<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 300

Libro 2 – Capítulo 183. Recuperación (2)

 

Entrenar a los nuevos bárbaros y guerreros del desierto tomó otros diez días. Richard tuvo que enseñarles a comprender la nueva estructura de comando y les permitió acostumbrarse al equipamiento.

Cuando Sir Chanton llegó según lo previsto, trajo los productos prometidos y algunas otras mercancías que Richard le había solicitado. Necesitaba con urgencia herreros y suficiente hierro para 200 armaduras, escudos, bracamartes y botas. Fontaine se atrevió antes a robar las caravanas que se dirigían hacia el territorio de Richard, pero no se atrevía a hacerlo cuando Sir Chanton estaba en el grupo. Sir Chanton no tenía un alto estatus, pero todos en el reino sabían que era un ayudante de confianza del Duque Lobo Terrible. Él también provenía de una familia antigua y poderosa. Además, tampoco era inteligente provocar a un noble al azar.

En un abrir y cerrar de ojos, Richard tenía 400 guerreros del desierto y setenta bárbaros. Aunque tenían más personal, este ejército era significativamente más débil por persona que en el pasado. Además del entrenamiento inadecuado, no había ningún caballero que se hiciera cargo como capitán, reduciendo sus capacidades generales en la batalla.

Richard encontró algo de tiempo para visitar la Tierra del Caos, alimentando a la madre cría con los 120 cristales mágicos. Esto le permitió llegar al nivel 5 directamente, y según sus deseos aumentar las habilidades de sus zánganos de combate. Una vez que el avance se completara, ella podría producir seis lobos de viento o cuatro lanzadores por día.

Cuando Richard volvía rápidamente de la Tierra del Caos, fue seguido por cuarenta lanzadores y dos élites. Ahora tenía más de cien lanzadores bajo su mando, y mientras las élites estuvieran allí para hacerse cargo, no había necesidad de entrenamiento. Por naturaleza, serían soldados estrictos y disciplinados.

Cuando regresó al campamento, Richard se dirigió directamente a los campos de entrenamiento para continuar entrenando a los bárbaros y guerreros del desierto.

Gangdor estaba luchando con tres bárbaros allí, su cuerpo fornido relucía con el brillo del aceite mientras sus músculos se retorcían como ciempiés. Los bárbaros gruñían regularmente, mientras que él solo rugía ocasionalmente. Con cada rugido enviaba a uno de los bárbaros volando, aterrizando duramente en el suelo. En una colisión de fuerza y ​​músculos en bruto, los bárbaros reunidos alrededor sintieron que su sangre hervía. Estallaron con espíritu de lucha, todos con la esperanza de ser el próximo en unirse a la batalla.

Cuando Gangdor vio a Richard llegar, dejó escapar un fuerte rugido y estalló de energía, apartando de golpe a los tres guerreros. Luego caminó hacia Richard, evidentemente sin haber dado lo mejor de sí en la batalla anterior, “¡Jefe! ¡Estás de vuelta!”

Richard asintió, levantando la cabeza para mirar al bruto. Con la Fuerza de Gaia haciéndolo más voluminoso, Gangdor ahora tenía más de 2,2 metros de altura. Parecía excepcionalmente alto en comparación con Richard, que tenía menos de 1,8 metros. Una vez que la fuerza de su línea de sangre se desvanecía, se encogía lentamente hasta su altura original de dos metros.

“¿Cómo estuvo el entrenamiento durante mi ausencia? ¿Pasó algo?”, Preguntó Richard.

El entrenamiento y el liderazgo de las tropas se habían pasado a Gangdor. No aprendió nada de eso en el campamento de la muerte Archeron, solo usaba las mismas técnicas que usaron con él aquí. Este solía ser el deber de los caballeros Archeron, pero con todos ellos muertos no había nadie más a quien pasar este trabajo.

Waterflower no era exactamente sociable. Olar solo conocía las artes cortesanas y las cosas de la nobleza. En cuanto a los trolls, no había mucho que decir; salivaron ante la simple vista de los fuertes bárbaros.

Eso dejó a Flowsand, pero ella estaba demasiado ocupada nutriendo a dos clérigos caídos y al joven César. Además de eso, estaba descifrando la magia del Dios del Valor, investigando hechizos y pasando las noches con Richard. Era una joven dama, no una trabajadora que laboraba día y noche, pero su carga de trabajo actual hacía que pareciera lo contrario. La única diferencia fue que ella era una trabajadora que podía realizar múltiples tareas a la vez.

“¡No está mal! Estos tipos son buenos en las batallas. Siempre y cuando tengan buena comida, con un poco de entrenamiento podrán liberar mucho más de su potencial. ¡Sus cimientos son geniales!” Gangdor parecía muy satisfecho.

“¡Por supuesto! ¡No fueron baratos!” Richard se rió. Los esclavos enviados por Devon tenían cimientos  sólidos, haciéndolos el doble de costosos que los esclavos comunes. Sin embargo, esto fue a petición de Richard. Él había querido comprar un lote de soldados.

“¡Ah, cierto, jefe!” Gangdor repentinamente recordó algo, “El entrenamiento en los últimos días fue más duro de lo normal, así que fuimos muy generosos con el arroz y la carne. Nos estamos quedando sin tocino; ¿No dijiste que unos carros grandes entregarían queso y tocino cuando te fuiste? Ya han pasado diez días, ¿por qué no veo ninguno?”

“¿La entrega no está aquí?” Richard se sorprendió, pero su expresión rápidamente se volvió sombría. Recordó que estos suministros venían de Ciudad Acantilado Profundo, teniendo que pasar por la tierra de los Fontaines. Si estaba tan atrasada, definitivamente fue secuestrada por ‘bandidos’ en el territorio del Barón.

Richard sonrió repentinamente, “Estos bromistas tienen un poco de agallas. ¡Ni siquiera dejan pasar los suministros de comida!”

Al mirar esa hermosa y radiante sonrisa, Gangdor de repente sintió un vago escalofrío en su corazón. Sin embargo, el hombre grande fingió no haber visto nada mientras él seguía sonriendo, “¿Qué hacemos ahora?”

Richard respiró hondo, sus manos se movieron inconscientemente. Incluso sin un pañuelo, parecía que estaba limpiando la suciedad inexistente de sus manos. Entrecerró los ojos en dirección a las tierras de Fontaine, hablando con entusiasmo, “¡Prepararemos una caravana para que roben!”

Diez carruajes de mercancías salieron del territorio de Richard bajo la protección de cincuenta soldados de caballería, siguiendo un camino remoto hacia Ciudad Acantilado Profundo. Los cincuenta guerreros del desierto eran una poderosa guardia, y los bandidos no se atreverían a provocarlos, ni siquiera con el doble de sus numeros.

La caravana tomó un camino remoto y accidentado. Era obvio que los carros estaban cargados, dejando huellas profundas en el camino. Poco después de que la caravana partiera, aparecieron unos pocos hombres a caballo en el camino. Estos exploradores estaban completamente cubiertos con capuchas sin marcas, sin marcas de identificación y sin forma de ver sus caras. Bajaron de sus caballos e inspeccionaron de cerca las marcas de las ruedas, subiéndose rápidamente a sus caballos para irse velozmente…

En ese mismo momento, Richard estaba meditando en un carruaje en el medio de la caravana. Una débil luz mágica alumbraba el interior del carruaje, iluminando el Libro del Tiempo en las manos de Flowsand.

Había tres personas más en este carruaje: Phaser, Waterflower y Olar. Su presencia hizo que el carruaje pareciera aún más pequeño, pero después de la dolorosa lección del pasado, Olar se sentó derecho incluso si Waterflower estaba cerca. Ni siquiera se atrevió a balancearse, temiendo rozar una esquina de la manga de la chica.

El bardo elfo se había acercado recientemente a Gangdor, así que aprendió algunos de los hábitos de Waterflower. Esta joven tranquila y severa confiaba mucho en el instinto y la intuición para hacer las cosas, por lo que independientemente de si un toque era intencional o no, sufriría la dolorosa lección una vez más. Además, la atmósfera en el carruaje era especialmente helada. Los ojos de la joven estaban cerrados, pero un aura fría irradiaba de su cuerpo.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.