<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 297

Libro 2 – Capítulo 180. Negociación

 

No fue tan fácil para el Barón Fontaine dejar de ser el vasallo del Duque Lobo Terrible, para unirse a las filas del Duque Grasberg. Afortunadamente, el Duque Bevry estaba a punto de ir a la guerra. Obviamente no abordaría el problema del Barón a corto plazo, sobre todo porque se trataba de un personaje especial como el Vizconde Zim. Sin embargo, incluso si al Duque no le importaba por el momento, Richard tenía que intervenir.

Con su baronía en una posición tan importante, el joven Barón se convertiría en una gran amenaza. Una vez que Richard obtuviera el rescate y liberara a Zim, no tendría forma de negociar para mantener al joven a raya alejado de su poderío militar. El lado de Zim podría ser pacífico por algún tiempo debido a un acuerdo como los perdedores de la guerra, pero la baronía pronto se reforzaría.

Richard no le expresó nada a Sir Chanton, despidiéndose inmediatamente de la residencia del caballero titulado. Volviendo a la suya, se dirigió al laboratorio rudimentario para encontrar la manera de completar la última parte de su runa de penetración de hechizo. No obstante, sin importar cuántas veces intentó concentrarse, siguió fallando. Casi dejando todo por escrito, eventualmente se levantó y se dirigió a la ventana para ver el exuberante bosque de afuera.

Cada detalle del corto período de interacción entre él y el difunto Barón fluyó por su mente. El Castillo Crepúsculo era elegante y exquisito, deslumbrante en las manos del viejo Fontaine. Los más finos detalles del castillo seguían siendo impecables, mostrando el gusto del Barón y su meticuloso cuidado…

El viento trajo el fresco aroma de la vegetación con un toque de humo. El olor provenía de los albañiles que quemaban los arbustos cercanos, manchando este paisaje primitivo con el aroma de la guerra.

’¡Tu hijo está causando grandes problemas, Fontaine!’, Pensó Richard con una sonrisa irónica. ’Cuando me entregaste a César, ¿ya habías previsto esta situación? Pero… prefiero creer que eres alguien que hace cosas basándose en la intuición…’

Su imaginación se desbordó por un largo tiempo antes de aclarar lentamente su mente, pensando en voz baja para sí mismo, ‘De acuerdo, tú ganas. Protegeré el castillo que dejaste atrás y ayudaré a tu hijo a desarraigar a la oveja negra de tu familia. Bah, ¿quien me dejo deberte en vida?’

En ese momento, repentinamente no sentía que solo tenía dos años más que el hijo de su amigo.

Con una nueva determinación infundida en él, el estado de ánimo de Richard se calmó y completó la runa de penetración de hechizo de grado 2 de una vez. También se fijó la ranura de la runa en su pecho. Concentrado en su trabajo, pasó discretamente de ser un elemental maestro de runas a un verdadero maestro de runas.

Ahora, todo lo que tenía que hacer era esperar; esperar a que la familia de Zim rescatara a su gente.

Tardó un poco más de lo esperado, pero cuando el Conde Augen, el tío de Zim, apareció ante Richard con una caravana de veinte carretas pesadas, comprendió por qué el conde había llegado tres días tarde.

El Vizconde entendía claramente a su gente. Él no entró en pánico en absoluto cuando le dijeron que el enviado de su familia se retrasó, diciendo con orgullo y arrogancia que estaban trayendo un rescate acorde con su noble identidad como el Unicornio de las Tierras Altas. Afirmó que sería revelador para un simple caballero titulado, finalmente recordando al menos llamar a Richard por su título correcto. Sin embargo, Richard no sabía si reírse o llorar; no pudo evitar preguntarse, ¿estaba la familia del vizconde tan acostumbrada a pagar rescates?

Las carretas eran especialmente pesadas, lo que hizo que Richard sintiera curiosidad por saber qué contenían. Parecía que estos bienes serían parte del rescate.

El Conde Augen tenía una piel pálida bastante similar a la de Zim; esta era una señal visual de la sangre real del Reino Sequoia. El hombre acababa de cumplir cuarenta años, su magnífica túnica noble estaba adornada con finas joyas.

El Conde trajo consigo a un grupo de 300 hombres, todos caballería ligera del ejército real. Esta caballería poseería una impactante disuasión incluso contra el ejército de un duque.

Una vez que recibió el informe, Richard llevó a un grupo de guerreros bárbaros y lanzadores para dar la bienvenida al grupo. El Conde estaba sentado en lo alto de su caballo, la caballería detrás de él ya formaba tres filas. Sus armaduras brillaban bajo el sol cuando asumieron sus posiciones, listos para cargar.

Detrás de la caballería ligera estaba el propio ejército del Conde. Aunque su armadura roja y dorada era igualmente brillante, se podía ver a simple vista que solo tenían cota de malla y la mayoría de los soldados ni siquiera estaban en el nivel 5. Esto era peor que incluso las tropas de élite de Forza, incomparables a la caballería ligera que tenía en promedio el nivel 9.

Si este ejército privado no hubiera aparecido, Richard podría haber tenido a Augen en mayor consideración. Pero ahora, no planeaba perder ante el hombre en la imposición. Detuvo su caballo de guerra a cien metros del conde, agitando su mano detrás de él para hacer que quince guerreros bárbaros con armadura pesada cayeran en una línea defensiva de acero. Detrás de ellos había alrededor de setenta lanzadores. Estas criaturas que parecían troggs no podían compararse con el ejército privado de Augen en términos de apariencia, pero solo el Vizconde Zim, que experimentó personalmente su terror, tenía derecho a decir algo sobre su poder.

Viendo a Richard adoptar una postura tan agresiva, el Conde Augen resopló fuertemente y espoleó a su caballo hasta el punto central entre los dos ejércitos. “¡Sir Richard!”, Gritó.

“Conde Augen”. A diferencia de la voz profunda y majestuosa de Augen, Richard parecía tranquilo y calmado. Sin embargo, la fría arrogancia en su voz no perdía ante la de Augen.

La ira de Augen se reflejaba claramente en su rostro. “Sir Richard”, preguntó con frialdad, “todavía no sé de qué familia eres.”

“Archeron.”

El hombre levantó ligeramente la barbilla en respuesta a eso, declarando con orgullo, “Nunca he oído el nombre Archeron en ningún lugar del continente.”

“Los Archerons nunca fueron famosos, la familia no tiene una larga historia.” De hecho, los Archerons no tenían ni siquiera mil años. No podían considerarse una familia histórica, pero en un Norland que ardía constantemente en las llamas de la guerra, el factor más importante a la hora de evaluar a una familia era su poderío militar. La historia solo importaba cuando ambas partes se encontraban en igualdad de poder.

Augen claramente no sabía las diferencias entre Norland y Faelor. Él rió fríamente cuando escuchó la respuesta de Richard, “¡Entonces eres un advenedizo del país!”

Richard mantuvo una encantadora sonrisa en su rostro de principio a fin. Sin embargo, no tenía intenciones de ser intimidado. Frente a la provocación y la humillación, hizo una respuesta única e indiferente: “En efecto. Solo soy un advenedizo del país que capturó a un vizconde.”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.