadas y el límite de fuerza de este plano.”

“¡TODOS QUÉDENSE DONDE ESTÁN!” Richard gritó, “¡QUÉ NADIE SE MUEVA!”

Una vez hecho eso, Richard trajo a Gangdor, Waterflower y los trolls para inspeccionar las consecuencias. Habiendo pasado mucho tiempo, los rastros de la batalla no estaban claros. También habían llegado antes entre una gran multitud, con muchos caballos entre ellos. Sería difícil decir lo que sucedió.

Sin embargo, Tiramisú descubrió una huella de pezuña a unos cientos de metros de distancia. A juzgar por las posiciones de los cadáveres y los carruajes destruidos, parecía que los caballeros habían atacado desde allí.

Richard recorrió el lugar una vez, calculando que había aproximadamente setenta caballeros de la guardia oso. Además, en la parte delantera de la formación había varias marcas de garras, que parecían la huella de una gran bestia de unos diez metros de largo.

“¿Sabes quién hizo esto?” Richard señaló las gigantescas marcas de garras.

Flowsand negó con la cabeza, “Pasé la mayor parte del tiempo encerrada en la iglesia. Raramente me encontraba con extraños.”

Richard frunció el ceño. Quienquiera que fuera, liderar a los caballeros de la guardia oso no resultaba una tarea sencilla. Sin embargo, tenía una comprensión limitada de la nobleza de Norland, y no sabía de quien se trataba basándose en las pocas marcas de garras. Al igual que los Campamentos de la Muerte Archeron, cada familia tenía su propia fuente secreta de poder. Richard pasó muy poco tiempo en Fausto, y la mayor parte de ese tiempo leía acerca de las batallas interplanares. No tuvo tiempo de leer sobre la jerarquía de los Schumpeters.

Después de haber dado tres vueltas alrededor del lugar, Richard volvió con el caballero muerto, profundamente pensativo. “No es coincidencia que los Schumpeters estén en este plano. Es probable que estén aquí por nosotros.”

Dicho esto, Richard miró a Flowsand con detenimiento, “El gran Dragón de la Eternidad y la Luz obtuvo de mí un sacrificio tan generoso. ¿Por qué no me indicó cuando cambió el plano al que iría, y que otras familias vendrían aquí también?”

Flowsand extendió sus manos, “El turbulento flujo del tiempo no tiene nada que ver con el Dragón Eterno. En cuanto a las otras familias, debes saber que el viejo dragón es un tramposo astuto y codicioso. Nunca tomes sus promesas en serio.”

Escuchando esta evaluación, las cejas de Richard se crisparon incontrolablemente. Sin embargo, él no la interrumpió, así que ella continuó, “Lo importante es esto: ¿qué vamos a hacer ahora?”

“¿Qué más podemos hacer?” Una oscura sombra apareció en la cara de Richard, que habló en un tono helado, “¡Encontraremos la manera de matarlos! ¡Denme un cuchillo!”

Un guerrero del desierto que estaba cerca le dio a Richard un cuchillo, este se agachó al lado del cadáver y procedió a usarlo para sacar las tres runas. Luego las colocó en una caja.

“¿Para qué es esto?” preguntó Flowsand, insegura del uso que Richard les daría.

Richard agitó la caja en su mano, “Si hago algunas modificaciones estas runas todavía pueden ser usadas, aunque su rendimiento se degrade un poco. Todavía estaría bien vendérselas a alguien más en Faelor”.

Dicho esto, Richard se subió a su caballo y pidió que su ejército se reuniera. Hizo que los guerreros del desierto que estaban familiarizados con la tierra limpiasen todos los rastros del campo de batalla, llevándoles a través del rastro de los caballeros de la guardia oso. Esta sería la manera más fácil de evitar ser encontrados.


Lista de Capítulos Donación: 7 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Pendiente 2-2.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.