<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 283

Libro 2 – Capítulo 166. Principio (2)

 

Richard asintió de acuerdo con las palabras de Flowsand, “Sí, el canto de guerra de Olar y el canto de agotamiento son armas realmente útiles. Me pregunto dónde las habrá aprendido. Sin embargo, será un gran problema si los oponentes también tienen un bardo.”

“Parece que hay pocos bardos en Faelor. Deberías preocuparte por los chamanes”, advirtió Flowsand.

“Mm, por eso Zendrall también es importante”. Zendrall es un nigromante de alto nivel, por lo que sus maldiciones a gran escala suponen una gran manera de restringir a los chamanes y clérigos enemigos.

“Además, ¿qué pasa con Phaser? Tiene un aura de lo divino a su alrededor, podría ser capaz de aprender magia en el futuro”. Esta fue la primera vez que Flowsand habló sobre Phaser desde su aparición.

“Ella es… Hmm, cómo lo digo…” Richard quería explicarlo, pero recordó la advertencia de la madre cría, “Ella es un zángano especial que recurre a la divinidad por su poder. Tiene mente y alma propia, así que sería mejor tratarla como a una persona real”. Richard todavía sabía muy poco sobre la madre cría, olvida la divinidad y el alma. No sabía cómo describir con precisión a Phaser.

Flowsand arrugó sus cejas, cayendo en un profundo pensamiento. Sin embargo, Richard miró un reloj y le dio una fuerte palmada en el trasero, “Bien, ya es hora. Hermosa Señorita Flowsand, tiene dos opciones ahora mismo. Tendrás que venir conmigo para ver qué salió mal con el bando de Fontaine mañana de cualquier modo, así que puedes ser buena e irte de inmediato. Si no quieres irte, entonces, ¡vamos a lo nuestro!”

Flowsand rápidamente saltó de los brazos de Richard mientras su cara se dirigía hacia la puerta. Sin embargo, su cuerpo se movió hacia atrás en lugar de hacia delante cuando se inclinó hacia atrás en los brazos de Richard y apoyó su cabeza en los hombros de este. Sus brazos se extendieron alrededor de su espalda, agarrándose a su cintura para sostenerla mientras ella se apoyaba contra él lenta pero vigorosamente. “¿Puedes, jovencito?” Susurró ligeramente, las palabras fueron casi inaudibles.

“¿Por qué no lo averiguas?” Richard escuchó un fuerte estruendo dentro de sí mismo, como si un volcán estuviera haciendo erupción en su cuerpo. No pudo contenerse en absoluto, inmovilizándola en el mapa y penetrandola inmediatamente. Lo que siguió después fue simplemente una explosión de caos.

Los gritos de Flowsand se volvieron roncos y un poco histéricos, causando que el furioso infierno interior ardiera con una intensidad incomparablemente mayor. El casi fue incapaz de mantenerse a sí mismo, por una fracción de segundo pensando que estaba pisoteando las montañas y ríos de Faelor. Esta mujer resultaba tan irresistible.

La gran batalla fue intensa y duradera. Para el momento en que Richard finalmente sometió a la clériga, estaba muerto de agotamiento. Incluso necesitó que Flowsand, que era quien estaba inmovilizada en primer lugar, le lanzara un hechizo de vitalidad. Sólo bajo los efectos triples del hechizo, su propia runa y una poción de energía que bebió, comenzó a sentirse mejor.

Después de enviar a Flowsand fuera, Richard se recompuso con cierta dificultad mientras comenzaba a terminar su trabajo sobre el Dominio de la Naturaleza. Lo que originalmente podría haberse completado en dos horas tomó el doble de ese tiempo.

Richard se quitó la ropa, empapando la runa dibujada en papel mágico en una solución. Luego identificó la posición de la runa, colocándola en el lado derecho de su pecho. Las matrices mágicas de la tela se iluminaron a la vez, innumerables rayas marcaron su pecho mientras se calentaban como hilos rojos dorados. El dolor era comparable a colocar un cautin sobre el cuerpo, pero Richard ya estaba acostumbrado a eso. Simplemente dejó escapar un gruñido, soportando la agonía como si no fuera nada.

<< Nota: Cautin; soldador eléctrico. >>

Después de algunas pociones, el maná de Richard se fusionó con la runa del Dominio de la Naturaleza. Su percepción del bosque circundante se hizo más y más clara, la borrosa línea de sangre de elfo dentro de él se volvió distinta y poderosa.

Lo que más sorprendió a Richard fue el fortalecimiento de su conexión con las siete lunas de Norland. Esto fue particularmente así para la séptima, la luna dorada. Antes solo podía sentirla raramente, pero ahora estaba mucho más presente. Nunca antes había podido usar el poder de la séptima luna.

Una vez que se aseguró de que su cuerpo y sus runas estaban en buenas condiciones, comenzó a meditar y descansar. La runa perforadora del maná podría posponerse hasta una fecha posterior, incluso uno o dos meses no serían un problema. El Dominio de la Naturaleza había aumentado mucho sus hechizos de invocación, haciéndolo tan bueno como un druida del mismo nivel. Más ideas vinieron a su mente para la runa perforadora también; una vez que las ideas estuvieran completamente materializadas, la runa final sería de grado 2.

Incluso en el grado 2, las runas que potenciaban la magia no eran comunes. Por otro lado, su propia runa podría derribar las defensas mágicas y la resistencia de un enemigo en dos niveles enteros. Un escudo de grado 5 solo sería tan efectivo como uno de grado 3 bajo la influencia de su poder.

Sin embargo, había otra gran importancia en esto. ¡Esta runa finalmente le permitiría unirse oficialmente a las filas de los verdaderos maestros de runas!

El marco de trabajo de las matrices mágicas ya estaba completo. Solo necesitaba terminar algunos cálculos y elegir los materiales para la runa; era solo cuestión de tiempo.

Incluso para alguien tan tranquilo como él, la idea de convertirse en un verdadero maestro de runas desencadenó un torbellino de emociones en lo profundo de su corazón. No pudo evitar pensar en las vidas de esos santos maestros de runas, poderosos y gloriosos héroes de la historia de Norland. ¿Cuántos de ellos eran verdaderos maestros de runas a la edad de diecisiete años? ¿Ya tenía su propio lugar en los libros de historia?

Tristemente, los recuerdos lo dejaron un poco abatido. No faltaron genios jóvenes entre los santos maestros de runas. Aparte de Santo Peter, que solo había progresado repentinamente en su madurez para crear los conjuntos de runas divinos, la mayoría de los otros santos habían sido grandes intelectuales. Algunos incluso se habían convertido en verdaderos maestros de runas a la edad de doce o trece años, o fueron extremadamente rápidos en progresar cuando tomaron el oficio.

A decir verdad, no faltaron individuos dotados en Norland. Hubo muchos en la historia que avanzaron antes que Richard; pero la mayoría permaneció estancada sin mucho progreso por el resto de sus vidas. Solo una pequeña minoría se convirtió en grandes maestros de runas.

Aún así, Richard sonrió y dejó a un lado toda su excitación, anticipación y aprensión. Incluso como un conjunto de grado 1, el Aliento de la Oscuridad sería suficiente para dejar su huella en las eras…

Una noche de meditación pasó rápidamente, y temprano a la mañana siguiente ya había terminado de desayunar y reunió a todos sus compañeros. Después de empacar su equipo, se fue al Castillo Crepúsculo en compañía de decenas de guerreros del desierto y bárbaros.

Entre la pequeña tropa había veinte lanzadores, que parecían híbridos de troggs y enanos. Estaban vestidos con una armadura de cuero personalizada, cada uno con cinco hachas colgando de sus cinturones. Sin embargo, sus armas más poderosas eran las hachas de hueso en sus espaldas.

La tropa estaba liderada por un lanzador de élite, una criatura que poseía un poder equivalente a un guerrero de nivel 10. Este se encontraba dos niveles más altos que el poder del lanzador promedio, y además, la élite poseía una inteligencia y una autoridad sobresalientes que le permitían controlar a sus parientes menores. Fue utilizado para transmitir las órdenes de Richard a los zánganos restantes. Tales unidades de élite solo se volverían más relevantes a medida que la escala de las guerras continuara aumentando.

El ejército de Richard no era particularmente grande, solo tenía alrededor de un centenar de soldados, pero con sus soldados comunes y sus élites diezmados en la batalla contra Sinclair, el nuevo Barón no tenía forma de resistirse.

Sin embargo, este cambio en el joven Barón fue realmente abrupto. Había pasado menos de medio mes desde que Richard había luchado codo a codo con su padre, pero la actitud del chico ya había cambiado por completo. Richard no creía que esto fuera sin razón. No obstante, una batalla interna por el poder no podría haber causado tal efecto tan rápido. Después de todo, el joven Barón fue el sucesor designado para el puesto. Como su señor, el mismo Duque Lobo Terrible garantizó la gobernancia del chico.

Por otro lado, Richard acababa de establecer una alianza con el mismísimo duque. Bevry no tenía por qué recurrir a trucos tan inútiles a sus espaldas, simplemente no había necesidad. Si el Duque quisiera hacer daño a Richard, podría entregarlo a una iglesia. El hombre claramente tenía expectativas para esta alianza; los 200.000 de oro en moneda y suministros eran prueba suficiente de eso.

Aunque Richard solo conoció al viejo barón por un tiempo, habían pasado juntos por una batalla de vida o muerte. Su conocimiento, sabiduría y excelente habilidad con la espada dejaron una profunda impresión en él. Si no fuera necesario hacer otra cosa, Richard todavía estaba dispuesto a fingir no darse cuenta del trato frío de la familia restante del barón. Sin embargo, las tierras de Fontaine estaban en medio de las tierras de Richard y en el corazón del Reino Sequoia. Algunas de las principales rutas comerciales pasaban por esas tierras, y si quería evitarlas tendría que desviarse por casi cien kilómetros. Muchos bienes a granel baratos serían más caros de transportar que de comprar.

Además, no había desarrollo en su nuevo feudo. La gran extensión de tierra estaba casi desprovista de viviendas humanas, y los suministros de los Fontaines eran absolutamente necesarios para poder llegar a alguna parte. Pase lo que pase, Richard no dejaría que surgieran problemas de logística en su propia base. Si el asunto no se resolviera de inmediato, sus tierras serían constantemente presionadas bajo la punta de una daga. Él mismo iba al Castillo Crepúsculo, para descubrir quién estaba manipulando estos eventos. El nuevo barón era básicamente todavía un niño; ese chico no tenía el coraje y la experiencia para intentar esto con él.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.