<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 267

Libro 2 – Capítulo 150. Un Final y Un Comienzo (3)

 

¿El Barón no lo logrará?” Preguntó Richard en estado de shock. A pesar de que las lesiones de Fontaine fueron graves, había visto claramente en ese momento que no eran lo suficientemente serias como para ser intratables. Flowsand también lo había sanado a tiempo . Por supuesto, las heridas afectarían su poder en el futuro, pero ¿cómo estaba tan crítico de repente?

Fontaine había sido sacado del campo de batalla después de la batalla, llevado a la fortaleza central para ser tratado por un anciano médico de la familia. Para cuando Richard llegó allí, la habitación del Barón ya estaba llena de gente, muchas de las cuales eran mujeres y niños. El propio Fontaine estaba acostado en su cama, su rostro ceniciento y blanco.

Dos hombres viejos, claramente agotados, estaban sentados en un sofá en la esquina. Eran chamanes de la familia Fontaine, que usaban las bendiciones de sus ancestros ​​para curar a sus pacientes. Tenían funciones similares a los clérigos, pero estaban muy rezagados en términos de poder. Era evidente que habían usado todas sus energías, pero no pudieron hacer nada para curar a su señor.

Richard rápidamente llegó a la cabecera de la cama y se sentó, agarrando la mano de Fontaine. Su mirada recorrió velozmente el cuerpo del hombre, pero eso sólo hizo que su corazón se encogiera.

La vitalidad del Barón estaba siendo consumida no por las heridas, sino por un poder de muerte y decadencia interior. Esto fue obviamente un efecto secundario del ataque de Sinclair; la mayoría de los órganos internos del hombre ya fueron destruidos.

Richard sintió que se le encogía el corazón, pensando de repente en Waterflower, quien también sufrió una fuerte herida a manos de Sinclair. Inmediatamente buscó en su conciencia la presencia de la joven dama. Afortunadamente, su alma seguía siendo estable, aunque bastante débil.

Cuando vio a Richard cerca, Fontaine mostró sonrió alegremente, “Richard, amigo mío. Luchamos codo a codo en la batalla y derrotamos a un poderoso enemigo. Es una pena que no pueda compartir un último trago contigo … ”

“Debes aguantar”, Dijo Richard alentadoramente, pero en el fondo sabía que el Barón no sobreviviría. Estas heridas fueron imposibles de sanar, incluso para un poderoso clérigo, y Flowsand agotó todo su maná durante la batalla. Solo la gracia de un dios podría alejarlo del borde de la muerte, pero tal gracia solo se le otorgaría a los seguidores del dios. Siendo de una familia que adoraba a sus ancestros, él nunca buscaría la intervención de un dios.

Fontaine sonrió débilmente, “Sé que no lo lograré. En nombre de … nuestra asociación en la batalla de esta noche, ¿puedes ayudarme a cuidar … de mis hijos?”

Richard siguió el dedo del hombre, viendo a cuatro niños de diferentes edades. El mayor tenía quince años y era un espadachín de nivel 7, su juventud ya se había desvanecido un poco. El menor tenía solo cuatro años.

“¡De acuerdo!” Richard asintió, “¿Qué caminos te gustaría que tomen en el futuro?”

Fontaine luchó por mantenerse en pie. El ayudante a su lado inmediatamente tomó pluma y papel, sabiendo que esta sería la última voluntad del Barón Fontaine y Richard sería testigo y ejecutor.

El hijo mayor del Barón tomaría su manto, preservando las tradiciones de la familia. Los dos más jóvenes también vivirían sus vidas en este territorio. Lo que fue una sorpresa fue la solicitud con respecto a su segundo hijo. Pidió que el joven de catorce años renunciara a la adoración ancestral, siguiendo los pasos de Flowsand como miembro del clero.

Richard quedó asombrado por la decisión, mirando profundamente a los ojos de Fontaine en un intento de encontrar algún razonamiento detrás de eso. Desafortunadamente, el hombre nunca podría explicarse a sí mismo. Los ojos del Barón Fontaine se oscurecieron rápidamente, la habitación quedó en silencio.

Su esposa y sus hijos no lloraron, una petición hecha antes de su muerte. Este no era el momento para que sean débiles. El Barón había muerto en el mejor momento de su vida, y el impacto de esto en su familia sería indudablemente grande. Más de la mitad de las élites y soldados de la familia murieron, mientras que la mitad del resto no podía volver a luchar. Incluso si convocaran a sus tropas de reserva y otros pelotones lo antes posible, sólo se trataría de unas doscientas o trescientas personas. Un número tan patético de tropas que sería patético incluso bajo un caballero normal; y el guerrero más fuerte que quedaba sólo estaba en el nivel 11.

La confusión en la habitación se mantuvo por un largo tiempo, hasta que finalmente él se levantó y caminó frente al segundo hijo de Fontaine. “¿Cuál es tu nombre?”, Preguntó.

“César, Sir Richard”, respondió el adolescente tímidamente.

“Ahora bien, César, ¿estás dispuesto a servir a un dios verdadero? ¿Convertirse en su leal discípulo, cumpliendo todos sus deseos en el reino mortal?”

César miró a la izquierda y a la derecha antes de inclinar finalmente la cabeza, sin atreverse a mirar a Richard a los ojos. Habló en voz baja, “Esos son los deseos de mi gran padre, así que… estoy dispuesto.”

En el momento en que estas palabras salieron de sus labios, algunas miradas feroces cayeron sobre César. El hijo de una familia que adoraba a sus ancestros ​​produciendo a un clérigo, era difícil de aceptar para muchas personas, especialmente los dos viejos chamanes. Aunque lo habían oído por boca del propio Barón, dado sus estatus en la familia, aún podían rechazar tal deseo. El Barón podría refutar eso, pero solo si estuviera vivo.

Richard levantó su mano y la agitó ligeramente, bañando a César en un brillo mágico que calmó su mente. Fue un hechizo simple para calmar el espíritu, pero también recordó a todos los presentes que Richard era un mago.

Miró al chico, diciéndole seriamente, “César, tu padre fue increíble previsor. Es una pena que no haya podido acompañarte por más tiempo. Sígueme, te llevaré con tu maestra. Su nombre es Flowsand, alguien destinada a ser una gran sacerdotisa.”

Antes de salir de la habitación, Richard miró a la esposa del barón antes de echarle un vistazo al joven que acababa de asumir el cargo de Baron. Finalmente suspiró, hablando con la esposa de Fontaine, “El Barón Fontaine originalmente hizo un trato conmigo para proporcionar alimentos, armas y suministros para mis tierras. Fue una señal de nuestra amistad, espero que el trato aún pueda ser honrado. Mientras yo permanezca aquí, seré un socio firme del Castillo Crepúsculo.”

La mujer controló su tristeza, hablando en un tono claro, “Cumpliremos todos los deseos del Barón de cuando estaba vivo. Por favor, tenga la seguridad, Sir Richard.”

Richard suspiró sin decir nada más, agarró a Cesar de la mano y salió de la habitación. Él mismo era un adolescente que no tenía más de diecisiete años, apenas tres años más que el chico. Sin embargo, los pocos meses que pasó en Faelor se sintieron como años.

Una vez que salió del edificio principal, el denso hedor a sangre regresó. Gritos débiles llenaron el aire, los ciudadanos del castillo salieron de su escondite para mirar el frente de la ciudad. Su mayor temor era reconocer un rostro familiar entre las pilas de cadáveres que estaban siendo retiradas del campo de batalla.

Richard caminó sin rumbo fijo, mirando la nueva vida a su alrededor. Ya había amanecido, pero las densas nubes todavía cubrían más de la mitad del cielo. En la brumosa luz de la mañana, el mundo parecía ser blanco y negro. Todo parecía irreal.

Richard sintió un vacío en su corazón. La muerte del Barón Fontaine le causó una inesperada conmoción. Este era un sentimiento especial, conocido como el duelo de un amigo.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.