<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 242

Libro 2 – Capítulo 125. Mejora

 

“Entonces, no es solo un hechizo más en el rango más alto”, dijo Flowsand con una sonrisa, pasando la página del Libro de la Tenencia a Richard.

Richard no pudo contener su alegría cuando tomó la página de sus manos. No esperaba poder ver otra página del Libro de la Tenencia tan rápido. La única hoja que recibió de la Iglesia del Valor ya era uno de los objetos mágicos más poderosos que tenía, y con dos en la mano ahora podía verificar la información sobre sus extraordinarios poderes. Si el Libro de la Tenencia realmente desarrollara nuevos poderes después de que las dos páginas se combinaran, entonces sería un artefacto de valor incalculable.

“¿De dónde sacaste esto?”, Preguntó dudoso.

“Lo encontré dentro de una de las grietas en el espacio-tiempo. Pudo haber estado flotando sin rumbo fijo y encontrarse con la base cuando estaba siendo desplazada, siendo arrastrada a este plano.” Todo esto fue dicho con calma, pero Richard era muy consciente de que nadie más que ella podría haber recuperado la página suelta incluso si supieran donde estaba. Una grieta en el espacio-tiempo fue una de las cosas más peligrosas que existen.

“¡Debemos ser realmente afortunados!”, Exclamó Richard.

Flowsand se rió en respuesta, “Soy una clériga, y tú fuiste bendecido por el Dragón Eterno. No hay forma de que tengamos mala suerte. Eso es parte de la capacidad de uno.”

Richard extendió la página suelta sobre la mesa y la colocó junto a la que ya tenía. Antes de que él pudiera examinar cómo juntarlas en detalle, las dos páginas sueltas que estaban cerca una de la otra comenzaron a brillar con luz misteriosa. Fueron atraídas la una hacia la otra por sí solas, la luz cada vez más brillante a medida que se acercaban. Cuando finalmente hicieron contacto, un destello cegador brilló y obligó a Richard a cerrar los ojos.

Cuando abrió nuevamente los ojos, las dos páginas sueltas ya se habían combinado para formar un libro delgado. En la portada había una imagen a medias, con patrones de espiral vagos que no podían descifrarse. Se podían ver en su interior dos páginas gruesas, ligeramente amarillas como pergamino envejecido. Las páginas eran flexibles pero duras.

Acariciando las páginas, comenzó a juntar lentamente maná para lanzar un hechizo de detección normal. El lo uso y las nuevas habilidades del Libro de la Tenencia aparecieron rápidamente en su mente.

Con las dos páginas sueltas combinadas, había un espacio adicional para un hechizo y cada hechizo podía llegar hasta el grado 6. Esto significaba un total de tres hechizos de grado 6. Con los niveles actuales de los enemigos contra los que estaban luchando, eso sería suficiente para revertir por completo la situación. Esto era como la adición de la mitad del poder de un gran mago de nivel 14.

La base Mensa aún tenía grandes cantidades de suministros. Indudablemente eran muy valiosos, pero Richard no podía usarlos. Al igual que la base Archeron, esta estaba justo debajo de las narices de una iglesia y de un gobernante regional. La Iglesia de Cerces pronto descubriría que su guarnición allí no estaba haciendo los informes diarios, y examinaría la región. Richard no tenía docenas de caballeros de la guardia  oso bajo su mando; aunque su ejército se había fortalecido con el tiempo, sería demasiado difícil luchar contra un grupo de sacerdotes de batalla.

Después de haber reunido todos los recursos mágicos, Richard cambió el equipo de sus hombres por los almacenados en la base. Tristemente, los bárbaros eran demasiado grandes; no había armadura que les sirviera. En su lugar se tomaron algunas medidas simples, placas de armadura fueron colocadas en sus pechos y espaldas uniéndolas entre sí con pieles. Estimó que este cambio en el equipo aumentó la destreza de su ejército en al menos 15%.

Otra sorpresa fue que todos los soldados cautivos se unieron a las tropas de Richard. Kars había usado un método similar al de Flowsand, haciendo que rezaran sin parar en una ceremonia de siete días. Sin embargo, estas oraciones no fueron en alabanza a su dios, sino para maldecir a Cerces. También escupirían a la imagen de su dios repetidas veces, y los siete días de maldición terminaron por envolverlos en una energía oscura imperceptible.

Estos soldados ahora eran blasfemos. La energía oscura que los rodeaba sería claramente visible para cualquier clérigo de Cerces, y cualquier persona con magia poderosa la detectaría. Si se atrevían a regresar y fueron atrapados, inmediatamente serían quemados en la hoguera. Incluso si salían y buscaban misericordia, confesando todo, no escaparían al castigo. Solo se consideraría su redención.

Como una deidad mayor, Cerces no toleraría ni la más mínima blasfemia. El arrepentimiento solamente nunca los redimiría de sus pecados.

Richard solo pudo sacudir su cabeza ante esta ‘contribución’. La orden había sido suya, y el clérigo caído completó su misión a la perfección. Con la excepción de los dos paladines, todos habían sido atados a su carruaje. Los paladines tenían una fe mucho más fuerte; se resistieron en el momento en que se movieron, listos para perecer junto a los herejes. A Richard no le quedó más remedio que matarlos.

Una vez que empacaron todo lo que podían llevar, Richard condujo a sus tropas lejos de la base Mensa y de vuelta al Reino Sequoia. Era hora de terminar su trato con el Duque Direwolf.

Mientras tanto, Richard también se preparaba para buscar la oportunidad de sacar a los caballeros de la guardia oso al descubierto en las Tierras ensangrentadas. Las tropas de Schumpeter eran extraordinariamente especiales, sin posibilidad de integrarse o enmascararse en la jerarquía del plano. Por lo tanto, las batallas interminables en las Tierras Ensangrentadas sin duda los debilitarían significativamente.

Ahora, con su identidad como caballero fronterizo, a Richard no le importaba usar las influencias de su plano para deshacerse de sus enemigos. Sabía perfectamente lo valiosos que eran los caballeros de la guardia oso; por cada uno que matase sería un golpe adicional para los Schumpeters. Richard no temía que no se dirigieran hacia el sur; su propia presencia allí eventualmente sería demasiado tentadora para ellos, como para no morder el anzuelo.

En lo más profundo de su corazón, Richard sintió que no tenía sentido esta guerra con los Schumpeters. Sin embargo, no tuvo más remedio que defenderse. Desde que regresó a casa, parecía no haber fin para aquellos que querían matarlo. Incluso cuando estaba en un plano extranjero, había personas de Norland enviadas para quitarle la vida. Aunque se sintió impotente al respecto, una bola de furia se encendió silenciosamente en su corazón.

Las tropas marcharon en silencio a lo largo de la frontera este de las Tierras Ensangrentadas, dirigiéndose al sur hacia su destino. En el camino, Flowsand absorbió por completo el poder del tiempo de la base y se convirtió en una clériga de nivel 10. Aunque eso solo le permitió lanzar más hechizos de grado 5, los poderes de su título avanzaron.

El título de ‘Alba’ permitía a Flowsand descifrar y tomar prestados los poderes divinos de otros dioses. En el primer nivel, tenía la capacidad de eliminar pequeñas cantidades de poder divino, y ahora podía absorber más y usar su propio poder para manejar los de otros dioses. Ella básicamente podía usar los pergaminos y los objetos divinos de otras deidades sin tener que alterarlos en absoluto. Todo lo que necesitaría sería una pequeña cantidad de su propio poder.

Esta fue una habilidad aterradora, una que hizo a Richard reevaluar a los clérigos del Dragón Eterno como un oponente aterrador. No solo podrían usar los poderes de los demás, sino que también podrían analizar y diseccionar el poder de su enemigo. Y él ni siquiera sabía del título de Primera Luz del Alba que fue otorgado a la gran sacerdotisa Ferlyn. Sin embargo, incluso cuando evaluó a Flowsand, olvidó considerar sus propias bendiciones de Alucia, su talento y a la madre cría…

Justo cuando Richard estaba a punto de llegar a su destino, una extraña guerra de grandes proporciones se desarrollaba en las Tierras Ensangrentadas.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.