<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 221

Libro 2 – Capítulo 104. Búsqueda

Tomó dos días y dos noches para que Sinclair finalmente saliera de ese salón que apestaba a sangre y otros líquidos, finalmente terminó con su festejo. Llamas negras iluminaron todo su cuerpo, quemando toda la suciedad que la cubría. Era un fuego de alma, que contenía un poder mucho mayor del que uno podía imaginar. Y a juzgar por el número de cadáveres que yacían en el salón, resultaba innecesario decir qué estaba alimentando estas llamas. El fuego de alma no tenía normalmente color, pero con lo manchada que estaba Sinclair, estas llamas tenían un negro sin fondo.

Mientras Sinclair se vestía de nuevo y se ponía su armadura, los dos magos que habían completado sus tareas estaban a un lado. No evitaron ver su cuerpo seductor, pero mantuvieron su comportamiento bajo control y tampoco la miraron con intención.

Uno de ellos abrió un mapa, “Obtuvimos muchos mapas de esta incursión. Ya he marcado lugares importantes en las Tierras Ensangrentadas, por favor, eche un vistazo”.

Sinclair gruñó de acuerdo. Escudriñó el mapa, señalando un lugar que estaba marcado como un oasis, “Parece que hay mucha gente aquí, vayamos allí próximamente. ¿Cuántos luchadores podemos reunir?”

“Según nuestras estimaciones preliminares, hay alrededor de 500 personas calificadas para ser soldados”, respondió el otro mago.

Sinclair asintió, “Denles un arma a cada uno, y una armadura. Hmm… no, la mitad de un conjunto será suficiente, y que nos sigan. Ah esperen, 500 es demasiado poco, denle a cualquiera que pueda caminar un arma, ¡saldremos mañana por la mañana para conquistar un nuevo oasis! Ellos serán los primeros en la fila.”

Los dos magos intercambiaron miradas y uno de ellos habló, “Si continuamos haciendo ese tipo de cosas, mi Señora, pronto nos convertiremos en enemigos de todo el plano”.

“¡Ja, ja! ¿Estás diciendo que viniste a este plano para hacer amigos?” Preguntó Sinclair sarcásticamente.

“¡Eso no es lo que quise decir, mi Señora! Este plano no es el que pretendíamos visitar, y aquellos entre sus filas son muy poderosos. Se rumorea que incluso hay seres legendarios aquí, aunque no podemos verificarlo.

Hemos llegado a saber que este plano tiene muchos más dioses de los que originalmente pensábamos. Si nos atrapan las potencias del plano…” El mago no completó su sentencia, pero el mensaje fue claro.

Las familias ricas y poderosas de Norland, las que tenían islas flotantes a su nombre, tenían entre sus filas a seres legendarios que disuadían a cualquiera que intentara atacarlos. Pero este era un plano diferente, no Norland. Si un ser legendario apareciera aquí, todos estarían muertos.

“¿Potencias Legendarias? ¿En el nivel 18? Bah, eso es igual que sus santos. Se jactan de su escaso poder, no sé dónde aprendieron a llamarse así”, Dijo Sinclair burlonamente, como si no fuera un problema en absoluto.

El otro mago trató de convencerla también, “Mi Señora, nuestro objetivo original consistía en deshacernos de Richard. Ahora que hemos llegado a un plano desconocido, podemos dejarlo de lado. Este es un plano maduro que es abundante en recursos, bastante similar a Norland también. Nuestro papel ahora es ser pioneros; mientras regresemos seguros a Norland y les demos las coordenadas de este plano, será un gran logro. La fuerza de los Schumpeters se incrementará enormemente en los próximos diez años, y su estatus eventualmente se elevará con eso. No es asunto nuestro deshacernos de las potencias de este plano… Deberíamos dejar que los caballeros rúnicos de la familia se ocupen de eso”.

Sinclair gruñó, la oscuridad nubló su cara, “Entonces, ¿estás diciendo que debería dejar que Sisley termine de conquistar este lugar?”

El cuerpo del mago tembló, e inmediatamente respondió, “Aunque ella lo haga, mi Señora, sus contribuciones serán muy superiores a las suyas. Descubrir un nuevo plano es lo más importante. Además, si ella hace un mal trabajo, no tendrá alternativa”.

Sinclair entendió que todo lo dicho por el mago era verdad. Su expresión se volvió menos amenazante, pero su dedo permaneció obstinadamente apuntando al oasis en el mapa, “Este lugar parece interesante. Seguiremos el plan original y saldremos mañana, ¡vamos a tomar este lugar!”

El otro mago contempló durante un tiempo, decidiendo finalmente hablar, “Alteza, ese oasis es comparable a este. Si empezamos una guerra, tendremos que desplegar a los caballeros de la guardia oso. No hay muchos caballeros bajo su control ahora mismo, y no tenemos clérigos. Por favor… ¡Piénselo lo antes posible!”

Sinclair agitó la mano con impaciencia, replicando, “¡Basta! ¡Ya lo sé! Sólo murieron unos pocos, ¿cuál es el problema? No fue fácil alejarme de esos viejos bribones, ¡por supuesto que tengo que celebrarlo y divertirme! Después de todo, cuanta más gente mate, más fuerte se hará mi bebé. No tomes demasiado enserio a la gente de este plano, son todos unos bárbaros. Nunca han oído hablar de las runas, ¿qué clase de poder pueden tener? Acabo de matar a alguien que se hacía llamar santo y sólo tenía el nivel 16. Deja de hablar tanto, sé lo que está pasando. Una vez que me queden menos de 40, me pondré seria”.

Los dos magos quedaron indefensos, sin otra opción que volver a lo que estaban haciendo antes de la discusión.

……

Hacia el sur del sendero que Sinclair pretendía tomar, Richard dirigía sus propias tropas hacia el norte. Ya habían entrado en las partes norteñas de las Tierras Ensangrentadas.

Al caer la noche, eligieron un lugar protegido del viento para acampar y descansar. Richard sacó su mapa, pensando las cosas bajo la luz mágica. Había dos senderos marcados en el mapa: el que estaba tomando y el que trazaba el sendero de los Schumpeters.

Siguió los rastros de los caballeros de la guardia oso, que se extendían de norte a sur mientras rodeaba algunas regiones clave para buscar. Los caballeros de la guardia oso eran bastante distintivos; sus caballos aplastaban rocas bajo sus pezuñas, de modo que incluso con más de diez días transcurridos todavía podía encontrarse rastros de su presencia. Extendió la ruta actualmente conocida hacia el sur, terminando cerca del Oasis Crepuscular. Aún más al sur estaba el Oasis Saak y el Valle Agua Salada, ambos ocupados por una mezcla de diferentes razas.

Hacia el norte, ya había encontrado tres áreas que habían sido destruidas por los caballeros de la guardia oso, así como los restos de una caravana. Los Schumpeters no dejaban ni una sola alma con vida, con rastros de asesinatos en masa en regiones habitadas. Había cinco caballeros muertos en su camino, permitiendo a Richard recuperar siete runas más. El resto de las runas fueron destruidas en batalla o se pudrieron hasta quedar irreconocibles junto a sus dueños.

Echó un vistazo al sendero sur, entendiendo que los tres lugares habitados allí no tendrían la suerte de escapar de su destino. Sin embargo, el Oasis Crepuscular y el Oasis Saak eran bastante fuertes, con poderosos santos protegiéndolos. Aunque los santos de este plano fueran dos niveles más bajos que en Norland, los caballeros de la guardia oso no podrían tomar los oasis sin luchar. Cuanto más debilitados estuvieran estos caballeros, más seguro estaría Richard. Estaba más preocupado por estos asesinos de Norland que por las fuerzas militares de este plano.


Lista de Capítulos Donación: 7 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Pendiente 3-4.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.