<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 28B

Capítulo 28B. El primer golpe

 

Antes de cumplir los dieciocho años, y con la línea de sangre del dragón, dibujar una runa completa sería el paso más importante en la vida de Steven como maestro de runas. Una vez que una runa cruzaba el 10% de terminación, era sólo cuestión de tiempo para que pudiera completarla. Incluso si estuviera atascado con runas elementales, definitivamente se convertiría en un maestro de runas en el futuro.

Steven era todavía joven, y definitivamente no le faltaba tiempo. Había asumido que esta pieza en la que había pasado la mayor parte del mes esforzándose, gastando más de un millón de monedas de oro de la Familia Solam para los requerimientos y procesos, dejaría sin aliento al Profesor Fayr. Sin embargo, la respuesta fue poco entusiasta.

Si esta obra hubiese sido entregada a Santo Klaus, entonaría el mayor de los elogios y cumplidos por ello. Por otro lado, Fayr había permanecido indiferente y frío. Fue como si el gran mago hubiera vertido agua de FloeBay en el corazón ardiente de Steven.

¿Quién era Luce? Steven sabía que Luce era estudiante del Gran Maestro Fayr, alguien que tenía 31 años. Un mago de nivel 13 sin una línea de sangre especial, siendo una persona promedio para su edad. ¿El trabajo que había hecho durante un mes había sido arrojado a un pedazo de basura mediocre?

Si el propio Fayr actuó así, resultaba fácil imaginar cómo actuaría una maga legendaria como Su Excelencia. De repente, Steven sintió que su corazón se enfriaba, pensando en la disminución de sus ingresos cada mes y sintiéndose perdido. ¿Realmente era tan difícil obtener el deleite de la legendaria maga? ¿Qué había salido mal? Sin considerar a Richard, incluso ese pedazo de basura de Randolph solía conseguir una gran cantidad.

Steven no deseaba el dinero, pero quería el reconocimiento y las enseñanzas de la legendaria maga. El deleite de Sharon mostraba su actitud; si ni siquiera podía conseguirlo, ¿cómo obtendría las calificaciones para convertirse en un legendario maestro de runas?

Había pasado alrededor de medio año desde que llegó al Deepblue. En ese tiempo, Steven no había estado holgazaneando. Hacía amplios preparativos para cada encuentro con la legendaria maga, todo con la intención de mostrarle su lado más perfecto. Algunas de estas reuniones figuraban en su agenda, mientras que los encuentros fortuitos fueron propiciados utilizando mano de obra y poder material. El tiempo que pasó aprendiendo magia y entrenando era mucho mayor que antes, y la velocidad a la que creció su maná fue prueba de su arduo trabajo. Había hecho todo lo que debía, y también había ido más allá de lo que se le exigía. Por ejemplo, había hecho todo lo posible para ocuparse de Richard, su mayor competencia, que había sido designado como un futuro santo maestro de runas. Desafortunadamente Richard parecía estar amurallado como una roca, dejando a Steven sin posibilidad de llegar a él.

En cualquier situación, Steven mantendría sus mejores modales y elegancia, siendo el hijo de una gran familia noble. A pesar de que hubo momentos en los que quería golpear a alguien en la nariz o arrancar su ropa, conocía muy bien la estructura social del Deepblue. Entendía cómo funcionaba todo, conocía el carácter, los hábitos y los gustos de todas las personas importantes. Incluso logró reunir a un grupo de amigos, aislando a sus enemigos. Sin embargo, había algo raro sobre el último punto, porque Richard siempre había estado solo.

Sin embargo, tras haber hecho el mayor esfuerzo de su vida, Steven también sufrió la mayor decepción de su vida. La indiferencia del Gran Maestro Fayr lo había despertado completamente. El Deepblue era un monstruo tremendo e inigualable, y pensó que lo conocía bien. Sin embargo, ni siquiera había visto su plena apariencia todavía… En un lugar donde se reunieron muchos grandes magos, un brujo dragón de 17 años no significaba nada, aunque se hacía llamar a sí mismo un genio. Aquí sobraban personas como él.

Uno de los estudiantes de Fayr aún estaba en el laboratorio, limpiando el área. Al ver la mirada pálida y vacía de Steven, de repente sintió algo de lástima. Además, había obtenido un buen número de obsequios por parte de Steven. Aunque no eran particularmente raros, representaron la consideración de Steven. Para alguien de una familia noble como Steven, esto era muy raro.

Saludó a Steven, observó los alrededores para asegurarse de que no había nadie, y luego susurró: “El profesor está muy ocupado hoy. Richard le dio una runa esta mañana, y se pasó toda la mañana probando sus efectos. Su agenda está completamente desorganizada.”

Aunque la voz del estudiante fue suave, sus palabras eran como un trueno a oídos de Steven, hasta el punto de que se encontró casi incapaz de mantenerse firme.

“¿Richard? ¿Runa? ¿Qué runa? ¿Qué tan completa fue?” preguntó Steven con un último rastro de esperanza. Su voz estaba ronca, y su cabello descuidado de forma intencionado. Unos cuantos mechones se humedecieron por el sudor, pegándose firmemente a su frente.

Sin embargo, sabía muy bien que cualquier runa comprobable era mucho más completa que sólo una de 20%. Aunque también sabía que una runa que podía ser probada significaba que, por muy terrible que fuera, superaría su 20% por mucho.

El estudiante miró a Steven con simpatía, señalando el cadáver del caballo acorazado a la distancia que estaba siendo remolcado por algunos hombres robustos. “Es Agilidad Elemental, y lo completo… eso realmente no importa. ¿Ves ese caballo acorazado? La runa ya se ha convertido en una ranura rúnica. El experimento fue un éxito, lo que significa que esta ranura rúnica sólo necesita pulirse un poco y se acabará”.

Aunque se había preparado para escuchar esto, la respuesta superó las expectativas de Steven. La runa ya se había convertido en una ranura rúnica, ¿y el experimento había sido un éxito? Esta era la segunda barrera en el camino para convertirse en un maestro de runas, y se trataba de colocar una runa en el cuerpo de un ser en particular. Sin embargo, Richard había pasado fácilmente esta barrera. Steven conocía muy bien el significado de esto. Si uno usara los estándares más bajos, ¡Richard podría ahora ser considerado un maestro de runas!

Esta información menoscabo todos los resultados de Steven. Aunque todavía quedaba un largo camino por recorrer hasta que Richard pudiera ser un verdadero maestro de runas que pudiera crear caballeros rúnicos, ¡Lo malo es que tenía mucho más tiempo que él! Richard sólo tenía 12 años, e incluso si uno dijera que ya era casi un año mayor, ¡sólo tendría 13!

De repente todo se oscureció ante los ojos de Steven. Todas sus esperanzas para el futuro, su glamur, su honor… parecían desaparecer en un instante. La enorme inversión que su familia había puesto en él ahora parecía helada y pesada. Steven había presenciado la difícil situación de Randolph, e incluso se había burlado del chico anteriormente, pero muy pronto podría estar en la misma posición.

Steven agarró la mano del estudiante, y como había usado demasiada fuerza, sus uñas se hundieron profundamente en la piel de esté. Con voz ronca prosiguió: “¿Estás seguro de que es Richard? ¿Richard Archeron? ¿Ese pequeñajo que aún no tiene trece años?”

El estudiante arrebató y colocó algo sin decir nada en la mano de Steven. Podía entender cómo se sentía Steven y porque había perdido la calma. El pequeño Richard había conmocionado a todo el mundo, hasta el punto de que ni siquiera el gran mago Fayr podía mantener su compostura, y mucho menos Steven.

Los hábitos de la legendaria maga se habían convertido desde hace mucho tiempo en un secreto a voces, por lo que los estudiantes en el mismo campo siempre competían e incluso se pisoteaban entre sí. Cada mejora de Richard significó el Deleite de Sharon para todos los mentores que le habían enseñado. Sin embargo, esto fue un duro golpe para el resto de sus alumnos. Con el logro actual de Richard siendo tan deslumbrante, no se podía ni siquiera imaginar cuán grave fue el golpe para Steven. Para ser honesto, no había nada que imaginar. Bastaba al ver la mirada perdida de este brujo dragón, que nunca antes había perdido la calma.

Steven no tenía prisa por ver lo que había recibido y sacó una pequeña botella de cristal que entregó al alumno en agradecimiento. Se trataba de una potente poción de maná, y aunque era una botella pequeña, alcanzaría al menos 500 monedas en el mercado.

Este regalo fue extremadamente agradable, y fue simplemente un agradecimiento por revelar esta información. Con lo inteligente que era Steven, definitivamente daría mucho más en el futuro a cambio de lo que acababa de entregar. El alumno guardó bien la pequeña botella de cristal, la sensación de frescura, suavidad y exquisitez de la botella, dejándolo sin ganas de apartar sus dedos.

Era un día de grandes cosechas para él; había sido testigo del nacimiento de un milagro y había obtenido un regalo muy caro. ¡Incluso habría más en el camino! Su humor solo mejoró, no había nada más que pudiera esperar. Antes de entrar en la formación de teletransportación, el estudiante no pudo evitar mirar hacia los cielos de FloeBay, pensando que el clima ese día estaba espléndido.

Steven también levantó la mirada, pero su cielo estaba cubierto de nubes grises. Era el presagio de una ventisca entrante…

Sólo Steven y Minnie quedaron en la gran plataforma de observación del laboratorio. Minnie se quedó parada junto a la formación, y solo cuando los hombres robustos sacaron el caballo acorazado de la arena, ella dio unos pasos más cerca de la barandilla para mirar atentamente. Ella no se había acercado a las conversaciones de Steven ni con Fayr, ni con sus estudiantes.

“¡Este clima de mierda!” Steven maldijo, incapaz de contenerse. El comienzo de la primavera era extremadamente frío en FloeBay, y el viento helado soplaba en su ropa empapada de sudor, haciéndole sentir como si hubiera caído en un agujero helado. Abrió su palma de su mano y observó lo que el estudiante le había dado, su expresión empeoró aún más.

Era una piel de animal medio carbonizada, obviamente tomada de una subespecie de lagarto. Al menos cuatro grados por debajo del ardiente dragón terrestre que había usado, 1/1500 del precio total. El joven inteligente comprendió inmediatamente el significado de esto: la formación de Richard se había basado en algo que apenas cumplía con los estándares.

Todos sabían que cuanto mejor era el material, mayor era el éxito y la eficacia de la formación mágica. El fragmento medio carbonizado parecía incomparablemente pesado en las manos de Steven, difícil de sostener. Siempre había existido una disparidad entre él y Richard en su mente, pero debido a este fragmento, la distancia se había hecho aún mayor.

Otra ráfaga de viento helado sopló, y la expresión de Steven se tornó pálida. ¡De repente sintió que odiaba este lugar, este clima estúpido, las cosas estúpidas, la gente estúpida! Lo único que le satisfacía fue que el gran mago Fayr había actuado apropiadamente mientras le hablaba delante de sus estudiantes, y no había ido demasiado lejos.

¿Pero cuál era el punto? Ya había perdido en general. ¿Qué sentido tenía ganar en cosas triviales entonces?

Steven levantó los brazos y le señaló a Minnie que caminara hacia la formación de teletransportación, queriendo salir de este lugar lo antes posible. De repente, Minnie preguntó indiferente: “¿Qué te ha dado ahora?”

El cuerpo de Steven se puso rígido y dijo: “¡Un buen trozo de piel!”


Nota: A partir de este capítulo los “Caballeros de la Runa” serán traducidos como “Caballeros Rúnicos”.

Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.