<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 268

Libro 2 – Capítulo 151. Botín de Guerra

 

Aunque la batalla ya había terminado, todavía necesitaban pasar un tiempo limpiando. Hubo un pequeño conflicto con los subordinados del nuevo barón por el botín de la guerra, derivado por la petición de Richard de quedarse con todos los caballeros de la guardia oso muertos.

Por supuesto, la disputa aparentemente fue por la armadura y el armamento grueso y resistente. Sin embargo, el equipo no era realmente el objetivo de Richard. Al igual que cuando su equipo había venido, la transferencia de equipos mágicos requería un gran precio. Por lo tanto, la armadura de los caballeros de la guardia oso era simplemente dura y nada más. No obstante, no podía decir que necesitaba los cadáveres más que su equipamiento.

En última instancia, este pequeño conflicto fue resuelto por Richard pagando un poco de oro a la familia Fontaine. Consiguió recuperar alrededor de 50 runas de los cuerpos, que podían ser utilizadas de nuevo después de algunas reparaciones leves. Esto era una enorme cantidad de riqueza, y el oro que había pagado no era nada en comparación. Si no fuera por el conflicto, originalmente había considerado dejar algunas runas para la familia Fontaine, pero la creciente hostilidad antes de que el cuerpo del hombre estuviera frío, significaba que no podía armar a un enemigo potencial.

Esto era normal en Faelor; los que adoraban a sus ancestros ​​y los que adoraban a los dioses eran como el fuego y el hielo.

Después de muchos intentos, Zendrall supo que no podía convertir a los caballeros de la guardia oso en guerreros de la oscuridad. Los caballeros habían sido criados tan minuciosamente que ni siquiera tenían almas completas. Más que sentir pena por la pérdida, esta información dejó a Richard aún más cauteloso con los Schumpeters. Criar a un ser con un alma incompleta era extremadamente lento, requiriendo al menos varios cientos de años. Los Schumpeters probablemente tenían muchos más secretos de los que dejaban ver.

Al final, los cadáveres de los caballeros y sus monturas fueron entregados a la madre cría. Aunque aún no había terminado de digerir el cuerpo de Sinclair, pidió estos cadáveres de todos modos. En este punto, Richard ya sabía que cualquier criatura con un poder formidable era beneficiosa para su evolución y crecimiento.

Bajo el mando de Gangdor, los fuertes guerreros bárbaros habían cargado los cadáveres, arrojándolos uno por uno a la niebla ácida de la madre cría. Nadie podía ver lo que estaba pasando dentro.

Para cuando el cielo estaba completamente brillante, las pérdidas habían sido contadas. La defensa combinada originalmente tenía alrededor de 1500 personas, y ahora quedaban menos de 400. Solo tenía un centenar de guerreros del desierto y bárbaros a sus órdenes. Sin embargo, lo que más le dolió fue que todos los soldados de infantería murieron, y solo dos de los caballeros sobrevivieron. Más de 400 lobos de viento habían sido reducidos a 111, más de la mitad de las bajas se encontraban en las garras de la mantícora.

La batalla fue una victoria pírrica. Si su suerte hubiera sido un poco peor, habría perdido a Waterflower o a Gangdor. Ninguna cantidad de ganancias podría compensar tal pérdida.

Una vez analizadas las consecuencias, Richard se dio cuenta de que había sufrido pérdidas muy graves. Si quería reponer su fuerza rápidamente, tendría que depender de la evolución de la madre cría.

Una vez que terminaron de limpiar el campo de batalla, Richard permitió que todos sus soldados se retiraran del Castillo Crepúsculo y se establecieran en las barracas cercanas, incluso sacando a sus guerreros heridos.

<< Nota: Barraca; Caseta o albergue construido toscamente y con materiales ligeros >>

Kars compartió gran parte de la carga de Flowsand; aunque su capacidad de curación como clérigo caído estaba muy limitada, aún podía usar pergaminos divinos. Flowsand aparentemente tenía una premonición de la trágica batalla, y había almacenado un lote de pergaminos de curaciones menores. Pueden parecer débiles, solo capaces de tratar lesiones menores, pero cuando se usan en un grupo grande, esto resultaba mucho mejor que recuperarse lentamente con el tiempo. Era un buen método para permitir que el ejército conservara la mayor cantidad de fuerza posible.

Solo las olas de niebla ácida continuaban en medio del campo de batalla, pero cuando la oscuridad volvió a caer, la madre cría contactó de nuevo a Richard. Ella le había transmitido una gran cantidad de información, solicitando que la revisara de inmediato. Hubo algunos detalles con respecto a una unidad especial que requería su presencia.

Richard se sintió un poco extraño al respecto. La madre cría nunca antes le había pedido tal cosa; cada vez que acumulaba suficiente energía, se le permitía elegir las mejoras a través de su vínculo mental. Incluso estando de pie justo al lado de la madre cría todavía tenía que comunicarse a través de sus almas; después de todo, ella no podía hablar bien.

Entonces, Richard se vistió y se dirigió a la madre cría que estaba en medio del campo de batalla. Aprovechó el corto tiempo que tenía en el camino para analizar rápidamente la información que había recibido, y no pudo evitar sorprenderse.

La mantícora, Sinclair, los caballeros de la guardia oso y sus monturas, incluso la daga de Sinclair que podía perforar la armadura y tenía energía destructiva … Todo había contribuido en gran medida a la evolución de la madre cría, permitiéndole saltar directamente al nivel 4. ¡Ahora había más de diez opciones de mejoras!

Como era de esperar, la toxicidad letal de la manticora había sido asimilada. Ahora, todos los zánganos tenían un elemento de veneno en sus ataques, incluso los de larga distancia, como las flechas de hueso. Además de eso, las propias propiedades ácidas de la madre cría también se habían integrado en los zánganos. Incluso los raptors normalmente inofensivos tenían una gran fuerza de combate con el ácido tóxico.

El principal uso de los caballeros de la guardia oso había sido darle la energía para evolucionar. Solo se había obtenido una habilidad de ellos; sus zánganos ahora podrían tener sus defensas mejoradas en un 20%. Fue práctico, pero no exactamente sobresaliente. Aún así, aumentó enormemente sus opciones.

Al mismo tiempo, se añadio un tipo de zángano de combate llamado lanzador. Era un pequeño humanoide, similar a un trogg o enano. Eran bajos y ágiles, adecuados para terrenos complejos como montañas y bosques. Utilizaron todo tipo de armas arrojadizas, su munición principal eran hachas arrojadizas que crecían de sus espaldas. Aunque el alcance no superaba los cien metros, estas criaturas tenían ataques más poderosos que los humanos con ballestas, y sus ataques podían estar cubiertos con veneno aumentando su poder varias veces. Sin embargo, cada lanzador solo podía producir un hacha cada día, con un máximo de tres en total en su cuerpo. Una vez que el hacha se rompiera, perdería su toxicidad en cuestión de minutos.

La mayor preocupación de Richard era el hecho de que se trataban de los primeros zánganos con forma humanoide, capaces de usar armas reales. Aparte de sus propias hachas de hueso, podrían usar todo tipo de hachas arrojadizas, lanzas y similares; incluso las rocas no suponían un problema, pero su poder se vería reducido en gran medida.

Una vez que el regimiento de lanzadores alcanzara una escala lo suficientemente grande, su poder estaría más allá de la imaginación. Richard incluso pensó en varios planes en el campo de batalla que podrían combinarlos con la magia de largo alcance.

La madre cría también había obtenido algunas opciones. Entre otras, podía aumentar su velocidad, defensa o el alcance de su desollamiento mental. Sin embargo, después de haber experimentado la oleada de cuchillas de viento de los lobos de viento, Richard decidió fortalecer su habilidad principal – la creación de zánganos.

Por supuesto, era imprescindible seleccionar la habilidad de crear un zángano de combate adicional cada día. Otra habilidad llamó la atención de Richard: un aumento del 20% en la velocidad de consumo, el rango y el almacenamiento de energía. La velocidad y el almacenamiento eran comprensibles, pero no entendía qué significaba un aumento del 20% en el rango de consumo.

Sin embargo, la propia madre cría no tenía claro de qué se trataba. Esta información ya había sido almacenada en las profundidades de su alma cuando todavía era un huevo, por lo que solo aprendió gradualmente estas cosas a medida que crecía.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.