<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 285

Libro 2 – Capítulo 168. Reunión (2)

 

Richard inspeccionó la habitación y descubrió que el pequeño Barón observaba secretamente las expresiones del hombre de mediana edad. Preguntó amablemente, “Señor Fontaine, tu padre y yo luchamos codo a codo no hace mucho tiempo. Nuestras familias deberían ser cada vez más cercanas.”

Antes de que el joven Barón pudiera responder, su tío se rió, “¿Un caballero fronterizo desea tener una relación cercana con la familia de un Barón? ¡Espera a convertirte en un caballero titulado!”

Richard miró tranquilamente al hombre, “En efecto, un caballero fronterizo no es noble.”

“¡Un caballero fronterizo claramente no es un caballero titulado!”, El tío del Barón se río a carcajadas, “Espera a tener tu propio territorio, y gana el reconocimiento de la familia real. Solo entonces serás un verdadero noble. ¡Necesitas ser un caballero titulado!”

Richard se rió entre dientes, pero se negó a seguir explicando. Como el hombre no podía entender el significado detrás de sus palabras, no había necesidad de decir nada más. Su mirada se posó en el pequeño Barón una vez más, “Señor Fontaine, parece que no quiere que construya un castillo en mis tierras.”

“Ah, no … Espera, ¿qué tiene que ver conmigo la construcción de tu castillo?”, Respondió el joven con pánico. Aunque tenía una fila de guerreros detrás de él, no le daban consuelo.

En ese momento, el silencioso hombre de mediana edad finalmente habló, “Señor Richard, la ubicación de tu castillo no parece coincidir con las tierras que has registrado para ti. Si mi memoria no me falla, ese pedazo de tierra debería pertenecer al Duque Lobo Terrible.”

Richard lo miró, respondiendo sin un cambio en su expresión, “Sí. Su Eminencia me nombró oficialmente caballero hace unos días. Ese pedazo de tierra es mío.”

El hombre frunció el ceño, “Esa tierra es mucho más grande que la de un caballero normal. Esto no parece del todo correcto.”

“¿Puedo saber quién eres?”, Preguntó Richard con una sonrisa.

El tipo agitó su brazo, “No importa quién soy-”

“Si no importa”, Richard lo interrumpió de inmediato, “entonces cállate”.

La cara de la otra parte resplandeció con indignación, e incluso abrió la boca ante el enojo, pero al final se tranquilizó. Aunque parecía extremadamente gruñón, era lo suficientemente astuto como para no caer en la trampa. Él claramente tenía gran experiencia y estatus.

Aun así, Richard descubrió que este noble de mediana edad era la clave del cambio de actitud de los Fontaines. El tío, obviamente, tenía todo el poder sobre el joven, usando al chico como un testaferro para sus propios propósitos. Lo más interesante fue que el Señor Oso Lunar no se veía por ninguna parte; el Señor había planeado quedarse atrás para defender la baronía por un tiempo.

“Señor Fontaine. Básicamente no tengo residentes en mi territorio. Necesito madera, piedra y personas para contratar. ¿Puedes proporcionarlos?”

El tío respondió una vez más por el Barón, “Mis más sinceras disculpas, Sir Richard. Nuestra familia necesita renovar el Castillo Crepúsculo también, así que tenemos pocos materiales para dar. No es que no le proporcionaremos suministros, pero serán un poco caro.”

Richard se rió de repente, sacudiendo la cabeza, “¿Diez veces el precio normal es un poco caro? Ja, bien. Entiendo. ¿Dónde está Pierce? Entrégalo, y me iré ahora mismo.”

El pequeño Barón palideció levemente, aparentemente sin esperar que el asunto se resolviera tan fácilmente. Los ojos del tío parpadearon también, estaba claramente aturdido. Por su parte, Richard se puso de pie y comenzó a admirar las antiguas decoraciones colocadas en la habitación. La Familia Fontaine tenía varios siglos de antigüedad, por lo que naturalmente tenían muchos artículos exquisitos. Un jarrón en una plataforma y la pintura al óleo en la pared eran productos de calidad con precios exorbitantes.

Richard agarró el jarrón, dándole vueltas en sus manos mientras jugaba con él. Viendo el jarrón de cristal que valía miles de monedas, el pequeño Barón no pudo contenerse más, “Sir Richard…”

* ¡Crash! * El jarrón de cristal cayó de las manos de Richard, rompiéndose en pedazos. Richard se volteó y sonrió gentilmente al joven Barón, “¿Qué pasa, Señor Fontaine?”

Todos menos Richard se enfocaron inmediatamente en los fragmentos de cristal en el suelo. Incluso sin mucha habilidad en la evaluación, uno sabría lo valioso que era este jarrón. Miles de monedas habían desaparecido en un único y nítido sonido.

El joven Barón se volvió incoherente, el chico no tenía ni idea de lo que quería decir, “Richard… Tú…”

“¿Qué pasa conmigo?”, Preguntó Richard con una sonrisa. Su mano elegantemente pasó rozando por el manto de la chimenea. Un magnífico reloj encantado hecho a mano con materiales costosos, se deslizó desde la punta de sus dedos y se estrelló contra el suelo. Afortunadamente, la gruesa alfombra de abajo aseguró que el reloj solo se abollara un poco, pero con la precisión que tenían las herramientas mágicas cualquier pequeño daño podía destruir la formación interna. Restaurarla no sería una cuestión de unos pocos cientos de monedas.

Al ver desaparecer otras mil monedas en manos de Richard, el tío no pudo quedarse quieto por más tiempo. De repente se levantó, señalando a Richard mientras reprendía en voz alta, “¿Cómo se atreve un simple caballero a comportarse tan atrozmente en el Castillo Crepúsculo?”

“¿Oh? Me estoy comportando atrozmente, ¿verdad? No lo creo, solo estoy de mal humor. Además, puede que sólo sea un caballero titulado, pero no olvides que también soy un caballero fronterizo. Incluso si me estoy comportando de forma atroz en el Castillo Crepúsculo, ¿qué puedes hacer al respecto? ¿Vamos a pelear? ¿Qué tal una guerra?”

El tío del barón quedó atónito, queriendo gritar, pero se encontró incapaz de decir una palabra. ¿Una verdadera batalla? Era el único espadachín restante de alto nivel en toda la Familia Fontaine, y solo tenía el nivel 11. La guardia personal del Barón parecía feroz, pero solo estaban en el nivel 5 o 6. Delante de verdaderas potencias, no serían mejores que un grupo de ovejas.

Los hombres de Richard estaban a solo diez metros de distancia, descansando en el salón exterior. Incluso si ignoraba a Gangdor, esos bárbaros por si solos lo dejaron aterrorizado. El talento innato de su raza les permitía luchar más allá de su nivel. Si realmente lucharan, todos en este salón serían asesinados en cuestión de minutos.

En cuanto a la guerra, no importa cuán arrogante e ignorante sea, incluso él no pensaría que los menos de doscientos soldados experimentados y algunos cientos de nuevos reclutas podrían enfrentarse a Richard. El tío estaba completamente sorprendido, mirando frenéticamente hacia el hombre de mediana edad que estaba sentado inmóvil.

Esto no fue lo que habían planeado. Sabían que Richard era un mago poderoso, que además era hijo de una familia noble histórica. A pesar de sus conexiones con el difunto Barón, los Fontaines expresaron su desdén. También incumplieron el contrato de suministro que el Duque Lobo Terrible había acordado. Richard debería haberse marchado furiosamente, buscando al Duque Bevry para corregir este error. Este era un camino común en un altercado entre dos nobles que servían al mismo señor.

En cuanto a cualquier accidente que pudiera ocurrir en su camino de regreso, eso no tendría nada que ver con los Fontaines. Pero, ¿qué podrían hacer ahora? Si no podían luchar, y tampoco librar una guerra… ¿Se suponía que debían razonar con Richard?

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.