<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 274

Libro 2 – Capítulo 157. Dioses y Planos

 

La habitación se silenció en un instante. El único sonido que se escuchaba era la respiración de Olar y Kars, que parecían especialmente pesadas y aceleradas.

Richard se inclinó en su sofá, permaneciendo relajado, “Si ellos pudieran darte lo que quieres, yo no estaría sentado aquí.”

El Duque Bevry se rió entre dientes, “Tienes coraje, pero demasiado de eso es una tontería. Si incluso Cerces y Neian no pueden darme lo que quiero, ¿cómo podrías tu? Si todo lo que tienes son runas, no tenemos nada de qué hablar. Un impulso a mi poder es muy atractivo, pero no es suficiente.” El Duque se mantuvo amable y accesible, pero su sonrisa comenzó a hacerse más aguda.

Richard se mantuvo tranquilo bajo la presión, “Por supuesto que es imposible por mi cuenta, pero tengo a mi familia detrás de mí, una auténtica potencia legendaria, un plano entero, ¡y un dios verdadero que trasciende los mismísimos planos! Esa es la razón por la que puedo sentarme frente a ti en este momento.”

“¿Un dios?” El Duque se echó a reir, acariciando suavemente el anillo en su dedo, “Sabes que mi familia adora a nuestros ancestros, completamente incompatible con los dioses. Si de alguna manera pudiera cambiar mis creencias, ¿por qué habría esperado tanto? Ustedes, mocosos, son de un plano diferente, podría haberlos entregado a una iglesia hace mucho tiempo.”

El ambiente se volvió un poco rancio una vez más. Marvin, que había estado tirando de los hilos en el Reino Sequoia, ciertamente no admitiría que su señor era un intruso. Sin embargo, como las tierras del Barón Forza estaban tan cerca, los movimientos anormales de Richard no podían ocultarse de la vista de Bevry. A pesar de todo eso, esta era la primera vez que el hombre había mencionado claramente un plano diferente.

Richard continuó manteniendo la calma, como si estuviera inmerso en un riguroso debate académico: “La fe de los descendientes permite que un ancestro absorba sus ofrendas. El objetivo final sigue siendo permitir que las almas de tus ancestros se conviertan en semidioses, lo que le brinda a tu familia la opción de tomar prestado el poder de tu línea de sangre para un gran avance cuando sea necesario. Esto solo es incompatible con el panteón porque divide la fe, algo que también necesitan.”

El Duque se interesó, “Sabes todo esto, pero todavía te atreves a mencionar a un dios. ¿Estás diciendo que tu dios no necesita mi fe?”

“¡Exacto!”, Respondió Richard.

El Duque Lobo Terrible estaba un poco sorprendido, pero no cuestionó esta respuesta que aparentemente violaba las reglas del plano. Él en cambio asintió, mostrando mayor interés mientras miraba a Flowsand, “¿Entonces esa chica es una clériga? Nivel 10 a una edad tan joven, el dios realmente tiene que ser poderoso. Ella tiene un futuro prometedor; si estuviera en la iglesia de Neian, tendría la oportunidad de convertirse en Papa.

“Richard, parece que el plano del que vienes es realmente notable. Sin embargo, ¿de qué sirve traer a esta pequeña chica a Faelor? Este plano tiene una larga historia, y los dioses lo han sellado desde el exterior. Los dioses herejes … Perdonen mi descortesía … Ningún dios extraño puede extender su poder aquí. Cuando el poder almacenado en esta pequeña chica se agote, se volverá inútil. Su único uso aquí es mostrarme el poder de tu dios.”

“Tus palabras son sólo correctas a medias, Su Eminencia. Flowsand está aquí para mostrarte el poder del gran Dragón de la Eternidad y la Luz, pero incluso en Faelor puede restaurar su maná y avanzar como de costumbre.”

“Oh … Ella puede restaurar sus poderes … ¡Espera!” La expresión del Duque Lobo Terrible cambió repentinamente. Como líder de una familia de adoradores ancestrales ​​cuya historia era más larga incluso que algunas poderosas familias reales, comprendió muy claramente el significado de que Flowsand pudiera restaurar su maná. ¡Significaba que el dios al que servía era tan poderoso que podía romper el sello de Faelor!

¡Este dios era formidable! O era lo suficientemente fuerte como para reprimir a los dioses de Faelor, o las leyes que controlaba estaban más allá de Faelor. No importaba lo que fuera, no era bueno para ninguna vida en Faelor. La llegada de Richard implicaba que este gran dios había puesto su atención en ellos.

Bevry casi se puso de pie en su momentánea sorpresa, pero su trasero acababa de salir del sofá antes de volver a sentarse. La sorpresa en su rostro se desvaneció lentamente.

Su mirada se volvió extremadamente aguda, y examinó a Flowsand y a Richard repetidamente. Sin embargo, Flowsand era una clériga titulada, mientras que Richard tenía una maestra legendaria. En el Deepblue, alguien de nivel de Bevry ni siquiera valía la pena para luchar. La mirada intencionada del Duque y la presión que inconscientemente emitió no hicieron que se volvieran tímidos en lo más mínimo.

“Perdone mi descortesía, pero ¿cómo puedes probar lo que has dicho?”

A decir verdad, esto fue bastante fácil de probar. Siempre que Flowsand ejecutara algunos poderosos hechizos y secara su maná, podría esperar unos días y mostrar que su reserva de maná había sido restaurada. Sin embargo, este asunto era demasiado importante; El Duque Bevry no tendría la paciencia necesaria para eso.

Afortunadamente, eso estaba dentro de las expectativas de Richard. Richard se volteó hacia Kars, “Kars, acércate al Duque y déjalo que te observe bien. Hmm, puedes lanzar algunos hechizos mientras estás en ello.”

Kars aceptó y se levantó, caminando hacia el centro del vestíbulo antes de lanzar un hechizo curativo sobre el Duque.

Bevry se puso un poco dudoso. Los hechizos curativos eran básicos para todo clérigo, pero a pesar del bajo nivel de Kars, el resultado fue confuso. El hechizo fue solo la mitad de efectivo de lo que el Duque esperaba. Sin embargo, otra mirada cercana a Kars dejó al hombre sorprendido.

¡Acababa de darse cuenta de que Kars era un clérigo caído!

Habiendo observado a Richard durante tanto tiempo, el Duque tuvo que admitir que se había vuelto difícil diferenciarlo a él y a los demás intrusos de los residentes del plano. Sería normal asimilar a algunos lugareños durante tanto tiempo, pero la aparición de un clérigo caído era algo completamente diferente. Un clérigo caído solo podía formarse por el poder de un dios. Kars estaba en el nivel 7, pero Flowsand solo tenía el nivel 10. Incluso si hubiera vaciado toda su reserva de maná en él, habría sido imposible que el clérigo ahora caído alcanzara su estado actual. Su sola presencia fue suficiente para probar de manera concluyente que el poder de este dios podía extenderse a Faelor.

Poco después, Kars sacó una maceta de una planta con flores llamada Reina de la Noche. Esta era una planta común en Faelor, teniendo como especialidad que la flor florecería durante menos de un minuto antes de marchitarse. En este momento solo había un brote en la planta, pero Richard sacó una botella de solución mágica y la vertió sobre la flor para que floreciera lentamente. Este tipo de solución mágica que podría promover el crecimiento de las plantas era bastante común incluso en Faelor.

Para cuando Richard comenzó a verter la solución, Kars casi había terminado con su canto. El hechizo fue largo y tedioso, demorando medio minuto en terminar. Cuando la Reina de la Noche simplemente floreció, su hechizo cayó sobre la brillante flor blanca. Incluso mientras todos contenían la respiración, la planta se mantuvo florecida durante tres minutos enteros antes de marchitarse.

¡El Duque se levantó de repente!

El poder que había caído sobre la planta no era algo que promoviera el crecimiento, ni tampoco un mero estímulo. ¡Era el poder del tiempo! ¡Este era un poder del tiempo completamente diferente al del Dios del Tiempo, Runai! No tenía límites; ¡aunque incomparablemente débil, el Duque percibió que sobrepasaba a Faelor! Incluso con sus mejores esfuerzos, Bevry solo podía tocar una pequeña gota en ese océano de poder. ¡La gran majestuosidad de todo esto lo dejó sin palabras!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.