<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 302

Libro 2 – Capítulo 185. Estallido

 

Aunque la sensación de su maná dejándolo tan repentinamente hizo que Richard estuviera a punto de colapsar, no olvidó que todavía se encontraba en un campo de batalla donde cada segundo cuenta. Se estabilizó aferrándose al brazo de Olar, enviando una serie de órdenes en su mente.

Muchos golpes sonaron cuando las tablas de los carruajes fueron destrozadas por hachas afiladas. Grupos de lanzadores saltaron, agarrando hachas desde dentro y tirándolas al enemigo. Un agudo silbido impregnó el campo de batalla, las hachas giraron y se estrellaron contra la desordenada caballería. Con menos de cincuenta metros de separación entre los dos ejércitos, el poder de estas hachas era asombroso. La armadura de los soldados de caballería no podía soportarlo en absoluto, y ya sea un humano o un caballo, cualquiera que fuera golpeado por las hachas resultaría gravemente herido.

Las hachas de los lanzadores fueron inimaginablemente rápidas. Sus mentes no serían influenciadas por ningún factor externo en la batalla, y no se dejarían intimidar por muchos hechizos que Richard usara. En el momento en que dio la orden, todas las hachas se lanzaron lo más rápido posible.

Los cien lanzadores estaban a una distancia óptima del enemigo; lanzaron cinco oleadas de hachas lo más rápido posible, la lluvia de ataques creció hasta convertirse en un terror para la vanguardia. Las palabras no podían describir las emociones que uno sentía cuando veía cientos de hachas volando hacia sus cabezas. Una vez terminadas las cinco oleadas, menos de cincuenta soldados de caballería pudieron resistir.

La boca del líder finalmente se cerró. Gritó, haciendo que todas sus tropas se retiraran.

“¿Intentando huir?” Una fría sonrisa se levantó en la esquina de los labios de Richard.

Los guerreros del desierto se habían movido desde hace tiempo para cubrir ambos lados. Mientras tanto, los lanzadores cambiaron sus tomahawks agotadas y todos levantaron sus armaduras, produciendo las hachas de hueso que brillaban con un lustre blanco pálido. Detenidos por los lanzadores de élite, ninguno de ellos actuó. En su lugar, formaron tres filas, avanzando lentamente hacia adelante. Ninguna infantería pesada podría superarlos.

<< Nota: Tomahawk; Hacha de guerra usada por ciertos pueblos indígenas norteamericanos.>>

El capitán caballero había experimentado cientos de batallas, e inmediatamente pudo descubrir que el lado de Richard era el más débil de todos. Viendo a las tropas reunidas en el frente, supo que sería demasiado tarde para escapar. Los guerreros del desierto eran conocidos por su resistencia; sería casi imposible escapar. ¿No tenía más sentido simplemente cargar a través de las formaciones de los lanzadores? Quién sabe, tal vez podrían atravesarlas y capturar a Richard.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de dar la orden, se encontró con una figura imponente de pie en la parte delantera de los lanzadores, a la altura de su hacha. No había caballeros en la vanguardia liderando esta formación, solo Gangdor.

Aunque era solo una persona, el capitán mostró una extraña vacilación. No obstante, esa ligera vacilación le hizo perder su última oportunidad. La desdichada caballería no recibió la siguiente orden. Algunos cargaron hacia delante, otros retrocedieron, mientras que otros chocaron contra los guerreros del desierto que los flanqueaban desde los costados. Sin embargo, estaban completamente rodeados.

Richard levantó lentamente su mano izquierda, apretando su puño exactamente de la misma manera que lo hizo antes el líder de la caballería. Todos los guerreros del desierto corearon sus gritos de guerra, atacando a los soldados de caballería con sus bracamartes.

En el momento en que comenzó la batalla, un canto de guerra elfo resonó para aumentar la fuerza de los guerreros del desierto. Los soldados de caballería enemigos cayeron uno tras otro, y por mucho que gritara el líder, no pudo detener el ímpetu de Richard. Habiendo presenciado la tormenta de magia de Richard, su voluntad había sido borrada. Frente a un oponente que no perdió ante ellos en poder e incluso los superó en crueldad, quedaron instantáneamente en desventaja.

Olar continuó con el canto de guerra elfo, mientras derribaba a los oponentes con su arco.

Atrapado en la desesperada situación, el líder era como un león herido que estalló con poder. La gran espada manchada de sangre en su mano envió a tres guerreros del desierto fuera de sus caballos en el momento en que se acercaron a él, pero aun así pudo ver que más de sus propios hombres también fueron desmontados. Incluso sin esos monstruos parecido a los trogg atacándolos, los guerreros del desierto estaban atacando a sus hombres dos o tres contra uno y los derribaban. Sabía que sería imposible para él salir vivo de este lugar; La actitud de Richard al comienzo de la batalla hablaba mucho de su sed de sangre.

Del mismo modo que no preguntó qué había en el carruaje cuando comenzó a ‘robarlos’, a Richard tampoco le importaba su estatus ni su respaldo. Todo era un secreto a voces, con los superiores fingiendo ser ignorantes. Tales fueron las reglas de este juego ‘noble’.

La mirada sombría del líder aterrizó en uno de los guerreros del desierto, pero en ese mismo momento sintió un hilo de viento frío en su garganta. ¡Se le puso la piel de gallina donde soplaba el viento, y gritó mientras se arrojaba al suelo sin preocuparse por su caballo!

La opaca cuchilla negra del Pastor del Descanso Eterno no era destacable incluso a la luz del día, pero no se podía subestimar su fuerza. La punta de la espada destelló repentinamente sobre el cuello del líder, rozándolo para dejar un corte aterrador entre su cuello y su hombro. Aunque la herida era grave, no fue capaz de enviar su cabeza a volar como Waterflower esperaba.

Pero la joven reaccionó rápidamente. Giró con rapidez la cuchilla y cortó hacia abajo, pero solo consiguió romper su armadura para dejar una larga herida. Incluso el segundo ataque no pudo matarlo.

*¡Thud!* El capitán caballero cayó al suelo fuertemente, rodando un par de veces para evitarla a unos pocos metros de distancia. Después de distanciarse un poco de la chica, se sostuvo a sí mismo mientras retomaba su postura corporal antes de mirar hacia atrás. Sólo entonces vio a Waterflower ágilmente de pie sobre la espalda de su caballo. ¿Fue esta chica salvaje que lucía tan frágil la que casi le quita la vida? Sin embargo, el hombre no tuvo mucho tiempo para desconcertarse, ya que de repente sintió un escalofrío en su espalda. La punta de una cuchilla irrumpió en su pecho.

La garganta del tipo gorgoteó algunas palabras, pero no pudo formar una oración completa. Mirando hacia abajo a la punta corta, hizo todo lo posible para darse la vuelta y mirar la cara de la persona que lo mató. Sin embargo, apenas cuando se giró de lado, un entumecimiento se extendió por todo su cuerpo y la oscuridad se apoderó de su vista.

Nunca logró ver la apariencia de Phaser.

——-

Una vez que cayó el último de la caballería, la corta pero intensa batalla finalmente llegó a su fin. Richard agarró a Flowsand rápidamente y le preguntó, “¿Es ese el hechizo divino en el que estabas trabajando? ¿Cómo se llama? ¡¿Por qué nunca he oído hablar de un hechizo como este antes?!”

“Estallido, comparable a un hechizo divino de grado 6. Puede aumentar la velocidad del flujo de maná de un mago, acelerando también el flujo del tiempo en su cuerpo. ¿Qué te parece? Se siente bien, ¿no?”, Preguntó Flowsand, satisfecha de sí misma.

“¡Es una locura!” Incluso ahora, todavía estaba impresionado por ese sentimiento divino. ¡Un grupo entero de soldados de caballería había caído fácilmente en sus manos! Tal fuerza, tal destrucción, tal control… ¡Era algo que nunca se imaginó, ni siquiera en sus sueños!

“Mm, mientras esté cerca, cualquier mago puede mostrar una proeza inimaginable. ¡Seré el faro de todos los magos!” Flowsand declaró con orgullo. Sin embargo, bajo ese pequeño rostro orgulloso de ella se escondía una astucia difícil de detectar.

Richard asintió varias veces, tomando sus palabras en serio. Un hechizo divino capaz de permitirle usar toda su reserva de maná en dos segundos fue definitivamente muy poderoso. Con esto y su propia runa de penetración mágica, ¡podría deshacerse de un magnífico mago de Faelor en una batalla directa! Después de todo, incluso un magnífico mago no podía soportar el poder de quince bolas de fuego explotando juntas, especialmente cuando tenían la propiedad adicional de penetración mágica.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.